BMW 520d Touring

Ha sido de los últimos en llegar a su mercado y a su gama, pero esta versión de acceso a la Serie 5 de BMW esgrime los argumentos que han hecho buenos sus hermanos mayores, tales como tecnología, dinamismo y funcionalidad, junto a otras virtudes derivadas de su precio y sus consumos contenidos.
-
BMW 520d Touring
BMW 520d Touring
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=61895&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">BMW 520d Touring

Si tuviéramos que definir a la Serie 5 Touring de BMW en tres vocablos, diríamos, sin dudar, imagen, dinamismo y tecnología. En otras palabras, la estética para cautivar al cliente, la dosis de deportividad característica de la marca y la reunión de un elenco de innovaciones tendentes a hacer más fácil el manejo del vehículo y a mejorar la seguridad a bordo.

<

p> La versión de acceso al gran vehículo familiar de BMW aúna estas tres cualidades a partes iguales y añade, además, la identidad propia que le confiere una mecánica Diesel de 2 litros y 163 CV, es decir, unos consumos bajos y un precio relativamente contenido, en consonancia con las variantes de entrada a las gamas rivales.

Una nota predominante de las enseñas más distinguidas del mercado es la filosofía de no presentar acabados a disposición del cliente, todo lo más paquetes exclusivos de equipamiento. Así, lo hacen Audi, Mercedes y, como no BMW. Saab y Volvo, las otras dos firmas que presentan un modelo que rivaliza con el 520d Touring, en cambio, proponen varias terminaciones.

<

p> El porqué tiene un doble efecto, positivo y negativo para el comprador. Por un lado, realza aún más los gustos de cada cliente y la identidad propia de cada unidad, pudiendo elegir entre un abanico de opciones verdaderamente extraordinario; pero, por el otro, incrementa ostensiblemente el precio final del producto. Así, lo que es un modelo relativamente barato para lo que se estila en el segmento de los familiares de representación -40.600 euros que cuesta el 520d Touring-, llega a superar sin problemas los 50.000 euros.

Esto es lo que nos hemos encontrado en este modelo: un elenco de las últimas aplicaciones tecnológicas de BMW dirigidas a hacer la conducción más fácil, más segura, más confortable. Así, al igual que toda la gama, el 520d Touring incluye de serie control de estabilidad y de tracción, la dirección asistida Servotronic, sensores de ayuda al aparcamiento, autonivelación del eje trasero, control de presión de los neumáticos, volante multifunción, regulaciones en altura y profundidad de volante y de asientos, entre otras, todos ellos componentes casi obligados en un familiar perteneciente al escalafón superior de la categoría. No obstante, lo realmente asombroso es la posibilidad de elevar aún más el nivel del vehículo.

La unidad probada iba equipada con sensor de lluvia, faros autoadaptativos, airbags laterales traseros, retroproyección de la instrumentación en el parabrisas, espejos retrovisores calefactables, sistema de navegación, sistema de reconocimiento de voz y preinstalación del teléfono móvil más bluetooth. “Grosso modo”, 7.500 euros más por realizar multitud de funciones al volante sin perder de vista la carretera. Ni que decir tiene que la dotación podría ampliarse aún más: desde suspensión deportiva, hasta un novedoso sistema de iluminación para facilitar la visión nocturna, pasando por el control de crucero.

<

p> Más importante aún que el hecho de contar con la tecnología más avanzada, está la facilidad de manejo a mandos acorde con la filosofía que ha impulsado a BMW a desarrollar estos elementos. Desde la posición del conductor, todo esta a mano y el accionamiento de los sistemas activos se realiza de manera lógica e intuitiva. El navegador es de fácil manejo, lo mismo que el dispositivo de reconocimiento de voz o los mandos de la iluminación.

<

p> Además, hemos corroborado la correcta actuación de los dispositivos de funcionamiento autónomo, como radares de aparcamiento, faros autoadaptativos a la trayectoria, retroproyección de la información en el parabrisas, sensor de lluvia, etc. A todo ello hay que añadir la inmediatez y precisión de elementos como el climatizador, la calefacción o el sensor de la presión de neumáticos.

Una vez situado al volante, lograda la posición adecuada –gracias a la diversidad de reglajes- el conductor sólo tiene que preocuparse de lo verdaderamente importante, de conducir.

<

p> Las cualidades ergonómicas de las que hace gala este modelo tienen su continuidad en un confortable y envolvente interior. La ornamentación es sobria pero la tapicería de cuero, los amplios asientos de mullido firme –en viajes largos y asociados a los efectos de una suspensión firme, como veremos, se dejan sentir en las espaldas-, los remates en aluminio y otros detalles estéticos transmiten un lujo y sofisticación a la altura de sus rivales.

Transitando en carretera el 520d Touring transmite seguridad y aplomo. Junto a la percepción de protección que recibimos de la tecnología asociada, una suspensión de tarado firme, una carrocería con el centro de gravedad bajo y un chasis muy ligero, proporcionan una sensación de circular agarrado al asfalto. Su comportamiento en carreteras anchas y de amplias curvas es sensacional. Las irregularidades del asfalto no se filtran al interior, demostrando, que, aunque en este modelo priman más las cualidades dinámicas, el confort de marcha no está reñido con ellas.

La construcción del chasis en una mixtura de acero y aluminio ha permitido dotarle de una extraordinaria rigidez, un reparto de pesos de casi al 50 por ciento entre los dos ejes y una rebaja considerable del centro de gravedad. El dinamismo en la conducción se ve beneficiado por esta circunstancia. Puedes saber más sobre este chasis en la toma de contacto que realizamos con motivo de la presentación de la nueva generación de la Serie 5.

La incorporación de un motor que proporciona, según nuestro Centro Técnico, la más baja sonoridad del segmento, acrecienta esa sensación.

<

p> En tramos sinuosos, actúa con precisión y rapidez en los cambios de apoyo. La parte delantera marca el recorrido a seguir y la zaga obedece sin llegar nunca a poner en aprietos al conductor en forma de deslizamientos indeseados. Habría que desconectar el control de estabilidad para que eso pudiera ocurrir. Es notable como la enorme longitud del modelo y la corpulencia del tercer volumen no menoscaban su dinamismo.

<

p> La dirección Servotronic, de patente BMW, cumple su función en todo tipo de conducción y en casi todas las situaciones, salvo una. Su capacidad de ayuda a las maniobras tiene su contrapartida en una conducción dinámica en trazados con curvas, puesto que requiere un periodo de adaptación a la hora de transmitir lo que ocurre bajo el asfalto en el momento de realizar cambios de trayectoria y, como consecuencia, nos encontramos en que, en ocasiones, hemos metido algo más de volante de lo necesario. Tampoco los frenos son lo más logrado del conjunto, son resistentes y su tacto es bueno, pero sus distancias de detención son inferiores al Audi A6 Avant, al Volvo V 70 D5 o al Saab 9-5 Wagon 1.9 TiD.

El dinamismo del modelo no sólo se consigue gracias a un bastidor ligero y a unas suspensiones duras. Su estampa alargada con ciertos detalles que nos recuerdan a un coupé también contribuyen a un coeficiente aerodinámico de 0,30, algo sensacional para un modelo familiar.

Su imagen deportiva no difiere en la parte delantera de las berlinas de la gama. Es el tercer volumen el que le confiere esa estética peculiar, gracias las formas angulosas y a las líneas remarcadas, que, por otra parte, contribuyen a integrar estampa con funcionalidad. En suma, un modelo de dimensiones amplias, imagen poderosa y bien proporcionado.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=61895&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">BMW 520d Touring

Si tuviéramos que definir a la Serie 5 Touring de BMW en tres vocablos, diríamos, sin dudar, imagen, dinamismo y tecnología. En otras palabras, la estética para cautivar al cliente, la dosis de deportividad característica de la marca y la reunión de un elenco de innovaciones tendentes a hacer más fácil el manejo del vehículo y a mejorar la seguridad a bordo.

<

p> La versión de acceso al gran vehículo familiar de BMW aúna estas tres cualidades a partes iguales y añade, además, la identidad propia que le confiere una mecánica Diesel de 2 litros y 163 CV, es decir, unos consumos bajos y un precio relativamente contenido, en consonancia con las variantes de entrada a las gamas rivales.

Una nota predominante de las enseñas más distinguidas del mercado es la filosofía de no presentar acabados a disposición del cliente, todo lo más paquetes exclusivos de equipamiento. Así, lo hacen Audi, Mercedes y, como no BMW. Saab y Volvo, las otras dos firmas que presentan un modelo que rivaliza con el 520d Touring, en cambio, proponen varias terminaciones.

<

p> El porqué tiene un doble efecto, positivo y negativo para el comprador. Por un lado, realza aún más los gustos de cada cliente y la identidad propia de cada unidad, pudiendo elegir entre un abanico de opciones verdaderamente extraordinario; pero, por el otro, incrementa ostensiblemente el precio final del producto. Así, lo que es un modelo relativamente barato para lo que se estila en el segmento de los familiares de representación -40.600 euros que cuesta el 520d Touring-, llega a superar sin problemas los 50.000 euros.

Esto es lo que nos hemos encontrado en este modelo: un elenco de las últimas aplicaciones tecnológicas de BMW dirigidas a hacer la conducción más fácil, más segura, más confortable. Así, al igual que toda la gama, el 520d Touring incluye de serie control de estabilidad y de tracción, la dirección asistida Servotronic, sensores de ayuda al aparcamiento, autonivelación del eje trasero, control de presión de los neumáticos, volante multifunción, regulaciones en altura y profundidad de volante y de asientos, entre otras, todos ellos componentes casi obligados en un familiar perteneciente al escalafón superior de la categoría. No obstante, lo realmente asombroso es la posibilidad de elevar aún más el nivel del vehículo.

La unidad probada iba equipada con sensor de lluvia, faros autoadaptativos, airbags laterales traseros, retroproyección de la instrumentación en el parabrisas, espejos retrovisores calefactables, sistema de navegación, sistema de reconocimiento de voz y preinstalación del teléfono móvil más bluetooth. “Grosso modo”, 7.500 euros más por realizar multitud de funciones al volante sin perder de vista la carretera. Ni que decir tiene que la dotación podría ampliarse aún más: desde suspensión deportiva, hasta un novedoso sistema de iluminación para facilitar la visión nocturna, pasando por el control de crucero.

<

p> Más importante aún que el hecho de contar con la tecnología más avanzada, está la facilidad de manejo a mandos acorde con la filosofía que ha impulsado a BMW a desarrollar estos elementos. Desde la posición del conductor, todo esta a mano y el accionamiento de los sistemas activos se realiza de manera lógica e intuitiva. El navegador es de fácil manejo, lo mismo que el dispositivo de reconocimiento de voz o los mandos de la iluminación.

<

p> Además, hemos corroborado la correcta actuación de los dispositivos de funcionamiento autónomo, como radares de aparcamiento, faros autoadaptativos a la trayectoria, retroproyección de la información en el parabrisas, sensor de lluvia, etc. A todo ello hay que añadir la inmediatez y precisión de elementos como el climatizador, la calefacción o el sensor de la presión de neumáticos.

Una vez situado al volante, lograda la posición adecuada –gracias a la diversidad de reglajes- el conductor sólo tiene que preocuparse de lo verdaderamente importante, de conducir.

<

p> Las cualidades ergonómicas de las que hace gala este modelo tienen su continuidad en un confortable y envolvente interior. La ornamentación es sobria pero la tapicería de cuero, los amplios asientos de mullido firme –en viajes largos y asociados a los efectos de una suspensión firme, como veremos, se dejan sentir en las espaldas-, los remates en aluminio y otros detalles estéticos transmiten un lujo y sofisticación a la altura de sus rivales.

Transitando en carretera el 520d Touring transmite seguridad y aplomo. Junto a la percepción de protección que recibimos de la tecnología asociada, una suspensión de tarado firme, una carrocería con el centro de gravedad bajo y un chasis muy ligero, proporcionan una sensación de circular agarrado al asfalto. Su comportamiento en carreteras anchas y de amplias curvas es sensacional. Las irregularidades del asfalto no se filtran al interior, demostrando, que, aunque en este modelo priman más las cualidades dinámicas, el confort de marcha no está reñido con ellas.

La construcción del chasis en una mixtura de acero y aluminio ha permitido dotarle de una extraordinaria rigidez, un reparto de pesos de casi al 50 por ciento entre los dos ejes y una rebaja considerable del centro de gravedad. El dinamismo en la conducción se ve beneficiado por esta circunstancia. Puedes saber más sobre este chasis en la toma de contacto que realizamos con motivo de la presentación de la nueva generación de la Serie 5.

La incorporación de un motor que proporciona, según nuestro Centro Técnico, la más baja sonoridad del segmento, acrecienta esa sensación.

<

p> En tramos sinuosos, actúa con precisión y rapidez en los cambios de apoyo. La parte delantera marca el recorrido a seguir y la zaga obedece sin llegar nunca a poner en aprietos al conductor en forma de deslizamientos indeseados. Habría que desconectar el control de estabilidad para que eso pudiera ocurrir. Es notable como la enorme longitud del modelo y la corpulencia del tercer volumen no menoscaban su dinamismo.

<

p> La dirección Servotronic, de patente BMW, cumple su función en todo tipo de conducción y en casi todas las situaciones, salvo una. Su capacidad de ayuda a las maniobras tiene su contrapartida en una conducción dinámica en trazados con curvas, puesto que requiere un periodo de adaptación a la hora de transmitir lo que ocurre bajo el asfalto en el momento de realizar cambios de trayectoria y, como consecuencia, nos encontramos en que, en ocasiones, hemos metido algo más de volante de lo necesario. Tampoco los frenos son lo más logrado del conjunto, son resistentes y su tacto es bueno, pero sus distancias de detención son inferiores al Audi A6 Avant, al Volvo V 70 D5 o al Saab 9-5 Wagon 1.9 TiD.

El dinamismo del modelo no sólo se consigue gracias a un bastidor ligero y a unas suspensiones duras. Su estampa alargada con ciertos detalles que nos recuerdan a un coupé también contribuyen a un coeficiente aerodinámico de 0,30, algo sensacional para un modelo familiar.

Su imagen deportiva no difiere en la parte delantera de las berlinas de la gama. Es el tercer volumen el que le confiere esa estética peculiar, gracias las formas angulosas y a las líneas remarcadas, que, por otra parte, contribuyen a integrar estampa con funcionalidad. En suma, un modelo de dimensiones amplias, imagen poderosa y bien proporcionado.

Galería relacionada

BMW_520_D_Touring_ayu

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...