Comparativa: Toyota Verso 150 D vs VW Touran 2.0 TDI

Dos enfoques totalmente diferentes los de estos dos monovolúmenes -VW Touran y Toyota Verso- y un mismo fin que los dos consiguen pero con pequeños detalles que les diferencian. Enfrentamos a dos de los modelos del segmento de los monovolúmenes compactos con mayor calidad general.
Miguel García-Vidal / Fotos: Israel Gardyn -
Comparativa: Toyota Verso 150 D vs VW Touran 2.0 TDI
Comparativa: Toyota Verso 150 D vs VW Touran 2.0 TDI

Los monovolúmenes compactos han perdido comercialmente algo de fuelle frente a los SUV, pero no por ello debemos dejar de ver en los monovolúmenes coches más versátiles, con mayores posibilidades de variación en sus interiores, sobre todo en las versiones de siete asientos, como es el caso de nuestros dos contendientes: Toyota Verso y VW Touran.

 

Comparativa VW Touran vs Toyota VersoCambios que aportan

Ambos modelos han sido convenientemente actualizados. El Verso acaba de someterse a un acertado «lifting» estético, pero también se ha revisado para reducir su rumorosidad y vibraciones, se ha aumentado la rigidez de su carrocería al tiempo que se ha adoptado una nueva puesta a punto de suspensión y dirección para aumentar el confort. En el caso del motor 2.2 de 150 CV, que se asocia en exclusiva a un cambio automático de convertidor de par, no estrena modificaciones significativas. Por su parte, al Touran parece que le pesan más los años; data de 2003, tuvo restyling en el año 2011 —muy completo— y en 2012 se incluyó un importante paquete de opciones de ayudas activas a la conducción.

 

Analizamos su espacio

En ambos la tercera fila es más apropiada para niños que para adultos de talla media, pero el Verso acoge con mayor holgura a sus ocupantes, con una anchura superior en 3 cm en la primera fila, 4 en la segunda y ¡hasta 12 en la tercera! No en vano, es el mejor de la categoría en este aspecto, ya que el C4 Picasso es el único que le supera con 1 cm más de anchura en la primera fila, pero sin tanto espacio en la segunda y tercera. El Touran, en cambio, es el más estrecho en la tercera fila.

 

En espacio para las piernas Volkswagen da la vuelta a la tortilla, con una ventaja de entre 3 y 6 cm dependiendo de dónde se coloquen los asientos de la segunda línea, que se mueven longitudinalmente, en un rango de 19 cm para el Verso y 16 para el Touran.

 

Comparativa VW Touran vs Toyota VersoEn el Touran los asientos de la tercera fila se esconden bajo el piso del maletero, como en el Verso, mientras que los de la segunda se abaten en dos fases y se pueden extraer. Su funcionamiento y plegado es sencillo, con encajes de solidez, pero tener que sacar los asientos del coche, con el engorro que supone y el problema de almacenaje, nos parece algo obsoleto, vamos de los albores de la fiebre monovolumen allá por finales de los ‘90. Una ventaja del Touran es el amplio grado de apertura de sus puertas traseras, que facilitan el acceso tanto a la segunda como tercera filas, pero el paso a ésta última es algo más cómodo en el japonés.

 

En cuanto a volumen disponible en el maletero, ambos ofrecen buena capacidad, con 470 litros como mínimo con cinco plazas y formas muy regulares, pero junto al Mazda5 son los más pequeños, especialmente con siete plazas, que dejan volúmenes prácticamente anecdóticos.

 

Cómo van sus mecánicas

Para mover estas carrocerías, sobre todo a plena carga, los motores Diesel de nuestros contrincantes resultan una excelente alternativa. El del Verso asociado a un automático de convertidor de par de seis velocidades y el del Touran con una caja manual con el mismo número de velocidades, aunque en opción se contempla el excelente DSG automático de doble embrague y seis velocidades, que exige desembolsar 2.110 euros adicionales.

 

Pese a tener combinaciones tan dispares y a sus 10 CV de diferencia, las prestaciones en aceleración prácticamente son calcadas, mientras que en recuperación, lógicamente, se impone el Verso gracias a la ventaja que le da su cambio automático. No obstante, éste, que aporta un gran confort de marcha, no sobresale por rapidez y junto al 2.2 D-4D tampoco lo hace por eficiencia, con un consumo razonable en carretera pero desmesurado en ciudad. Además, su tacto es más áspero que el de la versión 2.0 D-4D de 128 CV, que con el cambio manual de seis velocidades sólo cede un segundo en las cifras de aceleración, acerca sus consumos a los del Touran y, encima, permite ahorrar unos considerables 3.250 euros en la compra.

 

Quizá sea en dinamismo donde encontramos mayores diferencias. El Verso es todo confort, con una suspensión que se traga cualquier irregularidad con solvencia y que aísla muy bien del exterior. Es muy fácil de conducir y ni siquiera en las situaciones más comprometidas muestra una mala manera, pero no resulta ágil, especialmente en carreteras retorcidas. En el Touran todo es mucho más inmediato, responde al instante a los pensamientos del conductor y su rodar se muestra más solvente, con menores inclinaciones de su carrocería en las curvas. A ello contribuye la suspensión deportiva de esta versión Sport, sin ceder mucho en el apartado confort aunque sin llegar tampoco al grado de exquisitez de su rival. Cada uno con una cara.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...