Audi Q7 e-tron, BMW X5 40e y Volvo XC90 T8 Twin Engine: ¿cuál es mejor?

Audi Q7 e-tron quattro, BMW X5 40e y Volvo XC90 T8 Twin Engine, los híbridos enchufables más grandes del mercado, se enfrentan en espacio y eficiencia.
Daniel Cuadrado .

Twitter: @DanielCuadradoT. Fotos: Israel Gardyn. -

Audi Q7 e-tron, BMW X5 40e y Volvo XC90 T8 Twin Engine: ¿cuál es mejor?
Audi Q7 e-tron, BMW X5 40e y Volvo XC90 T8 Twin Engine: ¿cuál es mejor?

La eficiencia no está reñida con el tamaño. Al menos eso es lo que pretenden demostrar Audi Q7 e-tron quattro, BMW X5 40e y Volvo XC90 T8 Twin Engine, que logran bajar el consumo con respecto a sus versiones de gasolina, en el caso de Volvo o BMW, y Diesel, en el de Audi. Además, adicionalmente, aportan una autonomía totalmente eléctrica respetable, con lo que ponen su granito de arena en el respeto al medio ambiente, especialmente en los primeros 100 kilómetros de su utilización. Los tres ofrecen el máximo lujo del que sus respectivas marcas disponen, son de generoso tamaño y los tres cuentan con tecnología híbrida enchufable, pero cada uno de una forma completamente distinta. Tienen en común que transmiten tanto al conductor como a los ocupantes una elevada sensación de tecnología; es como tener el último móvil cuando el resto de tus amigos tienen todavía el de la generación anterior, especialmente si hablamos del Audi Q7 o el Volvo XC90, que llegan a abrumar con toda su carga. El BMW X5 la disimula más, buscando intencionadamente ser el coche normal que no es, como tampoco lo son sus rivales.

El Audi Q7 e-tron quattro emplea un motor Diesel, frente a los otros dos de gasolina. Se trata de un V6 turboalimentado de 3 litros y 258 caballos, que híbrida con un motor eléctrico integrado de 94 kW para lograr una potencia conjunta de 373 caballos. Alimenta el sistema con una batería de 17,3 kWh, mucho más capaz que la de sus rivales a la hora de almacenar energía. El BMW X5 40e apuesta por un cuatro cilindros de gasolina con turbo de doble entrada, dos litros de cilindrada y 245 caballos. Integra también en el motor/cambio el propulsor eléctrico pero con 83 kW, apoyado por una batería de 9 kWh de capacidad, más rápida en su velocidad de carga y descarga que los otros dos, pero menos capaz. Su potencia final es de 313 CV. Ambos coches ofrecen tracción total mecánica convencional. En el Volvo XC90 T8 Twin Engine, el motor es un gasolina de 4 cilindros y 2 litros, como en BMW, pero lo sobrealimenta con compresor y turbo trabajando a la vez, el primero sólo funciona hasta las 3.500 rpm y a partir de ahí sólo el turbo hasta el final, para lograr 300 CV. Tiene un motor eléctrico de 34 kW integrado que hace las veces de motor de arranque y generador, pero también aporta picos de 15,3 mkg en determinadas ocasiones haciendo las veces de un “Overboost” eléctrico. Todo este sistema mueve las ruedas delanteras. Para las traseras dispone de un motor eléctrico de 65 kW, ubicado en el propio tren, que es el que mueve el coche cuando el motor térmico está apagado o cuando el sistema convierte al XC90 en híbrido de tracción total, no existiendo conexión mecánica con el tren delantero como en los otros dos. La batería del sistema híbrido es de 9,2 kWh con una velocidad de carga/descarga intermedia con respecto a Q7 y X5 y buena capacidad de almacenamiento. Su potencia final combinada es de 407 caballos.

Audi Qt e-tron, BMW X5 40e y Volvo XC90 T8 Twin Engine

Audi Q7 e-tron, BMW X5 40e y Volvo XC90 T8 Twin Engine cuentan con la función plug-in que les otorga diferentes autonomías cien por cien eléctricas y que al final serán las que marquen la diferencia. Como siempre esta autonomía es variable, siendo complicado dar una cifra exacta por la cantidad de factores que inciden en el consumo eléctrico, como por ejemplo la temperatura exterior, lo alegres que seamos con el acelerador o el imprevisible tráfico. Al margen de lo que homologa cada coche, en nuestras diferentes pruebas con el Audi logramos recorrer una media de 40-45 kilómetros, que está muy bien. Con el Volvo llegamos a los 35-40 km y con el BMW entre 20 y 25 kilómetros, todo ello con cero emisiones; va en las circunstancias personales de cada conductor pero si haces pocos kilómetros al día tanto con el Audi Q7 como con el Volvo XC90 te puedes plantear usar el coche entre semana sin llegar a arrancar el motor térmico y sin la angustia de tener que estar buscando un punto de recarga constante, puesto que el motor térmico siempre está ahí. En el BMW el concepto es diferente. Si entras en su rango de utilización, es perfecto, pero si te sales arrancará el motor antes que sus rivales. En cualquier caso, si lo hace el gasto para llegar a los 40 km del Audi es ridículo, pudiendo hacer medias por debajo de 1 litro a los 100 km. A cambio ofrece un sistema mucho más ligero ¡pesa 537 kg menos que el Audi!, según nuestra báscula; en mi vida como probador nunca había encontrado tanta diferencia de peso en una comparativa de coches de tamaño similar.

 

Audi Q7

BMW X5

Volvo XC90

0-100 km/h

6,75 s

6,74 s

5,80 s

0-400 km/h

14,9 s

14,7 s

14,2 s

0-1.000 m

27,7 s

27,0 s

26,8 s

80-120 km/h en D

4,25 s

4,52 s

4,02 s

Consumo Urbano

7,8 l/100 km

10,4 l/100 km

7,6 l/100 km

Consumo Extraurbano

7,3 l/100 km

8,6 l/100 km

8,2 l/100 km

Consumo medio

7,5 l/100 km

9,3 l/100 km

8,0 l/100 km

Peso real

2.662 kg

2.125 kg

3.343 kg

Una vez agotada la autonomía eléctrica, se convierten en híbridos; es decir, recuperan energía cinética en fases de deceleración, la almacenan y la aprovechan como aporte al motor térmico o para mover al coche en exclusiva. En esta situación el ranking se invierte, siendo el BMW el que mejor aprovecha la electricidad cargando y descargando su batería a mayor velocidad y el Audi todo lo contrario. Sin embargo el Q7 e-tron es mucho más eficiente que el BMW al aportar un consumo diésel, ganando la partida a su eterno rival. En un excelente término medio se encuentra el Volvo. Se podría decir que coge lo mejor de lo bueno de sus rivales, para llegar a consumos muy buenos, dado su tamaño, claro, y siendo además el que mejores prestaciones tiene. En el mismo recorrido urbano llega a batir al eficiente Audi en dos décimas de litro (medición hecha a propósito con la autonomía eléctrica agotada en los tres) a pesar de ser más potente y de gasolina. En carretera el 3.0 TDI del Q7 se muestra imbatible, siendo la opción viajera más interesante. Lo bueno de los tres coches es que si sabes aprovechar la autonomía eléctrica, algo que aprenderás al poco tiempo de tenerlos, puedes llegar a registrar los primeros 100 km consumos considerados hasta hace poco ridículos, si bien habría que estudiar en los tres casos si la diferencia de precio con respecto a sus versiones diésel compensa el consumo; comprar estos coches no es una cuestión económica, es ecológica.

Audi Qt e-tron, BMW X5 40e y Volvo XC90 T8 Twin Engine

Los tres tienen un más que aceptable comportamiento. Audi y Volvo ofrecen el recomendable extra de la suspensión neumática, que los cambia de nivel con respecto al BMW en confort y aptitudes fuera del asfalto. Inicialmente Q7 y X5 ofrecen una mayor sensación de aplomo en condiciones normales, fuera de ellas el prohibitivo peso del Audi sale a marcar la diferencia en contra. De nuevo el Volvo se queda en medio con, además, un confort exquisito. El aprovechamiento del espacio interior es muy bueno en Audi y BMW y excelente en Volvo, que puede ofrecer las 7 plazas que sus rivales no tienen. La capacidad del maletero inicialmente es buena en el Q7 (las plazas traseras tienen reglaje longitudinal, con un volumen de maletero que puede oscilar entre los 530 y los 640 litros)), sin embargo hay que llevar los cables y no hay hueco para ello, con lo que su bolsa siempre molesta, salvo que los dejes en casa; con 5 plazas el Volvo XC90 bate a sus rivales con rotundidad en capacidad de maletero (hasta 580 litros de volumen), mientras que el BMW ofrece un maletero de berlina familiar, eso sí, con hueco para los cables (con 445 litros).

También te puede interesar:

Volvo XC90 D5 AWD contra Audi Q7 3.0 TDI Quattro Tiptronic

BMW X5 xDrive40e vs. Porsche Cayenne S E-Hybrid

Cadillac XT5, nuevo SUV rival del BMW X5 y Mercedes GLE

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...