Citroën C4 HDI 110 CMP 6V

Precisión, rapidez y eficacia son los tres calificativos que, a nuestro juicio, merece la nueva transmisión manual secuencial pilotada que Citroën ha estrenado en su C4 HDI de 110 CV con Filtro Activo de Partículas. Con varias posiciones de uso y la posibilidad de manejarlo con levas, este cambio proporciona una conducción entretenida.
-
Citroën C4 HDI 110 CMP 6V
Citroën C4 HDI 110 CMP 6V

El C4 HDI de 110 CV FAP ha sido el modelo escogido para que Citroën pruebe comercialmente su nuevo cambio manual pilotado de seis velocidades. Tres años han trabajado los ingenieros de producto de la marca francesa hasta la consecución de una segunda transmisión manual sin embrague, que se suma al Sensodrive de cinco marchas, vendido en 130.000 unidades de distintas gamas de la marca en todo el mundo.

Según la compañía francesa, esta transmisión resulta precisa y rápida, contribuye a mejorar el agrado de conducción y reduce los consumos del motor al que va acoplado entre un 3 y 5 por ciento respecto al cambio convencional y rebaja la emisión de partículas contaminantes a la atmósfera.

Así, el C4 HDI 110 CV FAP consume 4,5 litros a los 100 kilómetros y sus emisiones de C02 son de 120 g/km con este cambio secuencial pilotado de seis velocidades. Los primeros pedidos en España llegarán a partir de julio. Respecto a la versión con transmisión convencional supone un desembolso de 800 euros más.

En principio, sólo estará disponible para este motor en los acabados VTR PLUS y Collection, tanto para la berlina de cinco puertas como para el coupé. En un futuro la compañía no descarta acoplarla a otros modelos, aunque aclara que está configurada para ir asociada a motores con una cifra de par máximo entre 20 mkg y 27 mkg. El HDI de 100 CV cuenta con 24,5 mkg.

  • C4 Coupe 110 Collection CMP 6V = 18.355 euros
  • C4 Coupe 110 VTR PLUS CMP 6V = 19.605 euros
  • C4 5p 110 Collection CMP 6V = 18.755 euros
  • C4 5p 110 VTR PLUS CMP 6V = 20.005 euros

    La gestión del cambio se fundamenta en un sistema electrohidráulico que proporciona suavidad y precisión en el cambio de marchas y una respuesta casi inmediata al acelerador. La gran novedad de esta transmisión es la posibilidad de elegir entre dos modos de conducción, manual y automático, combinado con dos tipos de respuesta: Normal y Sport. Así, proporciona hasta 4 diferentes tiempos de respuesta en el cambio de marchas dependiendo del tipo de la conducción que se desee realizar y las características de la circulación:

  • Modo Automático Normal = 1,2 segundos
  • Modo Automático Sport = 0,8 segundos
  • Modo Manual Normal = 0,8 segundos
  • Modo Manual Sport = 0,4 segundos

    En Manual, es el conductor quien decide la marcha a la que circular, mientras que en Automático, es el calculador del motor quien gestiona los cambios, procurando que estos se produzcan en un abanico de regímenes de giro bajos y medios, rebajando así los consumos. En modo manual podemos gestionar el cambio de marchas desde la palanca de cambios secuencial o desde dos levas situadas a ambos lados y por detrás del volante.

    La palanca de cambios cuenta con tres posiciones: R, o marcha atrás, la cual sólo es posible insertar cuando se circula a menos de 3,5 km/h, N (neutral), que actúa de punto muerto, y M, modo automático. Si se empuja la palanca en la posición M hacia la izquierda, nos encontramos ya en modo manual. Para subir marchas, impulsamos la palanca hacia arriba, hacia la posición marcada con un signo “+”. Para bajarlas, hay que dirigir la palanca hacia el lado contrario, hacia el signo “-”. No obstante, el conductor puede cambiar a modo Manual pulsando cualquiera de las levas sin necesidad de mover la palanca hacia la izquierda desde la posición M. El modo y marcha que tenemos inserta, así como las revoluciones a las que gira el motor aparecen señaladas en una pantalla de cristal líquido ubicada sobre el volante, en el salpicadero.

    No hemos podido comprobar si lo asegurado por la marca en cuanto a los consumos era cierto, pero sí que hemos tenido la posibilidad de poner a este cambio pilotado en varias situaciones de conducción y el resultado ha sido sumamente satisfactorio. Para empezar, la combinación entre dos modos de conducción y dos características de funcionamiento proporciona un buen abanico de posibilidades y permite exprimir al máximo este motor de 110 CV.

    <

    p> En modo Automático nos ha gustado la suavidad en las transiciones de marchas y la querencia natural a mantener el motor en regímenes de giro bajos y medios, procurando circular en las marchas más altas, especialmente en sexta cuando la velocidad crucero está próxima a los límites permitidos. Tanto es así, que procura mantener el motor entre las 1.800 y las 4.200 vueltas. Es decir, que no cambia a una marcha inferior hasta que rebase 1.800 rpm y tampoco lo hace a una marcha superior hasta que llega 4.200. Esta situación es válida para las dos posibilidades de tiempos de respuesta, Normal y Sport. Lógicamente, nunca es posible llegar al corte de inyección, radicado en 5.000 rpm en este modo, algo que sí sucede en Manual. Es en el modo Manual donde más nos ha sorprendido esta caja secuencial pilotada, sobre todo, por la capacidad de respuesta a nuestras peticiones de cambio. Aunque en modo Sport, el paso de una marcha a otra es casi inmediato, en modo Normal no se queda muy lejos.

    <

    p>Verdaderamente, esos 0,4 segundos de los que habla la marca entre la velocidad de respuesta de uno y otro, son prácticamente inapreciables en una conducción normal. Es, cuando llevamos una marcha más ágil, más exigente, donde el modo Sport se revela con todas sus virtudes, especialmente, si recurrimos a las levas. En tramos virados, a la salida de las curvas podemos exprimir el motor hasta regímenes de giro altos y, paralelamente, cambiar de marchas. El efecto producido es un espectacular incremento de la velocidad gracias a que el cambio permite insertar marchas másaltas mientras incrementa el giro de motor. Pasar de 2ª a 6ª es casi una acción instantánea. En la situación contraria, es decir, llegando a la curva, la leva izquierda permite utilizar el freno motor antes de recurrir al pedal de freno. El salto de marchas en este modo es brusco, lógicamente, y desdice a la marca que situaba entre sus virtudes el agrado de conducción. No obstante, es un tipo de conducción que no se utiliza en demasía y esa brusquedad de la que hablamos no menoscaba las bondades del conjunto.

    <

    p> Echamos de menos, un motor algo más potente, para esta caja de cambios tan precisa y tan rápida en su respuesta. Desde nuestro punto de vista, aunque el HDI 110 CV es solvente, el HDI de 138 CV permitiría extraer mayores sensaciones deportivas. Sin embargo, esta caja de cambios no puede ser acoplada a este propulsor, ya que, como ha asegurado la marca, únicamente puede combinarse con mecánicas de 20 a 27 mkg, de par máximo y el Diesel de 138 CV ofrece 32,7 mkg.

    Galería relacionada

    C4 cambio automatico

  • Te recomendamos

    Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

    Un SUV a la última en tecnología y adaptado a los tiempos modernos. El MINI Countryma...

    Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

    Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

    El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

    El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...