Cadillac BLS Wagon

La marca norteamericana Cadillac comercializa por primera vez en su historia un modelo con carrocería familiar que será vendido exclusivamente en Europa. Derivado de la berlina BLS, mejora su capacidad de transporte sin perder la exclusividad que la marca y el diseño pretenden afirmar.
-
Cadillac BLS Wagon
Cadillac BLS Wagon

Han pasado 104 años en la vida de Cadillac para que en su gama aparque una versión familiar – Wagon, en inglés- y este hecho coincide con el acento que Cadillac está poniendo en su expansión por el mundo. Acompañando a la berlina BLS, el Wagon posee unas líneas limpias y bien definidas. Su longitud se ha incrementado en casi cuatro centímetros en relación con su hermano de tres volúmenes, llegando hasta rozar los 4,72 metros. La evolución estética incluye una toma de aire más amplia debajo de la parrilla delantera, modificación compartida con la berlina, faros de niebla incorporados en el paragolpes delantero y una estrecha moldura cromada que recorre las ventanillas laterales, para acentuar la línea en cuña y el perfil del coche.

El equipamiento de serie incluye raíles en el techo, cristales tintados en las ventanillas tras el pilar central, cubierta para equipaje, red de equipaje y ganchos cromados sujetaequipajes. El volante está forrado en cuero en toda la gama y aparece un reloj analógico en la consola central. La gama del Cadillac BLS Wagon se configura con cuatro niveles de equipamiento: Business, Elegance, Sport y Sport Luxury. El primero de ellos incluye llantas de aleación de 16 pulgadas, sistema de control de estabilidad, airbags delanteros, laterales y de cortina, ordenador de a bordo, control de velocidad de crucero, aire acondicionado y sistema de audio con CD y siete altavoces. Las opciones se centran en la tapicería de cuero, equipo de sistema Bose, sistema de navegación con DVD y acabado interior en madera.

El nivel intermedio, el Elegance, incluye un equipamiento adicional en el que destaca el sensor de lluvia, los asientos eléctricos, el climatizador de doble zona y las llantas de aleación de 17 pulgadas. La versión Sport recibe unas llantas aún más grandes –18 pulgadas-, una suspensión deportiva con distancia al suelo de la carrocería rebajada junto con detalles de ornamentación interior de aluminio. Por fin, la versión Luxury Sport se completa con faros bi-xenón, asientos de cuero con regulación eléctrica y calefacción además de acabado interior en madera. El equipo de audio Bose cuenta con sonido surround y altavoces adicionales en las puertas traseras.

La gama mecánica de los nuevos BLS Wagon es muy amplia, abarcando hasta seis opciones distintas, tres de gasolina, dos de gasóleo y una con funcionamiento a bioetanol. Los primeros se escalonan desde una versión de arranque ya muy potente: un 2 litros de cuatro cilindros en dos niveles de potencia, 175 y 210 CV, conseguidos con la ayuda de la sobrealimentación por turbocompresor. El tope de gama de gasolina es un V6 también sobrealimentado, de 2,5 litros y 255 CV. La opción de bioetanol en su forma E85 –85 por ciento etanol y 15 por ciento de gasolina-, que en principio sólo se suministrará bajo petición, lleva hasta los 200 CV al motor de 2 litros con turbocompresor.

Las dos opciones de gasóleo se basan en el mismo propulsor: un 1.9 litros de origen JTD – fabricado por Fiat- que en función de su nivel de sobrealimentación consigue rendir 150 ó 180 CV. A partir de 2008, se incorporará la opción de transmisión a las cuatro ruedas, con tecnología de tipo Haldex, que sólo transmite par a las ruedas traseras cuando alguna de las delanteras pierde agarre, excepto en las arrancadas, donde la transmisión de fuerza se realizan antes del inicio del posible patinamiento.

A partir de ahora, todos los Cadillac BLS, sean berlina o Wagon, incorporan de serie el control de estabilidad y en los dos niveles superiores de equipamiento aparece el sensor de presión de los neumáticos.

El Cadillac BLS Wagon cuenta con un completo sistema de ayuda y comunicación que se compone de un equipo de sonido de alta calidad, un sistema de navegación con pantalla táctil y un teléfono con manos libres universal. Tanto en su definición como equipo de serie como el opcional Bose, pueden reproducir MP3 y se accionan mediante botones situados en el volante o en el ordenador de a bordo. El sistema de navegación tiene una pantalla LED de 6,5 pulgadas y utiliza un DVD como almacenamiento del software. Este sistema, opcional, puede recibir las órdenes a través de la pantalla táctil o mediante voz.

Sabiendo que este Cadillac BLS Wagon se sustenta sobre la misma plataforma que el Opel Vectra y el Saab 9-3, hay que recalcar que los retoques efectuados para adecuarlo a los parámetros habituales de una marca de lujo como Cadillac no han podido ser más acertados. Sin perder un ápice de sus cualidades dinámicas, que son bastante sobradas para los tiempos que corren, este BLS Wagon disfrutan de un excelente rodar sobre el asfalto, siendo capaz de amortiguar de forma muy eficaz las irregularidades de la carretera sin que esto conlleve una pérdida de precisión en su conducción. Confortable y rápido, con el nuevo motor turbodiésel de 180 CV el Cadillac BLS Wagon se convierte en un vehículo no demasiado ostentoso pero muy dinámico y con un consumo de combustible muy aquilatado.

Han pasado 104 años en la vida de Cadillac para que en su gama aparque una versión familiar – Wagon, en inglés- y este hecho coincide con el acento que Cadillac está poniendo en su expansión por el mundo. Acompañando a la berlina BLS, el Wagon posee unas líneas limpias y bien definidas. Su longitud se ha incrementado en casi cuatro centímetros en relación con su hermano de tres volúmenes, llegando hasta rozar los 4,72 metros. La evolución estética incluye una toma de aire más amplia debajo de la parrilla delantera, modificación compartida con la berlina, faros de niebla incorporados en el paragolpes delantero y una estrecha moldura cromada que recorre las ventanillas laterales, para acentuar la línea en cuña y el perfil del coche.

El equipamiento de serie incluye raíles en el techo, cristales tintados en las ventanillas tras el pilar central, cubierta para equipaje, red de equipaje y ganchos cromados sujetaequipajes. El volante está forrado en cuero en toda la gama y aparece un reloj analógico en la consola central. La gama del Cadillac BLS Wagon se configura con cuatro niveles de equipamiento: Business, Elegance, Sport y Sport Luxury. El primero de ellos incluye llantas de aleación de 16 pulgadas, sistema de control de estabilidad, airbags delanteros, laterales y de cortina, ordenador de a bordo, control de velocidad de crucero, aire acondicionado y sistema de audio con CD y siete altavoces. Las opciones se centran en la tapicería de cuero, equipo de sistema Bose, sistema de navegación con DVD y acabado interior en madera.

El nivel intermedio, el Elegance, incluye un equipamiento adicional en el que destaca el sensor de lluvia, los asientos eléctricos, el climatizador de doble zona y las llantas de aleación de 17 pulgadas. La versión Sport recibe unas llantas aún más grandes –18 pulgadas-, una suspensión deportiva con distancia al suelo de la carrocería rebajada junto con detalles de ornamentación interior de aluminio. Por fin, la versión Luxury Sport se completa con faros bi-xenón, asientos de cuero con regulación eléctrica y calefacción además de acabado interior en madera. El equipo de audio Bose cuenta con sonido surround y altavoces adicionales en las puertas traseras.

La gama mecánica de los nuevos BLS Wagon es muy amplia, abarcando hasta seis opciones distintas, tres de gasolina, dos de gasóleo y una con funcionamiento a bioetanol. Los primeros se escalonan desde una versión de arranque ya muy potente: un 2 litros de cuatro cilindros en dos niveles de potencia, 175 y 210 CV, conseguidos con la ayuda de la sobrealimentación por turbocompresor. El tope de gama de gasolina es un V6 también sobrealimentado, de 2,5 litros y 255 CV. La opción de bioetanol en su forma E85 –85 por ciento etanol y 15 por ciento de gasolina-, que en principio sólo se suministrará bajo petición, lleva hasta los 200 CV al motor de 2 litros con turbocompresor.

Las dos opciones de gasóleo se basan en el mismo propulsor: un 1.9 litros de origen JTD – fabricado por Fiat- que en función de su nivel de sobrealimentación consigue rendir 150 ó 180 CV. A partir de 2008, se incorporará la opción de transmisión a las cuatro ruedas, con tecnología de tipo Haldex, que sólo transmite par a las ruedas traseras cuando alguna de las delanteras pierde agarre, excepto en las arrancadas, donde la transmisión de fuerza se realizan antes del inicio del posible patinamiento.

A partir de ahora, todos los Cadillac BLS, sean berlina o Wagon, incorporan de serie el control de estabilidad y en los dos niveles superiores de equipamiento aparece el sensor de presión de los neumáticos.

El Cadillac BLS Wagon cuenta con un completo sistema de ayuda y comunicación que se compone de un equipo de sonido de alta calidad, un sistema de navegación con pantalla táctil y un teléfono con manos libres universal. Tanto en su definición como equipo de serie como el opcional Bose, pueden reproducir MP3 y se accionan mediante botones situados en el volante o en el ordenador de a bordo. El sistema de navegación tiene una pantalla LED de 6,5 pulgadas y utiliza un DVD como almacenamiento del software. Este sistema, opcional, puede recibir las órdenes a través de la pantalla táctil o mediante voz.

Sabiendo que este Cadillac BLS Wagon se sustenta sobre la misma plataforma que el Opel Vectra y el Saab 9-3, hay que recalcar que los retoques efectuados para adecuarlo a los parámetros habituales de una marca de lujo como Cadillac no han podido ser más acertados. Sin perder un ápice de sus cualidades dinámicas, que son bastante sobradas para los tiempos que corren, este BLS Wagon disfrutan de un excelente rodar sobre el asfalto, siendo capaz de amortiguar de forma muy eficaz las irregularidades de la carretera sin que esto conlleve una pérdida de precisión en su conducción. Confortable y rápido, con el nuevo motor turbodiésel de 180 CV el Cadillac BLS Wagon se convierte en un vehículo no demasiado ostentoso pero muy dinámico y con un consumo de combustible muy aquilatado.

Han pasado 104 años en la vida de Cadillac para que en su gama aparque una versión familiar – Wagon, en inglés- y este hecho coincide con el acento que Cadillac está poniendo en su expansión por el mundo. Acompañando a la berlina BLS, el Wagon posee unas líneas limpias y bien definidas. Su longitud se ha incrementado en casi cuatro centímetros en relación con su hermano de tres volúmenes, llegando hasta rozar los 4,72 metros. La evolución estética incluye una toma de aire más amplia debajo de la parrilla delantera, modificación compartida con la berlina, faros de niebla incorporados en el paragolpes delantero y una estrecha moldura cromada que recorre las ventanillas laterales, para acentuar la línea en cuña y el perfil del coche.

El equipamiento de serie incluye raíles en el techo, cristales tintados en las ventanillas tras el pilar central, cubierta para equipaje, red de equipaje y ganchos cromados sujetaequipajes. El volante está forrado en cuero en toda la gama y aparece un reloj analógico en la consola central. La gama del Cadillac BLS Wagon se configura con cuatro niveles de equipamiento: Business, Elegance, Sport y Sport Luxury. El primero de ellos incluye llantas de aleación de 16 pulgadas, sistema de control de estabilidad, airbags delanteros, laterales y de cortina, ordenador de a bordo, control de velocidad de crucero, aire acondicionado y sistema de audio con CD y siete altavoces. Las opciones se centran en la tapicería de cuero, equipo de sistema Bose, sistema de navegación con DVD y acabado interior en madera.

El nivel intermedio, el Elegance, incluye un equipamiento adicional en el que destaca el sensor de lluvia, los asientos eléctricos, el climatizador de doble zona y las llantas de aleación de 17 pulgadas. La versión Sport recibe unas llantas aún más grandes –18 pulgadas-, una suspensión deportiva con distancia al suelo de la carrocería rebajada junto con detalles de ornamentación interior de aluminio. Por fin, la versión Luxury Sport se completa con faros bi-xenón, asientos de cuero con regulación eléctrica y calefacción además de acabado interior en madera. El equipo de audio Bose cuenta con sonido surround y altavoces adicionales en las puertas traseras.

La gama mecánica de los nuevos BLS Wagon es muy amplia, abarcando hasta seis opciones distintas, tres de gasolina, dos de gasóleo y una con funcionamiento a bioetanol. Los primeros se escalonan desde una versión de arranque ya muy potente: un 2 litros de cuatro cilindros en dos niveles de potencia, 175 y 210 CV, conseguidos con la ayuda de la sobrealimentación por turbocompresor. El tope de gama de gasolina es un V6 también sobrealimentado, de 2,5 litros y 255 CV. La opción de bioetanol en su forma E85 –85 por ciento etanol y 15 por ciento de gasolina-, que en principio sólo se suministrará bajo petición, lleva hasta los 200 CV al motor de 2 litros con turbocompresor.

Las dos opciones de gasóleo se basan en el mismo propulsor: un 1.9 litros de origen JTD – fabricado por Fiat- que en función de su nivel de sobrealimentación consigue rendir 150 ó 180 CV. A partir de 2008, se incorporará la opción de transmisión a las cuatro ruedas, con tecnología de tipo Haldex, que sólo transmite par a las ruedas traseras cuando alguna de las delanteras pierde agarre, excepto en las arrancadas, donde la transmisión de fuerza se realizan antes del inicio del posible patinamiento.

A partir de ahora, todos los Cadillac BLS, sean berlina o Wagon, incorporan de serie el control de estabilidad y en los dos niveles superiores de equipamiento aparece el sensor de presión de los neumáticos.

El Cadillac BLS Wagon cuenta con un completo sistema de ayuda y comunicación que se compone de un equipo de sonido de alta calidad, un sistema de navegación con pantalla táctil y un teléfono con manos libres universal. Tanto en su definición como equipo de serie como el opcional Bose, pueden reproducir MP3 y se accionan mediante botones situados en el volante o en el ordenador de a bordo. El sistema de navegación tiene una pantalla LED de 6,5 pulgadas y utiliza un DVD como almacenamiento del software. Este sistema, opcional, puede recibir las órdenes a través de la pantalla táctil o mediante voz.

Sabiendo que este Cadillac BLS Wagon se sustenta sobre la misma plataforma que el Opel Vectra y el Saab 9-3, hay que recalcar que los retoques efectuados para adecuarlo a los parámetros habituales de una marca de lujo como Cadillac no han podido ser más acertados. Sin perder un ápice de sus cualidades dinámicas, que son bastante sobradas para los tiempos que corren, este BLS Wagon disfrutan de un excelente rodar sobre el asfalto, siendo capaz de amortiguar de forma muy eficaz las irregularidades de la carretera sin que esto conlleve una pérdida de precisión en su conducción. Confortable y rápido, con el nuevo motor turbodiésel de 180 CV el Cadillac BLS Wagon se convierte en un vehículo no demasiado ostentoso pero muy dinámico y con un consumo de combustible muy aquilatado.

Han pasado 104 años en la vida de Cadillac para que en su gama aparque una versión familiar – Wagon, en inglés- y este hecho coincide con el acento que Cadillac está poniendo en su expansión por el mundo. Acompañando a la berlina BLS, el Wagon posee unas líneas limpias y bien definidas. Su longitud se ha incrementado en casi cuatro centímetros en relación con su hermano de tres volúmenes, llegando hasta rozar los 4,72 metros. La evolución estética incluye una toma de aire más amplia debajo de la parrilla delantera, modificación compartida con la berlina, faros de niebla incorporados en el paragolpes delantero y una estrecha moldura cromada que recorre las ventanillas laterales, para acentuar la línea en cuña y el perfil del coche.

El equipamiento de serie incluye raíles en el techo, cristales tintados en las ventanillas tras el pilar central, cubierta para equipaje, red de equipaje y ganchos cromados sujetaequipajes. El volante está forrado en cuero en toda la gama y aparece un reloj analógico en la consola central. La gama del Cadillac BLS Wagon se configura con cuatro niveles de equipamiento: Business, Elegance, Sport y Sport Luxury. El primero de ellos incluye llantas de aleación de 16 pulgadas, sistema de control de estabilidad, airbags delanteros, laterales y de cortina, ordenador de a bordo, control de velocidad de crucero, aire acondicionado y sistema de audio con CD y siete altavoces. Las opciones se centran en la tapicería de cuero, equipo de sistema Bose, sistema de navegación con DVD y acabado interior en madera.

El nivel intermedio, el Elegance, incluye un equipamiento adicional en el que destaca el sensor de lluvia, los asientos eléctricos, el climatizador de doble zona y las llantas de aleación de 17 pulgadas. La versión Sport recibe unas llantas aún más grandes –18 pulgadas-, una suspensión deportiva con distancia al suelo de la carrocería rebajada junto con detalles de ornamentación interior de aluminio. Por fin, la versión Luxury Sport se completa con faros bi-xenón, asientos de cuero con regulación eléctrica y calefacción además de acabado interior en madera. El equipo de audio Bose cuenta con sonido surround y altavoces adicionales en las puertas traseras.

La gama mecánica de los nuevos BLS Wagon es muy amplia, abarcando hasta seis opciones distintas, tres de gasolina, dos de gasóleo y una con funcionamiento a bioetanol. Los primeros se escalonan desde una versión de arranque ya muy potente: un 2 litros de cuatro cilindros en dos niveles de potencia, 175 y 210 CV, conseguidos con la ayuda de la sobrealimentación por turbocompresor. El tope de gama de gasolina es un V6 también sobrealimentado, de 2,5 litros y 255 CV. La opción de bioetanol en su forma E85 –85 por ciento etanol y 15 por ciento de gasolina-, que en principio sólo se suministrará bajo petición, lleva hasta los 200 CV al motor de 2 litros con turbocompresor.

Las dos opciones de gasóleo se basan en el mismo propulsor: un 1.9 litros de origen JTD – fabricado por Fiat- que en función de su nivel de sobrealimentación consigue rendir 150 ó 180 CV. A partir de 2008, se incorporará la opción de transmisión a las cuatro ruedas, con tecnología de tipo Haldex, que sólo transmite par a las ruedas traseras cuando alguna de las delanteras pierde agarre, excepto en las arrancadas, donde la transmisión de fuerza se realizan antes del inicio del posible patinamiento.

A partir de ahora, todos los Cadillac BLS, sean berlina o Wagon, incorporan de serie el control de estabilidad y en los dos niveles superiores de equipamiento aparece el sensor de presión de los neumáticos.

El Cadillac BLS Wagon cuenta con un completo sistema de ayuda y comunicación que se compone de un equipo de sonido de alta calidad, un sistema de navegación con pantalla táctil y un teléfono con manos libres universal. Tanto en su definición como equipo de serie como el opcional Bose, pueden reproducir MP3 y se accionan mediante botones situados en el volante o en el ordenador de a bordo. El sistema de navegación tiene una pantalla LED de 6,5 pulgadas y utiliza un DVD como almacenamiento del software. Este sistema, opcional, puede recibir las órdenes a través de la pantalla táctil o mediante voz.

Sabiendo que este Cadillac BLS Wagon se sustenta sobre la misma plataforma que el Opel Vectra y el Saab 9-3, hay que recalcar que los retoques efectuados para adecuarlo a los parámetros habituales de una marca de lujo como Cadillac no han podido ser más acertados. Sin perder un ápice de sus cualidades dinámicas, que son bastante sobradas para los tiempos que corren, este BLS Wagon disfrutan de un excelente rodar sobre el asfalto, siendo capaz de amortiguar de forma muy eficaz las irregularidades de la carretera sin que esto conlleve una pérdida de precisión en su conducción. Confortable y rápido, con el nuevo motor turbodiésel de 180 CV el Cadillac BLS Wagon se convierte en un vehículo no demasiado ostentoso pero muy dinámico y con un consumo de combustible muy aquilatado.

Han pasado 104 años en la vida de Cadillac para que en su gama aparque una versión familiar – Wagon, en inglés- y este hecho coincide con el acento que Cadillac está poniendo en su expansión por el mundo. Acompañando a la berlina BLS, el Wagon posee unas líneas limpias y bien definidas. Su longitud se ha incrementado en casi cuatro centímetros en relación con su hermano de tres volúmenes, llegando hasta rozar los 4,72 metros. La evolución estética incluye una toma de aire más amplia debajo de la parrilla delantera, modificación compartida con la berlina, faros de niebla incorporados en el paragolpes delantero y una estrecha moldura cromada que recorre las ventanillas laterales, para acentuar la línea en cuña y el perfil del coche.

El equipamiento de serie incluye raíles en el techo, cristales tintados en las ventanillas tras el pilar central, cubierta para equipaje, red de equipaje y ganchos cromados sujetaequipajes. El volante está forrado en cuero en toda la gama y aparece un reloj analógico en la consola central. La gama del Cadillac BLS Wagon se configura con cuatro niveles de equipamiento: Business, Elegance, Sport y Sport Luxury. El primero de ellos incluye llantas de aleación de 16 pulgadas, sistema de control de estabilidad, airbags delanteros, laterales y de cortina, ordenador de a bordo, control de velocidad de crucero, aire acondicionado y sistema de audio con CD y siete altavoces. Las opciones se centran en la tapicería de cuero, equipo de sistema Bose, sistema de navegación con DVD y acabado interior en madera.

El nivel intermedio, el Elegance, incluye un equipamiento adicional en el que destaca el sensor de lluvia, los asientos eléctricos, el climatizador de doble zona y las llantas de aleación de 17 pulgadas. La versión Sport recibe unas llantas aún más grandes –18 pulgadas-, una suspensión deportiva con distancia al suelo de la carrocería rebajada junto con detalles de ornamentación interior de aluminio. Por fin, la versión Luxury Sport se completa con faros bi-xenón, asientos de cuero con regulación eléctrica y calefacción además de acabado interior en madera. El equipo de audio Bose cuenta con sonido surround y altavoces adicionales en las puertas traseras.

La gama mecánica de los nuevos BLS Wagon es muy amplia, abarcando hasta seis opciones distintas, tres de gasolina, dos de gasóleo y una con funcionamiento a bioetanol. Los primeros se escalonan desde una versión de arranque ya muy potente: un 2 litros de cuatro cilindros en dos niveles de potencia, 175 y 210 CV, conseguidos con la ayuda de la sobrealimentación por turbocompresor. El tope de gama de gasolina es un V6 también sobrealimentado, de 2,5 litros y 255 CV. La opción de bioetanol en su forma E85 –85 por ciento etanol y 15 por ciento de gasolina-, que en principio sólo se suministrará bajo petición, lleva hasta los 200 CV al motor de 2 litros con turbocompresor.

Las dos opciones de gasóleo se basan en el mismo propulsor: un 1.9 litros de origen JTD – fabricado por Fiat- que en función de su nivel de sobrealimentación consigue rendir 150 ó 180 CV. A partir de 2008, se incorporará la opción de transmisión a las cuatro ruedas, con tecnología de tipo Haldex, que sólo transmite par a las ruedas traseras cuando alguna de las delanteras pierde agarre, excepto en las arrancadas, donde la transmisión de fuerza se realizan antes del inicio del posible patinamiento.

A partir de ahora, todos los Cadillac BLS, sean berlina o Wagon, incorporan de serie el control de estabilidad y en los dos niveles superiores de equipamiento aparece el sensor de presión de los neumáticos.

El Cadillac BLS Wagon cuenta con un completo sistema de ayuda y comunicación que se compone de un equipo de sonido de alta calidad, un sistema de navegación con pantalla táctil y un teléfono con manos libres universal. Tanto en su definición como equipo de serie como el opcional Bose, pueden reproducir MP3 y se accionan mediante botones situados en el volante o en el ordenador de a bordo. El sistema de navegación tiene una pantalla LED de 6,5 pulgadas y utiliza un DVD como almacenamiento del software. Este sistema, opcional, puede recibir las órdenes a través de la pantalla táctil o mediante voz.

Sabiendo que este Cadillac BLS Wagon se sustenta sobre la misma plataforma que el Opel Vectra y el Saab 9-3, hay que recalcar que los retoques efectuados para adecuarlo a los parámetros habituales de una marca de lujo como Cadillac no han podido ser más acertados. Sin perder un ápice de sus cualidades dinámicas, que son bastante sobradas para los tiempos que corren, este BLS Wagon disfrutan de un excelente rodar sobre el asfalto, siendo capaz de amortiguar de forma muy eficaz las irregularidades de la carretera sin que esto conlleve una pérdida de precisión en su conducción. Confortable y rápido, con el nuevo motor turbodiésel de 180 CV el Cadillac BLS Wagon se convierte en un vehículo no demasiado ostentoso pero muy dinámico y con un consumo de combustible muy aquilatado.

Han pasado 104 años en la vida de Cadillac para que en su gama aparque una versión familiar – Wagon, en inglés- y este hecho coincide con el acento que Cadillac está poniendo en su expansión por el mundo. Acompañando a la berlina BLS, el Wagon posee unas líneas limpias y bien definidas. Su longitud se ha incrementado en casi cuatro centímetros en relación con su hermano de tres volúmenes, llegando hasta rozar los 4,72 metros. La evolución estética incluye una toma de aire más amplia debajo de la parrilla delantera, modificación compartida con la berlina, faros de niebla incorporados en el paragolpes delantero y una estrecha moldura cromada que recorre las ventanillas laterales, para acentuar la línea en cuña y el perfil del coche.

El equipamiento de serie incluye raíles en el techo, cristales tintados en las ventanillas tras el pilar central, cubierta para equipaje, red de equipaje y ganchos cromados sujetaequipajes. El volante está forrado en cuero en toda la gama y aparece un reloj analógico en la consola central. La gama del Cadillac BLS Wagon se configura con cuatro niveles de equipamiento: Business, Elegance, Sport y Sport Luxury. El primero de ellos incluye llantas de aleación de 16 pulgadas, sistema de control de estabilidad, airbags delanteros, laterales y de cortina, ordenador de a bordo, control de velocidad de crucero, aire acondicionado y sistema de audio con CD y siete altavoces. Las opciones se centran en la tapicería de cuero, equipo de sistema Bose, sistema de navegación con DVD y acabado interior en madera.

El nivel intermedio, el Elegance, incluye un equipamiento adicional en el que destaca el sensor de lluvia, los asientos eléctricos, el climatizador de doble zona y las llantas de aleación de 17 pulgadas. La versión Sport recibe unas llantas aún más grandes –18 pulgadas-, una suspensión deportiva con distancia al suelo de la carrocería rebajada junto con detalles de ornamentación interior de aluminio. Por fin, la versión Luxury Sport se completa con faros bi-xenón, asientos de cuero con regulación eléctrica y calefacción además de acabado interior en madera. El equipo de audio Bose cuenta con sonido surround y altavoces adicionales en las puertas traseras.

La gama mecánica de los nuevos BLS Wagon es muy amplia, abarcando hasta seis opciones distintas, tres de gasolina, dos de gasóleo y una con funcionamiento a bioetanol. Los primeros se escalonan desde una versión de arranque ya muy potente: un 2 litros de cuatro cilindros en dos niveles de potencia, 175 y 210 CV, conseguidos con la ayuda de la sobrealimentación por turbocompresor. El tope de gama de gasolina es un V6 también sobrealimentado, de 2,5 litros y 255 CV. La opción de bioetanol en su forma E85 –85 por ciento etanol y 15 por ciento de gasolina-, que en principio sólo se suministrará bajo petición, lleva hasta los 200 CV al motor de 2 litros con turbocompresor.

Las dos opciones de gasóleo se basan en el mismo propulsor: un 1.9 litros de origen JTD – fabricado por Fiat- que en función de su nivel de sobrealimentación consigue rendir 150 ó 180 CV. A partir de 2008, se incorporará la opción de transmisión a las cuatro ruedas, con tecnología de tipo Haldex, que sólo transmite par a las ruedas traseras cuando alguna de las delanteras pierde agarre, excepto en las arrancadas, donde la transmisión de fuerza se realizan antes del inicio del posible patinamiento.

A partir de ahora, todos los Cadillac BLS, sean berlina o Wagon, incorporan de serie el control de estabilidad y en los dos niveles superiores de equipamiento aparece el sensor de presión de los neumáticos.

El Cadillac BLS Wagon cuenta con un completo sistema de ayuda y comunicación que se compone de un equipo de sonido de alta calidad, un sistema de navegación con pantalla táctil y un teléfono con manos libres universal. Tanto en su definición como equipo de serie como el opcional Bose, pueden reproducir MP3 y se accionan mediante botones situados en el volante o en el ordenador de a bordo. El sistema de navegación tiene una pantalla LED de 6,5 pulgadas y utiliza un DVD como almacenamiento del software. Este sistema, opcional, puede recibir las órdenes a través de la pantalla táctil o mediante voz.

Sabiendo que este Cadillac BLS Wagon se sustenta sobre la misma plataforma que el Opel Vectra y el Saab 9-3, hay que recalcar que los retoques efectuados para adecuarlo a los parámetros habituales de una marca de lujo como Cadillac no han podido ser más acertados. Sin perder un ápice de sus cualidades dinámicas, que son bastante sobradas para los tiempos que corren, este BLS Wagon disfrutan de un excelente rodar sobre el asfalto, siendo capaz de amortiguar de forma muy eficaz las irregularidades de la carretera sin que esto conlleve una pérdida de precisión en su conducción. Confortable y rápido, con el nuevo motor turbodiésel de 180 CV el Cadillac BLS Wagon se convierte en un vehículo no demasiado ostentoso pero muy dinámico y con un consumo de combustible muy aquilatado.

Han pasado 104 años en la vida de Cadillac para que en su gama aparque una versión familiar – Wagon, en inglés- y este hecho coincide con el acento que Cadillac está poniendo en su expansión por el mundo. Acompañando a la berlina BLS, el Wagon posee unas líneas limpias y bien definidas. Su longitud se ha incrementado en casi cuatro centímetros en relación con su hermano de tres volúmenes, llegando hasta rozar los 4,72 metros. La evolución estética incluye una toma de aire más amplia debajo de la parrilla delantera, modificación compartida con la berlina, faros de niebla incorporados en el paragolpes delantero y una estrecha moldura cromada que recorre las ventanillas laterales, para acentuar la línea en cuña y el perfil del coche.

El equipamiento de serie incluye raíles en el techo, cristales tintados en las ventanillas tras el pilar central, cubierta para equipaje, red de equipaje y ganchos cromados sujetaequipajes. El volante está forrado en cuero en toda la gama y aparece un reloj analógico en la consola central. La gama del Cadillac BLS Wagon se configura con cuatro niveles de equipamiento: Business, Elegance, Sport y Sport Luxury. El primero de ellos incluye llantas de aleación de 16 pulgadas, sistema de control de estabilidad, airbags delanteros, laterales y de cortina, ordenador de a bordo, control de velocidad de crucero, aire acondicionado y sistema de audio con CD y siete altavoces. Las opciones se centran en la tapicería de cuero, equipo de sistema Bose, sistema de navegación con DVD y acabado interior en madera.

El nivel intermedio, el Elegance, incluye un equipamiento adicional en el que destaca el sensor de lluvia, los asientos eléctricos, el climatizador de doble zona y las llantas de aleación de 17 pulgadas. La versión Sport recibe unas llantas aún más grandes –18 pulgadas-, una suspensión deportiva con distancia al suelo de la carrocería rebajada junto con detalles de ornamentación interior de aluminio. Por fin, la versión Luxury Sport se completa con faros bi-xenón, asientos de cuero con regulación eléctrica y calefacción además de acabado interior en madera. El equipo de audio Bose cuenta con sonido surround y altavoces adicionales en las puertas traseras.

La gama mecánica de los nuevos BLS Wagon es muy amplia, abarcando hasta seis opciones distintas, tres de gasolina, dos de gasóleo y una con funcionamiento a bioetanol. Los primeros se escalonan desde una versión de arranque ya muy potente: un 2 litros de cuatro cilindros en dos niveles de potencia, 175 y 210 CV, conseguidos con la ayuda de la sobrealimentación por turbocompresor. El tope de gama de gasolina es un V6 también sobrealimentado, de 2,5 litros y 255 CV. La opción de bioetanol en su forma E85 –85 por ciento etanol y 15 por ciento de gasolina-, que en principio sólo se suministrará bajo petición, lleva hasta los 200 CV al motor de 2 litros con turbocompresor.

Las dos opciones de gasóleo se basan en el mismo propulsor: un 1.9 litros de origen JTD – fabricado por Fiat- que en función de su nivel de sobrealimentación consigue rendir 150 ó 180 CV. A partir de 2008, se incorporará la opción de transmisión a las cuatro ruedas, con tecnología de tipo Haldex, que sólo transmite par a las ruedas traseras cuando alguna de las delanteras pierde agarre, excepto en las arrancadas, donde la transmisión de fuerza se realizan antes del inicio del posible patinamiento.

A partir de ahora, todos los Cadillac BLS, sean berlina o Wagon, incorporan de serie el control de estabilidad y en los dos niveles superiores de equipamiento aparece el sensor de presión de los neumáticos.

El Cadillac BLS Wagon cuenta con un completo sistema de ayuda y comunicación que se compone de un equipo de sonido de alta calidad, un sistema de navegación con pantalla táctil y un teléfono con manos libres universal. Tanto en su definición como equipo de serie como el opcional Bose, pueden reproducir MP3 y se accionan mediante botones situados en el volante o en el ordenador de a bordo. El sistema de navegación tiene una pantalla LED de 6,5 pulgadas y utiliza un DVD como almacenamiento del software. Este sistema, opcional, puede recibir las órdenes a través de la pantalla táctil o mediante voz.

Sabiendo que este Cadillac BLS Wagon se sustenta sobre la misma plataforma que el Opel Vectra y el Saab 9-3, hay que recalcar que los retoques efectuados para adecuarlo a los parámetros habituales de una marca de lujo como Cadillac no han podido ser más acertados. Sin perder un ápice de sus cualidades dinámicas, que son bastante sobradas para los tiempos que corren, este BLS Wagon disfrutan de un excelente rodar sobre el asfalto, siendo capaz de amortiguar de forma muy eficaz las irregularidades de la carretera sin que esto conlleve una pérdida de precisión en su conducción. Confortable y rápido, con el nuevo motor turbodiésel de 180 CV el Cadillac BLS Wagon se convierte en un vehículo no demasiado ostentoso pero muy dinámico y con un consumo de combustible muy aquilatado.

Han pasado 104 años en la vida de Cadillac para que en su gama aparque una versión familiar – Wagon, en inglés- y este hecho coincide con el acento que Cadillac está poniendo en su expansión por el mundo. Acompañando a la berlina BLS, el Wagon posee unas líneas limpias y bien definidas. Su longitud se ha incrementado en casi cuatro centímetros en relación con su hermano de tres volúmenes, llegando hasta rozar los 4,72 metros. La evolución estética incluye una toma de aire más amplia debajo de la parrilla delantera, modificación compartida con la berlina, faros de niebla incorporados en el paragolpes delantero y una estrecha moldura cromada que recorre las ventanillas laterales, para acentuar la línea en cuña y el perfil del coche.

El equipamiento de serie incluye raíles en el techo, cristales tintados en las ventanillas tras el pilar central, cubierta para equipaje, red de equipaje y ganchos cromados sujetaequipajes. El volante está forrado en cuero en toda la gama y aparece un reloj analógico en la consola central. La gama del Cadillac BLS Wagon se configura con cuatro niveles de equipamiento: Business, Elegance, Sport y Sport Luxury. El primero de ellos incluye llantas de aleación de 16 pulgadas, sistema de control de estabilidad, airbags delanteros, laterales y de cortina, ordenador de a bordo, control de velocidad de crucero, aire acondicionado y sistema de audio con CD y siete altavoces. Las opciones se centran en la tapicería de cuero, equipo de sistema Bose, sistema de navegación con DVD y acabado interior en madera.

El nivel intermedio, el Elegance, incluye un equipamiento adicional en el que destaca el sensor de lluvia, los asientos eléctricos, el climatizador de doble zona y las llantas de aleación de 17 pulgadas. La versión Sport recibe unas llantas aún más grandes –18 pulgadas-, una suspensión deportiva con distancia al suelo de la carrocería rebajada junto con detalles de ornamentación interior de aluminio. Por fin, la versión Luxury Sport se completa con faros bi-xenón, asientos de cuero con regulación eléctrica y calefacción además de acabado interior en madera. El equipo de audio Bose cuenta con sonido surround y altavoces adicionales en las puertas traseras.

La gama mecánica de los nuevos BLS Wagon es muy amplia, abarcando hasta seis opciones distintas, tres de gasolina, dos de gasóleo y una con funcionamiento a bioetanol. Los primeros se escalonan desde una versión de arranque ya muy potente: un 2 litros de cuatro cilindros en dos niveles de potencia, 175 y 210 CV, conseguidos con la ayuda de la sobrealimentación por turbocompresor. El tope de gama de gasolina es un V6 también sobrealimentado, de 2,5 litros y 255 CV. La opción de bioetanol en su forma E85 –85 por ciento etanol y 15 por ciento de gasolina-, que en principio sólo se suministrará bajo petición, lleva hasta los 200 CV al motor de 2 litros con turbocompresor.

Las dos opciones de gasóleo se basan en el mismo propulsor: un 1.9 litros de origen JTD – fabricado por Fiat- que en función de su nivel de sobrealimentación consigue rendir 150 ó 180 CV. A partir de 2008, se incorporará la opción de transmisión a las cuatro ruedas, con tecnología de tipo Haldex, que sólo transmite par a las ruedas traseras cuando alguna de las delanteras pierde agarre, excepto en las arrancadas, donde la transmisión de fuerza se realizan antes del inicio del posible patinamiento.

A partir de ahora, todos los Cadillac BLS, sean berlina o Wagon, incorporan de serie el control de estabilidad y en los dos niveles superiores de equipamiento aparece el sensor de presión de los neumáticos.

El Cadillac BLS Wagon cuenta con un completo sistema de ayuda y comunicación que se compone de un equipo de sonido de alta calidad, un sistema de navegación con pantalla táctil y un teléfono con manos libres universal. Tanto en su definición como equipo de serie como el opcional Bose, pueden reproducir MP3 y se accionan mediante botones situados en el volante o en el ordenador de a bordo. El sistema de navegación tiene una pantalla LED de 6,5 pulgadas y utiliza un DVD como almacenamiento del software. Este sistema, opcional, puede recibir las órdenes a través de la pantalla táctil o mediante voz.

Sabiendo que este Cadillac BLS Wagon se sustenta sobre la misma plataforma que el Opel Vectra y el Saab 9-3, hay que recalcar que los retoques efectuados para adecuarlo a los parámetros habituales de una marca de lujo como Cadillac no han podido ser más acertados. Sin perder un ápice de sus cualidades dinámicas, que son bastante sobradas para los tiempos que corren, este BLS Wagon disfrutan de un excelente rodar sobre el asfalto, siendo capaz de amortiguar de forma muy eficaz las irregularidades de la carretera sin que esto conlleve una pérdida de precisión en su conducción. Confortable y rápido, con el nuevo motor turbodiésel de 180 CV el Cadillac BLS Wagon se convierte en un vehículo no demasiado ostentoso pero muy dinámico y con un consumo de combustible muy aquilatado.

Galería relacionada

Cadillac CTS y BLS Wagon

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...