Ford Focus C-Max 2.0 TDCi “S”

Los ingenieros de Ford se han metido en boxes para dar un nuevo aire al monovolumen C-Max. Confiando en uno de los chasis más afinados del segmento, han dotado a este vehículo de un acabado deportivo que no desentona con su comportamiento, ni con sus prestaciones.
Autopista -
Ford Focus C-Max 2.0 TDCi “S”
Ford Focus C-Max 2.0 TDCi “S”

El Honda planta cara al C-Max en el apartado de prestaciones: ambos son rápidos y efectivos cuando la situación así lo requiere. Además, el modelo nipón cuenta con seis plazas, repartidas en dos filas de tres asientos, y su versatilidad también es uno de sus rasgos más destacables. Sin embargo, su precio es superior al del Ford y, a velocidades altas, presenta unos ruidos aerodinámicos bastante acusados.

Es potente, aplomado y perfecto para las familias numerosas: cuenta con siete plazas de serie. Además, las puertas laterales deslizantes son muy cómodas, por lo que aquellos que busquen el confort por encima de todo, puede que echen un vistazo a este vehículo japonés, por el que tendrán que desembolsar 25.900 euros.

Siete plazas, 150 CV, unas prestaciones más que notables y una amplitud interior correcta son los argumentos del Zafira, uno de los contrincantes más poderosos del C-Max. Su precio es muy asequible y a su favor juega un equipamiento muy completo: el ESP y el control de tracción forman parte de la dotación de serie. Sin embargo, hay que señalar que el motor se muestra algo perezoso a bajo régimen.

Cuenta con 150 CV, un precio competitivo, un equipamiento muy completo y es el monovolumen con más historia en nuestro mercado, ¿se puede pedir más? En principio, parece casi perfecto, pero lo cierto es que aquellos que busquen dinamismo se quedarán algo decepcionados: el Scénic no se comporta nada mal, pero no tiene el toque deportivo del resto de sus rivales.

Es el monovolumen deportivo por derecho propio: desde su creación, el Altea ha sido considerado como uno de los vehículos familiares más efectivos del segmento y no le faltan argumentos de peso. Su motor, con 140 CV, sube rápidamente de vueltas y ofrece la potencia desde los primeros compases. Eso sí, su habitáculo no es tan aprovechable como el del C-Max.

De nuevo nos encontramos siete plazas de serie y una versatilidad fuera de toda duda a un precio muy competitivo. Por si fuera poco, el Corolla Verso se conduce con una facilidad sorprendente y siempre muestra unos modales más que correctos. En el otro lado de la balanza está un maletero que se queda demasiado pequeño: cuenta con un volumen mínimo de 75 litros, según los datos de nuestro Centro Técnico.

El Touran tiene un precio más elevado que el C-Max, pero, previo pago, ofrece la posibilidad de montar una tercera fila de asientos, con dos plazas, si lo necesitamos. Su comportamiento siempre nos ha parecido intachable y su equipamiento es muy completo, por lo que se trata de una buena opción para aquellos que no quieran preocuparse por los “extras”.

El Honda planta cara al C-Max en el apartado de prestaciones: ambos son rápidos y efectivos cuando la situación así lo requiere. Además, el modelo nipón cuenta con seis plazas, repartidas en dos filas de tres asientos, y su versatilidad también es uno de sus rasgos más destacables. Sin embargo, su precio es superior al del Ford y, a velocidades altas, presenta unos ruidos aerodinámicos bastante acusados.

Es potente, aplomado y perfecto para las familias numerosas: cuenta con siete plazas de serie. Además, las puertas laterales deslizantes son muy cómodas, por lo que aquellos que busquen el confort por encima de todo, puede que echen un vistazo a este vehículo japonés, por el que tendrán que desembolsar 25.900 euros.

Siete plazas, 150 CV, unas prestaciones más que notables y una amplitud interior correcta son los argumentos del Zafira, uno de los contrincantes más poderosos del C-Max. Su precio es muy asequible y a su favor juega un equipamiento muy completo: el ESP y el control de tracción forman parte de la dotación de serie. Sin embargo, hay que señalar que el motor se muestra algo perezoso a bajo régimen.

Cuenta con 150 CV, un precio competitivo, un equipamiento muy completo y es el monovolumen con más historia en nuestro mercado, ¿se puede pedir más? En principio, parece casi perfecto, pero lo cierto es que aquellos que busquen dinamismo se quedarán algo decepcionados: el Scénic no se comporta nada mal, pero no tiene el toque deportivo del resto de sus rivales.

Es el monovolumen deportivo por derecho propio: desde su creación, el Altea ha sido considerado como uno de los vehículos familiares más efectivos del segmento y no le faltan argumentos de peso. Su motor, con 140 CV, sube rápidamente de vueltas y ofrece la potencia desde los primeros compases. Eso sí, su habitáculo no es tan aprovechable como el del C-Max.

De nuevo nos encontramos siete plazas de serie y una versatilidad fuera de toda duda a un precio muy competitivo. Por si fuera poco, el Corolla Verso se conduce con una facilidad sorprendente y siempre muestra unos modales más que correctos. En el otro lado de la balanza está un maletero que se queda demasiado pequeño: cuenta con un volumen mínimo de 75 litros, según los datos de nuestro Centro Técnico.

El Touran tiene un precio más elevado que el C-Max, pero, previo pago, ofrece la posibilidad de montar una tercera fila de asientos, con dos plazas, si lo necesitamos. Su comportamiento siempre nos ha parecido intachable y su equipamiento es muy completo, por lo que se trata de una buena opción para aquellos que no quieran preocuparse por los “extras”.

El Honda planta cara al C-Max en el apartado de prestaciones: ambos son rápidos y efectivos cuando la situación así lo requiere. Además, el modelo nipón cuenta con seis plazas, repartidas en dos filas de tres asientos, y su versatilidad también es uno de sus rasgos más destacables. Sin embargo, su precio es superior al del Ford y, a velocidades altas, presenta unos ruidos aerodinámicos bastante acusados.

Es potente, aplomado y perfecto para las familias numerosas: cuenta con siete plazas de serie. Además, las puertas laterales deslizantes son muy cómodas, por lo que aquellos que busquen el confort por encima de todo, puede que echen un vistazo a este vehículo japonés, por el que tendrán que desembolsar 25.900 euros.

Siete plazas, 150 CV, unas prestaciones más que notables y una amplitud interior correcta son los argumentos del Zafira, uno de los contrincantes más poderosos del C-Max. Su precio es muy asequible y a su favor juega un equipamiento muy completo: el ESP y el control de tracción forman parte de la dotación de serie. Sin embargo, hay que señalar que el motor se muestra algo perezoso a bajo régimen.

Cuenta con 150 CV, un precio competitivo, un equipamiento muy completo y es el monovolumen con más historia en nuestro mercado, ¿se puede pedir más? En principio, parece casi perfecto, pero lo cierto es que aquellos que busquen dinamismo se quedarán algo decepcionados: el Scénic no se comporta nada mal, pero no tiene el toque deportivo del resto de sus rivales.

Es el monovolumen deportivo por derecho propio: desde su creación, el Altea ha sido considerado como uno de los vehículos familiares más efectivos del segmento y no le faltan argumentos de peso. Su motor, con 140 CV, sube rápidamente de vueltas y ofrece la potencia desde los primeros compases. Eso sí, su habitáculo no es tan aprovechable como el del C-Max.

De nuevo nos encontramos siete plazas de serie y una versatilidad fuera de toda duda a un precio muy competitivo. Por si fuera poco, el Corolla Verso se conduce con una facilidad sorprendente y siempre muestra unos modales más que correctos. En el otro lado de la balanza está un maletero que se queda demasiado pequeño: cuenta con un volumen mínimo de 75 litros, según los datos de nuestro Centro Técnico.

El Touran tiene un precio más elevado que el C-Max, pero, previo pago, ofrece la posibilidad de montar una tercera fila de asientos, con dos plazas, si lo necesitamos. Su comportamiento siempre nos ha parecido intachable y su equipamiento es muy completo, por lo que se trata de una buena opción para aquellos que no quieran preocuparse por los “extras”.

El Honda planta cara al C-Max en el apartado de prestaciones: ambos son rápidos y efectivos cuando la situación así lo requiere. Además, el modelo nipón cuenta con seis plazas, repartidas en dos filas de tres asientos, y su versatilidad también es uno de sus rasgos más destacables. Sin embargo, su precio es superior al del Ford y, a velocidades altas, presenta unos ruidos aerodinámicos bastante acusados.

Es potente, aplomado y perfecto para las familias numerosas: cuenta con siete plazas de serie. Además, las puertas laterales deslizantes son muy cómodas, por lo que aquellos que busquen el confort por encima de todo, puede que echen un vistazo a este vehículo japonés, por el que tendrán que desembolsar 25.900 euros.

Siete plazas, 150 CV, unas prestaciones más que notables y una amplitud interior correcta son los argumentos del Zafira, uno de los contrincantes más poderosos del C-Max. Su precio es muy asequible y a su favor juega un equipamiento muy completo: el ESP y el control de tracción forman parte de la dotación de serie. Sin embargo, hay que señalar que el motor se muestra algo perezoso a bajo régimen.

Cuenta con 150 CV, un precio competitivo, un equipamiento muy completo y es el monovolumen con más historia en nuestro mercado, ¿se puede pedir más? En principio, parece casi perfecto, pero lo cierto es que aquellos que busquen dinamismo se quedarán algo decepcionados: el Scénic no se comporta nada mal, pero no tiene el toque deportivo del resto de sus rivales.

Es el monovolumen deportivo por derecho propio: desde su creación, el Altea ha sido considerado como uno de los vehículos familiares más efectivos del segmento y no le faltan argumentos de peso. Su motor, con 140 CV, sube rápidamente de vueltas y ofrece la potencia desde los primeros compases. Eso sí, su habitáculo no es tan aprovechable como el del C-Max.

De nuevo nos encontramos siete plazas de serie y una versatilidad fuera de toda duda a un precio muy competitivo. Por si fuera poco, el Corolla Verso se conduce con una facilidad sorprendente y siempre muestra unos modales más que correctos. En el otro lado de la balanza está un maletero que se queda demasiado pequeño: cuenta con un volumen mínimo de 75 litros, según los datos de nuestro Centro Técnico.

El Touran tiene un precio más elevado que el C-Max, pero, previo pago, ofrece la posibilidad de montar una tercera fila de asientos, con dos plazas, si lo necesitamos. Su comportamiento siempre nos ha parecido intachable y su equipamiento es muy completo, por lo que se trata de una buena opción para aquellos que no quieran preocuparse por los “extras”.

El Honda planta cara al C-Max en el apartado de prestaciones: ambos son rápidos y efectivos cuando la situación así lo requiere. Además, el modelo nipón cuenta con seis plazas, repartidas en dos filas de tres asientos, y su versatilidad también es uno de sus rasgos más destacables. Sin embargo, su precio es superior al del Ford y, a velocidades altas, presenta unos ruidos aerodinámicos bastante acusados.

Es potente, aplomado y perfecto para las familias numerosas: cuenta con siete plazas de serie. Además, las puertas laterales deslizantes son muy cómodas, por lo que aquellos que busquen el confort por encima de todo, puede que echen un vistazo a este vehículo japonés, por el que tendrán que desembolsar 25.900 euros.

Siete plazas, 150 CV, unas prestaciones más que notables y una amplitud interior correcta son los argumentos del Zafira, uno de los contrincantes más poderosos del C-Max. Su precio es muy asequible y a su favor juega un equipamiento muy completo: el ESP y el control de tracción forman parte de la dotación de serie. Sin embargo, hay que señalar que el motor se muestra algo perezoso a bajo régimen.

Cuenta con 150 CV, un precio competitivo, un equipamiento muy completo y es el monovolumen con más historia en nuestro mercado, ¿se puede pedir más? En principio, parece casi perfecto, pero lo cierto es que aquellos que busquen dinamismo se quedarán algo decepcionados: el Scénic no se comporta nada mal, pero no tiene el toque deportivo del resto de sus rivales.

Es el monovolumen deportivo por derecho propio: desde su creación, el Altea ha sido considerado como uno de los vehículos familiares más efectivos del segmento y no le faltan argumentos de peso. Su motor, con 140 CV, sube rápidamente de vueltas y ofrece la potencia desde los primeros compases. Eso sí, su habitáculo no es tan aprovechable como el del C-Max.

De nuevo nos encontramos siete plazas de serie y una versatilidad fuera de toda duda a un precio muy competitivo. Por si fuera poco, el Corolla Verso se conduce con una facilidad sorprendente y siempre muestra unos modales más que correctos. En el otro lado de la balanza está un maletero que se queda demasiado pequeño: cuenta con un volumen mínimo de 75 litros, según los datos de nuestro Centro Técnico.

El Touran tiene un precio más elevado que el C-Max, pero, previo pago, ofrece la posibilidad de montar una tercera fila de asientos, con dos plazas, si lo necesitamos. Su comportamiento siempre nos ha parecido intachable y su equipamiento es muy completo, por lo que se trata de una buena opción para aquellos que no quieran preocuparse por los “extras”.

El Honda planta cara al C-Max en el apartado de prestaciones: ambos son rápidos y efectivos cuando la situación así lo requiere. Además, el modelo nipón cuenta con seis plazas, repartidas en dos filas de tres asientos, y su versatilidad también es uno de sus rasgos más destacables. Sin embargo, su precio es superior al del Ford y, a velocidades altas, presenta unos ruidos aerodinámicos bastante acusados.

Es potente, aplomado y perfecto para las familias numerosas: cuenta con siete plazas de serie. Además, las puertas laterales deslizantes son muy cómodas, por lo que aquellos que busquen el confort por encima de todo, puede que echen un vistazo a este vehículo japonés, por el que tendrán que desembolsar 25.900 euros.

Siete plazas, 150 CV, unas prestaciones más que notables y una amplitud interior correcta son los argumentos del Zafira, uno de los contrincantes más poderosos del C-Max. Su precio es muy asequible y a su favor juega un equipamiento muy completo: el ESP y el control de tracción forman parte de la dotación de serie. Sin embargo, hay que señalar que el motor se muestra algo perezoso a bajo régimen.

Cuenta con 150 CV, un precio competitivo, un equipamiento muy completo y es el monovolumen con más historia en nuestro mercado, ¿se puede pedir más? En principio, parece casi perfecto, pero lo cierto es que aquellos que busquen dinamismo se quedarán algo decepcionados: el Scénic no se comporta nada mal, pero no tiene el toque deportivo del resto de sus rivales.

Es el monovolumen deportivo por derecho propio: desde su creación, el Altea ha sido considerado como uno de los vehículos familiares más efectivos del segmento y no le faltan argumentos de peso. Su motor, con 140 CV, sube rápidamente de vueltas y ofrece la potencia desde los primeros compases. Eso sí, su habitáculo no es tan aprovechable como el del C-Max.

De nuevo nos encontramos siete plazas de serie y una versatilidad fuera de toda duda a un precio muy competitivo. Por si fuera poco, el Corolla Verso se conduce con una facilidad sorprendente y siempre muestra unos modales más que correctos. En el otro lado de la balanza está un maletero que se queda demasiado pequeño: cuenta con un volumen mínimo de 75 litros, según los datos de nuestro Centro Técnico.

El Touran tiene un precio más elevado que el C-Max, pero, previo pago, ofrece la posibilidad de montar una tercera fila de asientos, con dos plazas, si lo necesitamos. Su comportamiento siempre nos ha parecido intachable y su equipamiento es muy completo, por lo que se trata de una buena opción para aquellos que no quieran preocuparse por los “extras”.

El Honda planta cara al C-Max en el apartado de prestaciones: ambos son rápidos y efectivos cuando la situación así lo requiere. Además, el modelo nipón cuenta con seis plazas, repartidas en dos filas de tres asientos, y su versatilidad también es uno de sus rasgos más destacables. Sin embargo, su precio es superior al del Ford y, a velocidades altas, presenta unos ruidos aerodinámicos bastante acusados.

Es potente, aplomado y perfecto para las familias numerosas: cuenta con siete plazas de serie. Además, las puertas laterales deslizantes son muy cómodas, por lo que aquellos que busquen el confort por encima de todo, puede que echen un vistazo a este vehículo japonés, por el que tendrán que desembolsar 25.900 euros.

Siete plazas, 150 CV, unas prestaciones más que notables y una amplitud interior correcta son los argumentos del Zafira, uno de los contrincantes más poderosos del C-Max. Su precio es muy asequible y a su favor juega un equipamiento muy completo: el ESP y el control de tracción forman parte de la dotación de serie. Sin embargo, hay que señalar que el motor se muestra algo perezoso a bajo régimen.

Cuenta con 150 CV, un precio competitivo, un equipamiento muy completo y es el monovolumen con más historia en nuestro mercado, ¿se puede pedir más? En principio, parece casi perfecto, pero lo cierto es que aquellos que busquen dinamismo se quedarán algo decepcionados: el Scénic no se comporta nada mal, pero no tiene el toque deportivo del resto de sus rivales.

Es el monovolumen deportivo por derecho propio: desde su creación, el Altea ha sido considerado como uno de los vehículos familiares más efectivos del segmento y no le faltan argumentos de peso. Su motor, con 140 CV, sube rápidamente de vueltas y ofrece la potencia desde los primeros compases. Eso sí, su habitáculo no es tan aprovechable como el del C-Max.

De nuevo nos encontramos siete plazas de serie y una versatilidad fuera de toda duda a un precio muy competitivo. Por si fuera poco, el Corolla Verso se conduce con una facilidad sorprendente y siempre muestra unos modales más que correctos. En el otro lado de la balanza está un maletero que se queda demasiado pequeño: cuenta con un volumen mínimo de 75 litros, según los datos de nuestro Centro Técnico.

El Touran tiene un precio más elevado que el C-Max, pero, previo pago, ofrece la posibilidad de montar una tercera fila de asientos, con dos plazas, si lo necesitamos. Su comportamiento siempre nos ha parecido intachable y su equipamiento es muy completo, por lo que se trata de una buena opción para aquellos que no quieran preocuparse por los “extras”.

El Honda planta cara al C-Max en el apartado de prestaciones: ambos son rápidos y efectivos cuando la situación así lo requiere. Además, el modelo nipón cuenta con seis plazas, repartidas en dos filas de tres asientos, y su versatilidad también es uno de sus rasgos más destacables. Sin embargo, su precio es superior al del Ford y, a velocidades altas, presenta unos ruidos aerodinámicos bastante acusados.

Es potente, aplomado y perfecto para las familias numerosas: cuenta con siete plazas de serie. Además, las puertas laterales deslizantes son muy cómodas, por lo que aquellos que busquen el confort por encima de todo, puede que echen un vistazo a este vehículo japonés, por el que tendrán que desembolsar 25.900 euros.

Siete plazas, 150 CV, unas prestaciones más que notables y una amplitud interior correcta son los argumentos del Zafira, uno de los contrincantes más poderosos del C-Max. Su precio es muy asequible y a su favor juega un equipamiento muy completo: el ESP y el control de tracción forman parte de la dotación de serie. Sin embargo, hay que señalar que el motor se muestra algo perezoso a bajo régimen.

Cuenta con 150 CV, un precio competitivo, un equipamiento muy completo y es el monovolumen con más historia en nuestro mercado, ¿se puede pedir más? En principio, parece casi perfecto, pero lo cierto es que aquellos que busquen dinamismo se quedarán algo decepcionados: el Scénic no se comporta nada mal, pero no tiene el toque deportivo del resto de sus rivales.

Es el monovolumen deportivo por derecho propio: desde su creación, el Altea ha sido considerado como uno de los vehículos familiares más efectivos del segmento y no le faltan argumentos de peso. Su motor, con 140 CV, sube rápidamente de vueltas y ofrece la potencia desde los primeros compases. Eso sí, su habitáculo no es tan aprovechable como el del C-Max.

De nuevo nos encontramos siete plazas de serie y una versatilidad fuera de toda duda a un precio muy competitivo. Por si fuera poco, el Corolla Verso se conduce con una facilidad sorprendente y siempre muestra unos modales más que correctos. En el otro lado de la balanza está un maletero que se queda demasiado pequeño: cuenta con un volumen mínimo de 75 litros, según los datos de nuestro Centro Técnico.

El Touran tiene un precio más elevado que el C-Max, pero, previo pago, ofrece la posibilidad de montar una tercera fila de asientos, con dos plazas, si lo necesitamos. Su comportamiento siempre nos ha parecido intachable y su equipamiento es muy completo, por lo que se trata de una buena opción para aquellos que no quieran preocuparse por los “extras”.

Galería relacionada

Ford Focus C-Max S

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...