BMW 325i

La Serie 3 es una de las berlinas más deportivas y prestigiosas del segmento y este 325i, con sus 218 CV, una de sus versiones estrella, sobre todo para los que aman los “gasolina” y no consideran el automóvil un mero medio de transporte.
-
BMW 325i
BMW 325i

El empuje de este 325i es soberbio desde lo más bajo del cuentarrevoluciones. Sube de vueltas con vigor y ofrece empuje hasta el corte, cerca de las 7.000 rpm. El propulsor viene acompañado de un sonido deportivo, no muy marcado pero cautivador, que nos anima a seguir pisando el acelerador.

Este motor hará las delicias de los amantes de las mecánicas de gasolina, pues, como decimos, suena muy bien y no se acaba a las 4.500 vueltas, como la mayoría de los motores Diesel. Al mismo tiempo, el consumo de combustible no es para nada prohibitivo, sobre todo ahora que las diferencias de coste entre el gasóleo y la gasolina son menores. La berlina bávara declara oficialmente un consumo de 8,4 litros a los 100 km en el ciclo mixto, una cifra que no difiere en exceso de la obtenida en las mediciones de nuestro Centro Técnico: 8,7 litros a los 100 km.

Comparándolo con modelos de similares características y potencia, es batido en prestaciones por el A4 2.0 TFSI de 200 CV y por el Ford Mondeo ST 3.0 de 220 CV. Ambos ofrecen mejores aceleraciones y recuperaciones, aunque con diferencias mínimas, eso sí. Esto es algo achacable a la utilización del turbo en el primer caso y en la mayor potencia y los desarrollos más cortos (posee una marcha menos) en la berlina deportiva de Ford. Ambos modelos, no obstante, se muestran más glotones que el BMW, del orden de un litro más cada 100 km en el ciclo mixto.

Asociado a este motor, tenemos una caja de cambios de seis marchas que tiene un funcionamiento casi perfecto, pues es rápido y preciso. El único pero lo encontramos en el túnel de la transmisión, que tiende a calentarse más de lo que parece lógico.

El 325i exteriormente apenas se diferencia del resto de la gama. No hay atisbo en su diseño que nos permita calcular lo que vamos a disfrutar al volante de esta versión: un coche que dinámicamente es excelente y que monta un motor de primera.

El propulsor que alegra, y mucho, a este 325 es una mecánica de 2,5 litros y seis cilindros en línea que entrega una potencia máxima de 218 CV (aunque en el banco de rodillos de nuestro Centro Técnico hemos conseguido exprimir alguno más –222 CV-) y un par máximo de 25,5 mkg a 2.750 rpm (26,6 mkg a 3.930 rpm, según nuestras mediciones exclusivas).

A este seis cilindros se añade el sistema Valvetronic, que ya utilizaba la marca para sus propulsores de cuatro cilindros. Esta tecnología regula de modo continuo la apertura de las válvulas de admisión en función de la posición del pedal del acelerador. Las operaciones de regulación del aire en admisión en función de la carga se reducen a un mínimo indispensable, aprovechándose así, según la marca, de modo más eficiente el combustible y siendo la respuesta del motor más espontánea.

Aunque sobra la potencia, no se trata del motor más prestacional de la gama, al contrario, pues entre los propulsores de gasolina es superado por el 330i (258 CV), el M3 Coupé (343 CV) y el M3 CSL (360 CV). Sin embargo, este 325i, aunque no es ningún chollo por precio, sí que es notablemente más barato que sus hermanos de superior potencia. Bajo nuestra opinión, si valoras las prestaciones te merece la pena pagar los 4.900 euros más que cuesta el 325i (218 CV) respecto al 320i (150 CV), aunque no los 3.900 euros que vale más el 330i (258 CV) respecto al 325i.

El empuje de este 325i es soberbio desde lo más bajo del cuentarrevoluciones. Sube de vueltas con vigor y ofrece empuje hasta el corte, cerca de las 7.000 rpm. El propulsor viene acompañado de un sonido deportivo, no muy marcado pero cautivador, que nos anima a seguir pisando el acelerador.

Este motor hará las delicias de los amantes de las mecánicas de gasolina, pues, como decimos, suena muy bien y no se acaba a las 4.500 vueltas, como la mayoría de los motores Diesel. Al mismo tiempo, el consumo de combustible no es para nada prohibitivo, sobre todo ahora que las diferencias de coste entre el gasóleo y la gasolina son menores. La berlina bávara declara oficialmente un consumo de 8,4 litros a los 100 km en el ciclo mixto, una cifra que no difiere en exceso de la obtenida en las mediciones de nuestro Centro Técnico: 8,7 litros a los 100 km.

Comparándolo con modelos de similares características y potencia, es batido en prestaciones por el A4 2.0 TFSI de 200 CV y por el Ford Mondeo ST 3.0 de 220 CV. Ambos ofrecen mejores aceleraciones y recuperaciones, aunque con diferencias mínimas, eso sí. Esto es algo achacable a la utilización del turbo en el primer caso y en la mayor potencia y los desarrollos más cortos (posee una marcha menos) en la berlina deportiva de Ford. Ambos modelos, no obstante, se muestran más glotones que el BMW, del orden de un litro más cada 100 km en el ciclo mixto.

Asociado a este motor, tenemos una caja de cambios de seis marchas que tiene un funcionamiento casi perfecto, pues es rápido y preciso. El único pero lo encontramos en el túnel de la transmisión, que tiende a calentarse más de lo que parece lógico.

El 325i exteriormente apenas se diferencia del resto de la gama. No hay atisbo en su diseño que nos permita calcular lo que vamos a disfrutar al volante de esta versión: un coche que dinámicamente es excelente y que monta un motor de primera.

El propulsor que alegra, y mucho, a este 325 es una mecánica de 2,5 litros y seis cilindros en línea que entrega una potencia máxima de 218 CV (aunque en el banco de rodillos de nuestro Centro Técnico hemos conseguido exprimir alguno más –222 CV-) y un par máximo de 25,5 mkg a 2.750 rpm (26,6 mkg a 3.930 rpm, según nuestras mediciones exclusivas).

A este seis cilindros se añade el sistema Valvetronic, que ya utilizaba la marca para sus propulsores de cuatro cilindros. Esta tecnología regula de modo continuo la apertura de las válvulas de admisión en función de la posición del pedal del acelerador. Las operaciones de regulación del aire en admisión en función de la carga se reducen a un mínimo indispensable, aprovechándose así, según la marca, de modo más eficiente el combustible y siendo la respuesta del motor más espontánea.

Aunque sobra la potencia, no se trata del motor más prestacional de la gama, al contrario, pues entre los propulsores de gasolina es superado por el 330i (258 CV), el M3 Coupé (343 CV) y el M3 CSL (360 CV). Sin embargo, este 325i, aunque no es ningún chollo por precio, sí que es notablemente más barato que sus hermanos de superior potencia. Bajo nuestra opinión, si valoras las prestaciones te merece la pena pagar los 4.900 euros más que cuesta el 325i (218 CV) respecto al 320i (150 CV), aunque no los 3.900 euros que vale más el 330i (258 CV) respecto al 325i.

Galería relacionada

BMW 325i

Te recomendamos

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Un SUV a la última en tecnología y adaptado a los tiempos modernos. El MINI Countryma...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...

El Mitsubishi Eclipse Cross llegó rompiendo moldes entre los SUV compactos del mercad...