Ford Focus Coupé Cabriolet

Ford se apunta a la moda de los coupé cabriolet con un producto moderno y versátil elaborado sobre la probada base del Focus. Disponible con dos mecánicas de gasolina 1.6 y 2.0 de 100 y 145 CV respectivamente y una Diesel 2.0 TDCI de 136 CV, estará a la venta a finales de año a partir de 22.200 euros.
Autopista -
Ford Focus Coupé Cabriolet
Ford Focus Coupé Cabriolet
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=55253&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Ford Focus Coupé Cabriolet

Ford no ha querido mantenerse ajena a las nuevas tendencias de diseño y se ha subido al carro de las variantes coupé cabriolet con un producto interesante construido sobre la base del popular Focus y desarrollado a partir del Concept Vignale, mostrado ahora hace dos años en la anterior edición del Salón Internacional del Automóvil de París.

El Focus Coupé Cabriolet se mantiene muy fiel en el diseño al concepto que conocimos como Vignale y ha sido desarrollado en estrecha colaboración con Pininfarina, quien se encargará de su construcción en sus instalaciones de Turín, adaptadas para llevar a cabo una producción de 20.000 unidades anuales. Gran parte de los componentes provienen de las plantas de Alemania y España y son ensambladas en la planta italiana de Griugliasco, donde Pininfarina tiene su cuartel general.

Con una carrocería un poco más larga que la de la versión sedán (451 cm) dispone de un techo practicable construido en dos piezas que se guarda automáticamente en la zona del maletero en menos de 29 segundos, por lo que la capacidad de éste ha sido ampliada hasta 534 litros en configuración cerrada y a 248 litros en el caso de estar descapotado (las versiones destinadas al mercado español contarán con rueda de repuesto de emergencia, no con kit de reparación). Además, tiene una enorme boca de carga (permite introducir maletas de tamaño medio con la capota plegada) y cuenta de la clásica cortinilla de seguridad para limitar el espacio de carga cuando se quiere abrir el techo. Como medida de seguridad para la operación de apertura o cierre del techo es necesario que el coche se encuentre detenido y requiere mantener pulsado un botón durante todo el proceso.

Estéticamente hay algunas diferencias importantes con las versiones convencionales del modelo. La parte delantera muestra un morro más agresivo con la incorporación de un paragolpes muy similar al del Focus ST que, en las versiones de acabado Titanium, dispone de una gran toma de aire remarcada por un bisel cromado. También en este acabado, los faros antiniebla se encuentran encastrados en unos llamativos cilindros cromados. Otras diferencias en la zona delantera se encuentran en los retrovisores exteriores, que ahora incorporan los indicadores de dirección y una chapa cromada identificativa del modelo.

También el lateral muestra una imagen diferente, no sólo por la forma particular del techo, sino por la altura de las ventanillas, inferior a la de las versiones sedán o coupé, por sus llantas de 10 radios especificas en 16 ó 17 pulgadas (dependiendo de la versión de acabado) y por la firma de Pinifarina estampada junto al paso de rueda trasero.

La parte posterior es muy característica y recuerda en gran medida a coches de diseño americano. Es bastante voluminosa y tiene un prominente voladizo posterior. Se ha intentado descargar peso visual con la incorporación de unos grupos ópticos posteriores divididos en dos mitades, unidos entre sí por un filo cromado que recorre horizontalmente la línea de división del maletero. Como peculiaridad cabe destacar que dispone de un sistema de cierre automático de la tapa del maletero, es decir, sólo es necesario aproximar la tapa a su zona de ajuste y el mecanismo se encarga de efectuar el cierre completo.

El habitáculo del Coupé Cabrio recibe algunos rasgos específicos diferenciadores, como son la combinación de colores de salpicadero y tablero de instrumentos, la inserción de molduras cromadas en aireadores o la tapicería específica de cuero, en las versiones Titanium, incluida como elemento de serie. También en este acabado tope de gama se incorporan otros elementos como el climatizador automático, la radio Sony de alta fidelidad con reproductor de CD y MP3, la dirección electrohidráulica con tres configuraciones programables, el sistema de control de velocidad de crucero, y los sistemas de autoencendido de faros, sensor de lluvia y espejo retrovisor interior fotocromático.

Lo que no se incluye de serie, siguiendo la política habitual de opciones de Ford, es el sistema de control de estabilidad y control de tracción o el deflector paravientos, opciones sumamente interesantes en un modelo cómo éste. Se ofrecen otras, no menos recomendables, como el sistema de reconocimiento de voz con manos libres para el teléfono, el sensor de distancia de aparcamiento, etc. Puedes ver el listado con los precios si pinchas en la pestaña “Equipamiento” de la parte superior.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=55253&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Ford Focus Coupé Cabriolet

Ford no ha querido mantenerse ajena a las nuevas tendencias de diseño y se ha subido al carro de las variantes coupé cabriolet con un producto interesante construido sobre la base del popular Focus y desarrollado a partir del Concept Vignale, mostrado ahora hace dos años en la anterior edición del Salón Internacional del Automóvil de París.

El Focus Coupé Cabriolet se mantiene muy fiel en el diseño al concepto que conocimos como Vignale y ha sido desarrollado en estrecha colaboración con Pininfarina, quien se encargará de su construcción en sus instalaciones de Turín, adaptadas para llevar a cabo una producción de 20.000 unidades anuales. Gran parte de los componentes provienen de las plantas de Alemania y España y son ensambladas en la planta italiana de Griugliasco, donde Pininfarina tiene su cuartel general.

Con una carrocería un poco más larga que la de la versión sedán (451 cm) dispone de un techo practicable construido en dos piezas que se guarda automáticamente en la zona del maletero en menos de 29 segundos, por lo que la capacidad de éste ha sido ampliada hasta 534 litros en configuración cerrada y a 248 litros en el caso de estar descapotado (las versiones destinadas al mercado español contarán con rueda de repuesto de emergencia, no con kit de reparación). Además, tiene una enorme boca de carga (permite introducir maletas de tamaño medio con la capota plegada) y cuenta de la clásica cortinilla de seguridad para limitar el espacio de carga cuando se quiere abrir el techo. Como medida de seguridad para la operación de apertura o cierre del techo es necesario que el coche se encuentre detenido y requiere mantener pulsado un botón durante todo el proceso.

Estéticamente hay algunas diferencias importantes con las versiones convencionales del modelo. La parte delantera muestra un morro más agresivo con la incorporación de un paragolpes muy similar al del Focus ST que, en las versiones de acabado Titanium, dispone de una gran toma de aire remarcada por un bisel cromado. También en este acabado, los faros antiniebla se encuentran encastrados en unos llamativos cilindros cromados. Otras diferencias en la zona delantera se encuentran en los retrovisores exteriores, que ahora incorporan los indicadores de dirección y una chapa cromada identificativa del modelo.

También el lateral muestra una imagen diferente, no sólo por la forma particular del techo, sino por la altura de las ventanillas, inferior a la de las versiones sedán o coupé, por sus llantas de 10 radios especificas en 16 ó 17 pulgadas (dependiendo de la versión de acabado) y por la firma de Pinifarina estampada junto al paso de rueda trasero.

La parte posterior es muy característica y recuerda en gran medida a coches de diseño americano. Es bastante voluminosa y tiene un prominente voladizo posterior. Se ha intentado descargar peso visual con la incorporación de unos grupos ópticos posteriores divididos en dos mitades, unidos entre sí por un filo cromado que recorre horizontalmente la línea de división del maletero. Como peculiaridad cabe destacar que dispone de un sistema de cierre automático de la tapa del maletero, es decir, sólo es necesario aproximar la tapa a su zona de ajuste y el mecanismo se encarga de efectuar el cierre completo.

El habitáculo del Coupé Cabrio recibe algunos rasgos específicos diferenciadores, como son la combinación de colores de salpicadero y tablero de instrumentos, la inserción de molduras cromadas en aireadores o la tapicería específica de cuero, en las versiones Titanium, incluida como elemento de serie. También en este acabado tope de gama se incorporan otros elementos como el climatizador automático, la radio Sony de alta fidelidad con reproductor de CD y MP3, la dirección electrohidráulica con tres configuraciones programables, el sistema de control de velocidad de crucero, y los sistemas de autoencendido de faros, sensor de lluvia y espejo retrovisor interior fotocromático.

Lo que no se incluye de serie, siguiendo la política habitual de opciones de Ford, es el sistema de control de estabilidad y control de tracción o el deflector paravientos, opciones sumamente interesantes en un modelo cómo éste. Se ofrecen otras, no menos recomendables, como el sistema de reconocimiento de voz con manos libres para el teléfono, el sensor de distancia de aparcamiento, etc. Puedes ver el listado con los precios si pinchas en la pestaña “Equipamiento” de la parte superior.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=55253&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Ford Focus Coupé Cabriolet

Ford no ha querido mantenerse ajena a las nuevas tendencias de diseño y se ha subido al carro de las variantes coupé cabriolet con un producto interesante construido sobre la base del popular Focus y desarrollado a partir del Concept Vignale, mostrado ahora hace dos años en la anterior edición del Salón Internacional del Automóvil de París.

El Focus Coupé Cabriolet se mantiene muy fiel en el diseño al concepto que conocimos como Vignale y ha sido desarrollado en estrecha colaboración con Pininfarina, quien se encargará de su construcción en sus instalaciones de Turín, adaptadas para llevar a cabo una producción de 20.000 unidades anuales. Gran parte de los componentes provienen de las plantas de Alemania y España y son ensambladas en la planta italiana de Griugliasco, donde Pininfarina tiene su cuartel general.

Con una carrocería un poco más larga que la de la versión sedán (451 cm) dispone de un techo practicable construido en dos piezas que se guarda automáticamente en la zona del maletero en menos de 29 segundos, por lo que la capacidad de éste ha sido ampliada hasta 534 litros en configuración cerrada y a 248 litros en el caso de estar descapotado (las versiones destinadas al mercado español contarán con rueda de repuesto de emergencia, no con kit de reparación). Además, tiene una enorme boca de carga (permite introducir maletas de tamaño medio con la capota plegada) y cuenta de la clásica cortinilla de seguridad para limitar el espacio de carga cuando se quiere abrir el techo. Como medida de seguridad para la operación de apertura o cierre del techo es necesario que el coche se encuentre detenido y requiere mantener pulsado un botón durante todo el proceso.

Estéticamente hay algunas diferencias importantes con las versiones convencionales del modelo. La parte delantera muestra un morro más agresivo con la incorporación de un paragolpes muy similar al del Focus ST que, en las versiones de acabado Titanium, dispone de una gran toma de aire remarcada por un bisel cromado. También en este acabado, los faros antiniebla se encuentran encastrados en unos llamativos cilindros cromados. Otras diferencias en la zona delantera se encuentran en los retrovisores exteriores, que ahora incorporan los indicadores de dirección y una chapa cromada identificativa del modelo.

También el lateral muestra una imagen diferente, no sólo por la forma particular del techo, sino por la altura de las ventanillas, inferior a la de las versiones sedán o coupé, por sus llantas de 10 radios especificas en 16 ó 17 pulgadas (dependiendo de la versión de acabado) y por la firma de Pinifarina estampada junto al paso de rueda trasero.

La parte posterior es muy característica y recuerda en gran medida a coches de diseño americano. Es bastante voluminosa y tiene un prominente voladizo posterior. Se ha intentado descargar peso visual con la incorporación de unos grupos ópticos posteriores divididos en dos mitades, unidos entre sí por un filo cromado que recorre horizontalmente la línea de división del maletero. Como peculiaridad cabe destacar que dispone de un sistema de cierre automático de la tapa del maletero, es decir, sólo es necesario aproximar la tapa a su zona de ajuste y el mecanismo se encarga de efectuar el cierre completo.

El habitáculo del Coupé Cabrio recibe algunos rasgos específicos diferenciadores, como son la combinación de colores de salpicadero y tablero de instrumentos, la inserción de molduras cromadas en aireadores o la tapicería específica de cuero, en las versiones Titanium, incluida como elemento de serie. También en este acabado tope de gama se incorporan otros elementos como el climatizador automático, la radio Sony de alta fidelidad con reproductor de CD y MP3, la dirección electrohidráulica con tres configuraciones programables, el sistema de control de velocidad de crucero, y los sistemas de autoencendido de faros, sensor de lluvia y espejo retrovisor interior fotocromático.

Lo que no se incluye de serie, siguiendo la política habitual de opciones de Ford, es el sistema de control de estabilidad y control de tracción o el deflector paravientos, opciones sumamente interesantes en un modelo cómo éste. Se ofrecen otras, no menos recomendables, como el sistema de reconocimiento de voz con manos libres para el teléfono, el sensor de distancia de aparcamiento, etc. Puedes ver el listado con los precios si pinchas en la pestaña “Equipamiento” de la parte superior.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=55253&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Ford Focus Coupé Cabriolet

Ford no ha querido mantenerse ajena a las nuevas tendencias de diseño y se ha subido al carro de las variantes coupé cabriolet con un producto interesante construido sobre la base del popular Focus y desarrollado a partir del Concept Vignale, mostrado ahora hace dos años en la anterior edición del Salón Internacional del Automóvil de París.

El Focus Coupé Cabriolet se mantiene muy fiel en el diseño al concepto que conocimos como Vignale y ha sido desarrollado en estrecha colaboración con Pininfarina, quien se encargará de su construcción en sus instalaciones de Turín, adaptadas para llevar a cabo una producción de 20.000 unidades anuales. Gran parte de los componentes provienen de las plantas de Alemania y España y son ensambladas en la planta italiana de Griugliasco, donde Pininfarina tiene su cuartel general.

Con una carrocería un poco más larga que la de la versión sedán (451 cm) dispone de un techo practicable construido en dos piezas que se guarda automáticamente en la zona del maletero en menos de 29 segundos, por lo que la capacidad de éste ha sido ampliada hasta 534 litros en configuración cerrada y a 248 litros en el caso de estar descapotado (las versiones destinadas al mercado español contarán con rueda de repuesto de emergencia, no con kit de reparación). Además, tiene una enorme boca de carga (permite introducir maletas de tamaño medio con la capota plegada) y cuenta de la clásica cortinilla de seguridad para limitar el espacio de carga cuando se quiere abrir el techo. Como medida de seguridad para la operación de apertura o cierre del techo es necesario que el coche se encuentre detenido y requiere mantener pulsado un botón durante todo el proceso.

Estéticamente hay algunas diferencias importantes con las versiones convencionales del modelo. La parte delantera muestra un morro más agresivo con la incorporación de un paragolpes muy similar al del Focus ST que, en las versiones de acabado Titanium, dispone de una gran toma de aire remarcada por un bisel cromado. También en este acabado, los faros antiniebla se encuentran encastrados en unos llamativos cilindros cromados. Otras diferencias en la zona delantera se encuentran en los retrovisores exteriores, que ahora incorporan los indicadores de dirección y una chapa cromada identificativa del modelo.

También el lateral muestra una imagen diferente, no sólo por la forma particular del techo, sino por la altura de las ventanillas, inferior a la de las versiones sedán o coupé, por sus llantas de 10 radios especificas en 16 ó 17 pulgadas (dependiendo de la versión de acabado) y por la firma de Pinifarina estampada junto al paso de rueda trasero.

La parte posterior es muy característica y recuerda en gran medida a coches de diseño americano. Es bastante voluminosa y tiene un prominente voladizo posterior. Se ha intentado descargar peso visual con la incorporación de unos grupos ópticos posteriores divididos en dos mitades, unidos entre sí por un filo cromado que recorre horizontalmente la línea de división del maletero. Como peculiaridad cabe destacar que dispone de un sistema de cierre automático de la tapa del maletero, es decir, sólo es necesario aproximar la tapa a su zona de ajuste y el mecanismo se encarga de efectuar el cierre completo.

El habitáculo del Coupé Cabrio recibe algunos rasgos específicos diferenciadores, como son la combinación de colores de salpicadero y tablero de instrumentos, la inserción de molduras cromadas en aireadores o la tapicería específica de cuero, en las versiones Titanium, incluida como elemento de serie. También en este acabado tope de gama se incorporan otros elementos como el climatizador automático, la radio Sony de alta fidelidad con reproductor de CD y MP3, la dirección electrohidráulica con tres configuraciones programables, el sistema de control de velocidad de crucero, y los sistemas de autoencendido de faros, sensor de lluvia y espejo retrovisor interior fotocromático.

Lo que no se incluye de serie, siguiendo la política habitual de opciones de Ford, es el sistema de control de estabilidad y control de tracción o el deflector paravientos, opciones sumamente interesantes en un modelo cómo éste. Se ofrecen otras, no menos recomendables, como el sistema de reconocimiento de voz con manos libres para el teléfono, el sensor de distancia de aparcamiento, etc. Puedes ver el listado con los precios si pinchas en la pestaña “Equipamiento” de la parte superior.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=55253&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Ford Focus Coupé Cabriolet

Ford no ha querido mantenerse ajena a las nuevas tendencias de diseño y se ha subido al carro de las variantes coupé cabriolet con un producto interesante construido sobre la base del popular Focus y desarrollado a partir del Concept Vignale, mostrado ahora hace dos años en la anterior edición del Salón Internacional del Automóvil de París.

El Focus Coupé Cabriolet se mantiene muy fiel en el diseño al concepto que conocimos como Vignale y ha sido desarrollado en estrecha colaboración con Pininfarina, quien se encargará de su construcción en sus instalaciones de Turín, adaptadas para llevar a cabo una producción de 20.000 unidades anuales. Gran parte de los componentes provienen de las plantas de Alemania y España y son ensambladas en la planta italiana de Griugliasco, donde Pininfarina tiene su cuartel general.

Con una carrocería un poco más larga que la de la versión sedán (451 cm) dispone de un techo practicable construido en dos piezas que se guarda automáticamente en la zona del maletero en menos de 29 segundos, por lo que la capacidad de éste ha sido ampliada hasta 534 litros en configuración cerrada y a 248 litros en el caso de estar descapotado (las versiones destinadas al mercado español contarán con rueda de repuesto de emergencia, no con kit de reparación). Además, tiene una enorme boca de carga (permite introducir maletas de tamaño medio con la capota plegada) y cuenta de la clásica cortinilla de seguridad para limitar el espacio de carga cuando se quiere abrir el techo. Como medida de seguridad para la operación de apertura o cierre del techo es necesario que el coche se encuentre detenido y requiere mantener pulsado un botón durante todo el proceso.

Estéticamente hay algunas diferencias importantes con las versiones convencionales del modelo. La parte delantera muestra un morro más agresivo con la incorporación de un paragolpes muy similar al del Focus ST que, en las versiones de acabado Titanium, dispone de una gran toma de aire remarcada por un bisel cromado. También en este acabado, los faros antiniebla se encuentran encastrados en unos llamativos cilindros cromados. Otras diferencias en la zona delantera se encuentran en los retrovisores exteriores, que ahora incorporan los indicadores de dirección y una chapa cromada identificativa del modelo.

También el lateral muestra una imagen diferente, no sólo por la forma particular del techo, sino por la altura de las ventanillas, inferior a la de las versiones sedán o coupé, por sus llantas de 10 radios especificas en 16 ó 17 pulgadas (dependiendo de la versión de acabado) y por la firma de Pinifarina estampada junto al paso de rueda trasero.

La parte posterior es muy característica y recuerda en gran medida a coches de diseño americano. Es bastante voluminosa y tiene un prominente voladizo posterior. Se ha intentado descargar peso visual con la incorporación de unos grupos ópticos posteriores divididos en dos mitades, unidos entre sí por un filo cromado que recorre horizontalmente la línea de división del maletero. Como peculiaridad cabe destacar que dispone de un sistema de cierre automático de la tapa del maletero, es decir, sólo es necesario aproximar la tapa a su zona de ajuste y el mecanismo se encarga de efectuar el cierre completo.

El habitáculo del Coupé Cabrio recibe algunos rasgos específicos diferenciadores, como son la combinación de colores de salpicadero y tablero de instrumentos, la inserción de molduras cromadas en aireadores o la tapicería específica de cuero, en las versiones Titanium, incluida como elemento de serie. También en este acabado tope de gama se incorporan otros elementos como el climatizador automático, la radio Sony de alta fidelidad con reproductor de CD y MP3, la dirección electrohidráulica con tres configuraciones programables, el sistema de control de velocidad de crucero, y los sistemas de autoencendido de faros, sensor de lluvia y espejo retrovisor interior fotocromático.

Lo que no se incluye de serie, siguiendo la política habitual de opciones de Ford, es el sistema de control de estabilidad y control de tracción o el deflector paravientos, opciones sumamente interesantes en un modelo cómo éste. Se ofrecen otras, no menos recomendables, como el sistema de reconocimiento de voz con manos libres para el teléfono, el sensor de distancia de aparcamiento, etc. Puedes ver el listado con los precios si pinchas en la pestaña “Equipamiento” de la parte superior.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=55253&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Ford Focus Coupé Cabriolet

Ford no ha querido mantenerse ajena a las nuevas tendencias de diseño y se ha subido al carro de las variantes coupé cabriolet con un producto interesante construido sobre la base del popular Focus y desarrollado a partir del Concept Vignale, mostrado ahora hace dos años en la anterior edición del Salón Internacional del Automóvil de París.

El Focus Coupé Cabriolet se mantiene muy fiel en el diseño al concepto que conocimos como Vignale y ha sido desarrollado en estrecha colaboración con Pininfarina, quien se encargará de su construcción en sus instalaciones de Turín, adaptadas para llevar a cabo una producción de 20.000 unidades anuales. Gran parte de los componentes provienen de las plantas de Alemania y España y son ensambladas en la planta italiana de Griugliasco, donde Pininfarina tiene su cuartel general.

Con una carrocería un poco más larga que la de la versión sedán (451 cm) dispone de un techo practicable construido en dos piezas que se guarda automáticamente en la zona del maletero en menos de 29 segundos, por lo que la capacidad de éste ha sido ampliada hasta 534 litros en configuración cerrada y a 248 litros en el caso de estar descapotado (las versiones destinadas al mercado español contarán con rueda de repuesto de emergencia, no con kit de reparación). Además, tiene una enorme boca de carga (permite introducir maletas de tamaño medio con la capota plegada) y cuenta de la clásica cortinilla de seguridad para limitar el espacio de carga cuando se quiere abrir el techo. Como medida de seguridad para la operación de apertura o cierre del techo es necesario que el coche se encuentre detenido y requiere mantener pulsado un botón durante todo el proceso.

Estéticamente hay algunas diferencias importantes con las versiones convencionales del modelo. La parte delantera muestra un morro más agresivo con la incorporación de un paragolpes muy similar al del Focus ST que, en las versiones de acabado Titanium, dispone de una gran toma de aire remarcada por un bisel cromado. También en este acabado, los faros antiniebla se encuentran encastrados en unos llamativos cilindros cromados. Otras diferencias en la zona delantera se encuentran en los retrovisores exteriores, que ahora incorporan los indicadores de dirección y una chapa cromada identificativa del modelo.

También el lateral muestra una imagen diferente, no sólo por la forma particular del techo, sino por la altura de las ventanillas, inferior a la de las versiones sedán o coupé, por sus llantas de 10 radios especificas en 16 ó 17 pulgadas (dependiendo de la versión de acabado) y por la firma de Pinifarina estampada junto al paso de rueda trasero.

La parte posterior es muy característica y recuerda en gran medida a coches de diseño americano. Es bastante voluminosa y tiene un prominente voladizo posterior. Se ha intentado descargar peso visual con la incorporación de unos grupos ópticos posteriores divididos en dos mitades, unidos entre sí por un filo cromado que recorre horizontalmente la línea de división del maletero. Como peculiaridad cabe destacar que dispone de un sistema de cierre automático de la tapa del maletero, es decir, sólo es necesario aproximar la tapa a su zona de ajuste y el mecanismo se encarga de efectuar el cierre completo.

El habitáculo del Coupé Cabrio recibe algunos rasgos específicos diferenciadores, como son la combinación de colores de salpicadero y tablero de instrumentos, la inserción de molduras cromadas en aireadores o la tapicería específica de cuero, en las versiones Titanium, incluida como elemento de serie. También en este acabado tope de gama se incorporan otros elementos como el climatizador automático, la radio Sony de alta fidelidad con reproductor de CD y MP3, la dirección electrohidráulica con tres configuraciones programables, el sistema de control de velocidad de crucero, y los sistemas de autoencendido de faros, sensor de lluvia y espejo retrovisor interior fotocromático.

Lo que no se incluye de serie, siguiendo la política habitual de opciones de Ford, es el sistema de control de estabilidad y control de tracción o el deflector paravientos, opciones sumamente interesantes en un modelo cómo éste. Se ofrecen otras, no menos recomendables, como el sistema de reconocimiento de voz con manos libres para el teléfono, el sensor de distancia de aparcamiento, etc. Puedes ver el listado con los precios si pinchas en la pestaña “Equipamiento” de la parte superior.

Galería relacionada

Focus CC Abrev

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Hamilton pilotó la Yamaha de Rossi y Valentino condujo el Mercedes de Lewis...

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...