BMW 123d Coupé

El estreno de la nueva carrocería coupé de la Serie 1 queda eclipsado por uno de los mejores motores Diesel del mercado que, con 102 CV por litro, se sitúa como el más potente de su categoría. Se combinan así la potencia y el bajo consumo, con la deportiva línea del coupé pequeño de BMW.
-
BMW 123d Coupé
BMW 123d Coupé

Con la aparición de este modelo, y más en concreto de esta versión 123d, BMW inicia dos caminos que pronto existirán también en la competencia. Por una parte lanza al mercado un motor Diesel de 2 litros que, por primera vez, llega y supera la barrera de los 200 CV. La respuesta de los rivales ya está anunciada, y pronto veremos como el grupo Volkswagen-Audi contraataca con una mecánica de similar potencia y cilindrada dentro de su nueva generación de motores alimentados por el raíl común, en lugar de los inyectores-bomba actuales. Tengan claro que tampoco Mercedes se quedará atrás, y es posible que veamos dentro de General Motors, Ford, Renault, Toyota o PSA algo similar, pero ya no serán los primeros.

Por otra parte, se retoma el concepto coupé para una carrocería compacta, como es el caso de la Serie 1 Coupé. La tendencia que se estaba siguiendo hasta ahora es la de crear, sobre todo entre las marcas generalistas, una versión coupé cabrio, que combinase lo mejor de ambos mundos. Sin embargo, en BMW han tomado otro camino. Por un lado el coupé, por otro el cabrio, y con techo de lona. En esta línea parece que también se situará el futuro VW Scirocco, mientras que en Mercedes se apostará por la Clase CLC, una evolución estética del compacto Sportcoupe que ya tienen, y nada de cabrios.

BMW no niega reconocer que a la hora de lanzar esta versión se ha pensado principalmente en el mercado americano, donde los compactos no acaban de triunfar. Sin embargo en Europa también tiene su público.

Hemos hecho un pequeño sondeo entre nuestro circulo habitual de "expertos" –familia, vecinos, amigos, redacción…– sobre la estética de este coche y hay opiniones enfrentadas. Hay quien el tercer volumen le parece una desproporción, mientras que a otros les encanta; como verán, no deja indiferente a nadie.

Mantiene tanto la batalla como el esquema de suspensiones de la Serie 1, pero se ha añadido un tercer volumen sobre la carrocería de tres puertas. El resultado es un aumento de la capacidad del maletero real de 40 litros.

Como en todo coupé, es lógico que haya mayor espacio de carga, pero hay que tener en cuenta el tamaño de la boca, incomparable a las posibilidades que permite el portón de las versiones de tres o cinco puertas.

En el interior encontramos las mismas virtudes y defectos de la Serie 1 que conocíamos hasta ahora. El diseño es sobrio pero con la suficiente ergonomía como para hacer la vida interior agradable. En las plazas delanteras se dispone de espacio suficiente y los asientos sujetan muy bien el cuerpo, siguiendo la tónica deportiva que la marca imprime en todos sus modelos.

Detrás es donde hay cambios. Hay dos plazas con las mismas cotas de anchura y de espacio para las piernas que en la carrocería compacta pero, como era de esperar, menos altura. Así, cede 6 cm que se notan bastante; de hecho, un adulto que mida 1,80 m irá con la cabeza rozando el techo. De serie, el respaldo trasero es abatible, pero carece de reposabrazos, algo que debería ser de serie en un cuatro plazas, puesto que se dispone de espacio en anchura de sobra para dos personas. En opción se puede pedir, y además cuenta con acceso desde él al maletero y una funda para esquís, pero no es un reprosabrazos al uso, sino una tapa que se quita con velcro y queda “colgando” de la propia tapicería.

Otra de las características de esta carrocería se encuentra en la ausencia de marco de las puertas. El aislamiento acústico, aunque como es lógico no llega al de la variante de tres puertas, es bueno. Eso sí, en el anillo de alta velocidad pudimos comprobar como a 230 km/h perdía el aislamiento, metiendo un ruido aerodinámico en el interior. Puede que usted no lo llegue a comprobar nunca, pero en Alemania, donde no hay límites, sí puede ser un inconveniente.

Nuevo motor

Con la aparición de este modelo, y más en concreto de esta versión 123d, BMW inicia dos caminos que pronto existirán también en la competencia. Por una parte lanza al mercado un motor Diesel de 2 litros que, por primera vez, llega y supera la barrera de los 200 CV. La respuesta de los rivales ya está anunciada, y pronto veremos como el grupo Volkswagen-Audi contraataca con una mecánica de similar potencia y cilindrada dentro de su nueva generación de motores alimentados por el raíl común, en lugar de los inyectores-bomba actuales. Tengan claro que tampoco Mercedes se quedará atrás, y es posible que veamos dentro de General Motors, Ford, Renault, Toyota o PSA algo similar, pero ya no serán los primeros.

Por otra parte, se retoma el concepto coupé para una carrocería compacta, como es el caso de la Serie 1 Coupé. La tendencia que se estaba siguiendo hasta ahora es la de crear, sobre todo entre las marcas generalistas, una versión coupé cabrio, que combinase lo mejor de ambos mundos. Sin embargo, en BMW han tomado otro camino. Por un lado el coupé, por otro el cabrio, y con techo de lona. En esta línea parece que también se situará el futuro VW Scirocco, mientras que en Mercedes se apostará por la Clase CLC, una evolución estética del compacto Sportcoupe que ya tienen, y nada de cabrios.

BMW no niega reconocer que a la hora de lanzar esta versión se ha pensado principalmente en el mercado americano, donde los compactos no acaban de triunfar. Sin embargo en Europa también tiene su público.

Hemos hecho un pequeño sondeo entre nuestro circulo habitual de "expertos" –familia, vecinos, amigos, redacción…– sobre la estética de este coche y hay opiniones enfrentadas. Hay quien el tercer volumen le parece una desproporción, mientras que a otros les encanta; como verán, no deja indiferente a nadie.

Mantiene tanto la batalla como el esquema de suspensiones de la Serie 1, pero se ha añadido un tercer volumen sobre la carrocería de tres puertas. El resultado es un aumento de la capacidad del maletero real de 40 litros.

Como en todo coupé, es lógico que haya mayor espacio de carga, pero hay que tener en cuenta el tamaño de la boca, incomparable a las posibilidades que permite el portón de las versiones de tres o cinco puertas.

En el interior encontramos las mismas virtudes y defectos de la Serie 1 que conocíamos hasta ahora. El diseño es sobrio pero con la suficiente ergonomía como para hacer la vida interior agradable. En las plazas delanteras se dispone de espacio suficiente y los asientos sujetan muy bien el cuerpo, siguiendo la tónica deportiva que la marca imprime en todos sus modelos.

Detrás es donde hay cambios. Hay dos plazas con las mismas cotas de anchura y de espacio para las piernas que en la carrocería compacta pero, como era de esperar, menos altura. Así, cede 6 cm que se notan bastante; de hecho, un adulto que mida 1,80 m irá con la cabeza rozando el techo. De serie, el respaldo trasero es abatible, pero carece de reposabrazos, algo que debería ser de serie en un cuatro plazas, puesto que se dispone de espacio en anchura de sobra para dos personas. En opción se puede pedir, y además cuenta con acceso desde él al maletero y una funda para esquís, pero no es un reprosabrazos al uso, sino una tapa que se quita con velcro y queda “colgando” de la propia tapicería.

Otra de las características de esta carrocería se encuentra en la ausencia de marco de las puertas. El aislamiento acústico, aunque como es lógico no llega al de la variante de tres puertas, es bueno. Eso sí, en el anillo de alta velocidad pudimos comprobar como a 230 km/h perdía el aislamiento, metiendo un ruido aerodinámico en el interior. Puede que usted no lo llegue a comprobar nunca, pero en Alemania, donde no hay límites, sí puede ser un inconveniente.

Nuevo motor

Galería relacionada

BMW 123d Coupé: interiores

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...