Dacia Logan 1.5 dCi

Necesitas espacio y no tienes mucho dinero. Quieres un Diesel, pero no te fías en exceso de los coches de segunda mano. ¿Qué te puedes comprar por menos de 11.000 euros? La respuesta te la analizamos en esta prueba, se llama Dacia Logan y nos ha causado una buenísima impresión.
Autopista -
Dacia Logan 1.5 dCi
Dacia Logan 1.5 dCi
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=47258&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Dacia Logan dCi

El motor que equipa esta versión Diesel, el único de la gama, es un 1.5 dCi fabricado por Renault y que para este modelo ofrece 70 CV (de este propulsor existen también variantes de 85 y 105 CV). Pues bien, esta mecánica es cumplidora en todos los aspectos. Es decir, no lograremos con ella prestaciones escandalosas, sino más que suficientes para el modelo que analizamos. En ciudad, gracias a su par, cuya cifra máxima es de 17,3 mkg y se obtiene a las 2.080 rpm (según mediciones de nuestro Centro Técnico), se desenvuelve con total comodidad. Fuera de la gran ciudad puede realizar desplazamientos largos sin apenas problemas en lo que se refiere al motor, pues su entrega le permite mantener cruceros por encima de los 120 km/h.

Uno de los apartados donde más destaca este 1.5 dCI es en el del consumo. Sus cifras oficiales de gasto de combustible son irrisorias, con una media de 4,7 litros cada 100 km en el ciclo mixto. Nosotros también hemos hecho nuestras mediciones y, aunque no son tan bajas como las ofrecidas por Dacia (realizadas en las situaciones más favorables), son también bastante reducidas, con una media de 6,4 litros cada 100 km. Esta media se ve penalizada por un consumo en ciudad de 8 litros, un guarismo más elevado del esperado, pues en las categorías de consumo en autopista (a 120 km/h) y en autovía (a 100 km/h) hemos obtenido, respectivamente, 5,7 y 4,8 litros a los 100 km.

Otra cosa es el nivel sonoro (elevado) y la sensación de desconfianza que da el Logan en situaciones límite. Nos explicamos. La berlina de Dacia en rangos de velocidad legales no ofrece ningún mal gesto, pero si queremos exprimir su comportamiento y su motor y lo llevamos algo más lejos, se vuelve más delicada y muestra rasgos de debilidad y de ser ingobernable. A esto colabora una aparente fragilidad ante el fuerte viento, lo que nos obliga a realizar continuas correcciones en la dirección cuando conducimos.

Algo similar sucede cuando nos referimos al comportamiento en curva. En una conducción que podemos catalogar como "convencional" el Logan es un claro ejemplo de tracción delantera, con un carácter subvirador latente. Al límite, vuelve a mostrarnos la citada sensación de debilidad, pero, realmente, este no es el tipo de coche para ir demasiado deprisa, y menos en terrenos virados.

Las suspensiones tienden a la comodidad, sacrificando en ocasiones la eficacia, algo que se deja notar con mayor intensidad en asfaltos rotos o en mal estado, donde no se filtran con acierto las irregularidades. El largo recorrido de sus muelles junto a la altura de la carrocería, algo más elevada de lo habitual, permiten al Logan afrontar recorridos fuera del asfalto sin dificultades ni peligro. Los frenos, aunque no obtienen las mejores distancias de frenado, sí que ofrecen un tacto bueno y un equilibrio que no está nada mal teniendo en cuenta el carácter y el enfoque del vehículo.

El Dacia Logan que protagoniza nuestro análisis es un 1.5 dCi de 70 CV con acabado Laureate, el más elevado de la gama, y cuesta 10.700 euros. Sin embargo, es casi obligatorio que le añadamos el aire acondicionado (no existe climatizador en la gama), una opción que nos cuesta 780 euros; y radio CD, lo que supone otros 255 euros. Con estas adiciones, el Logan ya se eleva a 11.735. Si queremos terminar de completarlo con llantas de aleación y pintura metalizada, el modelo de Dacia nos sale por 12.305, un precio que empieza a acercarse al de otros modelos de la competencia.

Aparte de las citados extras, Dacia ofrece pocas alternativas para hacer más seguro o cómodo su Logan. Es decir, no ofrece más que dos airbags (conductor y acompañante), ni tampoco control de tracción o estabilidad o, ni siquiera, por ejemplo, elevalunas eléctricos traseros.

En definitiva, un coche Diesel grande y habitable a un precio base ajustado. El problema llega cuando lo queremos equipar de manera decente, pues es ahí donde la compra por precio no es tan atractiva.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=47258&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">Dacia Logan dCi

El motor que equipa esta versión Diesel, el único de la gama, es un 1.5 dCi fabricado por Renault y que para este modelo ofrece 70 CV (de este propulsor existen también variantes de 85 y 105 CV). Pues bien, esta mecánica es cumplidora en todos los aspectos. Es decir, no lograremos con ella prestaciones escandalosas, sino más que suficientes para el modelo que analizamos. En ciudad, gracias a su par, cuya cifra máxima es de 17,3 mkg y se obtiene a las 2.080 rpm (según mediciones de nuestro Centro Técnico), se desenvuelve con total comodidad. Fuera de la gran ciudad puede realizar desplazamientos largos sin apenas problemas en lo que se refiere al motor, pues su entrega le permite mantener cruceros por encima de los 120 km/h.

Uno de los apartados donde más destaca este 1.5 dCI es en el del consumo. Sus cifras oficiales de gasto de combustible son irrisorias, con una media de 4,7 litros cada 100 km en el ciclo mixto. Nosotros también hemos hecho nuestras mediciones y, aunque no son tan bajas como las ofrecidas por Dacia (realizadas en las situaciones más favorables), son también bastante reducidas, con una media de 6,4 litros cada 100 km. Esta media se ve penalizada por un consumo en ciudad de 8 litros, un guarismo más elevado del esperado, pues en las categorías de consumo en autopista (a 120 km/h) y en autovía (a 100 km/h) hemos obtenido, respectivamente, 5,7 y 4,8 litros a los 100 km.

Otra cosa es el nivel sonoro (elevado) y la sensación de desconfianza que da el Logan en situaciones límite. Nos explicamos. La berlina de Dacia en rangos de velocidad legales no ofrece ningún mal gesto, pero si queremos exprimir su comportamiento y su motor y lo llevamos algo más lejos, se vuelve más delicada y muestra rasgos de debilidad y de ser ingobernable. A esto colabora una aparente fragilidad ante el fuerte viento, lo que nos obliga a realizar continuas correcciones en la dirección cuando conducimos.

Algo similar sucede cuando nos referimos al comportamiento en curva. En una conducción que podemos catalogar como "convencional" el Logan es un claro ejemplo de tracción delantera, con un carácter subvirador latente. Al límite, vuelve a mostrarnos la citada sensación de debilidad, pero, realmente, este no es el tipo de coche para ir demasiado deprisa, y menos en terrenos virados.

Las suspensiones tienden a la comodidad, sacrificando en ocasiones la eficacia, algo que se deja notar con mayor intensidad en asfaltos rotos o en mal estado, donde no se filtran con acierto las irregularidades. El largo recorrido de sus muelles junto a la altura de la carrocería, algo más elevada de lo habitual, permiten al Logan afrontar recorridos fuera del asfalto sin dificultades ni peligro. Los frenos, aunque no obtienen las mejores distancias de frenado, sí que ofrecen un tacto bueno y un equilibrio que no está nada mal teniendo en cuenta el carácter y el enfoque del vehículo.

El Dacia Logan que protagoniza nuestro análisis es un 1.5 dCi de 70 CV con acabado Laureate, el más elevado de la gama, y cuesta 10.700 euros. Sin embargo, es casi obligatorio que le añadamos el aire acondicionado (no existe climatizador en la gama), una opción que nos cuesta 780 euros; y radio CD, lo que supone otros 255 euros. Con estas adiciones, el Logan ya se eleva a 11.735. Si queremos terminar de completarlo con llantas de aleación y pintura metalizada, el modelo de Dacia nos sale por 12.305, un precio que empieza a acercarse al de otros modelos de la competencia.

Aparte de las citados extras, Dacia ofrece pocas alternativas para hacer más seguro o cómodo su Logan. Es decir, no ofrece más que dos airbags (conductor y acompañante), ni tampoco control de tracción o estabilidad o, ni siquiera, por ejemplo, elevalunas eléctricos traseros.

En definitiva, un coche Diesel grande y habitable a un precio base ajustado. El problema llega cuando lo queremos equipar de manera decente, pues es ahí donde la compra por precio no es tan atractiva.

Galería relacionada

Dacia Logan dCi

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Hamilton pilotó la Yamaha de Rossi y Valentino condujo el Mercedes de Lewis...

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...