Audi A4 Avant 1.8T/190 Multitronic

Ciento noventa caballos de potencia gestionados con brillantez extrema por una transmisión Multitronic conforman la base del A4 Avant, en el que, además, destaca un amplio y cómodo interior.
-
Audi A4 Avant 1.8T/190 Multitronic
Audi A4 Avant 1.8T/190 Multitronic

Este Alfa es uno de los “rivales” a los que se enfrenta nuestro protagonista que disponen como elemento de serie de caja de cambios automática. Se trata de una transmisión de cuatro velocidades denominada Q-System. Precisamente porque partimos de esta característica no podemos hacer una evaluación comparada precisa de los datos oficiales de velocidad punta o aceleración 0 a 100 km/h (los datos oficiales del Audi muestran las cifras obtenidas con cambio manual). El Alfa recurre a un motor V6 atmosférico, mientras que el Audi incluye un cuatro cilindros turboalimentado.
De todas maneras, en aspectos sí comparables, como capacidad del maletero o habitabilidad interior, podemos asegurar que se lleva la palma el Audi. El familiar de los cuatro aros ofrece 442 litros de capacidad de maletero frente a los 360 que encontramos en el Alfa. También es verdad que el 156 tiene unas dimensiones exteriores más reducidas que las de nuestro protagonista y, dicho sea de paso, es el familiar más corto y más estrecho de entre todos los comparados en este análisis.
La potencia que anuncia el coche italiano es 2 CV superior a la ofrecida por el Audi (192 frente a 190 CV). Uno de los aspectos sí comparables, por lo abultado de la cifra, son los consumos del 156 SW respecto a todos los demás contricantes. Estos datos han sido obtenidos con transmisión automática y ofrecen 17,5 litros a los 100 en recorridos extraurbanos y 11,9 en urbanos; la media en el resto de los rivales se sitúan en torno a los 12-14 y 9-10 litros respectivamente.
El equipamiento del Alfa es similar al de nuestro protagonista, ambos montan de serie airbags de conductor, acompañante, laterales y de cortina delanteros, ABS, control de estabilidad, ordenador de viaje y climatizador. El control de tracción, de serie en el Audi, no está disponible ni como opción en el caso del Alfa. Los faros de xenón son opciones en los dos casos, 1.040 euros en el A4 Avant y 740 en el 156 SW.
El comportamiento de los dos modelos nos ha agradado, aunque hemos notado que el A4 Avant permite un paso por curva más rápido. El cambio automático de nuestro protagonista está “muy pulido” y nos transmite una sensación muy buena que no hemos llegado a sentir plenamente en el caso del vehículo de origen italiano.

Se trata de la apuesta que más “papeletas” tiene, a nuestro juicio, para hacerse con las ventas en este segmento de familiares automáticos. Precio, dimensiones y equipamiento son sus contundentes bazas. Es el más económico de entre todos los comparados (32.900 euros) y lleva la caja de cambios de serie. Ofrece una mecánica que anuncia la misma potencia y un par motor máximo más bajo que el del Audi acoplada a una transmisión automática de cinco velocidades. El conjunto acelera de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos -el más rápido de entre los rivales comparados con caja de cambios automática de serie-. Sin embargo, es el más lento en cuanto a velocidad punta se refiere (212 km/h). Los consumos son los más contenidos, si nos fijamos sólo en los contrincantes con transmisión automática de serie.
Es un poco más grande que el A4 Avant y ofrece la capacidad de maletero mayor de entre las comparadas (568 litros). El equipamiento de serie destaca por disponer de elementos que en el caso del Audi vienen como opciones. Nos referimos, por ejemplo, a los faros de xenón (en el A4 cuestan 1.040 euros), el sistema de navegación (1.545 euros en el Audi) o la pintura metalizada (opción en el familiar de origen alemán que sale por 1.545 euros).

La apuesta de Volkswagen en este segmento no dispone, como suele ocurrir en el Grupo Audi-Volkswagen, de la misma mecánica que la de nuestro protagonista. De ahí que hayamos elegido un motor con más cilindrada (2,8 litros) sin turboalimentación que ofrece casi la misma potencia (193 CV) y que se acopla, de manera opcional, a una transmisión automática (2.140 euros). Además, en esta versión viene de serie la tracción integral 4Motion.
En su versión manual, los datos indican que es el modelo que más consume de entre todos los que hemos analizado. A cambio es uno de los que mayor velocidad máxima desarrolla (232 km/h), además de presentar una cifra de par motor máximo destacable, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una mecánica atmosférica.
El equipamiento de los dos modelos es similar: ambos llevan airbags de conductor, pasajero, laterales delanteros y de cortina delanteros y traseros de serie, además de ABS y climatizador. Las luces de xenón y el sistema de navegación son opcionales en los dos casos; en el Audi salen más caras las luces y en el Volkswagen, el sistema de navegación.

Este Alfa es uno de los “rivales” a los que se enfrenta nuestro protagonista que disponen como elemento de serie de caja de cambios automática. Se trata de una transmisión de cuatro velocidades denominada Q-System. Precisamente porque partimos de esta característica no podemos hacer una evaluación comparada precisa de los datos oficiales de velocidad punta o aceleración 0 a 100 km/h (los datos oficiales del Audi muestran las cifras obtenidas con cambio manual). El Alfa recurre a un motor V6 atmosférico, mientras que el Audi incluye un cuatro cilindros turboalimentado.
De todas maneras, en aspectos sí comparables, como capacidad del maletero o habitabilidad interior, podemos asegurar que se lleva la palma el Audi. El familiar de los cuatro aros ofrece 442 litros de capacidad de maletero frente a los 360 que encontramos en el Alfa. También es verdad que el 156 tiene unas dimensiones exteriores más reducidas que las de nuestro protagonista y, dicho sea de paso, es el familiar más corto y más estrecho de entre todos los comparados en este análisis.
La potencia que anuncia el coche italiano es 2 CV superior a la ofrecida por el Audi (192 frente a 190 CV). Uno de los aspectos sí comparables, por lo abultado de la cifra, son los consumos del 156 SW respecto a todos los demás contricantes. Estos datos han sido obtenidos con transmisión automática y ofrecen 17,5 litros a los 100 en recorridos extraurbanos y 11,9 en urbanos; la media en el resto de los rivales se sitúan en torno a los 12-14 y 9-10 litros respectivamente.
El equipamiento del Alfa es similar al de nuestro protagonista, ambos montan de serie airbags de conductor, acompañante, laterales y de cortina delanteros, ABS, control de estabilidad, ordenador de viaje y climatizador. El control de tracción, de serie en el Audi, no está disponible ni como opción en el caso del Alfa. Los faros de xenón son opciones en los dos casos, 1.040 euros en el A4 Avant y 740 en el 156 SW.
El comportamiento de los dos modelos nos ha agradado, aunque hemos notado que el A4 Avant permite un paso por curva más rápido. El cambio automático de nuestro protagonista está “muy pulido” y nos transmite una sensación muy buena que no hemos llegado a sentir plenamente en el caso del vehículo de origen italiano.

Se trata de la apuesta que más “papeletas” tiene, a nuestro juicio, para hacerse con las ventas en este segmento de familiares automáticos. Precio, dimensiones y equipamiento son sus contundentes bazas. Es el más económico de entre todos los comparados (32.900 euros) y lleva la caja de cambios de serie. Ofrece una mecánica que anuncia la misma potencia y un par motor máximo más bajo que el del Audi acoplada a una transmisión automática de cinco velocidades. El conjunto acelera de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos -el más rápido de entre los rivales comparados con caja de cambios automática de serie-. Sin embargo, es el más lento en cuanto a velocidad punta se refiere (212 km/h). Los consumos son los más contenidos, si nos fijamos sólo en los contrincantes con transmisión automática de serie.
Es un poco más grande que el A4 Avant y ofrece la capacidad de maletero mayor de entre las comparadas (568 litros). El equipamiento de serie destaca por disponer de elementos que en el caso del Audi vienen como opciones. Nos referimos, por ejemplo, a los faros de xenón (en el A4 cuestan 1.040 euros), el sistema de navegación (1.545 euros en el Audi) o la pintura metalizada (opción en el familiar de origen alemán que sale por 1.545 euros).

La apuesta de Volkswagen en este segmento no dispone, como suele ocurrir en el Grupo Audi-Volkswagen, de la misma mecánica que la de nuestro protagonista. De ahí que hayamos elegido un motor con más cilindrada (2,8 litros) sin turboalimentación que ofrece casi la misma potencia (193 CV) y que se acopla, de manera opcional, a una transmisión automática (2.140 euros). Además, en esta versión viene de serie la tracción integral 4Motion.
En su versión manual, los datos indican que es el modelo que más consume de entre todos los que hemos analizado. A cambio es uno de los que mayor velocidad máxima desarrolla (232 km/h), además de presentar una cifra de par motor máximo destacable, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una mecánica atmosférica.
El equipamiento de los dos modelos es similar: ambos llevan airbags de conductor, pasajero, laterales delanteros y de cortina delanteros y traseros de serie, además de ABS y climatizador. Las luces de xenón y el sistema de navegación son opcionales en los dos casos; en el Audi salen más caras las luces y en el Volkswagen, el sistema de navegación.

Este Alfa es uno de los “rivales” a los que se enfrenta nuestro protagonista que disponen como elemento de serie de caja de cambios automática. Se trata de una transmisión de cuatro velocidades denominada Q-System. Precisamente porque partimos de esta característica no podemos hacer una evaluación comparada precisa de los datos oficiales de velocidad punta o aceleración 0 a 100 km/h (los datos oficiales del Audi muestran las cifras obtenidas con cambio manual). El Alfa recurre a un motor V6 atmosférico, mientras que el Audi incluye un cuatro cilindros turboalimentado.
De todas maneras, en aspectos sí comparables, como capacidad del maletero o habitabilidad interior, podemos asegurar que se lleva la palma el Audi. El familiar de los cuatro aros ofrece 442 litros de capacidad de maletero frente a los 360 que encontramos en el Alfa. También es verdad que el 156 tiene unas dimensiones exteriores más reducidas que las de nuestro protagonista y, dicho sea de paso, es el familiar más corto y más estrecho de entre todos los comparados en este análisis.
La potencia que anuncia el coche italiano es 2 CV superior a la ofrecida por el Audi (192 frente a 190 CV). Uno de los aspectos sí comparables, por lo abultado de la cifra, son los consumos del 156 SW respecto a todos los demás contricantes. Estos datos han sido obtenidos con transmisión automática y ofrecen 17,5 litros a los 100 en recorridos extraurbanos y 11,9 en urbanos; la media en el resto de los rivales se sitúan en torno a los 12-14 y 9-10 litros respectivamente.
El equipamiento del Alfa es similar al de nuestro protagonista, ambos montan de serie airbags de conductor, acompañante, laterales y de cortina delanteros, ABS, control de estabilidad, ordenador de viaje y climatizador. El control de tracción, de serie en el Audi, no está disponible ni como opción en el caso del Alfa. Los faros de xenón son opciones en los dos casos, 1.040 euros en el A4 Avant y 740 en el 156 SW.
El comportamiento de los dos modelos nos ha agradado, aunque hemos notado que el A4 Avant permite un paso por curva más rápido. El cambio automático de nuestro protagonista está “muy pulido” y nos transmite una sensación muy buena que no hemos llegado a sentir plenamente en el caso del vehículo de origen italiano.

Se trata de la apuesta que más “papeletas” tiene, a nuestro juicio, para hacerse con las ventas en este segmento de familiares automáticos. Precio, dimensiones y equipamiento son sus contundentes bazas. Es el más económico de entre todos los comparados (32.900 euros) y lleva la caja de cambios de serie. Ofrece una mecánica que anuncia la misma potencia y un par motor máximo más bajo que el del Audi acoplada a una transmisión automática de cinco velocidades. El conjunto acelera de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos -el más rápido de entre los rivales comparados con caja de cambios automática de serie-. Sin embargo, es el más lento en cuanto a velocidad punta se refiere (212 km/h). Los consumos son los más contenidos, si nos fijamos sólo en los contrincantes con transmisión automática de serie.
Es un poco más grande que el A4 Avant y ofrece la capacidad de maletero mayor de entre las comparadas (568 litros). El equipamiento de serie destaca por disponer de elementos que en el caso del Audi vienen como opciones. Nos referimos, por ejemplo, a los faros de xenón (en el A4 cuestan 1.040 euros), el sistema de navegación (1.545 euros en el Audi) o la pintura metalizada (opción en el familiar de origen alemán que sale por 1.545 euros).

La apuesta de Volkswagen en este segmento no dispone, como suele ocurrir en el Grupo Audi-Volkswagen, de la misma mecánica que la de nuestro protagonista. De ahí que hayamos elegido un motor con más cilindrada (2,8 litros) sin turboalimentación que ofrece casi la misma potencia (193 CV) y que se acopla, de manera opcional, a una transmisión automática (2.140 euros). Además, en esta versión viene de serie la tracción integral 4Motion.
En su versión manual, los datos indican que es el modelo que más consume de entre todos los que hemos analizado. A cambio es uno de los que mayor velocidad máxima desarrolla (232 km/h), además de presentar una cifra de par motor máximo destacable, sobre todo teniendo en cuenta que se trata de una mecánica atmosférica.
El equipamiento de los dos modelos es similar: ambos llevan airbags de conductor, pasajero, laterales delanteros y de cortina delanteros y traseros de serie, además de ABS y climatizador. Las luces de xenón y el sistema de navegación son opcionales en los dos casos; en el Audi salen más caras las luces y en el Volkswagen, el sistema de navegación.

Galería relacionada

Audi Avant 1.8T/190 Multitronic

Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...