Publicidad

Fiat Panda 1.3 Multijet Lounge

Fiel al cien por cien estilo italiano que mira con esmero el factor estético, el nuevo Fiat Panda se presenta como un interesante ciudadano para dar la nota no sólo en el ámbito urbano, sino también fuera de él, gracias sobre todo, a los exiguos consumos de su contrastada mecánica Diesel Multijet.
-
Fiat Panda 1.3 Multijet Lounge
Fiat Panda 1.3 Multijet Lounge

El Panda ha sido, sin duda, uno de los vehículos más populares de Fiat durante las últimas tres décadas, que es precisamente la edad de este auténtico coche del pueblo. Recientemente, la firma italiana puso a la venta su tercera generación, con un incremento de las dimensiones exteriores, con la misma batalla que antes aunque 11 centímetros más de longitud, seis de anchura y uno de altura.

El interior, en detalle
En materia estética y, por tanto, entrando en una percepción meramente subjetiva, el Panda presenta un diseño fresco y juvenil, uno de sus principales atributos para competir en el encarnizado segmento A de los ciudadanos. Como ya hiciese con su hermano el 500, en esta nueva entrega del Panda Fiat vuelve a echar mano de lo retro en algunos elementos estéticos, tanto por fuera, como por dentro. Es en el interior donde más recuerdos del pasado nos encontramos, sobre todo con la tapicería con dibujos de rectángulos y cuadraturas, la generosa doble guantera con una zona sin tapa y las formas de los relojes del cuado de mandos, los cuales podrían haber presentado una lectura y legibilidad mejorables. Este gusto por lo clásico se mezcla con elementos originales como el troquelado en la parte plástica de las puertas con la palabra Panda. No nos olvidamos de detalles más prácticos y funcionales, como los numerosos huecos portaobjetos. Para los amantes de lo exclusivo, uno de los interesantes elementos opcionales de nuestra unidad de pruebas es el techo solar de accionamiento eléctrico y provisto de cortinilla, que al estar totalmente desplegados permiten una gran entrada de luz al habitáculo, lo que acrecienta la sensación de mayor espacio disponible.

Siguiendo nuestro recorrido por el habitáculo, debemos reconocer que los pasajeros delanteros viajan de forma cómoda y holgada, con una gran altura libre hasta el techo. En los asientos posteriores, aceptable anchura penalizada levemente por un espacio algo justo para las rodillas, sobre todo si sobrepasamos ligeramente la altura media (con una altura de 1,75 aproximadamente, los viajeros de esta zona tendrán que abrir excesivamente las piernas). Si miramos los datos oficiales homologados para el maletero, el nuevo Panda llega a los 238 litros de capacidad, 10 litros más que el anterior modelo. Si necesitamos más espacio para llevar nuestra carga y equipaje, podremos desplazar 16 cm la banqueta trasera.

Sobre el puesto de conducción, su posición sobreelevada nos pareció todo un acierto para circular por ciudad, hábitat en el que el Panda destaca positivamente por su visibilidad y maniobrabilidad. La cercanía de la palanca del cambio respecto al volante también es un recurso práctico y cómodo que nos facilita enormemente nuestra conducción urbana, sobre todo, por los continuos cambios de marcha. Por su parte, al igual que la anterior generación, el nuevo Panda va provisto de la función City, que se activa o desactiva a través de un botón presente en el centro del salpicadero. Este sistema incide directamente sobre la mayor o menor suavidad de la dirección, algo que agradeceremos si está activado si circulamos por ciudad o si queremos aparcar.

Buen mechero... mecánico
El contrastado motor Diesel Multijet de 1,3 litros de cilindrada y 75 CV es el encargado de mover con bastante solvencia al nuevo Fiat Panda. Es cierto que hasta las 1.900-2.000 rpm no muestra lo mejor de sí mismo este propulsor, pero sí te podemos asegurar que el rendimiento del motor es más que óptimo en todo el régimen de revoluciones. Es cierto que, a pesar del trabajo realizado por Fiat para insonorizar y aislar el habitáculo, en éste aún se siguen percibiendo los típicos defectos de un propulsor de gasóleo, es decir, el sonido a Diesel y unas ligeras vibraciones.

Durante nuestra prueba en todo tipo de trayectos y con todo tipo de conducción, difícilmente pasamos de los 5 l/100 km, obteniendo en muchos momentos medias de consumos de entre 4,4 y 4,8 l/100 km, unas cifras que están realmente bien. Para lograr estos exiguos consumos se recurre al sistema de parada y arranque automático Start&Stop, que en el caso del Panda no nos pareció del todo refinado, ya que en la actualidad, un buen número de marcas y modelos incorporan un sistema mucho más desarrollado y de funcionamiento más eficaz y suave.

La dirección es toda una delicia de utilización con el modo City activado cuando se circula en ciudad. Sin embargo, cuando transitamos por zonas interurbanas y esta función no está seleccionada, debemos reconocer que la dirección podría mejorar su grado de inmediatez e información que aporta al conductor, no transmitiéndote de modo fiel todo lo que sucede en la carretera. Está claro que con esta versión del Panda, Fiat no propone un coche pasional desde el punto de vista de las sensaciones deportivas que pueda ofrecer, ya que para este cometido ya tiene los pequeños torbellinos de Abarth basados en los conocidos 500 y Punto.

Equipamiento y rivales
Como coche eminentemente urbano, el Fiat Panda tiene numerosos rivales de similar longitud -Citroën C1, Toyota Aygo, Renault Twingo, entre otros-. Su peculiar diseño y la posibilidad de añadir interesantes elementos opcionales como las atractivas llantas de aleación de 14 pulgadas -400 euros-, el climatizador automático -300 euros-, el techo practicable de cristal -1.000 euros- y el pack Techno formado por el sistema multimedia Blue&Me con bluetooth, MP3 y memoria USB, además del navegador TomTom integrado en salpicadero -500 euros-, hacen que el precio original de esta versión Lounge -13.900 euros sin promoción, con promoción 12.012 euros-, se escape por encima de los 16.000 euros (sin promoción, con promoción se quedará algo por debajo de los 14.000 euros). De esta forma, consideramos que el factor precio junto a la elección de opcionales penalizan levemente la elección del Panda, ya que en el mercado existen coches urbanos algo más baratos a igualdad mecánica y de equipamiento.

En definitiva, si te gusta de presumir de un coche diferente con un diseño exterior e interior muy 'chic', esta opción del Panda es una de las opciones más recomendables en la actualidad. Sin embargo, si en un coche urbano valoras cuestiones más prácticas, puede que te plantees otras alternativas más baratas.

¿Qué opinas de esta noticia? Debate en los foros con otros aficionados al mundo del motor.

Galería relacionada

Fiat Panda 1.3 Multijet Lounge