Ford Fiesta Ecoboost vs Honda Jazz i-VTEC: buscamos el mejor utilitario de gasolina

No hay muchos coches del segmento B de los utilitarios con este nivel de potencia como el Ford Fiesta 1.0 Ecoboost de 140 CV y el Honda Jazz 1.5 i-VTEC de 130 CV. Comparamos estas interesantes versiones de gasolina.
Pablo Mallo / Fotos: Israel Gardyn -
Ford Fiesta Ecoboost vs Honda Jazz i-VTEC: buscamos el mejor utilitario de gasolina
Ford Fiesta Ecoboost vs Honda Jazz i-VTEC: buscamos el mejor utilitario de gasolina

Sin llegar al nivel de rendimiento de los pequeños GTI más potentes, los dos modelos de esta comparativaFord Fiesta 1.0 Ecoboost 140 CV y Honda Jazz 1.5 i-VTEC 130 CV- tienen cualidades suficientes como para poder presumir de un cierto enfoque deportivo. Cuentan, además, con el aliciente de gastar poco combustible y, por si fuera poco, están dotados de un equipamiento de serie muy completo, por lo que son opciones perfectamente válidas para el día a día. No hay muchas alternativas similares, ni por potencia, ni por planteamiento. Incluso entre ellos hay tantas diferencias como para hablar de estilos independientes, pero ambos cuentan con argumentos más que de sobra para resultar de lo más atractivos.

Publicidad

Ford Fiesta vs Honda Jazz

Honda Jazz: “monovolumen” deportivo

El Honda Jazz, con su carrocería casi de pequeño monovolumen, apuesta firmemente por la practicidad que siempre ha caracterizado a este modelo y ofrece alguna solución adicional en este sentido, gracias a una cuidada modularidad de la fila trasera de asientos. Por ejemplo, al abatirlos, la banqueta desciende automáticamente para que quede una superficie de carga plana, sin necesidad de una bandeja adicional que eleve el suelo del maletero. También se pueden plegar las banquetas posteriores independientemente, fijándolas en vertical junto a los respaldos, para permitir colocar objetos altos o voluminosos directamente sobre el suelo. Por su parte, maletero y habitabilidad son ligeramente superiores a los de su rival. Pero no hay que dejarse engañar por su versátil carácter, pues ofrece una puesta a punto, tanto por chasis, como por su vivo motor atmosférico de cuatro cilindros y cortos desarrollos del cambio, capaz de brindar una marcada pincelada de deportividad a los más entusiastas, algo siempre de agradecer.

Ford Fiesta y Honda Jazz

Ford Fiesta: eficiencia tricilíndrica

El Ford Fiesta responde a un planteamiento de utilitario más convencional, ejecutado, eso sí, de manera irreprochable. Se adapta a las tendencias actuales en lo referente a motorización, pues está impulsado por un eficiente tricilíndrico turboalimentado, acompañado de unos tarados de suspensión más firmes y una dirección muy incisiva, elementos que, a priori, pueden transmitir una mayor sensación de deportividad. El conjunto es igualmente efectivo, de hecho, las cifras de prestaciones de ambos modelos se asemejan bastante, pese a conseguirlas por caminos diferentes. El Ford, que se beneficia de un mayor par motor y algo más de potencia, cuenta con marchas más largas que su rival, algo que, si bien reduce la rumorosidad mecánica y los consumos en carretera, no le hace ser tan rápido como podría.

PRESTACIONES Ford Fiesta 1.0 Ecoboost 140 CV ST-Line Honda Jazz 1.5 i-VTEC 130 cv Dynamic Navi
Acel. 0-100 km/h 9,4 s 9,25 s
Acel. 0-1000 metros 30,35 s 32,38 s
Sonoridad 100 km/h 67,7 dBA 67,2 dBA
Sonoridad 120 km/h 70,3 dBA 71 dBA
Frenada desde 140 km/h 73,92 m 71,75 m
Peso en báscula 1.182 kg 1.107 kg
Publicidad

Ford Fiesta y Honda Jazz: comportamiento

En el apartado del comportamiento ambos pueden calificarse de brillantes, aunque aquí también surgen diferencias de carácter. El Fiesta, muy sujeto de ambos trenes y con mayor medida de neumáticos, permite un paso por curva aún más rápido y aplomado que su contrincante. Únicamente en caso de exceso de optimismo el tren trasero se ve obligado a redondear el giro momentáneamente, pero no es fácil descolocarlo, por lo que al final es el tren delantero el que tiene mayor protagonismo en la conducción. El Jazz, de tarados más confortables, se aprovecha de un eje trasero más participativo que le brinda mucha agilidad y aporta un gran equilibrio dinámico, quitando trabajo al tren delantero, además permite que nos involucremos más en caso de elevar el ritmo de marcha por tramos revirados, pues se deja provocar y da mucha confianza gracias a unas reacciones progresivas y muy predecibles en caso de levantar el acelerador en pleno apoyo. Las ayudas electrónicas mejoran la precisión del coche en algunos giros frenando las ruedas interiores, aunque que en subidas esto puede desembocar en una ligera pérdida de empuje, pues hay que tener en cuenta que el Jazz no va precisamente sobrado de par motor.

CONSUMOS Ford Fiesta 1.0 Ecoboost 140 CV ST-Line Honda Jazz 1.5 i-VTEC 130 cv Dynamic Navi
Consumo en ciudad 6,2 l/100 km 5,9 l/100 km
Consumo en carretera 5,2 l/100 km 5,6 l/100 km
Consumo medio 5,6 l/100 km 5,7 l/100 km

La forma de entregar la potencia del Honda Jazz hace que tengamos que utilizar más el cambio, que es de recorridos cortos y precisos, y al final lo acabas haciendo por puro placer, o para estirar su agradable mecánica una y otra vez hasta el corte de inyección, a 7.000 rpm. El tricilíndrico del Fiesta, también muy satisfactorio, tiene una respuesta menos inmediata, aunque sube de vueltas sin titubear y resulta más contundente en marchas largas, con un sonido mucho más filtrado que resulta más apropiado que el de su rival para viajes por autopista. Bien guiados, los dos resultan muy rápidos y no decepcionan en absoluto, ni siquiera frente a un uso exigente. Incluso los frenos tienen buen tacto, son muy dosificables y deceleran de manera muy eficaz a ambos. En el uso normal, sin embargo, los tarados de suspensión del Fiesta resultan menos confortables que los del Jazz, dejando claro que se trata de una versión de enfoque deportivo.

Publicidad
ESPACIO Ford Fiesta 1.0 Ecoboost 140 CV ST-Line Honda Jazz 1.5 i-VTEC 130 cv Dynamic Navi
Anchura delantera 135 cm 139 cm
Anchura trasera 126 cm 129 cm
Altura delantera 94/99 cm 95/100 cm
Altura trasera 86 cm 90 cm
Espacio para piernas 66 cm 79 cm
Maletero 320 litros 375 litros

Algo que resulta curioso del Jazz es que, pese a tratarse del acabado superior de la gama, no puede equipar climatizador, un elemento que sí está disponible en motorizaciones inferiores. Como suele ocurrir en las marcas japonesas, el equipamiento va asociado al acabado, por lo que todo es de serie, algo que repercute en el precio final, más elevado que el del Ford. Siempre ha sido un modelo algo caro, pero muy bien realizado, aunque es cierto que el Fiesta poco o nada tiene que envidiarle en cuanto a calidad percibida, sobre todo en esta última generación. Al final, decantarse por uno u otro es una cuestión de gustos, pero no cabe duda de que los dos resultan sumamente apetecibles, cada uno en su estilo.

También te puede interesar

Ford Fiesta 1.0 Ecoboost ST-Line: primeras mediciones y duelo con el Seat Ibiza

Honda Jazz 1.5 i-VTEC 130 CV: consumo real y opiniones

 

Publicidad