Audi A6 2.0 TDI, BMW 520d y Mercedes E 220 D, ¿cuál es mejor?

Lucha eterna entre las mejores berlinas de lujo. El nuevo Mercedes Clase E reta hoy a BMW Serie 5 y Audi A6, apostando a la conducción semiautónoma y a un confort sin igual. ¿Será mejor?
Pablo Mallo/Jordi Moral.

Twitter: @autopista_es Fotos: Achim Hartmann -

Audi A6 2.0 TDI, BMW 520d y Mercedes E 220 D, ¿cuál es mejor?
Audi A6 2.0 TDI, BMW 520d y Mercedes E 220 D, ¿cuál es mejor?

Cuando parecía que el confort y el equilibrio dinámico habían alcanzado niveles casi insuperables en este segmento de berlinas de representación, llega el nuevo Mercedes Clase E (en el enlace puedes ver toda su gama y precios) y pone el listón un poco más alto… todavía. Se enfervoriza así una competencia entre berlinas de lujo alemanas que ya era feroz y que, incluso en estas motorizaciones Diesel relativamente básicas, se caracteriza por un marcaje milimétrico en prácticamente todos los ámbitos del coche. Pincha en el enlace para ver también toda la gama y precios del Audi A6 y del BMW Serie 5.

Comparativa berlinas de lujoLo que más llama la atención de esta nueva generación del Mercedes Clase E son sus avances tecnológicos en materia de equipamiento, pues cuenta con elementos que todavía no han incorporado sus rivales. Por ejemplo, puedes aparcarlo y desaparcarlo desde fuera del coche, a través de una aplicación para el teléfono móvil, o dejarte llevar por algunas funciones de conducción automatizada en situaciones muy concretas. En autopista puede cambiar de carril y realizar un adelantamiento si pulsas el intermitente más de 2 segundos, siempre que las condiciones lo permitan y, lógicamente, previa adquisición de no pocos extras de la siempre extensa lista de opcionales.

La cuestión es que este nuevo Mercedes Clase E transmite mucha más sensación de modernidad que antes, también debido a sus enormes pantallas para el cuadro de mandos digital y el completo sistema de información y entretenimiento. Eso sí, pese a que la sofisticación ha dado uno o varios pasos hacia delante en el Mercedes, a sus rivales todavía les queda fuelle para aguantar el tirón hasta la llegada de sus sustitutos.

Audi A6, BMW Serie 5 y Mercedes Clase E: refinamiento

Desde que recorres los primeros metros a bordo de Audi A6, BMW Serie 5 y Mercedes Clase E, la calidad de amortiguación y la suavidad de marcha siguen siendo virtudes totalmente convincentes. De igual modo, la capacidad de entrega de potencia de sus motores, bien aislados, con mucho par y buena respuesta desde muy pocas vueltas, los hace muy agradables en todo momento. A esto hay que sumar la meticulosa puesta a punto de sus cambios automáticos, que es donde empezamos a encontrar diferencias más importantes.

Valora tu coche gratisEl Audi A6 2.0 TDI Ultra de 190 CV de potencia recurre a un cambio S tronic de doble embrague y 7 velocidades, cuyo funcionamiento resulta muy rápido, además te hace sentir de manera muy directa la potencia del motor, sobre todo al utilizarlo en modo manual. Sin embargo, en determinadas circunstancias no es tan suave como sus rivales, ambos dotados de cambios por convertidor de par: el Mercedes E 220 D de 194 CV con 9 velocidades, y el BMW 520d de 190 CV con 8 marchas. El Audi resulta menos preciso de dosificar en maniobras y requiere una mayor implicación por nuestra parte para evitar brusquedades al iniciar la marcha. Adicionalmente, cuenta con esas "sólo" 7 velocidades, de relaciones más abiertas que sus rivales y con mayor salto entre 5ª, 6ª y 7ª marcha, de modo que el motor no siempre se encuentra en la zona óptima de funcionamiento a determinadas velocidades, algo que obliga a asumir más compromisos en modo automático. Por ejemplo, al circular a 90 km/h, muchas veces tiene que reducir de 7ª (de desahogo y tan larga que sólo es superada por la 9ª del Mercedes) a 6ª cuando reaceleramos ligeramente, y con bastante salto entre ellas. Para evitarlo, contamos con la posibilidad del manejo manual, muy satisfactorio, o un modo deportivo que mantiene el motor a regímenes más altos. El BMW Serie 5, por su parte, con una marcha más consigue una logradísima gestión automática, gran suavidad (algo menos en Sport, intencionadamente) e inmediatez.

En cuanto al Mercedes Clase E resaltar que podrían parecer excesivas sus 9 velocidades de cambio, pero a diferencia de otras transmisiones de 9 relaciones, su gestión e integración con el motor, junto con un funcionamiento extremadamente suave y rápido, hacen que el cambio llegue a pasar completamente desapercibido gran parte del tiempo: por un lado porque evita reducciones innecesarias aprovechando el generoso par motor disponible y, por otro, porque sus desarrollos están muy bien escogidos. De hecho, seguramente sea en gran parte responsable de que, con el nuevo motor de 194 CV, este Mercedes Clase E 220 D marque referencias en consumos y prestaciones.

Audi A6, BMW Serie 5 y Mercedes Clase: nuestros datos

Así, recogiendo las cifras de nuestro Centro Técnico, no hay duda del gran rendimiento como hemos dicho del Mercedes Clase E 220 D. Hemos cifrado su consumo medio en 5,7 l/100 km de media (excepcionalmente bajo sus 6,2 l/100 km en ciudad), mientras que el BMW 520d marca también unos buenos 6,0 l/100 km de media y el Audi A6 2.0 TDI cierra el trío con 6,2 l/100 km, debido sobre a todo a su peor gasto urbano: 7,1 l/100 km de media.

Comparativa berlinas de representaciónAlgo similar ocurre si analizamos sus prestaciones. El conjunto motor/cambio del Mercedes E 220 D consigue ser el más rápido en toda las mediciones: acelera de 0 a 100 km/h en 7,41 segundos (8,35 el BMW y 8,55 el Audi), alcanza los 1.000 metros desde parado en 28,4 segundos (29,5 el BMW y 29,7 el Audi) y registra los adelantamientos de 80 a 120 km/h en 5,65 segundos (6,0 el BMW y 6,07 el Audi). Y eso a pesar de que es el más pesado del grupo: 1.817 kg por los 1.754 del BMW 520d y los 1.776 kg del Audi A6 2.0 TDI.

Audi A6, BMW Serie 5 y Mercedes Clase E: dinámica

Como cabría esperar, las tres berlinas de lujo cuentan con función de inercia y modos de conducción que permiten adaptar a nuestro gusto respuesta del motor, leyes del cambio, dureza de dirección y, en caso de equipar amortiguadores activos, firmeza de la suspensión. Por si fuera poco, el Audi A6 y el Mercedes Clase E ofrecen adicionalmente la posibilidad de equipar resortes neumáticos. Por opciones de suspensión que no sea.

La elección de las medidas del conjunto llanta-neumático, más o menos deportivo, y tipo de suspensión, hace que haya un sinfín de posibilidades al respecto y puede decantar el comportamiento hacia la comodidad o hacia la eficacia dinámica. Por ejemplo, el Audi A6 con llantas deportivas y suspensión S line pierde confort a baja velocidad frente a las pequeñas irregularidades del asfalto, y lo sientes más conectado con la carretera, para lo bueno y para lo malo. Aporta un punto extra de velocidad de paso por curva e inmediatez de reacciones, logrando una eficacia muy alta combinada con una gran facilidad de conducción, como buen Audi.

Eso sí, siendo tracción delantera, en ocasiones se nota en este Audi A6 la actuación del "autoblocante" electrónico cuando aceleras en pleno apoyo, porque cierra ligeramente la trayectoria —justo lo contrario a lo que te esperas—, obligándote a corregir la trazada inicial y a prestar más atención a la dirección. En cualquier caso, tanto por agilidad como por lo manejable que resulta y la buena visibilidad que ofrece hacia todos los ángulos, no da sensación de ser un coche tan grande.

Mercedes Clase E: aislamiento, confort…

El Mercedes Clase E, por su parte, mantiene un elevado aislamiento incluso con llamativas llantas de perfil bajo, aunque la menor dureza de la suspensión hace que su carrocería oscile algo más y, como resultado, resulte más sensible a las transferencias de masas (todavía no hemos probado todos los tipos de suspensión que ofrece para contrastar diferencias). Es decir, podemos ajustar milimétricamente la trayectoria en plena curva a base de modular ligeramente el acelerador, algo que desemboca en una conducción muy entretenida, pero a la vez precisa, ya que el aplomo y la estabilidad resultan encomiables en todo momento, incluso en la configuración más blanda, que sobresale por una gran calidad de amortiguación.

Y pese a lo que podría parecer, este Mercedes Clase E también presume de agilidad pese a su confortable enfoque, con reacciones impecables, un encomiable equilibrio entre trenes y un nivel de prestaciones ligeramente superior a sus rivales. Da muchísima confianza y, viendo lo bien que se comporta esta versión relativamente básica y confortable, inmediatamente viene a la mente el potencial que hay para las futuras variantes AMG que, con una configuración aún más eficaz y deportiva, también podría marcar referencias en el campo de las altas prestaciones.

BMW Serie 5: ¿el deportivo?

El BMW Serie 5 también muestra un confort irreprochable independientemente del tipo de rueda, aunque la suspensión adaptativa es siempre bien recibida de cara a contener movimientos de la carrocería y lograr todavía más calidad de rodadura y agilidad. Curiosamente, pese a su tradición e imagen deportivas, es el menos rápido en curvas lentas y medias, sin embargo, sus progresivas maneras y equilibradas reacciones frente a cualquier situación que se presente siguen aportando un toque muy especial a su conducción, que resulta muy intuitiva y satisfactoria también cuando se exige más de la cuenta a su progresivo y fluido bastidor. Realmente, las diferencias en velocidad de paso por curva son poco significativas y, quizá, menos importantes en este tipo de berlina.

Audi A6, BMW Serie 5 y Mercedes Clase: el espacio

 

Audi A6

BMW Serie 5

Mercedes Clase E

Largo/ancho/alto

493/187/146 cm

491/186/146 cm

492/185/147 cm

Batalla y vías

291 y 163/162 cm

297 y 160/163 cm

294 y 162/162 cm

Anchura interior del./tras.

146/141 cm

149/140 cm

147/140 cm

Espacio para piernas

82 cm

82 cm

78 cm

Altura trasera

91 cm

92 cm

91 cm

Maletero

495 litros

500 litros

520 litros

También te puede interesar:

Mercedes Clase E frente a Audi A6 y Jaguar XF

Prueba de conducción semi-autónoma al Clase E

Ofensiva de coches BMW hasta 2020

Ofensiva Audi: todos sus coches hasta 2018

Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...