BMW X2 xDrive 20d Aut: superprueba del nuevo SUV con todos los datos

Con el nuevo X2, BMW no sólo ofrece la “versión coupé” del X1, sino un SUV con un gran comportamiento dinámico enfocado al público más joven. Probamos la versión Diesel xDrive 20d de 190 CV.
Miguel García-Vidal -
BMW X2 xDrive 20d Aut: superprueba del nuevo SUV con todos los datos
BMW X2 xDrive 20d Aut: superprueba del nuevo SUV con todos los datos

Tras el X6, que debutó en su primera generación en 2008, y el X4 de 2014, que ahora estrena generación, BMW completa su oferta SUV con estética coupé con el X2. Un modelo que bien podría pasar como versión crossover de la futura Serie 1, que llegará en 2019. Y es que basta mirar sus cotas TT, con un ángulo de ataque de sólo 16º, de salida 26º y una altura libre al suelo de 165 mm para constatar que el X2 no es un SUV para rodar por campo. Pero esto, lejos de ser un demérito, se convierte en virtud, pues con sus 1,52 metros de altura —sólo el Mercedes GLA y el Infiniti QX30 son más bajos, con 3 y 1 cm menos respectivamente— y cortos voladizos, tiene prácticamente la misma base de un turismo para conseguir un buen comportamiento dinámico. Algo en lo que BMW hace especial hincapié.

Publicidad

BMW X2 pruebaY es que, al menos en esta versión M Sport X (con chasis M, dirección deportiva y llantas de 19”), transmite una gran deportividad. Su dirección es rápida y muy directa, lo que acentúa su gran agilidad. Si bien nos ha gustado más con la llanta de 19” que con la de 20 opcional que monta nuestra unidad de pruebas. Y es que con ésta el X2 se vuelve más exigente y radical en sus movimientos. Tanto a alta velocidad, donde exige mayor concentración en curva rápida, como en zonas ratoneras en las que responde más violentamente al romper la adherencia. Siempre con una actitud neutra y un aplomo que invitan a rodar rápido. Con la llanta de 19" también encontramos mayor confort y si bien la puesta a punto de su amortiguación es firme, en los M Sport X además de rebajar la altura del muelle 10 mm y contar con estabilizadoras más gruesas ésta se endurece, su calidad de absorción no la torna en incómoda… al menos de que el firme esté muy roto. Por 189 € se pueden añadir los amortiguadores de ajuste variable, que aunque no hemos podido probar, posiblemente consigan mejor compromiso entre confort y eficacia, pero siempre combinados con la más racional llanta de 19”. Nos han gustado también mucho sus frenos por tacto, equilibrio y distancias de detención; si bien las pruebas de frenada no se han llevado a cabo en el INTA, por lo que sobre un asfalto menos abrasivo posiblemente aumenten ligeramente.

PRESTACIONES BMW X2 xDrive 20d Aut.
Acel. 0-100 km/h 7,84 s
Acel. 0-1000 m 28,92 s
Sonoridad 100 km/h 69,9 dBA
Sonoridad 120 km/h 71,1 dBA
Frenada desde 140 km/h 70,25 m
Peso en báscula 1.709 kg

BMW X2: su motor Diesel 20d de 190 CV

De las opciones mecánicas posibles este 20d de 190 CV, siempre con tracción total xDrive y cambio automático, se conforma como la versión más potente en Diesel, pues a España no llegará el 25d, también con un 2.0 Diesel pero con 231 CV. Es un propulsor que sobresale por suavidad de uso, con un nivel tanto de ruido como de vibraciones bastante atenuado. Sólo con esto tiene mucho ganado, pero también resulta tremendamente elástico y con una gran capacidad de estirada. Se puede mover con facilidad alrededor de las 4.500 rpm (algo impensable para muchos Diesel) aunque pierde suntuosidad, si bien donde resulta más satisfactorio es a medio régimen, donde se muestra muy lleno, con una gran sensación de par disponible. En cierta medida recuerda a las motos de cross de mayor cilindrada, que permiten ir engranando una marcha tras otra a medio régimen con una gran sensación de empuje.

CONSUMOS BMW X2 xDrive 20d Aut.
Consumo en ciudad 7,2 l/100 km
Consumo en carretera 5,2 l/100 km
Consumo medio 6,0 l/100 km

A todo ello se suman unos consumos realmente bajos, sobre todo en carretera, donde en el modo «EcoPro» automáticamente se activa, y con gran suavidad, la función de navegación a vela o marcha por inercia que permite ahorrar una nada desdeñable cantidad de combustible. Y si queremos conseguir la mayor deportividad o una conducción normal podemos seleccionar los modos «Sport» o «Comfort», que actúan sobre dirección, cambio, respuesta del motor y la amortiguación si hemos recurrido al opcional control dinámico de la suspensión.

Publicidad

BMW X2: su interior

X1 parece, X2 es. Todo manejado desde un puesto de conducción más de turismo que de SUV. Es cierto que las piernas no van tan estiradas como en un Serie 1, pero la altura de su asiento, al menos en su posición más baja, no aporta esa sensación de otros SUV de ir sentados más altos para visualmente dominar mejor el tráfico. Convencen sus asientos deportivos —de serie en los M Sport X— por lo bien que sujetan el cuerpo, pero también por confort. El salpicadero es calcado al del X1, pero con una notable diferencia, la palanca de cambios ahora es electrónica «shift by wire», lo que no sólo aporta mayor confort al tiempo que reduce vibraciones, también potencia su deportividad con movimientos de palanca mucho más reducidos. Lástima que vaya posicionada tan baja, pues ergonómicamente no resulta cómoda, lo que induce a optar por la opción de levas para el cambio tras el volante (178 €). Un cambio que nos ha sorprendido muy gratamente y que habla muy bien del excelente trabajo que BMW ha acometido con su electrónica de gestión, pues esta misma caja Aisin sobre otros modelos no nos había convencido nunca tanto ni por celeridad ni confort, ahora prácticamente al nivel de las mejores. Algo que ya hemos observado también con la afamada ZF de 8 velocidades para motores longitudinales, donde BMW muchas veces dispone de un software capaz de ofrecer mayor satisfacción al conductor en su manejo.

BMW X2 DieselSalvo por ir sentado más bajo y su altura de techo reducida, que no agobia para nada, al menos en las unidades de pruebas, todas con el opcional techo de cristal panorámico (1.479 €), ambiente y espacio en las plazas delanteras son similares al X1 con el que comparte además de la plataforma UKL2 (también en Serie 2 Active Tourer, Mini Countryman…). Atrás el panorama cambia completamente. Hay espacio suficiente para dos adultos, con una buena cota longitudinal gracias en parte a la reducción de volumen en los respaldos traseros para ganar espacio para las rodillas, pero el acceso no es tan bueno y su descendente pilar C queda muy cercano a las cabezas. Además, los más altos no gozarán de una buena visibilidad hacia el exterior. No dispone de la banqueta trasera deslizante opcional de su hermano, pero sí cuenta con respaldos reclinables en dos puntos y abatibles en tres secciones, lo que le otorga una gran flexibilidad. Sobre todo si pretendemos cargar en el maletero objetos largos como esquís sin perder mucho espacio en el habitáculo. El maletero está dividido en dos secciones, la primera no enrasa con el plano de carga, pero ofrece formas muy cúbicas para facilitar el acomodo del equipaje. En la inferior se esconden 105 litros adicionales (en total suman 375 litros). Pero lo más importante es que ahora en su borde interior pegado a la boca de carga encontramos un guarnecido rígido para impedir que cualquier bulto golpee accidentalmente el mecanismo de apertura eléctrico, que situado al otro lado, y en los X1 separado por moqueta, puede llegar a bloquear su apertura con toda la carga en su interior.

ESPACIO BMW X2 xDrive 20d Aut.
Anchura delantera 141 cm
Anchura trasera 138 cm
Altura delantera 91/98 cm
Altura trasera 92 cm
Espacio para piernas 70 cm
Maletero 375 litros
Publicidad

El interior del BMW X2 se puede personalizar prácticamente a capricho y que en esta versión M Sport X ofrece un gran atractivo con tapicería en Alcantara con pespuntes en amarillo, guarnecidos en antracita y molduras en «aluminium hexagon». Al igual que su exterior se viste con paragolpes y taloneras más deportivas mientras su equipamiento añade unos fantásticos por iluminación faros de led, asientos deportivos, llantas de 19”, suspensión y dirección deportivas M… por 6.250 €, lo que unido a los 42.700 euros de su tarifa y otras opciones que, para muchos serán imprescindibles, elevan su precio a probablemente más de 50.000 €. Excesivo para el tipo de coche que es, por muy bien hecho que esté y siendo capaz de lo que es.

También te puede interesar

Los mejores SUV del Salón de Ginebra 2018: X4, Cupra Ateca, Santa Fe… (VÍDEO)

BMW X2 vs Volvo XC40: el nuevo gran duelo SUV que llega ya al mercado

 

Publicidad