Audi S3 / BMW 330 Ci

Una de las mejores formas de saborear la conducción en un viaje es tener un automóvil que transmita grandes sensaciones al conductor. Estos dos coches lo hacen.
-
Audi S3 / BMW 330 Ci
Audi S3 / BMW 330 Ci

Empecemos por lo bueno; el accionamiento es mucho más rápido que el de un manual, por muy bueno que sea el conductor que lo maneje. Resulta mucho más cómodo en carreteras con curvas ya que el único movimiento que hay que hacer para ir cambiando de marchas es mover la palanca hacia delante o detrás o pulsar las levas que hay ubicadas en el volante. Todo ello, sin pedal de embrague.

<

p> En el otro lado de la balanza nos encontramos con que la ubicación de las levas para poder reducir de marchas está demasiado arriba del volante. Esto obliga a los amantes de coger el volante a "las tres y cuarto" a levantar las manos para poder pulsarlo. El otro aspecto que nos disgusta, puede que sea discutible —pero lo cierto es que se opta por montar un cambio de tipo secuencial y no uno automático— no entendemos por qué este sistema de cambio tiene que tener función kick-down o subir de marcha al llegar a la zona roja.

Si bien es cierto que el apartado de consumo no es uno de los aspectos más importantes en coches de esta concepción, no podemos dejar de apuntar que es el motor del Audi el que menos sediento se muestra de los dos, incluso cuando realizamos nuestro habitual recorrido de prueba sin tener ninguna contemplación con el acelerador: Audi, 18,7 litros/100 km; BMW, 21,1 litros/100 km. Una diferencia destacable a favor del modelo de los cuatro aros.

Y a la hora de ponerse en carretera, ¿qué? Pues eso, que no hay nada mejor para quitarse la depresión, el estrés o cualquier otro síntoma que nos baje el ánimo, que darse una vuelta por una carretera de montaña, o una autovía, o una tipo Redia… da igual, la cosa es que en cualquier tipo de trazado el S3 y el 330 Ci suponen un verdadero ejercicio de satisfacción al volante. El S3 cuenta con la ventaja de su tracción total permanente, que permite circular con un amplio margen de seguridad, incluso cuando el asfalto no está completamente seco o desliza más de la cuenta; además sus dimensiones más recortadas y su cambio mejor adaptado a nuestra orografía, hacen que al volante uno sienta verdadero placer con su conducción.

Básicamente el S3 se muestra subvirador, pero la presencia de la tracción total nos permite pisar el acelerador a fondo sin que haya ninguna pérdida de motricidad, mientras el coche sale catapultado hacia adelante, sin llegar la zaga en ningún momento a perder la compostura. En el 330 Ci también se puede ir muy rápido por zonas viradas sin ningún problema, aunque no resulta tan eficaz como su rival. El excelente bastidor y suspensiones de la Serie 3 de BMW hacen que las órdenes al volante se transmitan con total fidelidad, aunque en nuestra unidad de pruebas la monta de una opción nada recomendable con neumáticos de perfil 35 en las ruedas traseras y 40 en las delanteras hacían que el coche fuera como "navegando" y obligaban a tener que ir constantemente haciendo pequeñas correcciones con el volante ya que cualquier pequeña irregularidad del terreno movía el coche.

El S3 es más pequeño en cuanto a habitabilidad y cuenta con un maletero reducido; a cambio ofrece su tracción quattro, una caja de cambios de seis velocidades y un más que satisfactorio comportamiento dinámico en cualquier tipo de trazado. El BMW 330 Ci es más grande, tiene unas dimensiones interiores más aceptables para cuatro personas, más capacidad de maletero y una estética muy atractiva; eso sí, el sobreprecio que hay que pagar será en algunos casos una cuestión casi decisiva. Nosotros, por si acaso, echaremos dos boletos de la Primitiva para poder contar con ambos modelos en nuestro garaje particular.

Empecemos por lo bueno; el accionamiento es mucho más rápido que el de un manual, por muy bueno que sea el conductor que lo maneje. Resulta mucho más cómodo en carreteras con curvas ya que el único movimiento que hay que hacer para ir cambiando de marchas es mover la palanca hacia delante o detrás o pulsar las levas que hay ubicadas en el volante. Todo ello, sin pedal de embrague.

<

p> En el otro lado de la balanza nos encontramos con que la ubicación de las levas para poder reducir de marchas está demasiado arriba del volante. Esto obliga a los amantes de coger el volante a "las tres y cuarto" a levantar las manos para poder pulsarlo. El otro aspecto que nos disgusta, puede que sea discutible —pero lo cierto es que se opta por montar un cambio de tipo secuencial y no uno automático— no entendemos por qué este sistema de cambio tiene que tener función kick-down o subir de marcha al llegar a la zona roja.

Si bien es cierto que el apartado de consumo no es uno de los aspectos más importantes en coches de esta concepción, no podemos dejar de apuntar que es el motor del Audi el que menos sediento se muestra de los dos, incluso cuando realizamos nuestro habitual recorrido de prueba sin tener ninguna contemplación con el acelerador: Audi, 18,7 litros/100 km; BMW, 21,1 litros/100 km. Una diferencia destacable a favor del modelo de los cuatro aros.

Y a la hora de ponerse en carretera, ¿qué? Pues eso, que no hay nada mejor para quitarse la depresión, el estrés o cualquier otro síntoma que nos baje el ánimo, que darse una vuelta por una carretera de montaña, o una autovía, o una tipo Redia… da igual, la cosa es que en cualquier tipo de trazado el S3 y el 330 Ci suponen un verdadero ejercicio de satisfacción al volante. El S3 cuenta con la ventaja de su tracción total permanente, que permite circular con un amplio margen de seguridad, incluso cuando el asfalto no está completamente seco o desliza más de la cuenta; además sus dimensiones más recortadas y su cambio mejor adaptado a nuestra orografía, hacen que al volante uno sienta verdadero placer con su conducción.

Básicamente el S3 se muestra subvirador, pero la presencia de la tracción total nos permite pisar el acelerador a fondo sin que haya ninguna pérdida de motricidad, mientras el coche sale catapultado hacia adelante, sin llegar la zaga en ningún momento a perder la compostura. En el 330 Ci también se puede ir muy rápido por zonas viradas sin ningún problema, aunque no resulta tan eficaz como su rival. El excelente bastidor y suspensiones de la Serie 3 de BMW hacen que las órdenes al volante se transmitan con total fidelidad, aunque en nuestra unidad de pruebas la monta de una opción nada recomendable con neumáticos de perfil 35 en las ruedas traseras y 40 en las delanteras hacían que el coche fuera como "navegando" y obligaban a tener que ir constantemente haciendo pequeñas correcciones con el volante ya que cualquier pequeña irregularidad del terreno movía el coche.

El S3 es más pequeño en cuanto a habitabilidad y cuenta con un maletero reducido; a cambio ofrece su tracción quattro, una caja de cambios de seis velocidades y un más que satisfactorio comportamiento dinámico en cualquier tipo de trazado. El BMW 330 Ci es más grande, tiene unas dimensiones interiores más aceptables para cuatro personas, más capacidad de maletero y una estética muy atractiva; eso sí, el sobreprecio que hay que pagar será en algunos casos una cuestión casi decisiva. Nosotros, por si acaso, echaremos dos boletos de la Primitiva para poder contar con ambos modelos en nuestro garaje particular.

Galería relacionada

Audi S3 / BMW 330 Ci

AUTOPISTA TV
Te recomendamos

No hay mejor manera de conocer un producto que poder probarlo a fondo. Bridgestone y ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...