BMW 130i frente a VW Golf R32

Los protagonistas de nuestra comparativa son animales enjaulados en un mundo de radares y controles de velocidad por sorpresa. Son máquinas que aseguran prestaciones, prometen diversión al volante y pueden ser aprovechadas en el día a día sin problemas. Eso sí, tanto R32 como 130i tienen su propio carácter. Son tan iguales y, al mismo tiempo, tan distintos...
-
BMW 130i frente a VW Golf R32
BMW 130i frente a VW Golf R32
Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50307&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">BMW 130i

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50309&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">VW Golf R32

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50431&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">R32 frente a 130i

Más de 250 CV, poco más de cuatro metros y promesa de ir muy rápido. Estas características resultan válidas para los dos coches de nuestra comparativa, pero las diferencias entre ambos son tan grandes que intentar simplificar su naturaleza en una frase parece una misión encaminada al fracaso.

Ya la mera configuración de cada uno de los vehículos es diferente. El Golf recurre a la tracción total 4Motion, que es ya conocida en la gama, y que en esta versión encuentra verdadera justificación –en otros modelos es recomendable, en el R32 es obligatoria-. Este elemento, además del plus de seguridad que confiere en asfaltos en mal estado o bajo condiciones climatológicas adversas, le viene como anillo al dedo al Golf más potente, pues lo “sujeta” al suelo cuando nos decidimos a poner toda la carne en el asador y extraer todo lo que nos puede ofrecer este R32. Por mucho que pisemos el acelerador, tanto en rectas como en apoyos, la estabilidad no se compromete y no se producen pérdidas de tracción, algo que podría parecer lógico ante la enorme cantidad de caballos de este compacto.

El BMW 130i recurre a una configuración distinta y se decanta por la propulsión trasera, habitual en la marca bávara. Con ella, asegura un comportamiento de lo más excitante y una calidad de guiado inalcanzable en la categoría. No obstante, son muchos caballos detrás, lo que condiciona su conducta y lo hace delicado en determinadas situaciones: asfalto mojado o malas condiciones climatológicas. Para estos momentos, cuando la trasera se insinúa –y, a veces, algo más que eso- y la adrenalina se dispara, hay que tener buenas manos al volante. En definitiva, el 130i es mejor elección para aquellos conductores que quieran -y sepan- sacar a relucir todo el potencial del vehículo.

Ambos modelos nos obsequian con suspensiones firmes, aunque no incómodas, y con direcciones precisas e instantáneas, pero, en este apartado, nos decantamos por el compacto de BMW, pues las sensaciones que ofrece son mejores: sus suspensiones resultan algo más eficaces y proporcionan más confort a los ocupantes y su volante radiografía mejor el asfalto y es más rápido en conducción dinámica. Eso sí, a la hora de realizar maniobras con el coche parado o a velocidad baja, nos ha parecido algo dura.

Tanto el BMW como el Volkswagen son coches que corren y mucho. Sus motores así lo prometen, pero, al igual que en el caso de la tracción, difiere la configuración de ambas mecánicas, El propulsor del 130i es un seis cilindros en línea que entrega oficialmente 265 CV y un par máximo de 32,7 mkg (269,1 CV y 33,3 mkg en nuestro banco de rodillos); mientras, el R32 se “conforma” con “sólo” 250 CV y un par de 32,7 mkg (258 CV y 35 mkg, según nuestras mediciones) y con una disposición mecánica también compuesta de seis cilindros, aunque, en estes caso, en V.

Esos 15 CV extra que posee el Serie 1 son suficientes para que el compacto bávaro sea algo más rápido en las mediciones que ha realizado nuestro Centro Técnico, a pesar de que el par máximo sea favorable al R32. Tanto en aceleraciones (0-100 km/h y 0-1.000 m) como en recuperaciones (80-120 km/h en quinta y sexta velocidad), las cifras favorecen al 130i, aunque las diferencias no son definitivas ni mucho menos. Se ronda, como mucho, el medio segundo, excepto en la recuperación de 80 a 120 km/h, donde se supera esta cifra. La velocidad en ambos está limitada a 250 km/h, pero, de proponérselo y sin las limitaciones de la electrónica, la superarían con creces.

A pesar de que el 130i es más potente, el R32 muestra una mejor entrega de par y algo más de potencia hasta las 5.000 rpm; a partir de esta cifra, el compacto bávaro se impone.

Al conducirlos no hemos sido, evidentemente, capaces de discernir si uno era más rápido que el otro, aunque ya presentíamos, por las sensaciones que nos generaba, que iba a ser el 130i el vencedor en este apartado. Sin embargo, un conductor poco experto al volante le sacará más partido y obtendrá “mejores tiempos” con el Golf, pues es más eficaz y más noble cuando se le buscan los límites y no ofrece pérdidas de tracción

A la hora de detenerse, los frenos de uno y otro son una garantía de éxito. Podemos ir muy deprisa y someterlos a un trabajo extremo, que nos sorprenderán con frenadas instantáneas y en pocos metros (por debajo de los 70 metros el Serie 1 y ¡rozando los 67! el R32).

Ambos propulsores hacen gala de un sonido cautivador, lo que ayuda a que no nos apetezca dejar de pisar el acelerador. A pesar de ello, en este capítulo también hay diferencias de matices: el Golf es algo más ruidoso y la calidad de ese sonido puede llegar a cansar con el paso de los kilómetros. Eso sí, escuchar el rugido de la mecánica cuando pisamos a fondo no tiene precio en ninguno de los dos.

Quizás no importe demasiado el capítulo del consumo si nos compramos cualquiera de estas dos "bestias", pero es obligatorio referirnos a él. Sorprende que tanto Golf como 130i no tengan un gasto demasiado elevado, o al menos a nosotros no nos lo parece si tenemos en cuenta la satisfacción y el nivel prestacional que ofrecen. Medias en torno a los 11 litros cada 100 km en el ciclo mixto, según las mediciones de nuestro Centro Técnico, nos parecen un "precio" que merece la pena pagar, sobre todo si lo comparamos, por ejemplo, con el gasto en combustible de un TT de gasolina "normalito". Aquí, el que vence es el modelo de BMW, pues en los exámenes a los que lo hemos sometido ha declarado un consumo menor que el del Volkswagen, en torno a 0,7 litros cada 100 km.

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50307&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">BMW 130i

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50309&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">VW Golf R32

<

p>

<

p>

Ver vídeosVer vídeo
<table border=0 cellspacing=0 cellpadding=0 class=visu4>
<tr align=right><td colspan=3 class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/visu_aub.gif" alt=""></td></tr>
<tr> 
<td class=visu2><img src="http://www.terra.es/img/au.gif" width=1 height=1 alt=""></td>
<td id=visu5><ul> 



    <li><a href="javascript:abrir_ventana

('http://multimedia.terra.es/viewer/portada.cfm?cod_media=50431&mapnivel1=MUS','','width=765,height=470') ">R32 frente a 130i

Más de 250 CV, poco más de cuatro metros y promesa de ir muy rápido. Estas características resultan válidas para los dos coches de nuestra comparativa, pero las diferencias entre ambos son tan grandes que intentar simplificar su naturaleza en una frase parece una misión encaminada al fracaso.

Ya la mera configuración de cada uno de los vehículos es diferente. El Golf recurre a la tracción total 4Motion, que es ya conocida en la gama, y que en esta versión encuentra verdadera justificación –en otros modelos es recomendable, en el R32 es obligatoria-. Este elemento, además del plus de seguridad que confiere en asfaltos en mal estado o bajo condiciones climatológicas adversas, le viene como anillo al dedo al Golf más potente, pues lo “sujeta” al suelo cuando nos decidimos a poner toda la carne en el asador y extraer todo lo que nos puede ofrecer este R32. Por mucho que pisemos el acelerador, tanto en rectas como en apoyos, la estabilidad no se compromete y no se producen pérdidas de tracción, algo que podría parecer lógico ante la enorme cantidad de caballos de este compacto.

El BMW 130i recurre a una configuración distinta y se decanta por la propulsión trasera, habitual en la marca bávara. Con ella, asegura un comportamiento de lo más excitante y una calidad de guiado inalcanzable en la categoría. No obstante, son muchos caballos detrás, lo que condiciona su conducta y lo hace delicado en determinadas situaciones: asfalto mojado o malas condiciones climatológicas. Para estos momentos, cuando la trasera se insinúa –y, a veces, algo más que eso- y la adrenalina se dispara, hay que tener buenas manos al volante. En definitiva, el 130i es mejor elección para aquellos conductores que quieran -y sepan- sacar a relucir todo el potencial del vehículo.

Ambos modelos nos obsequian con suspensiones firmes, aunque no incómodas, y con direcciones precisas e instantáneas, pero, en este apartado, nos decantamos por el compacto de BMW, pues las sensaciones que ofrece son mejores: sus suspensiones resultan algo más eficaces y proporcionan más confort a los ocupantes y su volante radiografía mejor el asfalto y es más rápido en conducción dinámica. Eso sí, a la hora de realizar maniobras con el coche parado o a velocidad baja, nos ha parecido algo dura.

Tanto el BMW como el Volkswagen son coches que corren y mucho. Sus motores así lo prometen, pero, al igual que en el caso de la tracción, difiere la configuración de ambas mecánicas, El propulsor del 130i es un seis cilindros en línea que entrega oficialmente 265 CV y un par máximo de 32,7 mkg (269,1 CV y 33,3 mkg en nuestro banco de rodillos); mientras, el R32 se “conforma” con “sólo” 250 CV y un par de 32,7 mkg (258 CV y 35 mkg, según nuestras mediciones) y con una disposición mecánica también compuesta de seis cilindros, aunque, en estes caso, en V.

Esos 15 CV extra que posee el Serie 1 son suficientes para que el compacto bávaro sea algo más rápido en las mediciones que ha realizado nuestro Centro Técnico, a pesar de que el par máximo sea favorable al R32. Tanto en aceleraciones (0-100 km/h y 0-1.000 m) como en recuperaciones (80-120 km/h en quinta y sexta velocidad), las cifras favorecen al 130i, aunque las diferencias no son definitivas ni mucho menos. Se ronda, como mucho, el medio segundo, excepto en la recuperación de 80 a 120 km/h, donde se supera esta cifra. La velocidad en ambos está limitada a 250 km/h, pero, de proponérselo y sin las limitaciones de la electrónica, la superarían con creces.

A pesar de que el 130i es más potente, el R32 muestra una mejor entrega de par y algo más de potencia hasta las 5.000 rpm; a partir de esta cifra, el compacto bávaro se impone.

Al conducirlos no hemos sido, evidentemente, capaces de discernir si uno era más rápido que el otro, aunque ya presentíamos, por las sensaciones que nos generaba, que iba a ser el 130i el vencedor en este apartado. Sin embargo, un conductor poco experto al volante le sacará más partido y obtendrá “mejores tiempos” con el Golf, pues es más eficaz y más noble cuando se le buscan los límites y no ofrece pérdidas de tracción

A la hora de detenerse, los frenos de uno y otro son una garantía de éxito. Podemos ir muy deprisa y someterlos a un trabajo extremo, que nos sorprenderán con frenadas instantáneas y en pocos metros (por debajo de los 70 metros el Serie 1 y ¡rozando los 67! el R32).

Ambos propulsores hacen gala de un sonido cautivador, lo que ayuda a que no nos apetezca dejar de pisar el acelerador. A pesar de ello, en este capítulo también hay diferencias de matices: el Golf es algo más ruidoso y la calidad de ese sonido puede llegar a cansar con el paso de los kilómetros. Eso sí, escuchar el rugido de la mecánica cuando pisamos a fondo no tiene precio en ninguno de los dos.

Quizás no importe demasiado el capítulo del consumo si nos compramos cualquiera de estas dos "bestias", pero es obligatorio referirnos a él. Sorprende que tanto Golf como 130i no tengan un gasto demasiado elevado, o al menos a nosotros no nos lo parece si tenemos en cuenta la satisfacción y el nivel prestacional que ofrecen. Medias en torno a los 11 litros cada 100 km en el ciclo mixto, según las mediciones de nuestro Centro Técnico, nos parecen un "precio" que merece la pena pagar, sobre todo si lo comparamos, por ejemplo, con el gasto en combustible de un TT de gasolina "normalito". Aquí, el que vence es el modelo de BMW, pues en los exámenes a los que lo hemos sometido ha declarado un consumo menor que el del Volkswagen, en torno a 0,7 litros cada 100 km.

Galería relacionada

BMW 130i Int

Te recomendamos

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

Las capacidades dinámicas del nuevo VW Touareg lo convierten en un poderoso rodador, ...