Publicidad

Citroën C4

Junto con un ligero cambio estético en su línea exterior y en el interior, Citroën presenta nuevos motores para su berlina C4, dos de gasolina con 120 y 150 CV y un revisado motor 2.0 HDi que ahora anuncia 140 CV de potencia.
-
Citroën C4
Citroën C4

Fue en el año 2005 cuando el Grupo PSA y BMW hicieron pública su alianza para fabricar conjuntamente motores de gasolina con tecnología avanzada. ¨BMW los emplea en los Mini –no se descarta que al final acaben en algún modelo de BMW-, Peugeot los inauguró en los 207 y 308 y, ahora, le toca el turno a Citroën.

Dos son los motores que recibe el renovado Citroën C4, ambos con 1.6 litros de cilindrada y una potencia de 120 en el caso de la versión atmosférica y 150 CV en el turbo. Este motor tiene como base el 1.6 HDi del Grupo PSA al que BMW ha aplicado todo su conocimiento –que es mucho en el apartado de motores- para hacer dos modernas mecánicas de gasolina.

El 1.6 VTi viene asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un rendimiento más que destacable desde prácticamente el ralentí. Sube de vueltas con mucha rapidez y funciona a la perfección incluso rodando a baja velocidad en marchas largas. Sus 120 CV son más que suficientes para mover con soltura el coche y se muestra sumamente delicioso de utilizar en zonas urbanas.

El 1.6 THP es “la joya de la corona”. Está fabricado en aluminio, cuenta con inyección directa –es la primera vez que se utiliza en Citroën-, turbocompresor, calado variable del árbol de levas y anuncia 150 CV de potencia, con un consumo medio homologado de 6,9 l/100 km. Este motor sólo está disponible con caja de cambios de seis relaciones –derivada de la pilotada que tiene Citroën en algunos modelos-. Si el 1.6 atmosférico es todo suavidad, en el caso de este THP su excelente rendimiento se ve multiplicado, tanto en su uso a bajo régimen –el par máximo empieza a darlo a partir de 1.400 rpm- como cuando exprimimos al máximo su potencial. Ambos motores están disponibles con la carrocería 5 puertas y coupé.

Desde su nacimiento el Citroën C4 ha hecho gala de un comportamiento dinámico sumamente seguro y la presencia de estos nuevos motores no cambia en nada la percepción que el conductor tiene al volante –cuando se ha acostumbrado a él, eso sí- de seguridad y aplomo, tanto en zonas de curvas como en vías rápidas.

Con estos dos nuevos y modernos motores de gasolina, la disputa gasolina/diesel será a favor de los primeros en un buen número de casos.

Cambios por fuera y por dentro

Fue en el año 2005 cuando el Grupo PSA y BMW hicieron pública su alianza para fabricar conjuntamente motores de gasolina con tecnología avanzada. ¨BMW los emplea en los Mini –no se descarta que al final acaben en algún modelo de BMW-, Peugeot los inauguró en los 207 y 308 y, ahora, le toca el turno a Citroën.

Dos son los motores que recibe el renovado Citroën C4, ambos con 1.6 litros de cilindrada y una potencia de 120 en el caso de la versión atmosférica y 150 CV en el turbo. Este motor tiene como base el 1.6 HDi del Grupo PSA al que BMW ha aplicado todo su conocimiento –que es mucho en el apartado de motores- para hacer dos modernas mecánicas de gasolina.

El 1.6 VTi viene asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un rendimiento más que destacable desde prácticamente el ralentí. Sube de vueltas con mucha rapidez y funciona a la perfección incluso rodando a baja velocidad en marchas largas. Sus 120 CV son más que suficientes para mover con soltura el coche y se muestra sumamente delicioso de utilizar en zonas urbanas.

El 1.6 THP es “la joya de la corona”. Está fabricado en aluminio, cuenta con inyección directa –es la primera vez que se utiliza en Citroën-, turbocompresor, calado variable del árbol de levas y anuncia 150 CV de potencia, con un consumo medio homologado de 6,9 l/100 km. Este motor sólo está disponible con caja de cambios de seis relaciones –derivada de la pilotada que tiene Citroën en algunos modelos-. Si el 1.6 atmosférico es todo suavidad, en el caso de este THP su excelente rendimiento se ve multiplicado, tanto en su uso a bajo régimen –el par máximo empieza a darlo a partir de 1.400 rpm- como cuando exprimimos al máximo su potencial. Ambos motores están disponibles con la carrocería 5 puertas y coupé.

Desde su nacimiento el Citroën C4 ha hecho gala de un comportamiento dinámico sumamente seguro y la presencia de estos nuevos motores no cambia en nada la percepción que el conductor tiene al volante –cuando se ha acostumbrado a él, eso sí- de seguridad y aplomo, tanto en zonas de curvas como en vías rápidas.

Con estos dos nuevos y modernos motores de gasolina, la disputa gasolina/diesel será a favor de los primeros en un buen número de casos.

Cambios por fuera y por dentro

Fue en el año 2005 cuando el Grupo PSA y BMW hicieron pública su alianza para fabricar conjuntamente motores de gasolina con tecnología avanzada. ¨BMW los emplea en los Mini –no se descarta que al final acaben en algún modelo de BMW-, Peugeot los inauguró en los 207 y 308 y, ahora, le toca el turno a Citroën.

Dos son los motores que recibe el renovado Citroën C4, ambos con 1.6 litros de cilindrada y una potencia de 120 en el caso de la versión atmosférica y 150 CV en el turbo. Este motor tiene como base el 1.6 HDi del Grupo PSA al que BMW ha aplicado todo su conocimiento –que es mucho en el apartado de motores- para hacer dos modernas mecánicas de gasolina.

El 1.6 VTi viene asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un rendimiento más que destacable desde prácticamente el ralentí. Sube de vueltas con mucha rapidez y funciona a la perfección incluso rodando a baja velocidad en marchas largas. Sus 120 CV son más que suficientes para mover con soltura el coche y se muestra sumamente delicioso de utilizar en zonas urbanas.

El 1.6 THP es “la joya de la corona”. Está fabricado en aluminio, cuenta con inyección directa –es la primera vez que se utiliza en Citroën-, turbocompresor, calado variable del árbol de levas y anuncia 150 CV de potencia, con un consumo medio homologado de 6,9 l/100 km. Este motor sólo está disponible con caja de cambios de seis relaciones –derivada de la pilotada que tiene Citroën en algunos modelos-. Si el 1.6 atmosférico es todo suavidad, en el caso de este THP su excelente rendimiento se ve multiplicado, tanto en su uso a bajo régimen –el par máximo empieza a darlo a partir de 1.400 rpm- como cuando exprimimos al máximo su potencial. Ambos motores están disponibles con la carrocería 5 puertas y coupé.

Desde su nacimiento el Citroën C4 ha hecho gala de un comportamiento dinámico sumamente seguro y la presencia de estos nuevos motores no cambia en nada la percepción que el conductor tiene al volante –cuando se ha acostumbrado a él, eso sí- de seguridad y aplomo, tanto en zonas de curvas como en vías rápidas.

Con estos dos nuevos y modernos motores de gasolina, la disputa gasolina/diesel será a favor de los primeros en un buen número de casos.

Cambios por fuera y por dentro

Fue en el año 2005 cuando el Grupo PSA y BMW hicieron pública su alianza para fabricar conjuntamente motores de gasolina con tecnología avanzada. ¨BMW los emplea en los Mini –no se descarta que al final acaben en algún modelo de BMW-, Peugeot los inauguró en los 207 y 308 y, ahora, le toca el turno a Citroën.

Dos son los motores que recibe el renovado Citroën C4, ambos con 1.6 litros de cilindrada y una potencia de 120 en el caso de la versión atmosférica y 150 CV en el turbo. Este motor tiene como base el 1.6 HDi del Grupo PSA al que BMW ha aplicado todo su conocimiento –que es mucho en el apartado de motores- para hacer dos modernas mecánicas de gasolina.

El 1.6 VTi viene asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un rendimiento más que destacable desde prácticamente el ralentí. Sube de vueltas con mucha rapidez y funciona a la perfección incluso rodando a baja velocidad en marchas largas. Sus 120 CV son más que suficientes para mover con soltura el coche y se muestra sumamente delicioso de utilizar en zonas urbanas.

El 1.6 THP es “la joya de la corona”. Está fabricado en aluminio, cuenta con inyección directa –es la primera vez que se utiliza en Citroën-, turbocompresor, calado variable del árbol de levas y anuncia 150 CV de potencia, con un consumo medio homologado de 6,9 l/100 km. Este motor sólo está disponible con caja de cambios de seis relaciones –derivada de la pilotada que tiene Citroën en algunos modelos-. Si el 1.6 atmosférico es todo suavidad, en el caso de este THP su excelente rendimiento se ve multiplicado, tanto en su uso a bajo régimen –el par máximo empieza a darlo a partir de 1.400 rpm- como cuando exprimimos al máximo su potencial. Ambos motores están disponibles con la carrocería 5 puertas y coupé.

Desde su nacimiento el Citroën C4 ha hecho gala de un comportamiento dinámico sumamente seguro y la presencia de estos nuevos motores no cambia en nada la percepción que el conductor tiene al volante –cuando se ha acostumbrado a él, eso sí- de seguridad y aplomo, tanto en zonas de curvas como en vías rápidas.

Con estos dos nuevos y modernos motores de gasolina, la disputa gasolina/diesel será a favor de los primeros en un buen número de casos.

Cambios por fuera y por dentro

Fue en el año 2005 cuando el Grupo PSA y BMW hicieron pública su alianza para fabricar conjuntamente motores de gasolina con tecnología avanzada. ¨BMW los emplea en los Mini –no se descarta que al final acaben en algún modelo de BMW-, Peugeot los inauguró en los 207 y 308 y, ahora, le toca el turno a Citroën.

Dos son los motores que recibe el renovado Citroën C4, ambos con 1.6 litros de cilindrada y una potencia de 120 en el caso de la versión atmosférica y 150 CV en el turbo. Este motor tiene como base el 1.6 HDi del Grupo PSA al que BMW ha aplicado todo su conocimiento –que es mucho en el apartado de motores- para hacer dos modernas mecánicas de gasolina.

El 1.6 VTi viene asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un rendimiento más que destacable desde prácticamente el ralentí. Sube de vueltas con mucha rapidez y funciona a la perfección incluso rodando a baja velocidad en marchas largas. Sus 120 CV son más que suficientes para mover con soltura el coche y se muestra sumamente delicioso de utilizar en zonas urbanas.

El 1.6 THP es “la joya de la corona”. Está fabricado en aluminio, cuenta con inyección directa –es la primera vez que se utiliza en Citroën-, turbocompresor, calado variable del árbol de levas y anuncia 150 CV de potencia, con un consumo medio homologado de 6,9 l/100 km. Este motor sólo está disponible con caja de cambios de seis relaciones –derivada de la pilotada que tiene Citroën en algunos modelos-. Si el 1.6 atmosférico es todo suavidad, en el caso de este THP su excelente rendimiento se ve multiplicado, tanto en su uso a bajo régimen –el par máximo empieza a darlo a partir de 1.400 rpm- como cuando exprimimos al máximo su potencial. Ambos motores están disponibles con la carrocería 5 puertas y coupé.

Desde su nacimiento el Citroën C4 ha hecho gala de un comportamiento dinámico sumamente seguro y la presencia de estos nuevos motores no cambia en nada la percepción que el conductor tiene al volante –cuando se ha acostumbrado a él, eso sí- de seguridad y aplomo, tanto en zonas de curvas como en vías rápidas.

Con estos dos nuevos y modernos motores de gasolina, la disputa gasolina/diesel será a favor de los primeros en un buen número de casos.

Cambios por fuera y por dentro

Fue en el año 2005 cuando el Grupo PSA y BMW hicieron pública su alianza para fabricar conjuntamente motores de gasolina con tecnología avanzada. ¨BMW los emplea en los Mini –no se descarta que al final acaben en algún modelo de BMW-, Peugeot los inauguró en los 207 y 308 y, ahora, le toca el turno a Citroën.

Dos son los motores que recibe el renovado Citroën C4, ambos con 1.6 litros de cilindrada y una potencia de 120 en el caso de la versión atmosférica y 150 CV en el turbo. Este motor tiene como base el 1.6 HDi del Grupo PSA al que BMW ha aplicado todo su conocimiento –que es mucho en el apartado de motores- para hacer dos modernas mecánicas de gasolina.

El 1.6 VTi viene asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un rendimiento más que destacable desde prácticamente el ralentí. Sube de vueltas con mucha rapidez y funciona a la perfección incluso rodando a baja velocidad en marchas largas. Sus 120 CV son más que suficientes para mover con soltura el coche y se muestra sumamente delicioso de utilizar en zonas urbanas.

El 1.6 THP es “la joya de la corona”. Está fabricado en aluminio, cuenta con inyección directa –es la primera vez que se utiliza en Citroën-, turbocompresor, calado variable del árbol de levas y anuncia 150 CV de potencia, con un consumo medio homologado de 6,9 l/100 km. Este motor sólo está disponible con caja de cambios de seis relaciones –derivada de la pilotada que tiene Citroën en algunos modelos-. Si el 1.6 atmosférico es todo suavidad, en el caso de este THP su excelente rendimiento se ve multiplicado, tanto en su uso a bajo régimen –el par máximo empieza a darlo a partir de 1.400 rpm- como cuando exprimimos al máximo su potencial. Ambos motores están disponibles con la carrocería 5 puertas y coupé.

Desde su nacimiento el Citroën C4 ha hecho gala de un comportamiento dinámico sumamente seguro y la presencia de estos nuevos motores no cambia en nada la percepción que el conductor tiene al volante –cuando se ha acostumbrado a él, eso sí- de seguridad y aplomo, tanto en zonas de curvas como en vías rápidas.

Con estos dos nuevos y modernos motores de gasolina, la disputa gasolina/diesel será a favor de los primeros en un buen número de casos.

Cambios por fuera y por dentro

Fue en el año 2005 cuando el Grupo PSA y BMW hicieron pública su alianza para fabricar conjuntamente motores de gasolina con tecnología avanzada. ¨BMW los emplea en los Mini –no se descarta que al final acaben en algún modelo de BMW-, Peugeot los inauguró en los 207 y 308 y, ahora, le toca el turno a Citroën.

Dos son los motores que recibe el renovado Citroën C4, ambos con 1.6 litros de cilindrada y una potencia de 120 en el caso de la versión atmosférica y 150 CV en el turbo. Este motor tiene como base el 1.6 HDi del Grupo PSA al que BMW ha aplicado todo su conocimiento –que es mucho en el apartado de motores- para hacer dos modernas mecánicas de gasolina.

El 1.6 VTi viene asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un rendimiento más que destacable desde prácticamente el ralentí. Sube de vueltas con mucha rapidez y funciona a la perfección incluso rodando a baja velocidad en marchas largas. Sus 120 CV son más que suficientes para mover con soltura el coche y se muestra sumamente delicioso de utilizar en zonas urbanas.

El 1.6 THP es “la joya de la corona”. Está fabricado en aluminio, cuenta con inyección directa –es la primera vez que se utiliza en Citroën-, turbocompresor, calado variable del árbol de levas y anuncia 150 CV de potencia, con un consumo medio homologado de 6,9 l/100 km. Este motor sólo está disponible con caja de cambios de seis relaciones –derivada de la pilotada que tiene Citroën en algunos modelos-. Si el 1.6 atmosférico es todo suavidad, en el caso de este THP su excelente rendimiento se ve multiplicado, tanto en su uso a bajo régimen –el par máximo empieza a darlo a partir de 1.400 rpm- como cuando exprimimos al máximo su potencial. Ambos motores están disponibles con la carrocería 5 puertas y coupé.

Desde su nacimiento el Citroën C4 ha hecho gala de un comportamiento dinámico sumamente seguro y la presencia de estos nuevos motores no cambia en nada la percepción que el conductor tiene al volante –cuando se ha acostumbrado a él, eso sí- de seguridad y aplomo, tanto en zonas de curvas como en vías rápidas.

Con estos dos nuevos y modernos motores de gasolina, la disputa gasolina/diesel será a favor de los primeros en un buen número de casos.

Cambios por fuera y por dentro

Fue en el año 2005 cuando el Grupo PSA y BMW hicieron pública su alianza para fabricar conjuntamente motores de gasolina con tecnología avanzada. ¨BMW los emplea en los Mini –no se descarta que al final acaben en algún modelo de BMW-, Peugeot los inauguró en los 207 y 308 y, ahora, le toca el turno a Citroën.

Dos son los motores que recibe el renovado Citroën C4, ambos con 1.6 litros de cilindrada y una potencia de 120 en el caso de la versión atmosférica y 150 CV en el turbo. Este motor tiene como base el 1.6 HDi del Grupo PSA al que BMW ha aplicado todo su conocimiento –que es mucho en el apartado de motores- para hacer dos modernas mecánicas de gasolina.

El 1.6 VTi viene asociado a una caja de cambios manual de cinco velocidades y ofrece un rendimiento más que destacable desde prácticamente el ralentí. Sube de vueltas con mucha rapidez y funciona a la perfección incluso rodando a baja velocidad en marchas largas. Sus 120 CV son más que suficientes para mover con soltura el coche y se muestra sumamente delicioso de utilizar en zonas urbanas.

El 1.6 THP es “la joya de la corona”. Está fabricado en aluminio, cuenta con inyección directa –es la primera vez que se utiliza en Citroën-, turbocompresor, calado variable del árbol de levas y anuncia 150 CV de potencia, con un consumo medio homologado de 6,9 l/100 km. Este motor sólo está disponible con caja de cambios de seis relaciones –derivada de la pilotada que tiene Citroën en algunos modelos-. Si el 1.6 atmosférico es todo suavidad, en el caso de este THP su excelente rendimiento se ve multiplicado, tanto en su uso a bajo régimen –el par máximo empieza a darlo a partir de 1.400 rpm- como cuando exprimimos al máximo su potencial. Ambos motores están disponibles con la carrocería 5 puertas y coupé.

Desde su nacimiento el Citroën C4 ha hecho gala de un comportamiento dinámico sumamente seguro y la presencia de estos nuevos motores no cambia en nada la percepción que el conductor tiene al volante –cuando se ha acostumbrado a él, eso sí- de seguridad y aplomo, tanto en zonas de curvas como en vías rápidas.

Con estos dos nuevos y modernos motores de gasolina, la disputa gasolina/diesel será a favor de los primeros en un buen número de casos.

Cambios por fuera y por dentro

Galería relacionada

Citroën C4: detalles