Audi A7 Sportback

En 2004 nació el Mercedes CLS… y dio en la diana. Hoy, todos los fabricantes premium buscan su particular berlina coupé. Pronto BMW responderá con el Serie 6 Gran Coupé, pero, antes, llega la apuesta de Audi. Se llama A7 Sportback y, desde la base de la avanzada tecnología del A8, esculpe una larga carrocería de 5 metros, 5 puertas y 4 plazas, siempre con motores V6 Diesel y gasolina. A la venta en octubre desde 57.440 euros.
-
Audi A7 Sportback
Audi A7 Sportback

Sus diseñadores, con Wolfgang Egger a la cabeza, presumen de la última creación de Audi como “una escultura del automóvil”. Probablemente se guíen por los colores de la marca, pero, en vivo, de lo que no queda duda es que el nuevo A7 Sportback representa el nuevo escaparate de la tecnología más avanzada de la marca. Ya lo habíamos visto y tocado. Ahora, por fin, llegó el momento de conducirlo.

Aunque esta nueva berlina coupé de casi 5 metros de longitud no emplea la misma plataforma completa de aluminio del Audi A8 (por cuestión de costes opta por una carrocería mixta con aluminio en capó, guardabarros, puertas, portón o torretas de suspensión), a partir de ahí se nutre del gran conjunto técnico de su buque insignia, eso sí, sumando mayor versatilidad y contenido emocional. Ya estéticamente, su trabajada caída trasera y sus puertas sin marco le sirven para alejarse del formato más clásico de berlina. Claro que, de inicio, abrir sus puertas transporta a un ambiente de total confort… y sofisticación.

Con una postura de conducción más baja y deportiva que el Audi A8, el nuevo A7 Sportback presenta un diseño muy similar de salpicadero, además de una gran calidad percibida (ahora incluye el estreno de nuevos paneles multicapa en madera de roble) y un equipamiento que, a base de sumar opciones, puede llegar a ser insuperable: sistemas de asistencia a la conducción interconectados a la cartografía del navegador, control activo de velocidad con función de parada y arranque, nuevo sistema precolisión, conexión a Internet, visión nocturna por infrarrojos… un verdadero despliegue al que, además, ahora Audi añade por primera vez en la marca la información proyectada en el parabrisas (Head Up Display).

Espacio de representación

Abrumados por tal potencial tecnológico, nos disponemos a arrancar el nuevo A7 Sportback. Antes, reparamos en su espacio. Si delante destaca en confort y ergonomía, sus 2,91 metros de distancia entre ejes (a medio camino entres los 2,84 del A6 y los 2,99 del A8) y una gran anchura de 1,91 m generan una gran habitabilidad trasera, eso sí, sólo para dos ocupantes.

Concebido sólo como 2+2 plazas, el Audi A7 supera claramente al Mercedes CLS con una muy buena altura (metro en mano, nos salen 92 suficientes centímetros), cota siempre comprometida entre las berlinas coupé. En espacio para piernas cumple y, también el maletero, con 535 dm3 de carga aunque geometrías poco cúbicas, destaca por una muy buena capacidad, con accionamiento eléctrico de serie del portón trasero (el ángulo de apertura puede programarse para no golpear techos) y posibilidad de abatir asientos traseros.

V6 e inyección directa

Ya una vez en marcha, la primera sensación que transmite el nuevo Audi A7 Sportback es la de un excelente aislamiento. En frío no suena y, en marcha, puede que no alcance los valores supremos de sonoridad de un A8, pero rueda con total refinamiento. A ello contribuye también su avanzada gama mecánica.

De inicio, en octubre, el Audi A7 aterrizará con sus dos mayores propulsores, ambos V6 de inyección directa. Hablamos de un 3.0 TDI de 245 CV (acelera de 0 a 100 km/h en 6,3 segundos) y un 3.0 TFSI sobrealimentado por compresor y con 300 CV (5,6 s de 0 a 100 km/h). Optimizados los dos en cuanto a fricciones internas y gestión térmica, el primero destaca por enorme bajo régimen, mientras que el segundo muestra mayor elasticidad y contundencia.

De momento con motores V6 de hasta 300 CV, el Audi A7 Sportback deja por arriba hueco para futuras preparaciones S7 y hasta RS7.

Galería relacionada

Audi A7 Sportback, el contacto

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...