Publicidad

Primera prueba: BMW X5 M y X6 M, paranormales

No es normal que un todo camino como el BMW X5/X6 M, que ronda los 2.400 kg, sea capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,2 segundos y superar al BMW M3 de la anterior generación en el Infierno Verde. Más bien parece el argumento de una película de ciencia ficción.
Juan Collín. -
Primera prueba: BMW X5 M y X6 M, paranormales
Primera prueba: BMW X5 M y X6 M, paranormales

Exteriormente, BMW X5/X6 M se distinguen de sus hermanos de gama por la adopción de paragolpes más voluminosos, que en el caso del delantero cuenta además con prominentes entradas de aire para mejorar la ventilación. Delante también se puede observar una nueva parrilla pintada en negro y espejos retrovisores de nuevo diseño; mientras, en la parte trasera, lo que más llama la atención son las dobles salidas del escape. No menos llamativo es calzado escogido para la ocasión. Montados sobre espectaculares llantas de 20”, en la parte delantera se emplean gigantescas gomas de 285/40 y 325/35 detrás; opcionalmente, también se pueden montar llantas de 21".

Motor

Aunque tiene las mismas cotas internas y su concepción es muy similar, el motor V8 de 4.4 litros alimentado por doble turbo que anima a estas versiones no es una evolución del que se montaba en los X5 M y X6 M de la generación anterior. En este caso, se utiliza el V8 que se emplea en los M5 y M6 ligeramente retocado, dado que es mucho más eficiente. Se declaran 575 CV, lo que supone ganar 20 CV y 7,1 mkg con respecto a la mecánica que se empleaba en la generación anterior; también se declaran 15 CV más que en los M5 y M6. La caja de cambios tampoco tiene nada que ver con la empleaba en los anteriores X5 M y X6 M; en este caso no sólo cuenta con ocho marchas en lugar de seis, también es más rápida en las inserciones y bloquea todas las marchas para evitar pérdidas por deslizamiento. La tracción es total permanente y para conseguir un comportamiento más dinámico, es el tren trasero el que recibe una proporción del par más elevada. Parece lógico pensar que las ayudas electrónicas juegan un papel fundamental en la conducción en aparatos de semejante potencia y peso.

Prestaciones

Y es que las prestaciones son absolutamente impresionantes. Tanto en el X5 M como en el X6 M se anuncia una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,2 sg, medio segundo menos que sus antecesores, mientras que la velocidad máxima está limitada en ambos casos a 250 km/h. Pero si las prestaciones han mejorado, ocurre lo mismo con el consumo de carburante, que en ciclo combinado se reduce de 13,9 a 11,1 litros/100 km.

Lógicamente, las suspensiones se han puesto a la altura de las circunstancias y para ello reciben más caída en el tren delantero, 'silent blocks' más rígidos y también se ha reducido la altura de casco 10 mm. En la parte delantera se montan muelles más rígidos, mientras que la columnas neumáticas traseras tienen un tarado más firme, lo mismo que los amortiguadores de control electrónico, si bien estos cuentan con tres programas de dureza a escoger: Confort, Sport y Sport +. Con los frenos ocurre algo parecido y para ello se montan enormes discos ventilados en ambos trenes y pinzas de seis pistones en el eje delantero.

Comportamiento

Lo que más impresiona a los mandos de estos dos 'gigantes' es su extraordinario dinamismo, la fabulosa capacidad y facilidad que ofrecen para rodar a velocidades de vértigo. Lo más sorprendente es que a los mandos, la sensación de velocidad es muy inferior a la real.

Los adelantamientos se realizan con una facilidad pasmosa y sin darnos cuenta estamos rodando a un ritmo muy superior al de los demás vehículos con los que compartimos la vía. Y todo ello con una sensación de poderío total. No menos sorprendente es la facilidad con la que abordan los virajes estos dos SUV; aunque el peso ronda los 2.400 kg en orden de marcha, tanto uno como el otro son capaces de enlazar las curvas con una eficacia asombrosa y a un ritmo muy elevado, con total tranquilidad y confianza. Llegar al límite no es fácil, van muy sujetos a la carretera y tan sólo cuando se fuerzan mucho las cosas se aprecia un ligero subviraje para tranquilidad del conductor. Los frenos cumplen perfectamente su misión, son muy potentes y en el recorrido de pruebas de la presentación, tampoco demasiado exigente, no presentaron en ningún momento síntomas de fatiga. Para hacerse una idea de las posibilidades reales que ofrecen estas versiones, basta decir que exigente circuito de Nürburgring, se ha conseguido batir con el X5 M el registro que obtuvo en su día el M3 de la generación anterior. Ver para creer.

Precio

El precio del X5 M es de 136.900 € y 3.000 € más si se escoge el X6 M, cantidades muy elevadas, pero en la línea de lo que ofrecen sus principales rivales. Si se tiene en cuenta que cuestan casi el doble que las versiones con motor 3.0d, es evidente que, a no ser que nos sobre mucho el dinero, no tiene mucha lógica comprar este tipo de creaciones.