Ford Focus C-Max 1.8 TDCi Ghia

El Focus C-Max destaca por sus dimensiones exteriores reducidas en comparación con el amplio interior que ofrece. Y eso nos gusta. Sin embargo, este motor 1.8 TDCi de 115 CV no destaca precisamente por tratarse de un Diesel prestacional a los que cada vez estamos más acostumbrados.
-
Ford Focus C-Max 1.8 TDCi Ghia
Ford Focus C-Max 1.8 TDCi Ghia
Ver vídeoVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=46837&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Ford Focus C-Max

“Focus por fuera, Galaxy por dentro”. Pues no: ni una cosa, ni la otra. Lo cierto es que el C-Max sorprende por unas dimensiones exteriores recogidas. Comparte plataforma con el Focus y, así, la longitud (4,3 m) y la anchura (1,8 m) son idénticas; varía la altura y ahí es donde le saca a su hermano compacto casi 20 cm, que invierte en habitabilidad interior. No tiene las cotas de un Galaxy, pero cinco pasajeros no se encontrarán a disgusto a su interior.

Pasemos al interior y comencemos hablando del habitáculo. Se trata de un coche claramente orientado a brindar un elevado grado de confort para sus ocupantes (probablemente, una pareja con más de un “retoño”). Lo notamos, por ejemplo, en la colocación de dos bandejas en los respaldos de los asientos delanteros para que los pasajeros de los traseros coloquen sus juguetes o incluso bebidas. Además, los asientos traseros son individuales y abatibles, lo que permite que utilicemos uno u otros, según nuestras necesidades.

En el puesto de conducción, nos hemos sentido muy a gusto. El asiento sujeta bastante bien el cuerpo y el mullido resulta firme. Nuestra unidad de prueba incorporaba tapicería de cuero (es una opción que encarece la factura final en 1.500 euros).

<

p> Desde el puesto de conducción, se controlan todos los elementos a la perfección, pero, por si alguno se nos escapa, siempre queda el sistema V2C de Ford (que cuesta como opción 300 euros) y que permite que demos órdenes al coche. Desde seleccionar una emisora de radio hasta regular el climatizador: todo, a golpe de palabra. Hemos notado, no obstante, que en este vehículo el sistema no funciona tan bien como en el Ford Fusión o en el Ford Fiesta. ¿La causa? Pensamos que puede estar en la distancia al micrófono o en el tamaño del habitáculo del C-Max. Como es más grande, las órdenes se “difuminan” más y nos cuesta un poco que nos "haga caso a la primera”.

El Focus C-Max 1.8 TDCi consume 6,9 litros a los 100 km en ciudad y 4,5 litros a los 100 km en trazados extraurbanos.

Para hacernos una idea de la habitabilidad del modelo, hemos consultado las cotas interiores de la mayoría de sus rivales: Mazda5, Opel Zafira, Toyota Corolla Verso y Volkswagen Touran. Hay que tener en cuenta que estos contrincantes anuncian, ya sea de serie o como opción, siete plazas y, por eso, las dimensiones interiores no son comparables.

<

p> Lo que no deja lugar a dudas es la altura desde la segunda fila de asientos al techo. En esta cota, nuestro protagonista “suspende”. Anuncia 91 cm, frente a los 98 cm de Zafira o 97 cm del resto.

<

p> Dejando este detalle aparte, comprobamos que hay espacio suficiente para que en su interior viajen cuatro adultos (cinco no irán mal, pero, dependiendo de su tamaño, pueden ir un poco "apretados") o bien dos adultos y tres niños en sus sistemas de retención cómodamente "acoplados".

A pesar de que nuestra unidad de pruebas se apellidaba "Ghia" (el acabado más alto), un importante número de elementos los montaba como opción. En el apartado de confort, llama la atención el cargador de CD's como elemento adicional (por 350 euros) o bien, el denominado paquete navegador I (que montaba nuestra unidad) que cuesta 2.590 euros y que incluye dicho cargador y el sistema de navegación. No son los únicos packs disponibles: el V2C, que hemos comentado unas líneas más arriba, cuesta 300 euros; el de comunicación Ghia (V2C más pintura metalizada) sale por otros 300 euros.

<

p> Dejando de lado estos equipamientos más dirigidos al confort, el C-Max también ofrece paquetes relacionados con la seguridad y, a nuestro juicio, a buen precio. Se trata del paquete Ghia, que ofrece, por 650 euros (es recomendable gastárselos), el control de tracción y de estabilidad, las llantas de aleación y la suspensión deportiva.

¿Qué te parecen los monovolúmenes de última generación? Cada vez más compactos por fuera y más amplios por dentro. Opina en nuestros foros sobre las novedades que llegan.

Ver vídeoVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=46837&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Ford Focus C-Max

“Focus por fuera, Galaxy por dentro”. Pues no: ni una cosa, ni la otra. Lo cierto es que el C-Max sorprende por unas dimensiones exteriores recogidas. Comparte plataforma con el Focus y, así, la longitud (4,3 m) y la anchura (1,8 m) son idénticas; varía la altura y ahí es donde le saca a su hermano compacto casi 20 cm, que invierte en habitabilidad interior. No tiene las cotas de un Galaxy, pero cinco pasajeros no se encontrarán a disgusto a su interior.

Pasemos al interior y comencemos hablando del habitáculo. Se trata de un coche claramente orientado a brindar un elevado grado de confort para sus ocupantes (probablemente, una pareja con más de un “retoño”). Lo notamos, por ejemplo, en la colocación de dos bandejas en los respaldos de los asientos delanteros para que los pasajeros de los traseros coloquen sus juguetes o incluso bebidas. Además, los asientos traseros son individuales y abatibles, lo que permite que utilicemos uno u otros, según nuestras necesidades.

En el puesto de conducción, nos hemos sentido muy a gusto. El asiento sujeta bastante bien el cuerpo y el mullido resulta firme. Nuestra unidad de prueba incorporaba tapicería de cuero (es una opción que encarece la factura final en 1.500 euros).

<

p> Desde el puesto de conducción, se controlan todos los elementos a la perfección, pero, por si alguno se nos escapa, siempre queda el sistema V2C de Ford (que cuesta como opción 300 euros) y que permite que demos órdenes al coche. Desde seleccionar una emisora de radio hasta regular el climatizador: todo, a golpe de palabra. Hemos notado, no obstante, que en este vehículo el sistema no funciona tan bien como en el Ford Fusión o en el Ford Fiesta. ¿La causa? Pensamos que puede estar en la distancia al micrófono o en el tamaño del habitáculo del C-Max. Como es más grande, las órdenes se “difuminan” más y nos cuesta un poco que nos "haga caso a la primera”.

El Focus C-Max 1.8 TDCi consume 6,9 litros a los 100 km en ciudad y 4,5 litros a los 100 km en trazados extraurbanos.

Para hacernos una idea de la habitabilidad del modelo, hemos consultado las cotas interiores de la mayoría de sus rivales: Mazda5, Opel Zafira, Toyota Corolla Verso y Volkswagen Touran. Hay que tener en cuenta que estos contrincantes anuncian, ya sea de serie o como opción, siete plazas y, por eso, las dimensiones interiores no son comparables.

<

p> Lo que no deja lugar a dudas es la altura desde la segunda fila de asientos al techo. En esta cota, nuestro protagonista “suspende”. Anuncia 91 cm, frente a los 98 cm de Zafira o 97 cm del resto.

<

p> Dejando este detalle aparte, comprobamos que hay espacio suficiente para que en su interior viajen cuatro adultos (cinco no irán mal, pero, dependiendo de su tamaño, pueden ir un poco "apretados") o bien dos adultos y tres niños en sus sistemas de retención cómodamente "acoplados".

A pesar de que nuestra unidad de pruebas se apellidaba "Ghia" (el acabado más alto), un importante número de elementos los montaba como opción. En el apartado de confort, llama la atención el cargador de CD's como elemento adicional (por 350 euros) o bien, el denominado paquete navegador I (que montaba nuestra unidad) que cuesta 2.590 euros y que incluye dicho cargador y el sistema de navegación. No son los únicos packs disponibles: el V2C, que hemos comentado unas líneas más arriba, cuesta 300 euros; el de comunicación Ghia (V2C más pintura metalizada) sale por otros 300 euros.

<

p> Dejando de lado estos equipamientos más dirigidos al confort, el C-Max también ofrece paquetes relacionados con la seguridad y, a nuestro juicio, a buen precio. Se trata del paquete Ghia, que ofrece, por 650 euros (es recomendable gastárselos), el control de tracción y de estabilidad, las llantas de aleación y la suspensión deportiva.

¿Qué te parecen los monovolúmenes de última generación? Cada vez más compactos por fuera y más amplios por dentro. Opina en nuestros foros sobre las novedades que llegan.

Galería relacionada

Ford Focus C-Max interior

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...