Fiat Sedici

La marca italiana pretende popularizar el uso de los llamados SUV o 4x4 ligeros con el Sedici, un modelo nacido fruto de la colaboración con Suzuki, que llegará al mercado a mediados del próximo año con motores de gasolina y Diesel.
Autopista -
Fiat Sedici
Fiat Sedici
Ver v?osVer Vídeos
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 




    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=38504&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Fiat Sedici

El sector del 4x4 no es un terreno desconocido para la marca italiana. De hecho, desde el año 1951 ha estado vinculada a este tipo de vehículos con sistema de tracción integral, con modelos como el Campagnola y, posteriormente, con el Panda es sus dos diferentes generaciones.

El caso que nos ocupa hoy es un poco diferente, pues el Sedici, en realidad, es un SUV o “Sport Utility Vehicle” desarrollado por la japonesa Suzuki, sobre una plataforma modificada del Swift, cuya producción se realiza en Hungría.

Destaca por unas dimensiones exteriores muy contenidas, en la línea de un compacto, con una longitud total de 4,11 metros, una anchura de 1,75 metros y una altura de 1,62 metros. Por su parte, la distancia entre ejes es de 2,5 metros.

El diseño del modelo ha corrido a cargo de Italdesign Giugiaro, especialmente en lo que se refiere al frontal y algunos detalles del interior. Sus formas son suaves y redondeadas, aunque muestra bastante.

La configuración del Sedici, que no es un todo terreno al uso (no dispone de reductora, ni tiene una distancia al suelo muy elevada), permite elegir el tipo de transmisión adecuada a las necesidades de cada momento “on demand”. Mediante un pulsador situado entre los asientos delanteros se puede seleccionar la tracción “2WD” al eje delantero; “Auto”, en el que el sistema decide la cantidad de par que reparte entre ambos ejes o bien “Lock”, en el que el reparto se hace al 50 por ciento en ambos ejes. Con este sistema accionado sólo se puede circular a una velocidad máxima de 60 km/h, ya que al superarla, el dispositivo se desconecta, pasando automáticamente al modo “Auto”.
El sistema de acoplamiento de ambos trenes corre a cargo de un dispositivo eléctrico por electroimán, que acciona un conjunto de discos para transmitir la cantidad necesaria de par en cada momento.
Las cotas TT del modelo no son muy llamativas, pero sí permiten ciertas licencias al salir del asfalto. Hay que tener en cuenta que no dispone de mucho recorrido de suspensiones ni una altura libre muy elevada (19 mm). Aun así, el ángulo de ataque es de 20.2º, el ventral, de 18.1º y el de salida, de 31,1º. La pendiente máxima superable es del 33 por ciento.

Inicialmente la gama del Sedici estará compuesta por dos motores, un gasolina y un Diesel, aunque no se descarta la llegada de más motores el próximo año.

En el primer caso se trata de un 1,6 litros y culata de 16 válvulas con inyección directa, de origen Suzuki (es una evolución del 1.1 empleado en el Liana), que anuncia una potencia máxima de 107 CV a 5.600 rpm y un par máximo de 14,8 mkg a 4.000 rpm. Asociado a esta mecánica se encuentra exclusivamente una caja de cambios de cinco relaciones.

Con esta mecánica, el Sedici es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 170 km/h, mientras que el consumo mixto homologado es de 7,1 litros/100 km.

El motor Diesel sí es Fiat, concretamente el polifacético 1.9 Multijet 8 válvulas, en versión de 120 CV, que promete una cifra de par de28,6 mkg a 2.050 rpm. Como bien es sabido, se trata de un inyección directa con sistema de alimentación common rail con turbocompresor e intercooler. En este caso, la caja de cambios que se acopla a la mecánica es una manual de seis relaciones.

No tuvimos la ocasión de probar ninguna variante Diesel (ni siquiera estaban listas todavía), por lo que los únicos datos disponibles de prestaciones son la velocidad máxima, que Fiat la sitúa en 180 km/h, pero no hay datos sobre consumos, etc.

Claramente se puede apreciar que el coche es “japonés”. Tiene ese aroma interior, mezcla de practicidad y sencillez, de calidad y durabilidad.

Es muy sencillo en el diseño, con materiales de aspecto simple, pero duradero, sin estridencias. Bastante discreto.

Las plazas delanteras son cómodas, altas y permiten una buena posición al volante, si bien éste no es regulable en profundidad.

Las traseras no están mal para tratarse de un modelo de estas dimensiones. No destacan por el espacio para las piernas, pero sí son bastante anchas. Pueden abatirse en partes para aumentar la capacidad del maletero que, según el fabricante, es de 270 litros en configuración normal y de 670 litros con los respaldos abatidos (la rueda de repuesto es de emergencia).

No está prevista su comercialización en España hasta septiembre de 2006, aunque esta fecha podría adelantarse en caso de que aumente la capacidad productiva de la planta húngara, fijada en 20.000 unidades anuales.

Todavía no hay datos concretos de equipamiento para el mercado español, pero sí se ha confirmado que habrá tres diferentes acabados, denominados Active, Dynamic y Emotion todas las versiones dispondrán de ABS con EBD, sistema de apertura con mando a distancia, fijaciones Isofix para sillas infantiles, airbags frontales y laterales. Para el mercado italiano se ofrecerá el ESP y el airbag para cabeza en un pack opcional que integra ambos elementos.

Durante la breve toma de contacto que tuvimos oportunidad de efectuar con una unidad de gasolina en Balocco (Milán), donde el Grupo Fiat tiene el centro de experimentación, pudimos probar el manejo del coche en pista de asfalto y durante un breve recorrido por campo completamente enfangado.

Las sensaciones, en general, son buenas. El coche transmite solidez y aplomo, aunque no tuvimos tiempo suficiente como para ponerlo en duros aprietos. Sobre asfalto demuestra buena compostura, con unas suspensiones bastante firmes que controlan bien los balanceos de la carrocería y una dirección precisa.

Por su parte, el motor de gasolina se muestra capaz para subir de vueltas con facilidad y obtener buen nivel prestacional.

La marca no ha comunicado los precios del modelo, pero ha asegurado que estarán en torno a un 20 por ciento debajo de sus competidores (Consideran al Toyota Rav 4 su principal rival).

En el recorrido fuera de carretera (una parte con estaba calculada con obstáculos ad hoc a los límites de adherencia de los neumáticos y pendiente máxima superable, mientras que la parte más dinámica del recorrido estaba formada por un camino embarrado y lleno de surcos, con alguna pequeña pendiente, una poza y varias curvas cerradas) tuvimos oportunidad de probar la capacidad que ofrece la transmisión integral en este tipo de superficies, ya que el tipo de neumáticos que monta el coche son convencionales, siempre en medida 205/60 R16.

El sistema de tracción en modo automático permitía salir con facilidad en los momentos más críticos del recorrido sin que se plantearan situaciones delicadas. El elevado perfil del neumático contribuye a mejorar la altura libre al suelo, aunque el ángulo de ataque resulta un poco escaso para afrontar ciertos obstáculos.

Galería relacionada

Fiat Sedici

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...