Ford Grand C-Max y Opel Zafira Tourer: monovolúmenes a prueba

Necesitas un familiar de 7 plazas, crees que el Ford Grand C-Max y el Opel Zafira Tourer son buenas opciones y no sabes si mejor Diesel o gasolina. Resolvemos tus dudas.
Autopista.es.

Twitter: @autopista_es -

Ford Grand C-Max y Opel Zafira Tourer: monovolúmenes a prueba
Ford Grand C-Max y Opel Zafira Tourer: monovolúmenes a prueba

Si te ha surgido la disyuntiva de comprar un monovolumen para la familia y tienes la duda del Diesel o la gasolina, antes de entrar a valorar en los protagonistas de nuestra comparativa cuestiones como la utilidad, las prestaciones, el confort o el comportamiento, lo mejor es echar números. Lo decimos porque, si en un análisis simplista, la alternativa Diesel parece la más interesante por sus menores consumos, así como de momento por el inferior precio del litro de carburante, un cálculo más documentado puede revelar que su adquisición quizá no resulte tan favorable como parece. Así que, lo dicho, echemos números. 

Tomando como punto de partida los precios de los dos modelos, de 24.325 euros en el caso del Ford Grand C-Max 1.5 EcoBoost de gasolina y acabado Titanium, y de 26.896 euros en el Opel Zafira Tourer 2.0 CDTI Diesel y en acabado Excellence, lo primero que debemos tener presente es que con el de gasolina el ahorro, de salida, es de 2.571 euros en favor del Ford. Y con esa diferencia en precio, ¿cuántos kilómetros podrían recorrerse para igualar el coste de ambos modelos? El cálculo es sencillo. Tomas lo que consumen uno y otro, lo multiplicas por el precio por litro de sus respectivos carburantes, y obtendrás el desembolso a realizar con cada uno de ellos por cada 100 kilómetros que recorras. 

En el caso de los modelos que nos ocupan, y en función del precio del combustible en el momento actual, esa diferencia ronda los 2,1 euros cada 100 kilómetros a favor del Opel Zafira Tourer Diesel. Es decir, habría que recorrer unos 123.000 kilómetros con el Opel para empezar a compensar esos 2.571 euros de más que cuesta respecto al Ford. A partir de ese punto sí se comenzaría a ahorrar dinero con el Diesel. En otras palabras, si no recorres muchos kilómetros al año, está claro que puede no compensar la compra de un gran monovolumen Diesel de 7 plazas como éstos. Aparte de los datos económicos, hay que valorar también que los nuevos motores de gasolina suelen hoy ser más agradables, ya que suenan y vibran menos, aunque a favor de los Diesel hay que apuntar que, a potencia similar, cuentan con mayor par a medio y bajo régimen, lo que implica una respuesta más contundente y agradable al acelerador. 

Ford Grand C-Max y Opel Zafira TourerFord Grand C-Max y Opel Zafira Tourer: 7 plazas

Tras estas cuestiones previas, entramos ya en materia en nuestra comparativa de monovolúmenes entre un Ford Grand C-Max y un Opel Zafira Tourer. Si como se decía al principio, necesitas más de cinco plazas, cualquiera de estos dos familiares puede cubrir de sobra tus expectativas, dentro del arco de presupuesto además en el que se mueven. No obstante, tenemos que matizar que aunque ambos se comercializan como modelos de siete plazas, sólo el Opel Zafira Tourer cumple realmente con ese objetivo, ya que cuenta con siete auténticos asientos. En el caso del Ford Grand C-Max, la plaza central de la segunda fila es sólo un transportín estrecho e incómodo, aunque cuenta con la utilidad de que puede plegarse bajo los asientos laterales, dejando un útil pasillo de acceso a la tercera fila de asientos. A favor del Opel Zafira hay que apuntar también que el sistema de plegado y desplegado de los asientos es más sencillo y está mejor pensado que el del Ford Grand C-Max, aparte de que consigue además un piso más plano que el de su rival con la segunda y tercera fila de asientos recogida. El sistema del Ford ni deja un piso plano, ni su forma de puesta en uso o plegado de los asientos de la segunda y tercera fila es tan fácil y cómodo de utilizar.

Ya para acceder a esa tercera fila de asientos puede parecer más sencillo el Ford Grand C-Max por la enorme puerta trasera de corredera. Sin embargo, el hueco disponible entre el respaldo del asiento de la segunda fila y el marco de la puerta es escaso, y obliga a tener buena agilidad para poder salvarlo. En el Opel Zafira Tourer ocurre lo mismo, ya que aunque el asiento lateral de la segunda fila se desplaza hacia adelante, los centímetros que se ganan tampoco habilitan un hueco generoso. 

Otro aspecto que comparten ambos, es el hecho de que las plazas de la tercera fila están pensadas casi exclusivamente para el uso de niños. Ninguno de ellos destaca por la generosidad de sus dimensiones, aunque, eso sí, los ocupantes de las del Opel Zafira Tourer se encontrarán algo más cómodos, pues la banqueta no está tan baja como en el Ford Grand C-Max, y permiten una postura más natural de las piernas. De igual modo, disponer de un espacio razonable para las piernas de los ocupantes de esas plazas exige hacer uso de la regulación longitudinal de sus tres asientos individuales de la segunda fila para hacer hueco a base de desplazarlos ligeramente hacia adelante. 

Ford Grand C-Max y Opel Zafira TourerEn lo que sí presenta una ventaja clara el Ford Grand C-Max es en el acceso a las plazas traseras, cuando el espacio lateral es reducido. En esta situación es cuando se aprecia realmente la utilidad de las puertas laterales correderas. No obstante, estas puertas tienen una característica que hay que tener presente; sólo se quedan sujetas cuando están completamente abiertas. Y como las puertas tienen un peso apreciable, si no estamos detenidos en un suelo plano, tienden a deslizar a favor de la pendiente. Y eso, en un despiste, puede provocar alguna dolorosa “pillada” de dedos... o algo más grave. 

Ford Grand C-Max y Opel Zafira Tourer: interior y tacto

Entrando ya en diseño y equipamiento interior, el Ford Grand C-Max saca aquí puntos a su rival. Y es que en el modelo de la firma del óvalo se han simplificado los interruptores dispuestos en su salpicadero y, en este acabado Titanium, se cuenta con el sistema Sync 2, que incluye pantalla táctil de 8 pulgadas y control por voz. En el Opel Zafira Tourer encontramos la clásica consola central de Opel, abigarrada de botones y que en especial por la noche llega a resultar agobiante y complicada para encontrar el mando que el conductor desea pulsar. Incluso refiriéndonos a los elementos principales en la conducción, la dirección del Ford Grand C-Max es más directa y suave que la del Opel, y también lo es el tacto de su palanca de cambios, que es más “directo” y preciso que el del Zafira Tourer. 

Respecto al equipamiento de serie, nuevamente es el Ford Grand C-Max, en los acabados probados, el que cuenta con más argumentos para enganchar al comprador. La diferencia no es espectacular, aunque su menor precio de compra hace que detalles como el airbag de rodilla para el conductor, las luces diurnas por LED y el sistema Sync 2 con pantalla táctil de 8 pulgadas, tengan un valor añadido más significativo. De hecho, y con esos 2.571 euros que cuesta de menos, en el Ford podríamos añadir incluso el Paquete City Premium (650 euros), que incorpora asistente de frenada en ciudad, sensores de párking delanteros y traseros, aparcamiento asistido y retrovisores exteriores plegables eléctricamente; y también el paquete Titanium+ (1.250 euros), que comprende techo panorámico, apertura sin llave y portón trasero manos libres. Y aún nos sobraría un buen pellizco de dinero. 

Ford Grand C-Max y Opel Zafira TourerFord Grand C-Max 1.5 EcoBoost vs Opel Zafira 2.0 CDTi

Ya en marcha, el Ford Grand C-Max destaca no sólo por un comportamiento más asentado y efectivo, sino también por lo agradable de su rodar. Y es que sus suspensiones ofrecen un compromiso perfecto entre confort y sujeción, la insonorización de la zona de pasajeros es casi perfecta, y el motor 1.5 EcoBoost de 150 CV destaca por su agrado, suavidad y silencio de funcionamiento. Tan sólo podemos criticarle que en sitios de espacio reducido, la dirección no gira demasiado y obliga a maniobrar algo más de lo deseable… como suele ocurrir en muchos Ford. 

El Opel Zafira Tourer exige a cambio más atención en zonas reviradas, ya que existe un cierto desacuerdo entre la firmeza de muelles y amortiguadores, que provoca que el coche no acabe de apoyar con decisión. Pero para eso se cuenta con el sistema de conducción adaptativa FlexRide, que incorpora un modo “Sport” con el que se mejoran algo las reacciones de dirección y suspensión si pensamos rodar rápido, aunque nunca llegaremos al nivel de progresividad y confianza que nos transmite el chasis del Ford Grand C-Max. Además, su motor 2.0 CDTi de 170 CV tiene una desagradable tendencia a calarse al maniobrar a baja velocidad a la menor oportunidad que se le proporcione. 

En resumidas cuentas, si recorres menos de 25.000 kilómetros al año, el Ford Grand C-Max 1.5 EcoBoost de gasolina nos parece una elección más acertada tanto por el ahorro en la inversión, como luego por el agrado, el equipamiento, las prestaciones y el comportamiento rutero que ofrece. 

También te puede interesar:

Comparativa Ford S-Max, Renault Espace y Seat Alhambra

Los monovolúmenes más y menos fiables de Europa

Los monovolúmenes de 7 plazas que menos gastan

 

 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...