BMW 130i frente a VW Golf R32

Los protagonistas de nuestra comparativa son animales enjaulados en un mundo de radares y controles de velocidad por sorpresa. Son máquinas que aseguran prestaciones, prometen diversión al volante y pueden ser aprovechadas en el día a día sin problemas. Eso sí, tanto R32 como 130i tienen su propio carácter. Son tan iguales y, al mismo tiempo, tan distintos...
-
BMW 130i frente a VW Golf R32
BMW 130i frente a VW Golf R32
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50307&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">BMW 130i

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50309&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">VW Golf R32

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50431&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">R32 frente a 130i

Es evidente que la estética cuenta bastante la hora de adquirir un coche. Aquí, cada una de las marcas ha optado por caminos diferentes a la hora de diseñar ambas versiones deportivas. El 130i es un "lobo con piel de cordero", pues por fuera no se diferencia apenas de sus hermanos de gama. No hay aditamento deportivo que nos indique que bajo el capó se esconden 265 CV, por lo que los amantes de la discreción tienen en este BMW su elección ideal.

En el Golf R32, la cosa es diferente. La imagen de esta variante es más contundente y deportiva y en ella cobran especial importancia elementos como los logos "R32", las taloneras, la doble salida de escape centrada y un morro específico. En definitiva, estética diferenciada y, quizás, algo “cantosa”, para no pasar inadvertido.

Dentro pasa algo similar: el R32 abusa más de la personalización y el 130i sólo nos "regala" alguna referencia a Motorsport, responsable de los modelos más deportivos de la marca. Las dos unidades que hemos probado poseían asientos específicos. El BMW cuenta con unos especialmente deportivos -en un pack junto a la suspensión deportiva por 1.350 euros-, con múltiples regulaciones, pero que estéticamente no son muy diferentes a unos convencionales, mientras que el Golf toma unos “bacquets” casi de competición -en un pack junto a la tapicería de cuero y tela por 3.420 euros-. Estéticamente resultan muy pintones y agarran muy bien el cuerpo, pero dificultan algo el acceso (por la estrechez de los mismos).

En estos modelos, más que GTIs, el apartado del espacio y la modularidad debería quedar en un segundo plano, pero algunos potenciales compradores seguro que lo valoran. Si tú eres uno de ellos, debes saber que existe un claro vencedor: el Golf. El modelo de Volkswagen es más utilizable en el día a día porque ofrece más centímetros en las plazas traseras y un maletero, aunque con menor capacidad -la tracción total condiciona mucho esta zona-, más aprovechable por sus formas regulares. El 130i cubica 335 litros y el Golf, 295, unas dimensiones que no son para estar orgullosos en el segmento y que, para más inri, se consiguen a pesar de no contar ninguno ni con rueda de repuesto convencional ni de emergencia, sólo con un kit antipinchazos, que, teniendo en cuenta el enfoque de los dos coches, nos parece insuficiente.

36.605 frente a 38.000 euros. R32 frente a 130i. La diferencia de precio entre uno y otro en este segmento, a priori, no parece determinante, pero, si analizamos bien los equipamientos de serie, nos daremos cuenta de que la brecha entre ambos es mayor. Sumemos a los 38.000 euros del Serie 1 los 1.350 euros del Pack Dynamic (asientos deportivos, llantas de aleación sobre neumáticos especiales, reposabrazos delantero y suspensión deportiva), que montaba nuestra unidad de pruebas y que nos parece casi obligatorio teniendo en cuenta el enfoque del coche. Añadamos también algunas de las opciones del BMW que son de serie en el Volkswagen (control de velocidad de crucero, faros de xenón, alarma, anclaje Isofix y espejos retrovisores calefactables) y el precio no es tan parecido, pues queda en cerca de 40.000 euros, frente a los citados 36.605 del Golf. Una diferencia económica a tener en cuenta.


Los dos modelos que hemos enfrentado en esta comparativa son capaces de satisfacer con creces las necesidades de un usuario avanzado en la conducción. Son muy atractivos, apetecibles, divertidos de conducir y relativamente cómodos para viajar. No podemos decir que sean baratos, porque cualquiera de ellos supera los 35.000 euros de tarifa, pero, si tenemos en cuenta que bajo su capó hay más de 250 CV, la cosa cambia.
Si hacemos una operación aritmética para calcular lo que nos costaría cada CV, el resultado estaría en torno a los 140 euros/CV, un coste asumible si pretendemos disfrutar de verdad de la conducción. Me han gustado mucho los dos, la verdad, pero, si tuviera que decidirme por uno de ellos, lo haría por el BMW 130i. Reconozco que el sistema de propulsión posterior me gusta más, aunque, en condiciones adversas, sea más efectivo el Golf R32. En el BMW se siente mejor la conducción, se tiene mayor precisión en las trazadas, es más fino y también algo más exigente que el Golf en zonas viradas.
La diferencia en prestaciones no es muy significativa, los dos tienen su velocidad limitada a 250 km/h y, cronómetro en mano, no hay cifras muy dispares. Para uso diario me parece más cómodo el 130i, es más silencioso, refinado y discreto.

<

p>


El 130i es un auténtico "cochazo". Lo pasamos de miedo con él durante la semana que lo tuvimos a nuestra disposición... pero yo me decanto por el R32. De acuerdo que el BMW nos regala una conducción más excitante, de acuerdo que me agrada más su anonimato estético -a uno le gusta pasar inadvertido-, de acuerdo que corre más, pero el Golf está hecho para todo el mundo. Su tracción total se encarga de predecir y corregir nuestros excesos sin que lo notemos. No, no te engañes, no es un coche aburrido ni mucho menos, pues carácter tiene y diversión se le puede extraer "a paladas".
Además, el cambio DSG es una maravilla y nos permite concentrarnos únicamente en la conducción, pues no tenemos que preocuparnos de cambiar manualmente.
Finalmente, a la hora de echar cuentas, la calculadora también se decanta por el compacto de VW. Vale, son sólo 1.400 euros menos, pero por ese menor precio tiene bastante más equipamiento de serie.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50307&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">BMW 130i

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50309&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">VW Golf R32

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50431&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">R32 frente a 130i

Es evidente que la estética cuenta bastante la hora de adquirir un coche. Aquí, cada una de las marcas ha optado por caminos diferentes a la hora de diseñar ambas versiones deportivas. El 130i es un "lobo con piel de cordero", pues por fuera no se diferencia apenas de sus hermanos de gama. No hay aditamento deportivo que nos indique que bajo el capó se esconden 265 CV, por lo que los amantes de la discreción tienen en este BMW su elección ideal.

En el Golf R32, la cosa es diferente. La imagen de esta variante es más contundente y deportiva y en ella cobran especial importancia elementos como los logos "R32", las taloneras, la doble salida de escape centrada y un morro específico. En definitiva, estética diferenciada y, quizás, algo “cantosa”, para no pasar inadvertido.

Dentro pasa algo similar: el R32 abusa más de la personalización y el 130i sólo nos "regala" alguna referencia a Motorsport, responsable de los modelos más deportivos de la marca. Las dos unidades que hemos probado poseían asientos específicos. El BMW cuenta con unos especialmente deportivos -en un pack junto a la suspensión deportiva por 1.350 euros-, con múltiples regulaciones, pero que estéticamente no son muy diferentes a unos convencionales, mientras que el Golf toma unos “bacquets” casi de competición -en un pack junto a la tapicería de cuero y tela por 3.420 euros-. Estéticamente resultan muy pintones y agarran muy bien el cuerpo, pero dificultan algo el acceso (por la estrechez de los mismos).

En estos modelos, más que GTIs, el apartado del espacio y la modularidad debería quedar en un segundo plano, pero algunos potenciales compradores seguro que lo valoran. Si tú eres uno de ellos, debes saber que existe un claro vencedor: el Golf. El modelo de Volkswagen es más utilizable en el día a día porque ofrece más centímetros en las plazas traseras y un maletero, aunque con menor capacidad -la tracción total condiciona mucho esta zona-, más aprovechable por sus formas regulares. El 130i cubica 335 litros y el Golf, 295, unas dimensiones que no son para estar orgullosos en el segmento y que, para más inri, se consiguen a pesar de no contar ninguno ni con rueda de repuesto convencional ni de emergencia, sólo con un kit antipinchazos, que, teniendo en cuenta el enfoque de los dos coches, nos parece insuficiente.

36.605 frente a 38.000 euros. R32 frente a 130i. La diferencia de precio entre uno y otro en este segmento, a priori, no parece determinante, pero, si analizamos bien los equipamientos de serie, nos daremos cuenta de que la brecha entre ambos es mayor. Sumemos a los 38.000 euros del Serie 1 los 1.350 euros del Pack Dynamic (asientos deportivos, llantas de aleación sobre neumáticos especiales, reposabrazos delantero y suspensión deportiva), que montaba nuestra unidad de pruebas y que nos parece casi obligatorio teniendo en cuenta el enfoque del coche. Añadamos también algunas de las opciones del BMW que son de serie en el Volkswagen (control de velocidad de crucero, faros de xenón, alarma, anclaje Isofix y espejos retrovisores calefactables) y el precio no es tan parecido, pues queda en cerca de 40.000 euros, frente a los citados 36.605 del Golf. Una diferencia económica a tener en cuenta.


Los dos modelos que hemos enfrentado en esta comparativa son capaces de satisfacer con creces las necesidades de un usuario avanzado en la conducción. Son muy atractivos, apetecibles, divertidos de conducir y relativamente cómodos para viajar. No podemos decir que sean baratos, porque cualquiera de ellos supera los 35.000 euros de tarifa, pero, si tenemos en cuenta que bajo su capó hay más de 250 CV, la cosa cambia.
Si hacemos una operación aritmética para calcular lo que nos costaría cada CV, el resultado estaría en torno a los 140 euros/CV, un coste asumible si pretendemos disfrutar de verdad de la conducción. Me han gustado mucho los dos, la verdad, pero, si tuviera que decidirme por uno de ellos, lo haría por el BMW 130i. Reconozco que el sistema de propulsión posterior me gusta más, aunque, en condiciones adversas, sea más efectivo el Golf R32. En el BMW se siente mejor la conducción, se tiene mayor precisión en las trazadas, es más fino y también algo más exigente que el Golf en zonas viradas.
La diferencia en prestaciones no es muy significativa, los dos tienen su velocidad limitada a 250 km/h y, cronómetro en mano, no hay cifras muy dispares. Para uso diario me parece más cómodo el 130i, es más silencioso, refinado y discreto.

<

p>


El 130i es un auténtico "cochazo". Lo pasamos de miedo con él durante la semana que lo tuvimos a nuestra disposición... pero yo me decanto por el R32. De acuerdo que el BMW nos regala una conducción más excitante, de acuerdo que me agrada más su anonimato estético -a uno le gusta pasar inadvertido-, de acuerdo que corre más, pero el Golf está hecho para todo el mundo. Su tracción total se encarga de predecir y corregir nuestros excesos sin que lo notemos. No, no te engañes, no es un coche aburrido ni mucho menos, pues carácter tiene y diversión se le puede extraer "a paladas".
Además, el cambio DSG es una maravilla y nos permite concentrarnos únicamente en la conducción, pues no tenemos que preocuparnos de cambiar manualmente.
Finalmente, a la hora de echar cuentas, la calculadora también se decanta por el compacto de VW. Vale, son sólo 1.400 euros menos, pero por ese menor precio tiene bastante más equipamiento de serie.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50307&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">BMW 130i

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50309&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">VW Golf R32

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50431&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">R32 frente a 130i

Es evidente que la estética cuenta bastante la hora de adquirir un coche. Aquí, cada una de las marcas ha optado por caminos diferentes a la hora de diseñar ambas versiones deportivas. El 130i es un "lobo con piel de cordero", pues por fuera no se diferencia apenas de sus hermanos de gama. No hay aditamento deportivo que nos indique que bajo el capó se esconden 265 CV, por lo que los amantes de la discreción tienen en este BMW su elección ideal.

En el Golf R32, la cosa es diferente. La imagen de esta variante es más contundente y deportiva y en ella cobran especial importancia elementos como los logos "R32", las taloneras, la doble salida de escape centrada y un morro específico. En definitiva, estética diferenciada y, quizás, algo “cantosa”, para no pasar inadvertido.

Dentro pasa algo similar: el R32 abusa más de la personalización y el 130i sólo nos "regala" alguna referencia a Motorsport, responsable de los modelos más deportivos de la marca. Las dos unidades que hemos probado poseían asientos específicos. El BMW cuenta con unos especialmente deportivos -en un pack junto a la suspensión deportiva por 1.350 euros-, con múltiples regulaciones, pero que estéticamente no son muy diferentes a unos convencionales, mientras que el Golf toma unos “bacquets” casi de competición -en un pack junto a la tapicería de cuero y tela por 3.420 euros-. Estéticamente resultan muy pintones y agarran muy bien el cuerpo, pero dificultan algo el acceso (por la estrechez de los mismos).

En estos modelos, más que GTIs, el apartado del espacio y la modularidad debería quedar en un segundo plano, pero algunos potenciales compradores seguro que lo valoran. Si tú eres uno de ellos, debes saber que existe un claro vencedor: el Golf. El modelo de Volkswagen es más utilizable en el día a día porque ofrece más centímetros en las plazas traseras y un maletero, aunque con menor capacidad -la tracción total condiciona mucho esta zona-, más aprovechable por sus formas regulares. El 130i cubica 335 litros y el Golf, 295, unas dimensiones que no son para estar orgullosos en el segmento y que, para más inri, se consiguen a pesar de no contar ninguno ni con rueda de repuesto convencional ni de emergencia, sólo con un kit antipinchazos, que, teniendo en cuenta el enfoque de los dos coches, nos parece insuficiente.

36.605 frente a 38.000 euros. R32 frente a 130i. La diferencia de precio entre uno y otro en este segmento, a priori, no parece determinante, pero, si analizamos bien los equipamientos de serie, nos daremos cuenta de que la brecha entre ambos es mayor. Sumemos a los 38.000 euros del Serie 1 los 1.350 euros del Pack Dynamic (asientos deportivos, llantas de aleación sobre neumáticos especiales, reposabrazos delantero y suspensión deportiva), que montaba nuestra unidad de pruebas y que nos parece casi obligatorio teniendo en cuenta el enfoque del coche. Añadamos también algunas de las opciones del BMW que son de serie en el Volkswagen (control de velocidad de crucero, faros de xenón, alarma, anclaje Isofix y espejos retrovisores calefactables) y el precio no es tan parecido, pues queda en cerca de 40.000 euros, frente a los citados 36.605 del Golf. Una diferencia económica a tener en cuenta.


Los dos modelos que hemos enfrentado en esta comparativa son capaces de satisfacer con creces las necesidades de un usuario avanzado en la conducción. Son muy atractivos, apetecibles, divertidos de conducir y relativamente cómodos para viajar. No podemos decir que sean baratos, porque cualquiera de ellos supera los 35.000 euros de tarifa, pero, si tenemos en cuenta que bajo su capó hay más de 250 CV, la cosa cambia.
Si hacemos una operación aritmética para calcular lo que nos costaría cada CV, el resultado estaría en torno a los 140 euros/CV, un coste asumible si pretendemos disfrutar de verdad de la conducción. Me han gustado mucho los dos, la verdad, pero, si tuviera que decidirme por uno de ellos, lo haría por el BMW 130i. Reconozco que el sistema de propulsión posterior me gusta más, aunque, en condiciones adversas, sea más efectivo el Golf R32. En el BMW se siente mejor la conducción, se tiene mayor precisión en las trazadas, es más fino y también algo más exigente que el Golf en zonas viradas.
La diferencia en prestaciones no es muy significativa, los dos tienen su velocidad limitada a 250 km/h y, cronómetro en mano, no hay cifras muy dispares. Para uso diario me parece más cómodo el 130i, es más silencioso, refinado y discreto.

<

p>


El 130i es un auténtico "cochazo". Lo pasamos de miedo con él durante la semana que lo tuvimos a nuestra disposición... pero yo me decanto por el R32. De acuerdo que el BMW nos regala una conducción más excitante, de acuerdo que me agrada más su anonimato estético -a uno le gusta pasar inadvertido-, de acuerdo que corre más, pero el Golf está hecho para todo el mundo. Su tracción total se encarga de predecir y corregir nuestros excesos sin que lo notemos. No, no te engañes, no es un coche aburrido ni mucho menos, pues carácter tiene y diversión se le puede extraer "a paladas".
Además, el cambio DSG es una maravilla y nos permite concentrarnos únicamente en la conducción, pues no tenemos que preocuparnos de cambiar manualmente.
Finalmente, a la hora de echar cuentas, la calculadora también se decanta por el compacto de VW. Vale, son sólo 1.400 euros menos, pero por ese menor precio tiene bastante más equipamiento de serie.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50307&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">BMW 130i

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50309&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">VW Golf R32

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50431&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">R32 frente a 130i

Es evidente que la estética cuenta bastante la hora de adquirir un coche. Aquí, cada una de las marcas ha optado por caminos diferentes a la hora de diseñar ambas versiones deportivas. El 130i es un "lobo con piel de cordero", pues por fuera no se diferencia apenas de sus hermanos de gama. No hay aditamento deportivo que nos indique que bajo el capó se esconden 265 CV, por lo que los amantes de la discreción tienen en este BMW su elección ideal.

En el Golf R32, la cosa es diferente. La imagen de esta variante es más contundente y deportiva y en ella cobran especial importancia elementos como los logos "R32", las taloneras, la doble salida de escape centrada y un morro específico. En definitiva, estética diferenciada y, quizás, algo “cantosa”, para no pasar inadvertido.

Dentro pasa algo similar: el R32 abusa más de la personalización y el 130i sólo nos "regala" alguna referencia a Motorsport, responsable de los modelos más deportivos de la marca. Las dos unidades que hemos probado poseían asientos específicos. El BMW cuenta con unos especialmente deportivos -en un pack junto a la suspensión deportiva por 1.350 euros-, con múltiples regulaciones, pero que estéticamente no son muy diferentes a unos convencionales, mientras que el Golf toma unos “bacquets” casi de competición -en un pack junto a la tapicería de cuero y tela por 3.420 euros-. Estéticamente resultan muy pintones y agarran muy bien el cuerpo, pero dificultan algo el acceso (por la estrechez de los mismos).

En estos modelos, más que GTIs, el apartado del espacio y la modularidad debería quedar en un segundo plano, pero algunos potenciales compradores seguro que lo valoran. Si tú eres uno de ellos, debes saber que existe un claro vencedor: el Golf. El modelo de Volkswagen es más utilizable en el día a día porque ofrece más centímetros en las plazas traseras y un maletero, aunque con menor capacidad -la tracción total condiciona mucho esta zona-, más aprovechable por sus formas regulares. El 130i cubica 335 litros y el Golf, 295, unas dimensiones que no son para estar orgullosos en el segmento y que, para más inri, se consiguen a pesar de no contar ninguno ni con rueda de repuesto convencional ni de emergencia, sólo con un kit antipinchazos, que, teniendo en cuenta el enfoque de los dos coches, nos parece insuficiente.

36.605 frente a 38.000 euros. R32 frente a 130i. La diferencia de precio entre uno y otro en este segmento, a priori, no parece determinante, pero, si analizamos bien los equipamientos de serie, nos daremos cuenta de que la brecha entre ambos es mayor. Sumemos a los 38.000 euros del Serie 1 los 1.350 euros del Pack Dynamic (asientos deportivos, llantas de aleación sobre neumáticos especiales, reposabrazos delantero y suspensión deportiva), que montaba nuestra unidad de pruebas y que nos parece casi obligatorio teniendo en cuenta el enfoque del coche. Añadamos también algunas de las opciones del BMW que son de serie en el Volkswagen (control de velocidad de crucero, faros de xenón, alarma, anclaje Isofix y espejos retrovisores calefactables) y el precio no es tan parecido, pues queda en cerca de 40.000 euros, frente a los citados 36.605 del Golf. Una diferencia económica a tener en cuenta.


Los dos modelos que hemos enfrentado en esta comparativa son capaces de satisfacer con creces las necesidades de un usuario avanzado en la conducción. Son muy atractivos, apetecibles, divertidos de conducir y relativamente cómodos para viajar. No podemos decir que sean baratos, porque cualquiera de ellos supera los 35.000 euros de tarifa, pero, si tenemos en cuenta que bajo su capó hay más de 250 CV, la cosa cambia.
Si hacemos una operación aritmética para calcular lo que nos costaría cada CV, el resultado estaría en torno a los 140 euros/CV, un coste asumible si pretendemos disfrutar de verdad de la conducción. Me han gustado mucho los dos, la verdad, pero, si tuviera que decidirme por uno de ellos, lo haría por el BMW 130i. Reconozco que el sistema de propulsión posterior me gusta más, aunque, en condiciones adversas, sea más efectivo el Golf R32. En el BMW se siente mejor la conducción, se tiene mayor precisión en las trazadas, es más fino y también algo más exigente que el Golf en zonas viradas.
La diferencia en prestaciones no es muy significativa, los dos tienen su velocidad limitada a 250 km/h y, cronómetro en mano, no hay cifras muy dispares. Para uso diario me parece más cómodo el 130i, es más silencioso, refinado y discreto.

<

p>


El 130i es un auténtico "cochazo". Lo pasamos de miedo con él durante la semana que lo tuvimos a nuestra disposición... pero yo me decanto por el R32. De acuerdo que el BMW nos regala una conducción más excitante, de acuerdo que me agrada más su anonimato estético -a uno le gusta pasar inadvertido-, de acuerdo que corre más, pero el Golf está hecho para todo el mundo. Su tracción total se encarga de predecir y corregir nuestros excesos sin que lo notemos. No, no te engañes, no es un coche aburrido ni mucho menos, pues carácter tiene y diversión se le puede extraer "a paladas".
Además, el cambio DSG es una maravilla y nos permite concentrarnos únicamente en la conducción, pues no tenemos que preocuparnos de cambiar manualmente.
Finalmente, a la hora de echar cuentas, la calculadora también se decanta por el compacto de VW. Vale, son sólo 1.400 euros menos, pero por ese menor precio tiene bastante más equipamiento de serie.

Galería relacionada

R32 y 130i

Te recomendamos

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...