Publicidad

BMW 520d Touring: a prueba, ¿el mejor familiar del mundo?

Si el nuevo BMW Serie 5 ya ha sorprendido por refinamiento, tecnología y tacto de conducción, probamos ahora su versión familiar Touring 520d. ¡Qué gran funcionalidad!
Raúl Roncero.

Twitter: @autopista_es Fotos: Israel Gardyn. -

BMW 520d Touring: a prueba, ¿el mejor familiar del mundo?
BMW 520d Touring: a prueba, ¿el mejor familiar del mundo?

Compatibilizar la prueba de un coche como este BMW Serie 5 Touring (la verdad es que la marca, la carrocería en sí o la versión es ya lo de menos) con una presentación del último producto de Ferrari de la que acabo de llegar (firma en la que, hoy por hoy, ni tan siquiera ofrece un control de crucero adaptativo), te hace, cuanto menos, reflexionar sobre tanta nueva tecnología a bordo o asistentes de conducción semiautónomos que aún no te permiten quitar las manos del volante o desatender un segundo la conducción.

En Ferrari nos argumentaron días atrás que sus coches son "de conductor", no ya de piloto. Y la verdad es que, ¿y cuál no? En Ferrari, por tanto, no se plantean la conducción autónoma ni por asomo, pero sin embargo hacen de la ergonomía y el diseño del habitáculo —por cierto, ya era hora— partícipes directos de la propia seguridad, organizando en el volante o muy próximo a él cuantos mandos necesita el conductor. Digo esto porque son varios ya los nuevos coches en los que he podido ir probando diferentes sistemas de control de funciones por gestos que al final acaban implicando más y más segundos con la vista fuera de un horizonte controlado, eso sí, por asistentes de conducción de impecable funcionamiento —bienvenidos sean—, capaces de detectar obstáculos o vehículo que tal vez no detecte a tiempo aquellos quienes se pongan hacer "bailar" el dedo al aire con la única intención de subir la radio.

Dicho esto, y acostumbrado y familiarizado ya también con las diferentes configuraciones de pantallas para el cuadro de instrumentos (al final, me quedo con la que replica una clásica de agujas) y con tanto botón táctil de la nueva generación del BMW Serie 5 —afortunadamente, el manejo del iDrive es más intuitivo que nunca—, no tengo más que rendirme a este nuevo producto. Y por supuesto a su ejecución en todas aquellas áreas relacionadas con la mecánica, chasis, carrocería o algunas otras más en las que no siempre incidimos, como la iluminación, aunque sea vía opción: los led adaptativos cuestan 1.700 euros

BMW 520d TouringBMW Serie 5 Touring: muy práctico

En relación al volumen de carga, y aunque pierde en litros este Touring respecto a la berlina (455 litros homologados frente a 520), está claro que su funcionalidad es inmensamente mayor. A unos cómodos y eficaces asientos que, como todo el coche, casi puedes configurar a la carta, suma unas buenas cotas de habitabilidad y un maletero que, a esos 455 litros anunciados hasta la bandeja, añade bajo el piso otros 25 adicionales para objetos, eso sí, bastante planos. El portón es además muy amplio y cuenta con función de acceso rápido al maletero a través de una luna practicable que te permitirá introducir o sacar objetos sin abrir todo el portón.

ESPACIO BMW 520d Touring Steptronic
Anchura delantera 149 cm
Anchura trasera 142 cm
Altura delantera 94-101 cm
Altura trasera 97 cm
Espacio para piernas 76 cm
Maletero 455 + 25 litros

Y como este tipo de carrocería seguramente sea más susceptible de llevar objetos pesados y voluminosos, lo que no dejaría escapar por nada del mundo dentro de las múltiples opciones que puedes montar en la nueva BMW Serie 5 sería la suspensión electrónica variable, 1.355 euros (un 2,4 por ciento del valor del coche),  que te reportarán infinitas ventajas cargues o no cargues este Touring. Es justo citar, eso sí, cuánta evolución natural esconde esta nueva generación cuya plataforma, procedente del mismísimo BMW Serie 7, le permite mantener el peso a raya y contribuye a sentir en todo momento un refinamiento y una calidad de pisada sobresaliente.

¿Cómo va en carretera?

En este sentido, y aunque lo habitual es que por nuestras redacciones siempre pasen coches ultra equipados, también hay que reconocerle a este BMW 520d Touring una vuelta a sus orígenes, ofreciendo una base en la que siempre sientes un gran dinamismo, impecable tren delantero y un excelente control de carrocería, supremo en el caso de disponer de las citadas suspensiones regulables, cuyos ajustes más "cerrados" siguen garantizando un noble rodar... y viceversa; también los más abiertos y aburguesados tarados disponibles permiten disponer de un Serie 5 muy reactivo, cuya suspensión se extiende algo más o comprime de forma más progresiva, pero que al mismo tiempo recupera de forma soberbia la carrocería de curva a curva sin dejar el más mínimo movimiento parásito, consiguiendo que en todo momento lo sientas muy ágil, muy reactivo e incluso también más ligero y pequeño.

BMW Serie 5 TouringMínima es la influencia de la carrocería familiar en el comportamiento dinámico de este BMW Serie 5 en relación a la berlina, toda vez que, por peso, apenas suponen 67 kilos de más. También mínima es su repercusión en la capacidad de frenada, rebajando también los 70 metros en la distancia para detenerse desde 140 km/h. Es cierto que el pedal es más esponjoso de lo habitual, pero su consistencia está fuera de toda dura.

Y mucho menos aún en sonoridad… y eso que estos maleteros "integrados" en el habitáculo ejercen cual cajas de resonancia. Ejemplarmente rematado, la sonoridad es prácticamente idéntica en el Touring que en la berlina equipada con el mismo motor —que no ruedas, toda vez que el sedán montaba neumáticos traseros de 275 mm, siendo los delanteros los mismos 245 que nuestro Touring montaba en las cuatro ruedas—. Así las cosas, su aislamiento es, sencillamente, soberbio.

PRESTACIONES BMW 520d Touring Steptronic
Acel. 0-100 km/h 7,8 s
Acel. 0-1000 metros 29,4 s
Adelantamiento 80-120 km/h 6,28 s
Sonoridad 100 km/h 64,0 dB
Sonoridad 120 km/h 66,7 dB
Frenada desde 140 km/h 69 m
Peso en báscula 1.810 kg

Así responde su motor

Y entrando al capítulo mecánico, 20d con toda lógica. Sobre la archiconocida unidad de 2,0 litros de cilindrada y 190 CV de potencia, ante todo asociada al cambio automático de 8 relaciones de convertidor de par, sólo podemos volver a certificar su excepcional estado de forma y fondo. Con la excepción del rearranque por Stop/Start, aún con algo de vibración mecánica,  su puesta en escena es excepcional en todos los sentidos, pero especialmente por la relación entre el ritmo que puedes llegar a imprimir y el bajo consumo que podrás leer en el ordenador.

"Nuestros" 5,4 l/100 km en carretera de consumo medio real no requieren una gran implicación por parte del conductor, como tampoco los 5,5 - 6,5 l/100 km que puedes conseguir en autopista a ritmo legal (o algo por encima del mismo). Pero ver dos dígitos en el ordenador supondría imprimir tal velocidad como para no andarse con mímica para subir el volumen de la radio.

CONSUMOS BMW 520d Touring Steptronic
Consumo en ciudad 5,4 l/100 km
Consumo en carretera 7,0 l/100 km
Consumo medio 6,0 l/100 km

También te puede interesar:

BMW 520d vs Mercedes E220d, ¿cuál es mejor?

Así será el nuevo BMW X2

BMW bate su récord histórico de ventas