Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift: ¿cuál es mejor con motor de gasolina?

Los Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki con motores de gasolina de 140-150 CV no son GTi’s de pura cepa, pero sí coches muy interesantes por lo que ofrecen. Los probamos y comparamos.
Raúl Roncero /Fotos: Israel Gardyn -
Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift: ¿cuál es mejor con motor de gasolina?
Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift con motores de gasolina de 140-150 CV: ¿cuál es mejor?

Puede que no sean auténticos GTi´s de bolsillo, pero te aseguro que con estos tres coches – el Ford Fiesta 1.0 EcoBoost ST-Line 140 CV, el Seat Ibiza 1.5 TSI 150 CV FR y el Suzuki Swift 1.4T 140 CV Sport- podrás pasar muy buenos ratos. Además, su coste de adquisición, uso y mantenimiento es menor que los reyes de la categoría y son modelos con menos compromisos para usar a diario. En realidad, no busques mucho más en este segmento si nos ceñimos a este equilibrio que tienen en cuanto a definición de producto o potencia, porque modelos como el Honda Jazz, con un gran motor de 130 CV o Mazda 2, con excelente chasis, no tienen ese talante de los coches que nos ocupan —pronto podemos incluir al Opel Corsa GSi, aún pendiente de probar—, con grandes parecidos entre sí pero, como iremos viendo, también muy diferentes entre ellos.

Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift con motores de gasolina de 140-150 CV: ¿cuál es mejor?

Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift con motores de gasolina de 140-150 CV: ¿cuál es mejor?

Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift: potencia vs sensaciones

Pero, ¿y cuántos caballos hacen falta para que un coche de este tipo pueda considerarse deportivo? Depende, porque no todo es motor, también está el chasis y su afinación, el peso y muchas otros cientos de variables. Depende también si separas sensaciones de conducción del frío dato de prestación. Tenerlo todo no es fácil —recuerda que no estamos hablando de GTi´s—, pero siempre hay excepciones, y una de ellas es el Swift. La principal diferencia que veo con sus otros dos rivales es que el Suzuki es un coche concebido así y no sólo una pieza más dentro de una gama global. En otro nivel, está claro, pero es lo que el Fiesta ST al resto de versiones de su gama. En ambos casos se trata de productos bastante específicos, y no sólo afinación de un chasis que recibe un motor de cierto nivel prestacional, como ocurre con este Fiesta ST-Line e Ibiza FR, algo que no siempre tienes que ver como algo negativo. En este sentido sobresale Seat con un Ibiza FR de gran calidad, un motor magnífico, un comportamiento ejemplar... Luego está la sal y la pimienta; no llega al aderezo del Swift, pero es un coche muy superior en otros aspectos.

Publicidad

Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift con motores de gasolina de 140-150 CV: ¿cuál es mejor?

Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift con motores de gasolina de 140-150 CV: ¿cuál es mejor?

Creo que me entiendes, pero sigamos. La genialidad de la casa japonesa reside, además, en darle al Swift Sport ese toque deportivo de la "vieja escuela" enfocado por y para la conducción pura y, por tanto, capaz de ofrecerte un grado de diversión extremo, pero todo ello, sin demasiados compromisos; no le falta racionalidad de uso —habitabilidad al margen—, ni un buen equipamiento en materia de seguridad, ni mucho menos tecnología, aunque su motor pueda parecerte el más "clásico" del grupo frente al tres cilindros EcoBoost de Ford o el TSi de Seat con desconexión de cilindros. De partida, está claro que estamos ante dos grupos diferenciados: Swift por un lado; Ibiza y Fiesta por otro, pero entre estos dos últimos coches también hay más que matices por dejar claro.

Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift: garra, fuerza, suavidad

Seguro que imaginas quién es quién. Es meritorio el trabajo hecho por Ford con este pequeño gran motor, capaz de ofrecer un empuje tan lleno a bajo y medio régimen que apostaría a que acabarás levantando el capó para contar sus cilindros y comprobar su tamaño. Su mejor virtud en uso cotidiano es que es un propulsor muy “algodonado” y untoso, pero también es así en su forma de entregar la potencia aun cuando tiene gran necesidad de sobrealimentación para alcanzar tal rendimiento. Pese a ello, tiene una elasticidad prodigiosa y te sorprendería lo bien que mueve su último par de marchas, pero con tan baja cilindrada siempre hay compromisos: esa consistencia que sí tiene en bajos y mantiene muy bien en medios se diluye demasiado rápido, y a poco que te acerques a su último tercio de giro útil, advertirás que te vas quedando "sin motor".

Justo lo contrario le ocurre al TSi de Seat. Si su progresión es brillante hasta 3.000 rpm, sin altibajos, con un refinamiento supremo por su regularidad y esa justa intrusión mecánica en el habitáculo que, sin llegar a hacerlo molesto, adereza un pelín el ambiente, aunque no tanto como el 1.4 Turbo del Swift, el menos refinado. A partir de medio régimen, apreciarás que es el motor con más y mejores pulmones, más incluso que el motor japonés aunque el conjunto, por diferentes factores, es menos deportivo. Como el del Swift, tiene una muy buena cualidad en utilización "al ataque": por encima de 4.500 rpm dispondrás de más del 80 por ciento de su potencia, sin baches en su progresión hasta el corte de encendido. Pero aquí sí, esa mayor especialización del Swift Sport, con un ajuste de transmisión mucho más corto y cerrado, pone la guinda a un conjunto que parece concebido para nuestras carreteras de montaña: sus marchas intermedias tienen una relación interna y saltos perfectos para poder aprovechar al cien por cien el motor saliendo de la zona de máximo empuje, mientras que el 1.5 TSi tiene que "levantar" una y otra vez saltos mayores, algo que por muy buena pegada y consistencia que tenga exige mayor anticipación y participación por parte del conductor, aunque afortunadamente, su ejemplar aplomo, efectividad y facilidad de conducción te va a permitir que puedas desviar más puntos de atención al motor que, por ejemplo, el Swift, de reacciones más rápidas y violentas.

Publicidad
CONSUMOS Ford Fiesta 1.0 EcoBoost ST-Line 140 CV Seat Ibiza 1.5 TSI FR 150 CV Suzuki Swift 1.4T Sport 140 CV
Consumo en ciudad 6,2 l/100 km 6,0 l/100 km 5,0 l/100 km
Consumo en carretera 5,2 l/100 km 5,1 l/100 km 5,0 l/100 km
Consumo medio 5,6 l/100 km 5,6 l/100 km 5,0 l/100 km

Parada técnica para esperar al ya algo relegado Fiesta. Aunque sus prestaciones son más que dignas, al final por mero talante mecánico desistes de seguir el ritmo de sus dos rivales. Tampoco encuentras en el EcoBoost claras ventajas por su concepción técnica de cara al consumo, ya sea en utilización normal o en conducción rápida. Porque a un ritmo inferior a 8 l/100 km, con Swift e Ibiza ya te habrás podido quitar el óxido de encima disfrutando de lo lindo, mientras que los 13 l/100 km exprimiendo al cien por cien el motor del coche japonés establecen el mejor punto de equilibrio del trío; al Ibiza le cuesta en torno a un par de litros más seguir su mismo ritmo... Y al Fiesta, sencillamente, habría que seguir esperándole de cruce en cruce.

PRESTACIONES Ford Fiesta 1.0 EcoBoost ST-Line 140 CV Seat Ibiza 1.5 TSI FR 150 CV Suzuki Swift 1.4T Sport 140 CV
Acel. 0-100 km/h 9,4 s 7,9 s 7,55 s
Acel. 0-1000 metros 30,35 s 28,9 s 28,24 s
Sonoridad 100 km/h 67,7 dBA 67 dBA 69,5 dBA
Sonoridad 120 km/h 70,3 dBA 70 dBA 72,6 dBA
Frenada desde 140 km/h 73,92 m 73,35 m 68,69 m
Peso en báscula 1.182 kg 1.197 kg 979 kg

Ford Fiesta, Seat Ibiza y Suzuki Swift: la delgada línea roja

ST-Line supone un mínimo grado de optimización de chasis sobre un coche de comportamiento realmente bueno... Muelles algo más bajos, amortiguadores un poco más firmes o reajustes en la dirección. Afinación realmente excepcional como Fiesta, pero no tanto como variante deportiva: la amortiguación me sigue pareciendo demasiado suelta y aunque es un coche de trayectoria muy precisa, tiene muchos movimientos parásitos al cambio de dirección. Seat ha trabajado en una línea más o menos similar, pero de manera mucho más acertada sin perder en absoluto su equilibrio como coche para todo. Su mayor cualidad es, sin duda, su facilidad de conducción, a la que suma una amortiguación muy bien calibrada, un tren delantero híper preciso o altísima estabilidad lineal. Mientras que el Swift es, para bien o para mal, un deportivo de "otra liga", al que le tienes que perdonar, por ejemplo, violentos rebotes de dirección y con el que, por su tamaño, peso y proyección sobre el suelo, ofrece reacciones mucho más ágiles, vivas —que no violentas— y también sensaciones más mecánicas o directas. No es para nada un coche crítico, violento o estresante de conducir porque, de hecho, su "al dente" amortiguación está lejos de ser insufrible, pero el de Seat se acerca mucho más a él en el apartado dinámico de lo que lo hace el Swift Sport al Ibiza FR en calidad global.

Publicidad
ESPACIO Ford Fiesta 1.0 EcoBoost ST-Line 140 CV Seat Ibiza 1.5 TSI FR 150 CV Suzuki Swift 1.4T Sport 140 CV
Anchura delantera 135 cm 139 cm 133 cm
Anchura trasera 126 cm 132 cm 128 cm
Altura delantera 92/99 cm 94/100 cm
Altura trasera 94/99 cm 93/99 cm 96/102 cm
Espacio para piernas 66 cm 72 cm 66 cm
Maletero 320 litros 330 litros 310 litros
Publicidad
También te puede interesar

No hay muchos coches del segmento B de los utilitarios con este nivel de potencia como el Ford Fiesta 1.0 Ecoboost de 140 CV y el Honda Jazz 1.5 i-VTEC de 130 CV. Comparamos estas interesantes versiones de gasolina.

Te recomendamos

Participa en nuevo sorteo de Deus ex Machina y puedes ganar este conjunto de tres pre...

La compañía de neumáticos premium Hankook tiene sus miras puestas en el presente… y e...

Dos de los jugadores españoles de baloncesto en la NBA ponen a prueba el Kia Stinger ...

Elegir al mejor coche del año tiene premio. Participa en Best Cars 2019, decide quién...

El DS 7 Crossback es el primer coche desarrollado desde cero por la marca premium fra...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...