Fiat Idea 1.3 JTD Multijet

Fiat ha sido siempre experta en maximizar el espacio en vehículos pequeños. Esto se ha llevado casi al límite en este Idea, un ejemplo de modularidad y economía de uso.
-
Fiat Idea 1.3 JTD Multijet
Fiat Idea 1.3 JTD Multijet

El Fusion no es un monovolumen pequeño, como es el caso del Idea, sino es más bien un utilitario con las suspensiones elevadas. Sin embargo, es común en ambos el gusto por la practicidad. En el debe del Ford podemos citar la excesiva sonoridad que se desprende de su mecánica y la ausencia de reposapiés, algo que hereda del Fiesta. Como puntos positivos, hay que valorar un comportamiento dinámico estable y aplomado en todas las circunstancias y unos consumos muy bajos.

Más caballos y un precio menor. Esa es la conclusión más clara cuando comparamos el monovolumen pequeño de Hyundai con su rival italiano. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y el Idea gana al Matrix en cuanto a suavidad del motor y consumos. En el apartado prestacional, están casi a la par, ya que el Matrix, aunque con más potente, debe mover unos cuantos kilos más. El equipamiento es también favorable al modelo italiano: es más completo de serie y el número de opciones disponibles es mayor.

Por un precio algo más elevado que el del Idea, del orden de 400 euros, podemos hacernos con el tope de gama del Opel Meriva, equipado con una motorización de nuevo cuño y que entrega 100 CV de potencia. Esta diferencia de 30 CV a favor del modelo alemán, le otorga unas prestaciones notables sin que el consumo sea para nada disparatado. El Meriva, como el Idea, tiene en la modularidad una de sus señas de identificación y en ambos podremos “jugar” con los asientos. Las mayores dimensiones del monovolumen de Opel juegan a su favor a la hora de evaluar la habitabilidad.

En este pequeño monovolumen, también basado en un utilitario, se produce un aprovechamiento extremo del espacio interior. Con apenas 3,88 metros, ofrece un espacio trasero para las piernas muy destacado. Al mismo tiempo, los asientos posteriores pueden guardarse por debajo del suelo, con lo que se obtiene un espacio de carga diáfano y muy grande. El Yaris Verso se conduce como un monovolumen más que un turismo y es muy agradable de utilizar en ciudad, gracias a un motor voluntarioso, que consume poco y que como única pega tiene la de una sonoridad algo elevada.

El Fusion no es un monovolumen pequeño, como es el caso del Idea, sino es más bien un utilitario con las suspensiones elevadas. Sin embargo, es común en ambos el gusto por la practicidad. En el debe del Ford podemos citar la excesiva sonoridad que se desprende de su mecánica y la ausencia de reposapiés, algo que hereda del Fiesta. Como puntos positivos, hay que valorar un comportamiento dinámico estable y aplomado en todas las circunstancias y unos consumos muy bajos.

Más caballos y un precio menor. Esa es la conclusión más clara cuando comparamos el monovolumen pequeño de Hyundai con su rival italiano. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y el Idea gana al Matrix en cuanto a suavidad del motor y consumos. En el apartado prestacional, están casi a la par, ya que el Matrix, aunque con más potente, debe mover unos cuantos kilos más. El equipamiento es también favorable al modelo italiano: es más completo de serie y el número de opciones disponibles es mayor.

Por un precio algo más elevado que el del Idea, del orden de 400 euros, podemos hacernos con el tope de gama del Opel Meriva, equipado con una motorización de nuevo cuño y que entrega 100 CV de potencia. Esta diferencia de 30 CV a favor del modelo alemán, le otorga unas prestaciones notables sin que el consumo sea para nada disparatado. El Meriva, como el Idea, tiene en la modularidad una de sus señas de identificación y en ambos podremos “jugar” con los asientos. Las mayores dimensiones del monovolumen de Opel juegan a su favor a la hora de evaluar la habitabilidad.

En este pequeño monovolumen, también basado en un utilitario, se produce un aprovechamiento extremo del espacio interior. Con apenas 3,88 metros, ofrece un espacio trasero para las piernas muy destacado. Al mismo tiempo, los asientos posteriores pueden guardarse por debajo del suelo, con lo que se obtiene un espacio de carga diáfano y muy grande. El Yaris Verso se conduce como un monovolumen más que un turismo y es muy agradable de utilizar en ciudad, gracias a un motor voluntarioso, que consume poco y que como única pega tiene la de una sonoridad algo elevada.

El Fusion no es un monovolumen pequeño, como es el caso del Idea, sino es más bien un utilitario con las suspensiones elevadas. Sin embargo, es común en ambos el gusto por la practicidad. En el debe del Ford podemos citar la excesiva sonoridad que se desprende de su mecánica y la ausencia de reposapiés, algo que hereda del Fiesta. Como puntos positivos, hay que valorar un comportamiento dinámico estable y aplomado en todas las circunstancias y unos consumos muy bajos.

Más caballos y un precio menor. Esa es la conclusión más clara cuando comparamos el monovolumen pequeño de Hyundai con su rival italiano. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y el Idea gana al Matrix en cuanto a suavidad del motor y consumos. En el apartado prestacional, están casi a la par, ya que el Matrix, aunque con más potente, debe mover unos cuantos kilos más. El equipamiento es también favorable al modelo italiano: es más completo de serie y el número de opciones disponibles es mayor.

Por un precio algo más elevado que el del Idea, del orden de 400 euros, podemos hacernos con el tope de gama del Opel Meriva, equipado con una motorización de nuevo cuño y que entrega 100 CV de potencia. Esta diferencia de 30 CV a favor del modelo alemán, le otorga unas prestaciones notables sin que el consumo sea para nada disparatado. El Meriva, como el Idea, tiene en la modularidad una de sus señas de identificación y en ambos podremos “jugar” con los asientos. Las mayores dimensiones del monovolumen de Opel juegan a su favor a la hora de evaluar la habitabilidad.

En este pequeño monovolumen, también basado en un utilitario, se produce un aprovechamiento extremo del espacio interior. Con apenas 3,88 metros, ofrece un espacio trasero para las piernas muy destacado. Al mismo tiempo, los asientos posteriores pueden guardarse por debajo del suelo, con lo que se obtiene un espacio de carga diáfano y muy grande. El Yaris Verso se conduce como un monovolumen más que un turismo y es muy agradable de utilizar en ciudad, gracias a un motor voluntarioso, que consume poco y que como única pega tiene la de una sonoridad algo elevada.

El Fusion no es un monovolumen pequeño, como es el caso del Idea, sino es más bien un utilitario con las suspensiones elevadas. Sin embargo, es común en ambos el gusto por la practicidad. En el debe del Ford podemos citar la excesiva sonoridad que se desprende de su mecánica y la ausencia de reposapiés, algo que hereda del Fiesta. Como puntos positivos, hay que valorar un comportamiento dinámico estable y aplomado en todas las circunstancias y unos consumos muy bajos.

Más caballos y un precio menor. Esa es la conclusión más clara cuando comparamos el monovolumen pequeño de Hyundai con su rival italiano. Sin embargo, no es oro todo lo que reluce y el Idea gana al Matrix en cuanto a suavidad del motor y consumos. En el apartado prestacional, están casi a la par, ya que el Matrix, aunque con más potente, debe mover unos cuantos kilos más. El equipamiento es también favorable al modelo italiano: es más completo de serie y el número de opciones disponibles es mayor.

Por un precio algo más elevado que el del Idea, del orden de 400 euros, podemos hacernos con el tope de gama del Opel Meriva, equipado con una motorización de nuevo cuño y que entrega 100 CV de potencia. Esta diferencia de 30 CV a favor del modelo alemán, le otorga unas prestaciones notables sin que el consumo sea para nada disparatado. El Meriva, como el Idea, tiene en la modularidad una de sus señas de identificación y en ambos podremos “jugar” con los asientos. Las mayores dimensiones del monovolumen de Opel juegan a su favor a la hora de evaluar la habitabilidad.

En este pequeño monovolumen, también basado en un utilitario, se produce un aprovechamiento extremo del espacio interior. Con apenas 3,88 metros, ofrece un espacio trasero para las piernas muy destacado. Al mismo tiempo, los asientos posteriores pueden guardarse por debajo del suelo, con lo que se obtiene un espacio de carga diáfano y muy grande. El Yaris Verso se conduce como un monovolumen más que un turismo y es muy agradable de utilizar en ciudad, gracias a un motor voluntarioso, que consume poco y que como única pega tiene la de una sonoridad algo elevada.

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...