BMW 225 xe: monovolumen, tracción 4x4 e híbrido enchufable

BMW amplia su gama de híbridos con este inédito 225xe Active Tourer, un funcional monovolumen de tracción integral, carga plug-in y autonomía eléctrica.
Lorenzo Alcocer -
BMW 225 xe: monovolumen, tracción 4x4 e híbrido enchufable
BMW 225 xe: monovolumen, tracción 4x4 e híbrido enchufable

La oferta de coches híbridos crece por momentos y también en BMW. Poco a poco los coches híbridos se van convirtiendo en realistas alternativas a los coches de gasolina y Diesel tradicionales. Pero no solo eso. Las cada vez más habituales noticias medioambientales que hablan de la contaminación de las grandes ciudades y los protocolos de actuación que se aplicarían sobre el transporte privado, colocan en una posición privilegiada a los modelos híbridos, si finalmente se restringe o prohíbe el uso de los coches convencionales en los centros de esas grandes capitales y se permite el acceso a híbridos y eléctricos. Y en este sentido, el BMW 225xe Active Tourer llegaría con un "pan bajo el brazo".

BMW 225XE: híbrido enchufable 4x4

Si pinchas aquí te recordamos qué tipo de híbrido es el nuevo BMW 225xe. Pero no te asustes por toda su tecnología. Quizá lo mejor del 225xe es lo convencional que resulta su conducción, lo bien que funciona y, en definitiva, la sensación de normalidad que transmite. A sus mandos sientes al BMW 225xe Active Tourer como otro Active Tourer más, aun con un alto grado de sofisticación. En el desarrollo de este inédito monovolumen de BMW se tuvo en cuenta que habría esta versión y las diferencias o penalizaciones no lo parecen tanto.

La banqueta trasera queda 30 milímetros más alta respecto a las versiones convencionales para dejar espacio a la batería de iones de litio del sistema híbrido, pero por su gran naturalidad para entrar y salir del 225xe Active Tourer, incluso te diría que resulta más cómodo. En el caso del maletero se pierden 68 litros en el 225xe y los 400 litros restantes es cierto que pueden resultar no muy brillantes en un monovolumen de pretensiones familiares. También su depósito de combustible, reducido de 61 a solo 38 litros, se antoja pequeño para largos trayectos. Por lo demás, su funcionalidad y operatividad te llevan a sentirlo como un Active Tourer más... pero diferente.

BMW 225XE: emisiones cero

Por su capacidad para desplazarse exclusivamente en eléctrico y hasta una velocidad de 125 km/h, el 225xe te transmite esa magia que tiene cualquier coche eléctrico. Bajo el modo MAX eDrive, el motor eléctrico ubicado en el eje trasero es el encargado de mover el coche, que de esta manera respondería como un tracción trasera. Son 88 CV y 16,8 mkg que dan para moverte por ciudad y vías de extrarradio con una solvencia muy buena. En los primeros metros, la espontánea capacidad de respuesta del motor eléctrico te permite, sobre todo, que en la conducción más urbana entre calles, coches y semáforos no haya otro Active Tourer mejor. Recuerda que el cambio es automático de 6 velocidades, pero cuando el 225xe Active Tourer se mueve solo en eléctrico, la transmisión no interviene y rueda como si tuviera solo una marcha, con lo que su aceleración es muy progresiva, consistente y se mantiene sin saltos. Es fabuloso arrancando y acelerando, sin ruidos mecánicos y con una suavidad general muy agradable.

BMW 225xe Active Tourer

Por Munich capital y alrededores, hemos sido capaces de rodar en eléctrico con el 225xe algo más de 30 kilómetros, partiendo con la batería cargada a tope. Por defecto, el 225xe propone el modo de funcionamiento combinado Auto eDrive cuando lo arrancas. Este modo alterna y combina el motor convencional de gasolina y el eléctrico de la manera más eficiente posible. Si el motor eléctrico cubre nuestra demanda de aceleración y velocidad (en este modo hasta 80 km/h), el 225xe responde como eléctrico puro. A partir de ahí, bajo una mayor aceleración, el motor de gasolina 1.5 de 136 CV entra en escena súbitamente y de forma muy suave. En ese momento pasa a desplazarse como un tracción delantera y ahora sí que el cambio gestiona el empuje del motor con sus 6 velocidades.

Dependiendo de muchas variables, en función de la eficiencia, las prestaciones y la estabilidad, los motores se alternan o combinan, transmitiendo también muchísimo confort de conducción y operando por momentos como un vehículo con tracción integral. Así lo puede hacer hasta 125 km/h. A partir de ahí, el motor eléctrico ya no vuelve a entrar en funcionamiento. Por tanto, la mayor eficiencia del 225xe cunde sobre todo hasta esa velocidad y también su capacidad como 4x4 llega hasta ese punto. No pretende ser una variante deportiva, ni una versión 4x4 específica, pero sí ofrecer puntualmente esas características primando continuamente la eficiencia. Con ambos motores empujando, la potencia máxima combinada es de 224 CV y el 225xe acelera en consecuencia. De 0 a 100 km tarda 6,7 segundos, solo una décima más que el 225i xDrive automático de 231 CV y 6 menos que el 220d xDrive automático de 190 CV.

Pantalla BMW 225xe Active Tourer

El BMW 225xe Active Tourer dispone de un tercer modo, SAVE Battery, que mantiene constante el nivel de carga de la batería, para ser utilizada a posterior donde más nos interese. En caso de tener la batería agotada, este modo también recargaría con el motor de gasolina la batería hasta el 50 por ciento, un modo poco eficiente pero que serviría para disponer de autonomía eléctrica pura en zona urbanas.   

BMW 225XE: en carretera

El 225xe carga con un sobrepeso de 150 kilos respecto a los 225i y 220d xDrive, pero BMW habla de un reparto más equilibrado que las versiones 4x2. En cualquier caso, el 225xe pisa y se guía con una alta sensación de firmeza y seguridad, a la vez que filtra las irregularidades del asfalto con suavidad. En carretera se presta a ser conducido como quieras. Conserva los modos de conducción de la gama convencional: Sport, Comfort o Eco Pro, con los que la respuesta del motor y del chasis se pueden modificar. En modo Eco Pro el cambio también interviene con la función de desplazamiento por inercia.

Finalmente, el precio definitivo del BMW 225xe Active Tourer para España será de 39.500 euros. Por sus características, el 225xe se beneficia de una ayuda de compra por el Plan Movea, por lo que debes restarle 3.700 euros (esta bonificación tributa después en tu renta). Aun así, el precio del 225xe y en general de todos los híbridos y especialmente de los enchufables, es un obstáculo importante, pero su sentido ya no es una cuestión de economía de uso ni incluso de compromiso medio ambiental, puede ser sencillamente el de tener derecho a circular por las ciudades. Y fuera de ellas ser tan convincente rodador como un coche convencional.   

También te puede interesar:

Probamos el BMW X5 xDrive 40e

Cómo funcionan los coches híbridos

Toyota Prius: el rey de los híbridos