Citroën C-Elysée

El nuevo C-Elysée es la respuesta de Citroën para familias con 'economía de guerra'. Fabricado en Vigo sobre la plataforma del pequeño C3, esta berlina tricuerpo ahonda en la sencillez y el espacio. Con 4,43 metros, gran habitabilidad y mucho maletero (506 litros), el C-Elysée llega al mercado a finales de noviembre entre 13.650 y 18.050 euros.
-
Citroën C-Elysée
Citroën C-Elysée

Con la mirada puesta prioritariamente en mercados emergentes, entre los que Citroën nos cita Rusia, China, Turquía o Cuba, pero, según sus responsables, también para países como España, el nuevo C-Elysée nace como berlina 'de batalla'. Se ha concebido desde una hoja en blanco, sin desarrollarse como muchas berlinas tricuerpo a partir de una carrocería de dos volúmenes ya existente. Para eso nos cuentan que existe ya un C4 L, que Citroën vende en China pero como un concepto de berlina más equipada y tecnológica. O sea, más costosa.

Una muy buena noticia es que este nuevo C-Elysée, el primer Citroën desarrollado plenamente como vehículo global, se fabrica en Vigo, de donde también salen modelos como el C4 Picasso, Grand C4 Picasso o Berlingo. Y desde donde nace su gemelo Peugeot 301, que, sin embargo, no llegará a España. Concebido pues como auténtico sedán desde su origen, el pliego inicial de condiciones pedía una berlina económica, con mucha habitabilidad y maletero, y el confort habitual de la marca. Y todo desde una pequeña plataforma de partida, la del C3, eso sí convenientemente adaptada con una batalla alargada casi 19 centímetros (2,65 metros) para ganar espacio en sus 4,43 metros totales: es decir, una berlina anti-crisis para enfrentarse a nuevos rivales como el Seat Toledo o el Chevrolet Aveo Sedán, y también a Dacia, marca en fuerte crecimiento.

Si por fuera el nuevo Citroën C-Elysée nos muestra una imagen cuidada, y con un musculoso frontal que nos recuerda al mayor C5, por dentro sin duda es la habitabilidad la auténtica protagonista. A un diseño delantero limpio y sencillo, y unos muy buenos y cómodos asientos, une un espacio trasero impresionante, casi con la distancia para piernas de un Skoda Superb. La altura también es buena y, a pesar de no ser especialmente ancho (donde nos recuerda que parte de un pequeño utilitario), cumple claramente como amplísimo transporte. 

Bien adaptado, por tanto, a estos nuevos y globales tiempos, otra cosa es 'rascar' y comenzar a visualizar, también claramente, ahorros de costes. Para empezar, el volante no tiene regulación en profundidad (y poca en altura), y tampoco la hay de cinturones o de altura para la banqueta del acompañante; los plásticos (todos duros) no muestra una gran calidad e, incluso, vemos una misma instrumentación compartida para las versiones Diesel y gasolina: recortes también asociados ya a Dacia, fabricante rey del low cost. Aunque peor nos parece la ausencia de reposacabezas trasero central (está homologado para 5 pasajeros), y la falta de regulación en altura de los dos laterales, en realidad una pequeña extensión del asiento y que quedará por debajo de la cabeza en adultos que superen el 1,70 metros. Detalles que ya no se veían, y que puede que se empiecen a recuperar, aunque un económico Seat Toledo llegue hoy mucho más elaborado. 

Analizado el interior, hora de pasar al maletero, otra de las grandes bazas que promete este C-Elysée. Y, nuevamente, luces y sombras. Luces, muchas, en su capacidad, algo más de 500 litros de carga para acoger todo el equipaje familiar, y con la ya poco vista rueda de repuesto normal bajo el piso. Sin embargo, constatamos nuevamente la optimización de costes ante la ausencia de guarnecidos o la falta de sujeción de una puerta de maletero que conviene no perder de vista o tu cabeza podrá sentirla mientras intentas cargar. Yo la probé...

Constatado su gran espacio, y también sus detalles menos vistosos, arrancamos el nuevo Citroën C-Elysée. Nos subimos para empezar a su único propulsor Diesel, el conocido 1.6 HDi de PSA, en su más popular variante de 92 CV de la que ya se han vendido hasta 6 millones de unidades en todo el mundo. Acompañado de neumáticos de baja resistencia a la rodadura en medida 195/55 R16 (en acabado básico llega con más pequeños 185/65 R15), anuncia un consumo medio de apenas 4,1 l/100 km, aun sin contar con nuevas tecnologías como sistema Stop/Start. 

Desde su arrancada, este pequeño HDi nos sorprende con una gran respuesta para su baja potencia, con muy buen bajo régimen, y acompañado de un cambio manual de 5 relaciones muy bien equilibradas. Tan elástico es, que metemos tercera y parecemos ir en automático, saliendo desde poco más de 1.000 rpm y a muy baja velocidad. Rueda con gran honestidad y se siente suficiente, aunque también resulta más sonoro de lo recordado. Y es que, además de no contar con una aerodinámica especialmente buena, el C-Elysée prescinde de mucho material aislante, como comprobamos al abrir el capó. 

Además de este HDi, Citroën ofrece en su nuevo C-Elysée dos propuestas gasolina. Por abajo, abre la gama el avanzado nuevo motor de tres cilindros de PSA, ya visto en un Peugeot 208. Con 1,2 litros, distribución variable VTi y 72 CV, anuncia un gasto de 5,2 l/100 km. Aquí no lo hemos probado, pero, si en el 208 nos convenció, seguro que en este C-Elysée también lo hará. Para el segundo semestre de 2013, estrenará en la gama además un cambio automático robotizado. Sí nos hemos subido, en cambio, al superior 1.6i VTi de 115 CV y 6,4 l/100 km de consumo. Más suave y silencioso que el HDi, no tiene su fuerza pero sí nos parece que cumpla en su respuesta. 

Rodador internacional

Básicos pero correctos motores, mucho espacio y ahorro visible de costes. La prueba final para determinar la calidad del producto estaba en su comportamiento. Y reconocemos que Citroën ha conseguido aquí una buena puesta a punto. Ya hemos dicho que parte de la plataforma del C3, conservando incluso los frenos traseros de tambor que ofrece éste en sus versiones básicas: aquí no hay opción de discos como en el utilitario francés o incluso en el nuevo Seat Toledo. Pero Citroën asegura haber reforzado la estructura y la suspensión (de ahí sus vías ensanchadas), donde apuesta por un tren delantero McPherson y el siempre sencillo, pero efectivo, eje trasero torsional. 

Lo cierto es que hemos sentido sólido y sujeto al nuevo Citroën C-Elysée en nuestra primera toma de contacto en carretera. Muy ligero (parte de sólo 980 kg, casi como un pequeño ciudadano), cuenta con una dirección totalmente eléctrica de buen guiado, precisa e informativa. El cambio, como es habitual en PSA, tiene unos recorridos largos, pero se maneja también con comodidad. 

Por su parte, la suspensión, aunque flexible para garantizar su paso por carreteras en mal estado (para lo que también Citroën ha optado por elevar ligeramente la altura al suelo hasta los 142 mm y subir la admisión de aire para enfrentarse a posibles firmes inundados), contiene con suficiencia los movimientos de carrocería. No se siente una amortiguación de excelente calidad, pero sí más que respetable. Por aquí, cumple con creces.

El nuevo Citroën C-Elysée llegará a España con dos acabados diferentes para las tres motorizaciones. El primero, Seduction, incluirá 4 airbags (no hay de cortina), ESP, aire acondicionado, elevalunas eléctricos delantero, ordenador de viaje, radio CD MP3, y conexiones USB y Bluetooth, entre otros elementos. 

Por encima, hay un acabado Exclusive, que a todo ello añade elevalunas eléctricos traseros, apoyabrazos delantero, volante y cambio en cuero, llantas de 16 pulgadas, ayuda al estacionamiento trasero o control de crucero. Como única opción disponible, Citroën ofrece la pintura metalizada por 350 euros.

No es tan inconsistente como el Dacia Logan, pero tampoco tan elaborado como un nuevo Seat Toledo. Muy sencillo, práctico y con algún detalle por pulir, Citroën presenta un sedán económico que cumple, sin más, como transporte familiar. Que nadie espere un C4 de tres volúmenes, porque no lo es. Es un producto global, con la mirada puesta más en mercados emergentes que en esta Europa Occidental.

  • Citroën C-Elysée VTi 72 CV Seduction: 13.650 €
  • Citroën C-Elysée VTi 72 CV Exclusive: 14.750 €
  • Citroën C-Elysée VTi 115 CV Seduction: 15.650 €
  • Citroën C-Elysée VTi 115 CV Exclusive: 16.750 €
  • Citroën C-Elysée HDi 92 CV Seduction: 16.950 €
  • Citroën C-Elysée HDi 92 CV Exclusive: 18.050 €.
FICHAS TÉCNICAS

1.2 VTi

1.6 VTi

1.6 HDi
 Motor 3 cilindros en línea 4 cilindros en línea 4 cilindros en línea
Cilindrada 1.199 cm3 1.587 cm3 1.560 cm3
Alimentación Inyección multipunto Inyección multipunto Inyección directa por conducto común, turbo de geometría variable e intercooler
Potencia máxima 72 CV a 5.500 rpm 115 CV a 6.050 rpm 92 CV a 4.000 rpm
Par máximo 11,2 mkg a 3.000 rpm 15,3 mkg a 4.000 rpm 23,5 mkg a 1.750 rpm
Velocidad máxima 160 km/h 188 km/h 180 km/h
Aceleración 0-100 km/h 14,2 s 9,4 s 11,2 s
Transmisión Tracción delantera, cambio manual de 5 relaciones (en 2013, robotizado de 5 relaciones Tracción delantera, cambio manual de 5 velocidades Tracción delantera, cambio manual de 6 velocidades
Dimensiones exteriores (largoxanchoxalto) 443x175x147 cm 443x175x147 cm 443x175x147 cm
Batalla y vías del./tras. 265 y 150/148 cm 265 y 150/148 cm 265 y 150/148 cm
Peso Desde 980 kg Desde 1.090 kg Desde 1.090 kg
Volumen de maletero 506 l 506 l 506 l
Consumo urbano/extraurbano/mixto 7,0/4,3/5,3 l/100 km 8,8/5,3/6,5 l/100 km 4,8/3,7/4,1 l/100 km
Emisiones CO2 124 g/km 151 g/km 108 g/km

Galería relacionada

Citroen C Elysee el contacto

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...