Chevrolet Orlando

Chevrolet se adentra en el segmento de los monovolúmenes en Europa con un producto muy interesante: el Orlando. Además de un diseño exterior con claros toques de ‘crossover’, sus siete plazas utilizables y unos precios competitivos lo convierten en un vehículo con potencial para atraer al exigente conductor europeo. ¿Lo conseguirá?
-
Chevrolet Orlando
Chevrolet Orlando

En forma de prototipo, Chevrolet nos ha ido enseñando desde 2008 diversas evoluciones del Orlando. Finalmente, en la edición 2010 del Salón del Automóvil de París 2010 celebrada el pasado mes de octubre se presentó su versión definitiva. Ahora, hemos podido subirnos y conducir este nuevo monovolumen.

Lo primero que llama la atención del Orlando son dos aspectos: sus generosas dimensiones –mide 4,65 m de longitud- y su estética llena de detalles típicos en un ‘crossover’, en los que predominan las formas planas y cuadradas, además de otros elementos de marcada personalidad, como el frontal cien por cien Chevrolet y unos abultados pasos de rueda.


Gasolina
Orlando LT 1.8 140 CV: 20.030 euros
Orlando LT+ 1.8 140 CV: 21.030 euros
Orlando LTZ 1.8 140 CV: 22.665 euros
Diesel
Orlando LT 2.0 131 CV: 21.150 euros
Orlando LT+ 2.0 131 CV: 22.150 euros
Orlando LTZ 2.0 163 CV: 24.700 euros
Orlando LTZ 2.0 163 CV Auto: 25.800 euros
(*). En diciembre, ya se aceptan pedidos. Las primeras entregas a los clientes tendrán lugar durante los meses de enero y febrero de 2011.

Si la fachada exterior del Chevrolet Orlando difícilmente pasa inadvertida, lo mejor es abrir las puertas y descubrir la versatilidad y espacio interior que inicialmente prometía este vehículo. Efectivamente, una vez que empezamos a descubrir con detalle su habitáculo enseguida nos damos cuenta de que la funcionalidad y la practicidad son sus valores predominantes. La configuración de siete plazas anunciada ya era un buen punto a su favor. Lo mejor para certificarlo, abrir las puertas que dan acceso a la segunda fila y a la tercera y comprobar el espacio disponible. Hicimos la prueba con un compañero de 1,80 m de altura y apreciamos que su posición era relativamente cómoda, con un techo que no rozaba sobre la cabeza y unas rodillas demasiado elevadas (las banquetas, están ancladas en una posición muy baja, de ahí que las rodillas estén sobreelevadas y que la cabeza no roce con el techo). Con dicha posición, podíamos atestiguar que las dos plazas traseras de la tercera fila de asientos no eran testimoniales, aunque eso sí, dos adultos de la altura citada podrían hacer un viaje corto-medio (algo más de una hora de duración; lo habitual en este tipo de coches es que las dos plazas de la tercera fila estén destinadas exclusivamente a niños).

Si positivo nos resultaba el espacio disponible para dos adultos en la tercera fila de asientos del Orlando, por el contrario también encontramos algunos puntos negativos. Uno de ellos lo localizamos en una boca de carga demasiado elevada y no muy amplia (la altura del coche es de solo 1,63 m). En configuración de siete asientos, el volumen disponible para llevar carga es bastante escaso –en la ficha oficial, se anuncia una capacidad de 89 litros, mientras que en la práctica efectivamente comprobamos que apenas se pueden llevar unas bolsas de compra y mochilas no muy grandes-. Acceder a la tercera fila de asientos resulta un proceso fácil y sencillo, con un hueco generoso para hacerlo. A la hora de plegar dicha fila, esta tarea también realizamos sin ningún tipo de dificultad. Lo mismo sucede cuando decidimos plegar la segunda fila, tras lo cual obtenemos una superficie totalmente plana que permite incrementar nuestra capacidad de carga. Por tanto, el Chevrolet Orlando aprueba con creces el capítulo de la modularidad y versatilidad interior, uno de los aspectos que más se valora en un monovolumen.

En cuanto al diseño del interior del Chevrolet Orlando, éste nos recuerda levemente al Opel Insignia, aunque eso sí, con un menor uso de detalles cromados. Respecto a la calidad real y percibida, debemos reconocer que es más que aceptable, aunque algo menor respecto a algunos de sus rivales de siete plazas como el Chevrolet Orlando, éste nos recuerda levemente al Ford Grand C-Max, Renault Grand Scénic o Citroën C4 Grand Picasso. Los huecos portaobjetos se repiten por doquier en las plazas delanteras y en los de las filas segunda y tercera. Especialmente original resulta un pequeño hueco que queda oculto tras el radio CD y navegador (pulsando un botón, se pliega la estructura del equipo de sonido y navegación para dar lugar a un espacio ideal para colocar objetos como un móvil, unas llaves, un paquete de pañuelos, etc.).


LT: Aire acondicionado, airbags delanteros, airbags laterales delanteros y de cortina, ABS con EBD, Control Estabilidad ESC, Control Tracción TCS, Radio CD-MP3, 4 altavoces, mandos audio en volante, sensor aparcamiento trasero, ordenador a bordo.
LT+: Llantas aleación 16’’, faros antiniebla delanteros, climatizador automático, radio premium con USB y MP3, 6 altavoces.
LTZ: Llantas aleación 17’’, sensor lluvia, sensor luces, Cruise Control, Navegador con pantalla 7’’, luz ambiental azul en panel instrumentos.
Opción para toda la gama: pintura metalizada (400 euros)
Opciones acabado LTZ: Asientos de cuero calefactables (1.150 euros), llantas aleación 18’’ (300 euros), techo solar (700 euros).

Durante la presentación a la prensa del Chevrolet Orlando, tuvimos la ocasión de ponernos al volante de dos de sus opciones mecánicas: el turbodiesel 2.0 de 163 CV con cambio manual de seis marchas –también se puede elegir con cambio automático de cinco velocidades- y el gasolina atmosférico 1.8 de 140 CV con cambio manual de cinco relaciones. De los dos, el más agradable y el que mejores sensaciones de conducción nos transmitió fue el turbodiesel, la opción mecánica que quizás más atraiga al público español (en el lanzamiento comercial, también habrá un 2.0 turbodiesel rebajado a 131 CV).

A nivel de chasis, el Orlando parte de la estructura técnica del Cruze –en 2011, llegará la versión compacta con carrocería de 5 puertas del Cruze con un ambicioso objetivo: plantar cara a modelos muy consagrados como el Opel Astra, Ford Focus y Renault Mégane, entre otros-. Por su parte, la palanca de cambios ligeramente elevada y muy cerca del volante es un elemento favorable en su conducción. Respecto al funcionamiento del cambio, notamos que había que marcar mucho el recorrido de cada una de las marchas para engranarlas. En cuanto al comportamiento, el Orlando nos pareció en todo momento un vehículo muy agradable de conducir. Su agilidad en zonas viradas no es uno de sus fuertes, aunque transita por dichos recorridos con bastante solvencia con algún que otro leve balanceo de la carrocería. En zonas con asfalto irregular o bacheado, las suspensiones resultan algo duras, notándose en exceso dichas irregularidades.

FICHAS TÉCNICAS CHEVROLET ORLANDO

 

1.8

2.0 D

2.0 D Auto

2.0.D Diesel Reb.

MOTOR

 

 

 

 

Ubicación:

Del. Tranversal

Del. Tranversal

Del. Tranversal

Del. Tranversal

Cilindros:

4 en línea

4 en línea

4 en línea

4 en línea

Cilindrada:

1.796 cm3

1.998 cm3

1.998 cm3

1.998 cm3

Potencia:

141 CV a 6.200 rpm

163 CV a 3.800 rpm

163 CV a 3.800 rpm           

131 CV a 3.800 rpm

Par motor:

17,94 mkg a 3.800 rpm

36,70 mkg a 2.000 rpm

36,70 a 2.000 rpm

32,12 mkg a 2.000 rpm

TRANSMISIÓN

 

 

 

Tracción:

Delantera

Delantera

Delantera

Delantera

Cambio:

Manual 5 marchas

Manual 6 marchas

Auto. 5 marchas

Manual 6 marchas

DIMENSIONES

 

 

 

Largo:

4.652 mm

4.652 mm

4.652 mm

4.652 mm

Ancho:

1.836 mm

1.836 mm

1.836 mm

1.836 mm

Alto:

1.633 mm

1.633 mm

1.633 mm

1.633 mm

Batalla:

2.760 mm

2.760 mm

2.760 mm

2.760 mm

Via Del/Tras:

1.584/1.588 mm

1.584/1.588 mm

1.584/1.588 mm

1.584/1.588 mm

Maletero:

89/1.499 litros

89/1.499 litros

89/1.499 litros

89/1.499 litros

SUSPENSIONES

Eje delantero:

Independiente. Tipo McPherson. Barra estabilizadora. Resorte helicoidal

Eje trasero:

Semi-independiente. Eje torsional. Resorte helicoidal.

PRESTACIONES

Velocidad máx.

185 km/h

195 km/h

195 km/h

180 km/h

0-100 km/h:

11,6 segundos

10,0 segundos

11,0 segundos

10,3 segundos

CONSUMOS

Extraurbano:

5,9 l/100 km

4,9 l/100 km

5,7 l/100 km

4,9 l/100 km

Urbano:

9,7 l/100 km

7,9 l/100 km

9,3 l/100 km

7,9 l/100 km

Mixto:

7,3 l/100 km

6,0 l/100 km

7,0 l/100 km

6,0 l/100 km

Emisiones CO2:

172 g/km CO2

159 g/km CO2

186 g/km CO2

159 g/km CO2

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...