BMW 325i Coupé

Todo un lobo, con piel de lobo, que se deja guiar como una oveja, pero –cuando quiere- saca todo el instinto... El 325i Coupé es un señor deportivo, pero no radical; una fiera en cautividad, un caballero salvaje.
-
BMW 325i Coupé
BMW 325i Coupé

Si eliges esta versión 325i, debes saber que no te has decantado por un deportivo extremo. Piensa que es el mismo motor que se ha incorporado en la berlina sin ninguna variación.

No habrá efecto turbo rabioso. Al contrario, se apuesta en todo momento por una entrega de potencia lineal y el motor nos sorprende por su sigilo y su bajo consumo (en conducción normal). Eso sí, hay una fiera dentro.

El propulsor, un seis cilindros en línea de inyección indirecta y distribución Valvetronic, tiene 218 CV de potencia y 25,3 mkg a 4.100 rpm de par máximo. Sorprende su gran margen de utilización desde ralentí hasta más allá de las 6.750 rpm (a este régimen, hemos registrado en nuestro Centro Técnico 22,21 mkg y 209,27 CV).

El 0 a 100 km/h lo marca en 7,02 segundos. Es un especialista en aceleraciones y también firma unas recuperaciones envidiables: 400 metros en 5ª a 50 km/h en tan sólo 17,13 segundos.

Hasta aquí, todo lo que nos esperábamos de un coupé firmado por BMW. La sorpresa llega a la hora de ver su consumo medio (9,33 litros a los 100 kilómetros) y su sonoridad a 140 km/h (69,7 decibelios). Potencia, sí, pero suave y dócil.

Hemos seleccionado otros coupés de potencia similar en torno a los 40.000 euros. El BMW 325i ofrece 218 CV por 40.700 euros. Si precisas más potencia, tienes un Alfa Romeo Brera 3.2 V6 de 260 CV por 41.400 euros (pero es mucho más pequeño) o un Mercedes-Benz C Sportcoupé 350 Classic de 272 CV por 40.050 euros.

Sin embargo, si hacemos caso a las cifras oficiales, la diferencia de potencia no se nota demasiado en carretera y sí a la hora de repostar.

El 325i coupé es un coche muy fácil de conducir. Como sabrás, los BMW son tracción trasera, pero este modelo no es sobrevirador. No hay sorpresas al volante, ya que las respuestas son bastante neutras. Es ágil, muy ágil: su bajo centro de gravedad, unido a una dirección rápida y precisa, le convierte en un devorador de curvas.

Si quieres más deportividad, puedes recurrir a la lista de opciones: la dirección asistida variable cuesta 1.610 euros, mientras que la suspensión deportiva requiere un plus de 346 euros.

El modelo que probamos no incorporaba la suspensión deportiva y, ciertamente, no la creemos necesaria para un uso cotidiano. Podría comprometer el confort de marcha. De hecho, este coupé tiene el mismo “tacto” que la berlina: ágil y cómodo.

Por último, tenemos que indicar que este modelo incorpora ruedas antipinchazos Runflat (con lo que no hay rueda de repuesto en el maletero). Además, BMW suma de serie control de presión de los neumáticos. También viene de fábrica con llantas de 17 pulgadas de aleación.

LO MEJOR LO PEOR
Comportamiento: ágil y fácil de conducir
Motor: excelente respuesta a cualquier régimen
El manejo del Idrive nos sigue sin convencer
Deja fuera y cobra aparte mucho equipamiento. Indefendible en un coche que cuesta más de 40.000 euros.

Si eliges esta versión 325i, debes saber que no te has decantado por un deportivo extremo. Piensa que es el mismo motor que se ha incorporado en la berlina sin ninguna variación.

No habrá efecto turbo rabioso. Al contrario, se apuesta en todo momento por una entrega de potencia lineal y el motor nos sorprende por su sigilo y su bajo consumo (en conducción normal). Eso sí, hay una fiera dentro.

El propulsor, un seis cilindros en línea de inyección indirecta y distribución Valvetronic, tiene 218 CV de potencia y 25,3 mkg a 4.100 rpm de par máximo. Sorprende su gran margen de utilización desde ralentí hasta más allá de las 6.750 rpm (a este régimen, hemos registrado en nuestro Centro Técnico 22,21 mkg y 209,27 CV).

El 0 a 100 km/h lo marca en 7,02 segundos. Es un especialista en aceleraciones y también firma unas recuperaciones envidiables: 400 metros en 5ª a 50 km/h en tan sólo 17,13 segundos.

Hasta aquí, todo lo que nos esperábamos de un coupé firmado por BMW. La sorpresa llega a la hora de ver su consumo medio (9,33 litros a los 100 kilómetros) y su sonoridad a 140 km/h (69,7 decibelios). Potencia, sí, pero suave y dócil.

Hemos seleccionado otros coupés de potencia similar en torno a los 40.000 euros. El BMW 325i ofrece 218 CV por 40.700 euros. Si precisas más potencia, tienes un Alfa Romeo Brera 3.2 V6 de 260 CV por 41.400 euros (pero es mucho más pequeño) o un Mercedes-Benz C Sportcoupé 350 Classic de 272 CV por 40.050 euros.

Sin embargo, si hacemos caso a las cifras oficiales, la diferencia de potencia no se nota demasiado en carretera y sí a la hora de repostar.

El 325i coupé es un coche muy fácil de conducir. Como sabrás, los BMW son tracción trasera, pero este modelo no es sobrevirador. No hay sorpresas al volante, ya que las respuestas son bastante neutras. Es ágil, muy ágil: su bajo centro de gravedad, unido a una dirección rápida y precisa, le convierte en un devorador de curvas.

Si quieres más deportividad, puedes recurrir a la lista de opciones: la dirección asistida variable cuesta 1.610 euros, mientras que la suspensión deportiva requiere un plus de 346 euros.

El modelo que probamos no incorporaba la suspensión deportiva y, ciertamente, no la creemos necesaria para un uso cotidiano. Podría comprometer el confort de marcha. De hecho, este coupé tiene el mismo “tacto” que la berlina: ágil y cómodo.

Por último, tenemos que indicar que este modelo incorpora ruedas antipinchazos Runflat (con lo que no hay rueda de repuesto en el maletero). Además, BMW suma de serie control de presión de los neumáticos. También viene de fábrica con llantas de 17 pulgadas de aleación.

LO MEJOR LO PEOR
Comportamiento: ágil y fácil de conducir
Motor: excelente respuesta a cualquier régimen
El manejo del Idrive nos sigue sin convencer
Deja fuera y cobra aparte mucho equipamiento. Indefendible en un coche que cuesta más de 40.000 euros.

Galería relacionada

BMW 325 i Coupé 2007

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...