Ford Mondeo 2.0 TDCI

Así es como nos hemos sentido tras rodar durante muchos kilómetros con el nuevo Mondeo. Grande, cómodo, bien equipadoy con un comportamiento dinámico de primer orden, el Mondeo sube de categoría y todo ello con un precio muy ajustado.
-
Ford Mondeo 2.0 TDCI
Ford Mondeo 2.0 TDCI

Ford tenía muy claro dónde quería situar a la nueva generación del Mondeo. En su categoría se podría decir que hay "dos gallitos": el Peugeot 407 que, desde su aparición en el mercado, no se ha bajado del puesto nº 1 de ventas y el Volkswagen Passat que mantiene vivo su estatus de distinción.

Si hay algo en el segmento donde se encuadra el Mondeo, esto es competencia con mayúsculas. En él se encuadran coches que suponen un alto porcentaje de las ventas totales de muchas de las marcas denominadas generalistas. Muchos de sus rivales están esperando su relevo generacional, como los Citroën C5, Opel Vectra o Renault Laguna, pero eso no les quita para seguir estando entre los modelos más vendidos.

Los dos modelos que hemos escogido para enfrentarlos con el recién llegado suponen su más dura competencia: el Peugeot 407, que ha conseguido con su estética cautivar a un alto porcentaje de compradores y el Volkswagen Passat, que sigue siendo el modelo que mantiene un cierto aire de superioridad con respecto al resto de los modelos del segmento. No olvidamos el resto de sus rivales, simplemente los dejamos para nuestra habitual comparativa multitudinaria.

La compra de un modelo de esta categoría ya implica unas intenciones de viajar de forma habitual, con algo más de dos pasajeros y con su equipaje correspondiente. Eso implica en muchos casos el necesitar contar con un coche de buenas prestaciones que nos permita realizar los ejercicios más importantes —adelantamiento y frenada— de forma rápida y eficaz. El contar con una aceleración de 0 a 100 km/h más o menos rápida no representa ningún tipo de ventaja/inconveniente para el uso típico de un viaje, aunque no por ello le restemos importancia a la hora de valorarla.

En este último apartado es el VW Passat el que se impone a sus dos rivales, eso sí, por unas diferencias prácticamente inapreciables y que dan una idea de la igualdad que hay en este sentido. Otra cosa son los adelantamientos y recuperaciones, donde las diferencias son más abultadas y que siguen colocando al Passat en el primer puesto en todas las mediciones. En adelantamiento de 80 a 120 km/h, 407 y Mondeo se mueven en unas cifras parejas, con el Peugeot por delante en 4ª y 5ª, pero por detrás del Mondeo en 6ª. Por su parte el Passat hace gala de su mayor elasticidad desde bajas revoluciones y consigue hacer este ejercicio más rápido en más de uno o dos segundos —dependiendiendo de la marcha elegida—, lo que supone una considerable ventaja a favor del motor TDI. A cambio, eso sí, el consumo medio es más bajo en el Mondeo que en sus rivales.

Aquí hay dos claros bandos. Por un lado está el Peugeot 407 y por otro el Mondeo y el Passat. Estos dos últimos son más parecidos en su comportamiento dinámico ya que cuentan con un carácter subvirador en curva —sin llegar a ser torpes en ningún caso— con un tren trasero inamovible y que en caso de levantar el pie del acelerador de golpe en pleno apoyo lo único que hacen es ayudar a redondear la curva. El 407 es otra historia, ni mejor ni peor, simplemente distinto. Sus trazadas son limpias, gira muy plano, la dirección es algo más dura y el tren delantero entra con mucha más rapidez que el de Mondeo y Passat, pero como todo Peugeot tiene un tren trasero demasiado vivo y que se deja notar con mucha facilidad a poco que levantemos el pie del acelerador en pleno apoyo. Es, por decirlo de alguna forma, el más deportivo de talante, algo que no es malo ni peligroso, pero que en algunos casos hace que el conductor se "sorprenda" con la agilidad del tren trasero.

Aquí sucede algo parecido con el comportamiento. Por un lado está el binomino Mondeo/Passat que ofrecen unas dimensiones más que destacables en todas las mediciones, dando un especial desahogo a las plazas traseras donde sus ocupantes pueden viajar mucho más holgados que en el modelo francés que, sin ser de los más pequeños no cuenta con los mismos centímetros de cotas interiores. Tampoco podemos dejar de apuntar los 510 litros de capacidad del maletero del Mondeo, que le sitúan entre los más capaces de la categoría en este apartado.

Ford tenía muy claro dónde quería situar a la nueva generación del Mondeo. En su categoría se podría decir que hay "dos gallitos": el Peugeot 407 que, desde su aparición en el mercado, no se ha bajado del puesto nº 1 de ventas y el Volkswagen Passat que mantiene vivo su estatus de distinción.

Si hay algo en el segmento donde se encuadra el Mondeo, esto es competencia con mayúsculas. En él se encuadran coches que suponen un alto porcentaje de las ventas totales de muchas de las marcas denominadas generalistas. Muchos de sus rivales están esperando su relevo generacional, como los Citroën C5, Opel Vectra o Renault Laguna, pero eso no les quita para seguir estando entre los modelos más vendidos.

Los dos modelos que hemos escogido para enfrentarlos con el recién llegado suponen su más dura competencia: el Peugeot 407, que ha conseguido con su estética cautivar a un alto porcentaje de compradores y el Volkswagen Passat, que sigue siendo el modelo que mantiene un cierto aire de superioridad con respecto al resto de los modelos del segmento. No olvidamos el resto de sus rivales, simplemente los dejamos para nuestra habitual comparativa multitudinaria.

La compra de un modelo de esta categoría ya implica unas intenciones de viajar de forma habitual, con algo más de dos pasajeros y con su equipaje correspondiente. Eso implica en muchos casos el necesitar contar con un coche de buenas prestaciones que nos permita realizar los ejercicios más importantes —adelantamiento y frenada— de forma rápida y eficaz. El contar con una aceleración de 0 a 100 km/h más o menos rápida no representa ningún tipo de ventaja/inconveniente para el uso típico de un viaje, aunque no por ello le restemos importancia a la hora de valorarla.

En este último apartado es el VW Passat el que se impone a sus dos rivales, eso sí, por unas diferencias prácticamente inapreciables y que dan una idea de la igualdad que hay en este sentido. Otra cosa son los adelantamientos y recuperaciones, donde las diferencias son más abultadas y que siguen colocando al Passat en el primer puesto en todas las mediciones. En adelantamiento de 80 a 120 km/h, 407 y Mondeo se mueven en unas cifras parejas, con el Peugeot por delante en 4ª y 5ª, pero por detrás del Mondeo en 6ª. Por su parte el Passat hace gala de su mayor elasticidad desde bajas revoluciones y consigue hacer este ejercicio más rápido en más de uno o dos segundos —dependiendiendo de la marcha elegida—, lo que supone una considerable ventaja a favor del motor TDI. A cambio, eso sí, el consumo medio es más bajo en el Mondeo que en sus rivales.

Aquí hay dos claros bandos. Por un lado está el Peugeot 407 y por otro el Mondeo y el Passat. Estos dos últimos son más parecidos en su comportamiento dinámico ya que cuentan con un carácter subvirador en curva —sin llegar a ser torpes en ningún caso— con un tren trasero inamovible y que en caso de levantar el pie del acelerador de golpe en pleno apoyo lo único que hacen es ayudar a redondear la curva. El 407 es otra historia, ni mejor ni peor, simplemente distinto. Sus trazadas son limpias, gira muy plano, la dirección es algo más dura y el tren delantero entra con mucha más rapidez que el de Mondeo y Passat, pero como todo Peugeot tiene un tren trasero demasiado vivo y que se deja notar con mucha facilidad a poco que levantemos el pie del acelerador en pleno apoyo. Es, por decirlo de alguna forma, el más deportivo de talante, algo que no es malo ni peligroso, pero que en algunos casos hace que el conductor se "sorprenda" con la agilidad del tren trasero.

Aquí sucede algo parecido con el comportamiento. Por un lado está el binomino Mondeo/Passat que ofrecen unas dimensiones más que destacables en todas las mediciones, dando un especial desahogo a las plazas traseras donde sus ocupantes pueden viajar mucho más holgados que en el modelo francés que, sin ser de los más pequeños no cuenta con los mismos centímetros de cotas interiores. Tampoco podemos dejar de apuntar los 510 litros de capacidad del maletero del Mondeo, que le sitúan entre los más capaces de la categoría en este apartado.

Galería relacionada

Rivales del nuevo Ford Mondeo

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...