Citroën C3 Aircross, Hyundai Kona y VW T-Cross: ¿qué SUV urbano de gasolina es mejor?

El segmento de los SUV pequeños tiene más fuerza que nunca. En esta comparativa enfrentamos tres de las alternativas más atractivas del momento: Citroën C3 Aircross, Hyundai Kona y VW T-Cross.
Raúl Roncero / Fotos: Mikael Helsing -
Citroën C3 Aircross, Hyundai Kona y VW T-Cross: ¿qué SUV urbano de gasolina es mejor?
Citroën C3 Aircross, Hyundai Kona y VW T-Cross: ¿qué SUV urbano de gasolina es mejor?

El Arona de Seat, el hermano gemelo del VW T-Cross, ya se ha metido entre los "top ten" de los más vehículos más vendidos de nuestro mercado, y ya te faltan dedos en las manos y pies para contar la oferta de SUV pequeños que podrías adquirir en nuestro mercado... más lo que queda por venir, por renovarse e incluso reinventarse en próximos meses; tal animación no puede haber sido causalidad.

PRESTACIONES Citroën C3 Aircross 1.2 PureTech 110 CV Origins Hyunda Kona 1.0 T-GDI 120 CV Klass VW T-Cross 1.0 TSI 116 CV Advance
Acel. 0-100 km/h 10,63 s 9,9 s 9,73s
Acel. 0-1000 metros 32,36 s 31,3 s 31,29 s
Sonoridad 100 km/h 67,4 dBA 67,5 dBA 65,8 dBA
Sonoridad 120 km/h 70,3 dBA 71,1 dBA 69,2 dBA
Frenada desde 140 km/h 83,04 m 75,12 m 71,91 m
Peso en báscula 1.277 kg 1.274 kg 1.229 kg

Más SUV unos, más crossover otros si nos atenemos al impacto visual de sus carrocerías, por volumen, aditamentos y distancia al suelo. Ni unos ni otros han llegado para sacarte del asfalto al campo —siempre hay excepciones—, pero sí de la ciudad. Por prestación dinámica, versatilidad, seguridad y, sobre todo, por capacidad interior —también aquí hay excepciones—, el SUV pequeño parece haber calado ya en el público como el coche para todo... VW lo llama T-Cross y Citroën C3 Aircross —ambos, "made in Spain" por cierto—, mientras que Hyundai tiene una visión muy diferente de la jugada: si te gusta conducir, el Kona no te va a dejar indiferente, aunque no parezca un coche diseñado para ello. El segmento está de lo más abierto, y hay opciones para cada gusto y cliente. Parecidos, y más que razonables, los hay entre los tres coches, pero cada cual juega con cartas diferentes.

Citroën C3 Aircross, Hyundai Kona y VW T-Cross: cajas mágicas

Por lógica, creo que en su capacidad interior en relación a su tamaño exterior se debe esconder parte del éxito de esta categoría. C3 Aircross y T-Cross me recuerdan mucho a esos dibujos infantiles de cajas con ruedas en los que la función no deja lugar al diseño... O sí, porque a Citroën no le ha faltado ingenio y buen gusto para atomizar su carrocería, y al menos hasta la llegada del prometedor Puma de Ford —mi compañero Óscar Díaz, quien ya lo ha visto, me habla maravillas de él en este aspecto—, el coche más amplio. No son sólo centímetros medibles con cinta métrica, como los que también te ofrece y encuentras en el VW T-Cross, sino algo más: sensación de espacio en las tres dimensiones, pilares de gran visibilidad, óptima distribución de espacio y espacios... en términos domésticos, Citroën ofrece un acogedor mini salón con cómodos sofás y muy agradables vistas. Al igual que el de VW, cuenta con asientos deslizantes en las plazas traseras para cuando las necesidades de transporte exigen máxima capacidad; adelantados en sus 15 cm reales de recorrido —uno más que el T-Cross—, el volumen que ofrece el C3 Aircross —y, mejor aún, su facilidad de utilización— resulta impresionante, siendo claramente más versátil que la gran mayoría de modelos compactos. Casi en la misma línea se encuentra el T-Cross, preferible al Golf por espacio, aunque sus calidades y tratamiento interior son equivalentes a un Polo. Es cierto que su cuadro digital y gran pantalla central aportan un toque innovador y también es el coche que puede llevar más posibilidades de equipamiento —como punto diferenciador, en asistentes de seguridad—, pero en el habitáculo falta un esfuerzo extra de la marca para distinguirse, más cuando acceder al T-Cross cuenta claramente más que le media en la categoría.

CONSUMOS Citroën C3 Aircross 1.2 PureTech 110 CV Origins Hyunda Kona 1.0 T-GDI 120 CV Klass VW T-Cross 1.0 TSI 116 CV Advance
Consumo en ciudad 7,0 l/100 km 6,6 l/100 km 6,2 l/100 km
Consumo en carretera 6,0 l/100 km 5,5 l/100 km 5,4 l/100 km
Consumo medio 6,4 l/100 km 5,9 l/100 km 5,7 l/100 km

Al habitáculo del Kona entras perdonándole ese tipo de "fisuras" que no excusas al VW, y eso que Hyundai ha evolucionado en estos últimos años más que cualquier rival. Y en realidad, no es falta de calidad o buenos ajustes en lo que el Kona pincha en hueso, sino en el aspecto general, el tacto y brillo de algunos elementos del salpicadero; eso sí, tal vez por clásico diseño y estructura, su ergonomía es de primera. También está bastante bien aislado de rodadura e incluso de motor, pero como SUV de orientación familiar no da la talla como sí lo hacen sus dos rivales, especialmente por capacidad de maletero, muy por debajo de lo declarado. Son otras las virtudes de este coche en el que no te subes a sus asientos, sino que bajas para caer en él, y es algo que vas a descubrir incluso antes de abandonar la ciudad.

Citroën C3 Aircross, Hyundai Kona y VW T-Cross: comportamiento

De primeras no esperarías, por el artificial tacto de la dirección, un eje delantero tan preciso, pero hacia donde apuntes el Kona sigue fielmente la trayectoria con poco balanceo, sin feos movimientos parásitos y con una aptitud más propia de un utilitario que de un SUV... Y es que, visualmente te engañaran las protecciones negras, pero el Kona no está mucho más lejos del suelo que un i20 o i30, ni su centro de gravedad está más alto que ellos, de ahí sensaciones tan buenas y reacciones tan naturales. También parece pisar muy bien este Kona optimizando la huella del neumático, sumando al buen guiado un efectivo tren trasero que sujeta la carrocería hasta altos límites, aunque adviertas más inclinación de carrocería de la deseable. Y como guinda, qué buenos primeros centímetros de absorción y buen filtrado ofrece su amortiguación, hasta que reacciones más críticas te descubren demasiada sequedad, justo lo contrario que ocurre con el C3 Aircross aún cuando es un modelo previo al programa Advanced Confort de Citroën.

ESPACIO Citroën C3 Aircross 1.2 PureTech 110 CV Origins Hyunda Kona 1.0 T-GDI 120 CV Klass VW T-Cross 1.0 TSI 116 CV Advance
Anchura delantera 136 cm 138 cm 140 cm
Anchura trasera 131 cm 131 cm 133 cm
Altura delantera 93/100 cm 94/100 cm 96/104 cm
Altura trasera 94 cm 92 cm 92 cm
Espacio para piernas 55/70 cm 66 cm 58/72 cm
Maletero 425/545 litros 290 litros 365/440 litros

Si bien, Citroën ha buscado un pretendido toque dinámico mediante una amortiguación de ajustes más bien cerrados, aunque desde mitad de compresión en adelante trabajan mucho mejor que los del Kona, aunque no de forma tan progresiva como los del T-Cross. Pronto descubres que ese tono que ha querido darle Citroën a su SUV son fuegos artificiales si tu conducción se sale de la normalidad. Su electrónica es mucho más tajante que la de sus rivales, a veces incluso brusca, advirtiéndote de que no se encuentra del todo a gusto cuando conduces al ataque, aunque lo que sí te aseguro es no vas a sacarle los colores por falta de seguridad en sus reacciones.

Publicidad

El VW T-Cross es equilibrio, la mejor especialidad de la casa, y no nos olvidemos, parte de uno de los coches con mejor comportamiento de la categoría: el Arona de Seat. VW ha tenido más de un año para estudiarlo a fondo y sus evoluciones llevan vía suspensión. Pasan de trabajar muy bien a altas frecuencias a retener con bastante firmeza al T-Cross en apoyo, pero sin la rigidez que ofrece el coche de Seat. El resultado es casi la misma efectividad con una calidad de rodadura mejorada.

Citroën C3 Aircross, Hyundai Kona y VW T-Cross: ¿qué SUV urbano de gasolina es mejor?

Citroën C3 Aircross, Hyundai Kona y VW T-Cross: ¿qué SUV urbano de gasolina es mejor?

Citroën C3 Aircross, Hyundai Kona y VW T-Cross: motores

Todos turbo y con tres cilindros, con un "ritmo" muy irregular a muy bajo régimen que en el caso del 1.2 PureTech se manifiesta en forma de molestas vibraciones a más vueltas que los otros dos propulsores de 1,0 litros. Sin embargo, el 1.2 francés tiene más fuerza a bajo régimen, aunque menos capacidad de giro, y su cambio de sólo 5 relaciones proporciona también saltos de marchas mucho más abiertos, con lo cual, tendrás que implicarte con el cambio cuando demandes su máxima capacidad de repuesta. Si el del Kona tiene muy buena pegada en medios, el del T-Cross estira aún más esa progresión, y sale también mejor desde abajo. Ni a uno ni otro les puedes dar la espalda porque van a requerir siempre moverse en un rango de vueltas muy concreto, pero te aseguro que, incluso en el caso del C3 Aircross, el más lento del grupo, ofrecen un nivel prestacional más que honesto. En cuanto a economía de consumo, te costaría amortizar la superior eficiencia del costoso T-Cross, pero valga una muestra más para demostrar el magnífico rendimiento alcanzado por la marca con este motor.

Publicidad
También te puede interesar

En esta comparativa de SUV diésel de 7 plazas, enfrentamos al Hyundai Santa Fe 2.2 CRDi de 200 CV frente al Seat Tarraco 2.0 TDI de 190 CV en un duelo de lo más interesante.

La gama 2019 del Seat Arona recibe la interesante versión 1.0 TGI, es decir, la variante híbrida de GNC (gas natural comprimido) y gasolina. ¡La ponemos a prueba!