Publicidad

Comparativa: Audi Q3 vs BMW X1, Mercedes GLA y Mini Countryman Cooper S

Después del éxito cosechado por BMW, Mini y Audi, Mercedes aparece en escena con el atractivo GLA. 15 especialistas de Motorpress Internacional los ponen a prueba para descubrir cuál es el mejor de la categoría.
Rafa Guitart -
Comparativa: Audi Q3 vs BMW X1, Mercedes GLA y Mini Countryman Cooper S
Comparativa: Audi Q3 vs BMW X1, Mercedes GLA y Mini Countryman Cooper S

No hay duda de que los SUV son los modelos más apetecidos en este momento en la mayoría de los mercados europeos. La llegada del Mercedes GLA al segmento de los SUV compactos premium añade aún más emoción y complica la decisión de compra a quienes se inclinan por este tipo de vehículos.

 

Nuestros colegas alemanes de Auto Motor und Sport nos brindaron la oportunidad de poner a prueba al nuevo Mercedes GLA junto a sus principales competidores en un escenario inmejorable: el circuito de pruebas de Bridgestone en Aprilia, Italia. Allí, durante dos completas jornadas de intensas pruebas en diferentes pistas, los 15 representantes del Grupo Motorpress de China, Méjico, Brasil y Europa, pudimos evaluar todos los modelos en idénticas condiciones para poder extraer unas conclusiones claras: no siempre el último es el mejor.

Mercedes GLA

 

La veteranía es un grado

El Mercedes GLA llega cinco años después de la puesta en escena del BMW X1, cuatro del Mini Countryman y tres después de que Audi lanzara su Q3, tal vez porque el desarrollo de su nueva plataforma modular MFA para modelos de tracción delantera necesitaba estar madurada antes de llegar al mercado con garantía de éxito.

 

En esta prueba comparativa hay algunos datos un poco dispares, pues el Audi Q3 se presenta con un motor turboalimentado de sólo 1,4 litros de capacidad, 150 CV de potencia y tracción a las ruedas delanteras.

 

BMW, por su parte, se desmarca con un motor 2.0 atmosférico de 184 CV y propulsión posterior. Mercedes recurre a un motor 1.6 de 156 CV y tracción delantera, mientras que el Mini Countryman, también con un motor de 1,6 litros de cilindrada y 184 CV, es la alternativa más asequible y enérgica de entre todos los competidores. Mercedes GLA, la nueva alternativa de la marca de la estrella aporta el equilibrio, la terminación y el refinamiento que esperábamos.

BMW X1

 

Su motor turboalimentado de gasolina 1.6 de 156 CV ofrece un excelente rendimiento con unos consumos de combustible muy bajos y un comportamiento dinámico brillante. Es cierto que es el único que monta de serie neumáticos de 18 pulgadas con mayor sección y menor perfil que el resto, lo que condiciona sobre el papel el comportamiento en carretera.

 

En la práctica no es así, pues las suspensiones filtran con notable eficacia las imperfecciones del terreno y sólo en condiciones de baches muy pronunciados o resaltes del pavimento se nota un poco más firme que el resto. Su terminación es magnífica, con detalles de acabado habituales de modelos de categoría superior y un equipamiento de serie bastante completo que, como es habitual en la marca, puede completarse a voluntad hasta donde el dinero llegue. Mantiene mucha similitud con su hermano pequeño, el Mercedes Clase A. De hecho, ni muestra mucha distancia libre al suelo ni ofrece una carrocería con altura similar a la de sus competidores, pues sólo alcanza 1,49 metros de altura, frente a 1,55 del BMW, 1,56 del Mini Countryman o 1,61 metros del Audi Q3. Para acceder al interior hay que agacharse un poco, pues el montante del techo queda algo bajo, aunque una vez dentro no hay problemas de espacio para la cabeza, ya que la banqueta del asiento va situada en una posición bastante baja.

 

Las prestaciones que logra no son las más brillantes; el motor acusa falta de potencia a bajo régimen, a lo que contribuyen unos desarrollos de cambio algo largos. En lo que respecta a frenos, logra unos registros muy destacables, especialmente a alta velocidad, con mucha progresividad y buen tacto del pedal.

 

Audi Q3, una sorpresa

El Audi Q3, que lleva en el mercado desde finales de 2011, ha convencido a todos los participantes por su buen equilibrio general. Prácticamente logra los mejores resultados en todos los ejercicios efectuados; es ligero, eficaz y resulta muy fácil de conducir, pues su pequeño motor se muestra muy enérgico en todo el rango de utilización. Unos desarrollos acertados de cambio de marchas y una palanca de cortos recorridos y gran precisión contribuyen a sacar un buen partido del 1.4 TFSI.

 

También en el apartado de confort logra una buena puntuación y, en acabado general, destaca por encima de la media con una terminación exquisita. Es cierto que siendo compacto por fuera ofrece bastante espacio para los ocupantes y el maletero más grande de todos. Su posición de conducción es la «más SUV», con asientos en posición elevada y volante un poco más horizontal. También es el que más sensación de espacio transmite al contar con una altura sensiblemente mayor que la de sus rivales.

Audi Q3

 

Con una potencia de 150 CV y una entrega muy lineal, el Audi Q3 es muy agradable de conducir, pues es suave y silencioso, y cuenta con todos los mandos muy bien situados, identificables fácilmente y sencillos de manejar. En el caso de BMW, deberíamos haber optado por la version 18i, de 150 CV, pero al no estar disponible en parque elegimos la variante 2.0i de 184 CV, 3.000 euros más cara. Bien es cierto que su condición de propulsión posterior tiene algunas connotaciones en el comportamiento dinámico, ya que en algunos ejercicios sale beneficiado, si bien en el apartado de agilidad, el ESP corta de raíz la potencia ante cambios bruscos de trayectoria.

 

No tan llamativo por dentro como el Audi o el Mercedes, BMW opta por la sencillez. Todo es conocido, correcto, pero no impresiona. Algo más grande que sus rivales en longitud, no llega a las cotas del Audi Q3, que está muy bien aprovechado. Se pierde espacio en las plazas traseras por el voluminoso túnel de transmisión, aunque resulta bastante cómodo en general. Se siente amplio y permite viajar como si fuera un SUV de mayores dimensiones. En marcha es muy predecible, tiene reacciones muy suaves y su precisa dirección permite indicar a las ruedas delanteras la trayectoria a seguir en cada momento. Lógicamente, la supremacía del motor le otorga unas prestaciones interesantes en aceleración, adelantamiento y velocidad punta. Eso sí, el consumo se incrementa en casi un litro más que el logrado por el Mercedes GLA, el mejor de la comparativa en todos los ejercicios efectuados en este apartado.

 

El Mini, muy divertido

Realmente juega en otra liga, pues el Mini Countryman es claramente el más pequeño de todos, aunque también es justo decir que es el más barato, potente y divertido de los analizados. Sólo cuenta con capacidad para cuatro ocupantes y dispone de un maletero algo justo para viajar. Su interior es muy similar al del resto de hermanos de gama Mini, con un puesto de conducción algo bajo y una instrumentación principal solidaria con la barra de la dirección, a la que acompaña una batería de interruptores alineados para gestionar casi todas las funciones del modelo.

 

Su motor 1.6 turbo desarrolla 184 CV, lo que le otorga la mejor relación peso/potencia entre sus rivales y el comportamiento más deportivo de todos. A ello contribuye una dirección muy rápida y directa, quizá demasiado para una conducción tranquila, pues produce cierta reacción en el volante en virajes pronunciados con el firme en mal estado.

 

Es realmente ágil y resulta muy divertido de conducir en zonas retorcidas, si bien en tramos de carretera o autopista se muestra excesivamente ruidoso. Los cortos recorridos de suspensión no son lo ideal para circular fuera de carretera, aunque realmente este modelo es el menos SUV de todos los modelos analizados, incluso en su versión AWD.

Mini Countryman