Comparativa SUV: BMW X1, Mazda CX-5 y Volkswagen Tiguan

Comparamos a BMW X1 18d xDrive Steptronic, Mazda CX-5 2.2d Automático y Volkswagen Tiguan 2.0 TDI 4Motion DSG, tres SUV diésel 4x4 con cambio automático. ¿Cuál es mejor?
Daniel Cuadrado .

Twitter: @DanielCuadradoT. Fotos: Israel Gardyn. -

Comparativa SUV: BMW X1, Mazda CX-5 y Volkswagen Tiguan
Comparativa SUV: BMW X1, Mazda CX-5 y Volkswagen Tiguan

Los SUV están pegando fuerte y ya no hay marca que se precie que no ofrezca ya una gama variada en tamaño y precio. Acabaron con la moda monovolumen con una velocidad casi tan rápida como lo hizo en su momento el Diesel de inyección directa con los motores de gasolina, y se han impuesto en las listas de ventas frente a las berlinas familiares, que también tuvieron su momento de gloria y ahora se siguen resistiendo. Al final hay algo de lógica en todo esto; un SUV es estéticamente más acertado que un monovolumen y algunos ofrecen una modularidad interior similar, además de que puede pasar por más sitios, aunque la mayoría de sus compradores no lo precisen. En esta comparativa se enfrentan tres buenos modelos: BMW X1 18d, Mazda CX-5 2.2d y Volkswagen Tiguan 2.0 TDI. Todos ellos con motor diésel, tracción total y cambio automático.

El BMW X1 dejó de llevar el motor longitudinal para convertirse en un tracción delantera, compartiendo ahora bastidor con la familia Mini y con los nuevos monovolúmenes de la casa, los Serie 2 Active y Sport Tourer. La versión probada emplea el motor 118d, un 2 litros con 150 caballos, acompañado en esta ocasión por el cambio automático Steptronic de 8 velocidades y la tracción total. Por parte de Mazda CX-5 tenemos similar configuración de cambio y tracción, con su gran 2.2 Diesel de dos turbos y el cambio automático de 6 velocidades. El nuevo Volkswagen Tiguan no innova con respecto al anterior y trae una configuración conocida, con el 2.0 TDI en versión 150 CV, la tracción total y el nuevo cambio DSG de 7 velocidades multidisco en baño de aceite.

Volkswagen Tiguan - Mazda CX-5 - BMW X1

Empecemos por el espacio. Todos rondan los 4,5 metros de largo, un poco más el Mazda CX-5 y poco menos el BMW X1. Tienen el tamaño perfecto para ofrecer interiores de gran capacidad, pudiendo combinar un buen maletero con el hueco para las piernas de los que van detrás. Delante el espacio es más que correcto en todos, detrás veo más diferencias reseñables. La cota de anchura a la altura de los hombros es mayor en el BMW, sin embargo la anchura total de la banqueta es menor, por lo que tres adultos irán más cómodos en los otros dos; si es para 2 no hay problema. A esto hay que sumar una consola y túnel que obligan a levantar mucho el pie para acceder a la segunda fila, además de un respaldo excesivamente duro en el centro. El Mazda tiene mucha mejor plaza central, aunque más alta que las otras dos, y su anchura total admite mejor a tres adultos. El VW es similar al CX-5 y entre los dos se rifan las mejores plazas. Tanto el X1 como el Tiguan tienen reglaje longitudinal de la banqueta trasera, lo que les permite configurar el espacio interior y maletero. Frente a esto el Mazda se defiende con un buen punto medio, claramente mejor que el del BMW, puesto que ofrece más espacio y maletero, y eso que el X1 tienee un interesante doble fondo de 105 litros. Aquí el que manda es el Tiguan que aun con la fila totalmente atrasada tiene más maletero que los otros dos. Si tengo que elegir uno por su espacio me quedo con el VW, si bien el Mazda se queda muy cerca; el X1 no lo veo mal si es para cuatro ocupantes.

Valora tu coche gratisEn Mazda y Volkswagen protegen con la puerta el umbral inferior, lo que evita que si el coche está manchado de agua o barro te puedas ensuciar el pantalón al entrar. Los portones del maletero pueden ser eléctricos en los dos alemanes, en opción, que incluso admiten abrirlos o cerrarlos sin bajarse del coche. Hay buena ergonomía en los tres. En el Mazda el asiento del conductor tenía algún crujido, detalle que no había visto hasta ahora en ninguna unidad probada del CX-5. Tienen buenos ajustes y diseño, con mención especial para el BMW que aparenta estar un paso por delante de los otros dos. Mazda y Tiguan tienen la pantalla central táctil, con un funcionamiento algo impreciso en el japonés que invita a usar el mando central antes que el táctil. La del BMW es más normal pero con una resolución superior, además de mayores menús y posibilidades. Echo de menos en el X1 unos espejos en los parasoles más grandes, un reposabrazos central más largo en el Mazda y un diseño menos sobrio en el Volkswagen, y me gusta el tamaño de guantera de este último, los detalles de acabado M del X1 y su opcional acabado M Sport y la mayor cantidad de puertos USB del CX-5; cada uno tiene sus detalles a favor o en contra, cuestión de gustos y precio de cada uno.

Tiguan, CX-5, X1

A la hora de conducirlos todos cumplen con seguridad y, de nuevo, las diferencias son más una cuestión de gusto personal que de diferencia radical. El Tiguan se siente como un Volkswagen; cierras los ojos y no sabes si estás en un Passat o un Golf. Lo hace todo bien pero la emoción la deja en Alemania antes de salir por la puerta de la fábrica, en la mesa de dibujo del diseñador o en ordenador del responsable de marketing, porque aquí no llega. No lo puedo criticar porque el resultado final es muy bueno, pero su emoción está en que te va a llevar donde le digas, dentro o fuera del asfalto, y con mayor precisión que sus rivales. El BMW tiene lo que le falta al Tiguan, y eso que es un BMW con arquitectura más propia de un Volkswagen. Ofrece más sensaciones gracias a un tren delantero más preciso y con una dirección eléctrica que lo disimula muy bien.

Siempre me ha gustado el Mazda CX-5 en cuanto a comportamiento pero en comparación con sus dos rivales transmite sensación de ser más veterano, que lo es. Esta sensación viene porque es ligeramente menos ágil que ellos y se siente más el peso por el mayor balanceo de la carrocería, sensación que se multiplica porque su caja de cambios es menos rápida, que no lenta. El motor es bueno y el cambio va bien pero en comparación todo es menos ágil. De nuevo puedo explicarlo pero no criticarlo, puesto que cumple con lo que se le pide. Del BMW me gusta el tacto mecánico y tiene el mejor cambio de la comparativa, que casan bien con el comportamiento del coche. Del Tiguan lo que no me gusta es que pese 100 kg más que sus rivales; quizá el 90 por ciento de los compradores no lo noten, pero ahí está.

Fuera del asfalto se desenvuelven mejor los dos alemanes, gracias a unos controles de tracción mucho mejor adaptados para condiciones de baja adherencia. Además ofrecen controles de descenso y, en el caso del Tiguan, más opciones de tracción en función del tipo de superficie. También permiten variar la dureza de algunos mandos y la respuesta del acelerador para convertir sus sensaciones, que no resultado, en Sport. Por prestaciones hasta el más lento tiene un buen nivel.

El BMW X1 se impone sobre el Mazda CX-5 ligeramente, y ambos sobre el Volkswagen Tiguan, que lastra a su TDI con 100 kilos más, y eso que los otros dos no son nada ligeros. Este detalle se deja ver también en el consumo; con 100 kg más que el X1 el VW es 1 segundo más lento en el paso por los 1.000 m y gasta casi un litro más, pero menos que el CX-5. Con esta combinación mecánica y de tracción el japonés sólo está disponible en el acabado tope de gama. Esto impide un precio más bajo; con todo ofrece mejor relación entre el precio y el equipamiento que sus rivales, que tienen que acudir a acabados más caros para estar igual de completos que él. Eso sí, como buenos alemanes en opción ofrecen mucho más, pero hay que pagarlo.

También te puede interesar:

Los 10 SUV más valorados por los españoles

Los mejores SUV grandes del mercado: guía de compra

Seat Ateca vs VW Tiguan: duelo entre los SUV de moda

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...