Ford Ranger Raptor 2.0 TDCi 213 CV: a prueba un todoterreno muy bestia

Ford Performance ha transformado el Ranger en Raptor. Y la metamorfosis no solo se queda en la fachada, sino que donde más se nota es en el comportamiento off-road.
Luis M. Vitoria / Fotos: Mikael Helsing -
Ford Ranger Raptor 2.0 TDCi 213 CV: a prueba un todoterreno muy bestia
Ford Ranger Raptor 2.0 TDCi 213 CV: a prueba un todoterreno muy bestia

El Raptor no es un pick-up más. Salta a la vista con su musculatura. Quizá por eso a su paso suscita tanta pregunta: que si qué motor lleva, que si se vende en España, que cómo va en campo, que si es muy caro... Vamos con las respuestas.

Publicidad

Lo primero, que sí se vende en España, como cualquier otro Ford, y sí, es costoso. Aunque el Raptor no es un Ranger cualquiera: su versión más cercana es la Wildtrack, con la que comparte el 2.0 biturbo diésel y cuesta casi 12.000 euros menos.

PRESTACIONES Ford Ranger Raptor 2.0 TDCi 213 CV Aut10 4x4
Acel. 0-100 km/h 10,50 s
Adelantamiento 80-120 km/h en D 7,81 s
Sonoridad al ralentí 47,8 dBA
Sonoridad 100 km/h 63,9 dBA
Frenada desde 100 km/h 45,8 m
Peso en báscula 2.497 kg

Éste es su único motor por estos lares, y aunque en EE.UU. se vende como F-150 Raptor con un EcoBoost 3.5 V6 de 450 CV bajo el capó, resulta difícil ponerle pegas al cuatro cilindros diésel EcoBlue, pues empuja con ganas desde muy bajo régimen; no es ruidoso, pero suena como se espera que lo haga si gira cerca de 3.000 rpm y hasta no gasta demasiado: unos 10 l/100 km, lo que no parece disparatado para su peso. Se asocia al cambio automático de 10 velocidades, algo que se advierte poco salvo que hagamos uso de las levas de magnesio del volante, pues excepto por algún tirón, funciona con relativa suavidad. Desahoga al motor, que siempre gira cómodo, y reduce rápidamente si se acelera a fondo.

CONSUMOS Ford Ranger Raptor 2.0 TDCi 213 CV Aut10 4x4
Consumo en ciudad 12,0 l/100 km
Consumo en carretera 9,0 l/100 km
Consumo medio 10,2 l/100 km

Con todo, y por delante de lo anterior, está la disposición de su chasis para ofrecer un comportamiento fuera del asfalto superlativo, digno de un coche de raids. Y es que cuenta con unas suspensiones de gran recorrido, que permiten que los baches casi no se sientan, o una distancia al suelo (28 cm) que te hace olvidar la amenaza de las piedras levantadas. Así, el Raptor vuela por los caminos, más cuando se ayuda de la tracción total. Se pueden bloquear los diferenciales delantero y trasero, y tiene cuatro programas que adaptan el funcionamiento de la electrónica a diferentes situaciones de firme. Con el modo «Baja» se siente como un pick-up de carreras. El caso es que, al volante del Raptor, se acaba asumiendo no sólo su robustez, sino que estamos ante un modelo tan efectivo como pocos.

Ford Ranger Raptor 2.0 TDCi 213 CV: a prueba un todoterreno muy bestia

Ford Ranger Raptor 2.0 TDCi 213 CV: a prueba un todoterreno muy bestia

Ford Ranger Raptor 2.0 TDCi: sus claves

  • Enérgico 2.0 biturbo y efectiva caja de 10 marchas.

  • Suspensión sobreelevada, con más anchura de vías y amortiguación Fox Pro específica.

Publicidad
  • Tracción total conectable y con reductora, más bloqueo de los diferenciales delantero y trasero.

  • 6 programas: Normal, Deportivo, Hierba-Grava-Nieve, Barro-Arena, Roca y uno para pilotar como en raids.

Publicidad
También te puede interesar

Primera imagen a modo de “teaser” o de pequeño adelanto del que será VW Amarok 2022, la nueva generación de la pick-up de la marca alemana que compartirá plataforma técnica con el Ford Ranger.

Mercedes celebra los 40 años del Clase G, el todoterreno más icónico de los alemanes que sigue levantando tantas pasiones como antaño.