¿Qué elegir? ¿Un coche o una moto de cuatro ruedas?

¿Qué es mejor para nuestros desplazamientos urbanos, un utilitario de aire chic o un scooter de cuatro ruedas? Analicemos las ventajas e inconvenientes de cada uno.
Autopista.es autopista@mpib.es -
¿Qué elegir? ¿Un coche o una moto de cuatro ruedas?
¿Qué elegir? ¿Un coche o una moto de cuatro ruedas?

El Quadro4 es, probablemente, el scooter más extraño. Y es que este Quadro, por primera vez en una moto, no tiene dos, ni tres, sino cuatro ruedas. En el Quadro sus dos ejes están unidos por el Hydraulic Tilting System, un sistema que permite tumbadas —hasta 46º— casi dignas de piloto de Moto GP... ¡pero sin haber conducido nunca antes ni una moto ni un scooter! De hecho, la gran ventaja frente a estos es la imposibilidad de caída por desestabilización en marcha: una ventaja innegable para quienes habitualmente conducen coches y, sin embargo, quieren disfrutar de las ventajas de un scooter. Aunque sea unos pocos meses al año.

Citroën C1 y Quadro4, con carné de coche

Al igual que el Citroën C1 al que le enfrentamos, el Quadro4 puede conducirse también con el carné B de coche. Así, es una de las alternativas de movilidad más exóticas al automóvil, con la ventaja de que no hay que aprender nada para conseguir un paso por curva seguro y rápido. Esa seguridad la infunde tener más zonas de contacto con el suelo —ruedas—, no sólo en los giros sobre suelo seco, sino particularmente cuando el firme puede ser deslizante: un motorista sabe bien lo fácil que es encontrar una rotonda anegada de agua en pleno verano o una curva con arena del camino que surge en ella. También cuando se trata de frenar, situación en la que tener cuatro ruedas incrementa sustancialmente la estabilidad frente a cualquier vehículo de dos.

Quadro4Eso sí, tienes que tener claro que con lo pesado que resulta —257 kilos—, le cuesta tanto inclinarse como levantarse de cada inclinación: vamos, que no es muy ágil en el cambio de apoyos e, incluso, exige algo de esfuerzo físico si queremos ir deprisa, más allá de compaginar bien el momento en el que dejamos de acelerar con el cambio de ángulo de este vehículo.

La única adaptación a la conducción del Quadro4 pasa por el mando del bloqueo de la suspensión. Por lo demás, tiene una transmisión de variador continuo, en absoluto diferente a la que se puede encontrar en cualquier otro scooter, así que sólo se trata de dar más o menos gas para que se mueva. Su motor es un monocilíndrico refrigerado por agua con 30 CV, algo justos para un scooter tan voluminoso y pesado.

Por comparación a otros scooter, incluso con menos de la mitad de cilindrada que también pueden conducirse con el permiso B, no es rápido en las arrancadas, mientras que en vías rápidas sí puede rodar ligeramente por encima del límite legal, con 123 km/h reales de velocidad máxima, que es cuando su motor llega a 8.200 rpm. Sin embargo, alcanzar ese régimen supone encontrar el corte de inyección y sumar, a la habitual vibración del motor, sus tirones.

Las ventajas de las cuatro ruedas en este scooter también se sienten al, por ejemplo, poder circular sin bajar jamás los pies de él. Cuando paramos frenando con la maneta izquierda o el pedal junto al pie derecho, igual que en otros scooter de tres ruedas, se produce la frenada combinada —sobre todas las ruedas, requisito que permite homologarlo para conducirlo con carné B— y, si la velocidad es baja, se bloquea la suspensión. Así podrás esperar en un semáforo a que se ponga verde sin necesidad de bajar los pies al asfalto, algo muy conveniente para los conductores bajitos: serán los que menos cómodos se encontrarán en él, pues el asiento de este scooter queda más bien alto. Sin embargo, tampoco conviene tener los pies grandes pues han de compartir plataforma con el pedal de freno.

El juego de la hidráulica en el Quadro4

Para iniciar la marcha desde parado con la suspensión bloqueada bastará con acelerar, aunque si no tenemos pendiente a favor ni estamos muy habituados al Quadro4 es posible que, antes de iniciar el movimiento, nos veamos impulsados a poner el pie en el suelo para mantener el equilibrio. ¿Pero, cómo consigue mantenerse sobre cuatro ruedas en parado, o ser tan estable en marcha? Lo que hace el Hydraulic Tilting System es jugar con el transvase del aceite entre los circuitos que de las suspensiones de cada lado. Se puede bloquear con una evidente palanca que está frente al piloto, justo debajo de la instrumentación: es la opción para dejarlo aparcado usando, además, el freno de estacionamiento.

Citroën C1Con esa suspensión se consigue el milagro de que el scooter permita inclinaciones de tantos grados y sea tan seguro en curva, pues el recorrido que ceden las ruedas interiores lo ganan las exteriores del giro. ¿Sus alternativas? Pues, por un lado todas las motos de 125 cm3; pero, siendo justos, triciclos o scooter de tres ruedas como los MP3 de Piaggio, los Gilera Fuoco, Yamaha Tricity o Peugeot Metrópolis. Por supuesto, también los Quadro3 del mismo fabricante suizo.

Los rivales del Quadro4, también los coches

Nosotros, como somos muy de coches, hemos visto alternativas al Quadro4 entre estos. Pensamos el Renault Twizy, aunque ni tiene prestaciones parecidas ni un precio aproximado: la versión más cara de este eléctrico cuesta casi 4.000 euros menos. Hay otros coches, la mayoría ciudadanos, que cuestan incluso menos que el Quadro4. En la lista, los Ford Ka, Suzuki Celerio, Fiat Panda, Opel Karl, Seat Mii… Pero también los hay algo más grandes, como el Kia Rio o los Dacia Sandero y Logan. Lógicamente, siempre se trata de las versiones de menos potencia y menos equipamiento pero, aun así y como es lógico, todas aportan las ventajas e inconvenientes de un coche frente a un scooter. Entre las primeras, poder viajar a resguardo de las inclemencias, con funcionalidades de confort como la climatización o el equipo de sonido, acompañado de hasta cinco pasajeros en algunos casos, contando con espacio para la carga y una mayor seguridad pasiva. Entre los inconvenientes estarán su mayor coste de mantenimiento —seguro, consumo, aparcamiento…— o la menor agilidad para circular en entornos de tráfico denso.

Citroën C1, también sin techo

A fin de mantener la posibilidad de viajar «al aire» buscamos el descapotable más económico entre esos ciudadanos. El Citroën C1 Airscape permite, con su techo de lona —en sentido estricto, cuenta con un techo practicable muy grande—, disponer de esa posibilidad desde poco más de 12.000 euros si elegimos el nivel de equipamiento menos abundante. Con el más alto, el Shine, algo más. En ambos casos, siempre tiene el 1.2 PureTech de 82 CV, pues con el 1.0 de 68 CV —éste sí al mismo precio que el Quadro4— no existe la posibilidad de incluir ese techo de lona.

Contar con el motor más potente no sólo permite disponer de buenas prestaciones, también con unas posibilidades de equipamiento llamativas en un coche ciudadano y, hasta hace poco, dignas de otros más grandes. Cuenta entre ellas la alerta de cambio de carril involuntario y el freno automático que evita las colisiones a baja velocidad, que cuestan sólo 500 euros; una excelente ayuda a la arrancada en pendiente o un climatizador que va asociado al acceso y arranque sin llave además de al encendido automático de luces por 550 euros más.

En ciudad, el C1 tiene un tamaño que le permite encajar bien: no sólo cabe en más huecos que otros coches gracias a sus menos de 3,5 m de largo, sino que presume de una formidable agilidad a la hora de maniobrar, girando completamente sobre su eje vertical en menos de 10 m. Obviamente la ley no permite que, como el Quadro4, aparque sobre las aceras o lo haga gratuitamente en las zonas de estacionamiento regulado, ni tampoco se disfruta de tanta visibilidad del entorno sentados entre chapa. Incluso no podremos movernos entre el tráfico ratoneando como en esta moto de cuatro ruedas, por mucho que sea tan voluminosa. Ahora bien, bajo el sol del verano, con el Citroën no te sientes obligado a buscar la sombra en los semáforos: cierras techo y ventanillas, activas el aire acondicionado y ya tienes confort climático.

Citroën C1 y Quadro4De ellos el Quadro4 no arranca con ventaja por su aceleración. Y es que la relación peso/potencia incluso este «cuatro ruedas» lo hace más lento que la mayoría de motos o scooter con motores parecidos. Hasta de un coche ya con una potencia media. De este modo, en los algo más de 10 kg/CV ya con conductor coinciden Quadro4 y Citroën C1 1.2 PureTech, pero con el hándicap para el scooter de que su transmisión ralentiza algo más la salida. Así se explica que, incluso en los primeros metros, el coche se destaque y arranque antes.

Citroén C1, en carretera mucho mejor

Sin embargo, es en carretera donde más pesan las ventajas dinámicas del coche. Porque sí, el Quadro4 es más inmune al viento lateral o a los rebufos de vehículos de gran tonelaje que otras motos y scooter, incluso tiene una suspensión magnífica que absorbe bien cualquier bache y una superlativa estabilidad en curva, todo lo que le hace ideal para quien viene del mundo de los automóviles y busca una solución de movilidad diferente; pero el pequeño Citroën traslada más sensación de confort, con una suspensión que trata bien, una dirección ligera —exige poco esfuerzo, como otros mandos— o asientos correctos. Y, claro, una mayor despreocupación por la conducción frente a la actitud más proactiva y física que exige el scooter.

En la seguridad del innovador Quadro4 está la clave para considerar como deseable —por mucho que sea muy costoso— a este peculiar scooter. Esa combinación de seguridad y comodidad que aporta puede pesar mucho, sobre todo, si vienes del mundo del automóvil. Sin embargo, salvo que vayamos a vivir en el atasco permanente, el C1 es una opción versátil, cómoda, económica, con menos limitaciones de uso y, si encima tiene techo de lona, hedonista.

También te puede interesar

SYM Maxsym 400i y 600i, dos scooter alternativas al coche

¿Renault Twizy o scooter?

Conduce un scooter con el carné de coche

 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...