Comparativa: Audi RS5 vs Mercedes C63 AMG Coupé

Como los DTM, estos RS y 63 AMG tienen de A5 y C Coupé las formas de sus carrocerías y poco más. Ambos son dos deportivos de altísimo nivel, con prestaciones que no te permiten ser un mortal cualquiera. ¿Pero quién no disfruta incluso sometido por estos super coches?
Lorenzo Alcocer -
Comparativa: Audi RS5 vs Mercedes C63 AMG Coupé
Comparativa: Audi RS5 vs Mercedes C63 AMG Coupé

Cuando los departamentos quattro GmbH y AMG de Audi y Mercedes se ponen a desarro­llar sus propias versiones, siempre esperas lo más y lo mejor de la industria automovilística en general. Quizás pien­ses y no sin razón que lo más y lo mejor de sus respectivas preparaciones sean las que se realizan sobre sus deportivos de base (R8 y SL, por ejemplo), pero a mí, particularmente, me han fascinado siempre las versiones a partir de las berlinas de la gama y si son sobre los Avant y los Estate, ni te cuento.
 

Medio millar de CV en un R8 o SL parecen una obligación, pero en un A5 o un C Coupé... Hace unos años, tuve el privilegio de charlar con un ingeniero de quattro GmbH y con los 450 CV del RS6 de la época (560 CV el último), le pegunté dón­de estaba el techo. Me contestó que donde lo pusieran los clientes. Tenían un seguimiento de los RS vendidos y me aseguraba que no ha­bía ni uno de serie circulando por ahí (quizá se refería solo a Alemania); que todos pasa­ban por posteriores preparaciones para seguir sumando potencia.
 

Para quattro GmbH, el desafío más que en seguir potenciando los motores, estaba en que esas manadas de CV cupieran en "sim­ples" y condicionadas berlinas familiares. Esto lleva a reafirmarme en mi conclusión final, a la que he llegado con estos dos deportivos de élite. Tratándoles como tales, hay mucho de bendita "racionalidad" en los 450 CV del RS5, tanto como de fascinante "radicalidad" en los 457 CV del AMG, simplemente por cómo transmite cada uno su descomunal empuje al suelo: mediante dos o cuatro ruedas. Seguro que sabes cuál es cuál, incluso te atrevas con un veredicto final, pero yo me quedo con la existencia de estas dos irrenunciables personali­dades automovilísticas deportivas.
 

Medio millar de CV

Bueno, son unos pocos me­nos de 500 CV por cabeza, pero si te parecen po­cos, Mercedes te ofrece una preparación de 487 CV, con otro cigüeñal, otras bielas y otros pisto­nes. Y si ya puestos querrías pasar la mágica ci­fra, directamente puedes elegir la versión Black Series, que se va a los 512 CV. Con tanto mar­gen de potenciación, parece que el V8 del AMG va sobrado, no en vano lleva su cilindrada hasta los 6,2 litros. Como dice nuestro compañero del Centro Técnico, Carlos Díaz, el C 63 AMG Coupé tiene un motor más que el RS5. El V8 del Audi cubica 2 litros menos (4.163 cm3)), por lo que te puedes ima­ginar los diferentes que son ambos motores. El 63 AMG dispone de muchísimo más par (61,2 mkg frente a 43,9) y a partir de ahí, toda simili­tud entre ambos motores es pura coincidencia.
 

Definir un rango de giro óptimo en cualquie­ra de los dos es absurdo, por lo inmensos que se sienten desde ralentí hasta el corte. Pero por comparación, el AMG se regodea de su bajo y medio régimen y el RS5 de su medio y alto ré­gimen. Es tan inmenso ahí abajo el C63 AMG, que se permite el lujo de iniciar la marcha en 2ª en el modo normal del cambio. Frente a es­tas amplias "zancadas" del AMG, el RS5 te de­leita con un alto régimen histérico, alucinante, que toca las 8.250 rpm leídas, 1.000 más que el AMG.
 

Las verdaderas diferencias están ahí, porque resulta anecdótico lo que uno pueda andar más que el otro (también lo que uno pueda consu­mir menos que el otro), porque sus relaciones espacio/tiempo están en otra dimensión. Pero sí te diré que el 63 AMG se siente más "bruto", más espontáneo, y eso que adopta desarrollos de cambio también mucho más largos que su rival (hasta 56,5 km/h por 1.000 rpm en 7ª, por 45,3 el Audi).
 

Ambos disponen de cambios automáticos, de tipo doble embrague el RS5 (S-Tronic) y semiconvencional el C 63 AMG Coupé (Speedshift MCT), que sustituye el convertidor de par por un multidisco. El S-Tronic se siente algo más rápido, vital cuando a nuestras órdenes sobre las levas (también desde la palanca en el Audi), sólo concedes milésimas de segundo en recibir la respuesta, sobre todo en reducciones agresi­vas, donde el Speedshift MCT ralentiza sus ac­tuaciones respecto al "intuitivo" S-Tronic.
 

Que vienen las curvas

Llegado este momento (en las rectas son dos imanes vola­dores), uno y otro te advierten de sus mayores diferencias, las que por encima de otras cues­tiones, suponen la carta de presentación de uno y otro. Necesariamente, tenemos que hablar de motricidad cuando hay que canalizar tanto par al asfalto... y cuatro ruedas son mejor que dos. Una buena motricidad conlleva una mejor es­tabilidad, que no quiere decir necesariamen­te una mayor eficacia deportiva.
 

Es cierto que los límites que impone una ca­rretera pública no suponen un examen a estos súper coches, pero sí te advierten de sus con­figuraciones. Geométricamente es más directo de dirección el C63, gira a la menor insinuación, cuando el RS5 te pide más tiempo mantener­lo girado. Pero todo resulta más progresivo en el Audi, siempre con una salida más limpia sin importar la intensidad con que aceleremos. Mucho han ganado los Audi con la nueva trac­ción quattro, con mayor participación del tren trasero, incluso con un diferencial posterior ac­tivo (opción que montaba la unidad probada) que prioriza el giro de la rueda exterior. De esta manera, ha minimizado el subviraje (y torpeza en curva) de antaño por exceso de gas y sien­tes que el eje posterior ayuda a girar también buscando el interior de la curva, no sobreviran­do como puede llegar a hacerlo el C63 AMG si no modulas bien el acelerador.
 

El AMG te pide más pericia, más atención, más pilotaje si quie­res aprovechar su espectacular 6.2 V8. Su tac­to de rodadura más áspero, más firme, menos cómodo, más directo, se corresponde con el de un deportivo de pocas concesiones. A la facili­dad de conducción del RS5, le acompaña su tac­to, aplomado e informativo, pero más cerca, por comparación, de lo que pudiera ser una berlina de altísimas prestaciones.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...