Comparativa: Audi Q3 2.0 TDI vs BMW X1 2.0d y Mercedes GLA 220 CDI

En gran medida, los SUV han cambiado nuestro parque automovilístico, toda vez que se han convertido en un formato de vehículo multifuncional con respuesta para todos. En este sentido, el nuevo Mercedes GLA presenta una deportividad impropia del segmento. Toca enfrentarlo a sus ¿rivales directos?
Lorenzo Alcocer. Fotos: Mikael Helsing -
Comparativa: Audi Q3 2.0 TDI vs BMW X1 2.0d y Mercedes GLA 220 CDI
Comparativa: Audi Q3 2.0 TDI vs BMW X1 2.0d y Mercedes GLA 220 CDI

No creo que ya nadie dude que los SUV han venido para quedarse, si no para arrin­conar y jubilar al turismo convencional. Son una variante más de gama de mu­chos modelos y en otros tantos casos, empiezan ha desdoblarse en versiones coupé. El mercado los están moldeando y, en general, los SUV han ido cambiando maquillaje de todo-terreno por el de turismo o incluso de deportivo.

Audi Q3 2.0 TDI quattro S Tronic vs BMW X1 Xdrive 2.0d Steptronic y Mercedes GLA 220 CDI 4M 7G-DCTEntre estos tres modelos, el Audi Q3 es el SUV más convencional, o dicho de otra manera, el que se acerca más al tipo de SUV que hemos asimi­lado. Sus proporciones nos lleva a verlo como es, más alto y ancho que sus rivales (y pesado), con una silueta y una presencia (y puesto de conduc­ción elevado y sensación de espacio interior), que en muchos casos ha sido el aspecto más significa­tivo del éxito de estos coches.

Visto así, el nuevo Mercedes GLA es el SUV anti-SUV. Diez centímetros más bajo que el Q3 (y 5 que el X1) y con un diseño interior que te "atrapa" como deportivo, no añade centímetros visuales y tam­poco parece que más altura de asientos que in­cluso ciertos modelos compactos, a los que en los semáforos no eres capaz de mirarlos por en­cima del hombro. El GLA te trans­mite en cualquiera de sus asientos sensaciones propias casi de un coupé. Entre uno y otro, el BMW X1. Podría pasar por un Station Wagon, por silueta y medidas. Y con todo esto, ya te puedes imaginar que cada uno recrea ambientes interiores muy diferentes. Por esta vez, de la dinámica hablamos después.

Aunque el metro dictamine cotas de habitabilidad similares, el Audi Q3 es el modelo más familiar, por la antes comentada mayor sensación de espacio y por un asiento trasero mejor definido para acoger hasta tres pasajeros. El Mercedes GLA parece más pequeño de lo que dice el metro y si bien el conductor se verá muy arropado en su deportivo puesto de conducción, es fácil golpearse con las rodillas con la puerta y consola central. Detrás, desde el acceso, al acomodo, deja claro que el diseño deportivo ha prevalecido en el GLA. El asiento es muy corto de banqueta y ésta queda mucho más cerca del suelo que en el Q3. Si en el Audi sientes que vas sentado, en el Mercedes te sientas más tumbado y hundido de caderas.

Audi Q3 2.0 TDI quattro S Tronic vs BMW X1 Xdrive 2.0d Steptronic y Mercedes GLA 220 CDI 4M 7G-DCTEn el BMW X1 estás mucho más cerca de sentirte como en el Audi Q3. Lo sientes muy natural, espacio­so y luminoso y además ofrece el maletero más grande (390 dm3). Aunque por solo 10 dm3 respecto al Audi Q3, es fá­cil imaginarse que el maletero más pequeño es el del GLA (340 dm3), que además también se debe conformar con un depósi­to de combustible de 50 litros, por 64 en el Q3 y 61 litros el X1.

A imagen y semejanza

Rodando, sientes que la conducción y dinámica de cada uno siguen la misma filosofía de su diseño, aunque como bue­nos Audi, BMW y Mercedes, se pueden configurar sus bastidores para adaptarlos con di­ferentes medidas de llantas, neumáticos, direc­ciones y amortiguaciones a nuestros gustos, tan­to, que entre dos versiones de un mismo modelo pueden aparecer diferencias dinámicas muy sus­tanciales. Por tanto, vamos a centrarnos en estas tres unidades probadas, todas con tracción inte­gral y que la casualidad nos ha llevado a encon­trarnos versiones con especificaciones muy dife­rentes.

En cualquier caso, aun con la llanta más pequeña, el perfil de neumático más alto y la ca­rrocería más elevada (y puesto de conducción), el Q3 tiene un buen tacto de turismo. Rueda muy equilibrado, bien amortiguado, marcado por la co­modidad y por una conducta muy progresiva en curva. Puedes llegar a sentir que es el más "volu­minoso" rodando muy rápido, pero por su mayor altura, no porque se sienta suelto. Como rodador de larga distancia es muy agradable y rodan­do por pistas bacheadas te permite ir con cierta despreocupación.

Audi Q3 2.0 TDI quattro S Tronic vs BMW X1 Xdrive 2.0d Steptronic y Mercedes GLA 220 CDI 4M 7G-DCTCon enorme y asfáltico conjunto neumático/llanta 235/45 R19, inicialmente sientes al GLA más reactivo, lo percibes más directo, incisivo y preciso y además no incómodo. Al ir sentado más bajo que en esos otros SUV al uso, y en asientos que recogen mucho, te trasmite también una ma­yor confianza para ir rápido en curva (y frenar, de­mostrando excelentes aptitudes), tanto, que ter­minas por creerte que vas en un compacto y creo que fuerzas la marcha mucho más de como lo ha­rías con el Q3. Cuando éste progresivamente te va indicando que se acerca a su límite de adherencia, el GLA sigue trazando milimétricamente y con buena confianza, pero también cuando rompes su límite, subvira violentamente y cuando lo recupe­ras, se vuelve sobrevirador. Curiosamente, parece que se mueve más de carrocería que el Q3 por una extensión más suelta. Sorprende que en el Mercedes GLA sientas a ve­ces cierto tacto deportivo y otras la flexibilidad de un SUV. En asfaltos rotos aporta un buen compro­miso para rodar con comodidad y seguridad.

El X1 tiene un tren delantero rápido, que para eso es un BMW; se siente ligero y esto marca su dinámica, resultando también un coche cómodo en toda circunstancia. Quizás se presta a ser lle­vado más rápido que el Q3, como el GLA si quere­mos, pero su ESP es el más brusco, cuando en el Q3 y GLA lo sientes trabajar más como una ayuda a la trazada y no como una medida tajante de se­guridad, como pasa en el BMW. Como en el GLA, también afloran movimientos verticales de la ca­rrocería más extensos que en el Q3.

En todos los casos, la tracción total es un salvoconducto para circular sobre superficies deslizantes y también para equilibrar la potente respuesta de estas ver­siones. En los Q3 y GLA hay una preponderancia sobre el tren delantero y en el X1 sobre el trase­ro, pero por aceleración, los tres son básicamente neutros o subviradores de reacciones.

Poderío Diesel

Con bloques 2.0 Diesel (bue­no, 2.1 en el GLA), combinados con excelentes cambios automáticos, la buena respuesta está garantizada en los tres modelos, independiente­mente de las diferencias que hay en potencias: 170 CV para el GLA, 177 para el Q3 y 184 CV para el BMW. Todos son muy rápidos, pero sobre todo los sientes de maniobra fácil. El conjunto del GLA parece el menos refinado, por una mayor rumo­rosidad mecánica y un cambio 7G-DCT de doble embrague no tan fino en algunas transiciones en marchas cortas, como sí lo es el S-Tronic del Audi. El cambio ZF por convertidor de par es responsa­ble del refinamiento mecánico que sientes en el BMW y además mueve una 8ª relación que agra­deces en los largos trayectos. Con 7 velocidades, no le hace falta tanto desarrollo al GLA para con­seguir los mejores consumos, pero es sobre todo en ciudad donde quizás por cuestiones como su menor peso, sea capaz de consumir con su bloque 2.1 casi un litro menos. Muy rápido y agradable el Q3, apoyado en un cambio muy rápido, con la 7ª menos larga, que le hace ganar décimas, como también perderlas en el surtidor.

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

El concurso de customización que BMW Motorrad y la Revista Fuel realizan durante los ...

Contar con un neumático todo tiempo como el Bridgestone Weather Control A005 te garan...

SYM se ha consolidado como una de las referencias en el mundo del scooter en nuestro ...

El retrato más personal que encontrarás de mítico piloto Ayrton Senna, con hasta 25 h...

SEAT, Autopista y el Máster en Styling y Diseño de la Universidad Politécnica de Vale...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...