Audi A6 Allroad Quattro 3.2 FSI Tiptronic

Si este coche estuviera al alcance de muchos habitantes del Nepal, adiós a los sherpas. Esto sí que es facilitar el viaje: suspensión adaptativa neumática, tracción quattro, sistema que “chequea” el estado del vehículo, 880 litros de maletero... Incluso lleva una brújula automática que te indica el camino. Y todo, tratándote como a un “señor”; pero, ¿qué aporta frente a un auténtico todo terreno?
-
Audi A6 Allroad Quattro 3.2 FSI Tiptronic
Audi A6 Allroad Quattro 3.2 FSI Tiptronic

Baste decir que nuestro protagonista, por el precio y el grado de exclusividad que tiene, podría medirse a cualquiera: tendría "a tiro" hasta a un Hummer. Sin embargo, el rival que mejor le planta cara es su “hermano” Q7. Este lujoso todo terreno también posee sistema de suspensión adaptativa opcional y, además, un control de estabilidad con funciones especiales para un uso más off road, como una modalidad para bajar pendientes.

El Q7 está mejor preparado para abandonar el asfalto: sin olvidarnos, eso sí, de las limitaciones que tiene una carrocería nada manejable de cinco metros de longitud. Es el XXL del segmento. También puede llevar hasta siete pasajeros. Sin embargo, se comporta peor en carretera que nuestro protagonista.

El X5 3.0i monta un propulsor de 231 CV y 3,61 mkg. A pesar de la diferencia de potencia, se mantiene al mismo nivel que nuestro protagonista en carretera.

Para un uso más off road también está mejor preparado. Además, ofrece más espacio interior para los pasajeros que el A6 Allroad, pero –por el contrario- el maletero tiene menos capacidad.

Juega las mismas bazas que Audi. Carrocería break, lujoso interior y una dotación electrónica que le permite abandonar el asfalto, aunque, en este caso, no podemos perder de vista su escasa distancia al suelo: 19,5 centímetros. A su favor, la posibilidad de llevar siete pasajeros.
El SRX posee control magnético de suspensión, un innovador dispositivo que permite variar la dureza de la amortiguación cambiando la viscosidad del fluido interno de los amortiguadores.

Mercedes tiene dos modelos muy interesantes: en todo terreno, el ya clásico ML, pero, además, no te pierdas el nuevo Clase R (un gran monovolumen, un todo terreno light y lujoso o una confortable berlina; todo en uno y con la posibilidad de elegir entre dos carrocerías distintas: corta y larga).
El Clase R se comercializa con tracción integral permanente. Cuenta con seis plazas, todos los asientos son individuales y poseen su propia ventanilla. El equipamiento es de primera y, además, se ofrece como opción la suspensión neumática.

La marca no habla de él como un todo terreno, sino que han creado un nuevo término para definirlo: “todovolumen”. Cuenta con tracción total permanente y en su interior puede albergar hasta siete pasajeros.

Su look aporta cierto aire distinto, más americano. Por algo le han bautizado como al mítico barrio de Nueva York. De momento, es el todo terreno más grande fabricado por Subaru: tiene una longitud de 4,8 metros y puede albergar tres filas de asientos que se mueven con raíles (sólo en las versiones más exclusivas).

Más capaz en carretera, gracias a un propulsor mucho más potente: el 3.6 FSi de 280 CV. Según datos oficiales, con esta mecánica, consigue una aceleración 0-100 km/h de 8,7 segundos y presenta un consumo medio de 13,8 litros cada 100 kilómetros.

También gana la batalla en el campo gracias a una carrocería mejor preparada –más reforzada-, mejores cotas TT (destaca la altura al suelo de 31 centímetros) y puede montar suspensión neumática independiente y reductora.

Se vuelven a repetir los mismos argumentos: vehículo lujoso, que ofrece un rodar de berlina y “cintura” para abandonar el asfalto. No es un todo terrenos puro, pero hace valer la tracción integral y otros dispositivos mecánicos.

La gama XC90 no está bien escalonada. Echamos en falta un motor intermedio entre este 2.5 T de 210 CV y el siguiente escalón, el 4.4 V8 de 315 CV. La diferencia de precios entre ambos supera los 7.000 euros.

Baste decir que nuestro protagonista, por el precio y el grado de exclusividad que tiene, podría medirse a cualquiera: tendría "a tiro" hasta a un Hummer. Sin embargo, el rival que mejor le planta cara es su “hermano” Q7. Este lujoso todo terreno también posee sistema de suspensión adaptativa opcional y, además, un control de estabilidad con funciones especiales para un uso más off road, como una modalidad para bajar pendientes.

El Q7 está mejor preparado para abandonar el asfalto: sin olvidarnos, eso sí, de las limitaciones que tiene una carrocería nada manejable de cinco metros de longitud. Es el XXL del segmento. También puede llevar hasta siete pasajeros. Sin embargo, se comporta peor en carretera que nuestro protagonista.

El X5 3.0i monta un propulsor de 231 CV y 3,61 mkg. A pesar de la diferencia de potencia, se mantiene al mismo nivel que nuestro protagonista en carretera.

Para un uso más off road también está mejor preparado. Además, ofrece más espacio interior para los pasajeros que el A6 Allroad, pero –por el contrario- el maletero tiene menos capacidad.

Juega las mismas bazas que Audi. Carrocería break, lujoso interior y una dotación electrónica que le permite abandonar el asfalto, aunque, en este caso, no podemos perder de vista su escasa distancia al suelo: 19,5 centímetros. A su favor, la posibilidad de llevar siete pasajeros.
El SRX posee control magnético de suspensión, un innovador dispositivo que permite variar la dureza de la amortiguación cambiando la viscosidad del fluido interno de los amortiguadores.

Mercedes tiene dos modelos muy interesantes: en todo terreno, el ya clásico ML, pero, además, no te pierdas el nuevo Clase R (un gran monovolumen, un todo terreno light y lujoso o una confortable berlina; todo en uno y con la posibilidad de elegir entre dos carrocerías distintas: corta y larga).
El Clase R se comercializa con tracción integral permanente. Cuenta con seis plazas, todos los asientos son individuales y poseen su propia ventanilla. El equipamiento es de primera y, además, se ofrece como opción la suspensión neumática.

La marca no habla de él como un todo terreno, sino que han creado un nuevo término para definirlo: “todovolumen”. Cuenta con tracción total permanente y en su interior puede albergar hasta siete pasajeros.

Su look aporta cierto aire distinto, más americano. Por algo le han bautizado como al mítico barrio de Nueva York. De momento, es el todo terreno más grande fabricado por Subaru: tiene una longitud de 4,8 metros y puede albergar tres filas de asientos que se mueven con raíles (sólo en las versiones más exclusivas).

Más capaz en carretera, gracias a un propulsor mucho más potente: el 3.6 FSi de 280 CV. Según datos oficiales, con esta mecánica, consigue una aceleración 0-100 km/h de 8,7 segundos y presenta un consumo medio de 13,8 litros cada 100 kilómetros.

También gana la batalla en el campo gracias a una carrocería mejor preparada –más reforzada-, mejores cotas TT (destaca la altura al suelo de 31 centímetros) y puede montar suspensión neumática independiente y reductora.

Se vuelven a repetir los mismos argumentos: vehículo lujoso, que ofrece un rodar de berlina y “cintura” para abandonar el asfalto. No es un todo terrenos puro, pero hace valer la tracción integral y otros dispositivos mecánicos.

La gama XC90 no está bien escalonada. Echamos en falta un motor intermedio entre este 2.5 T de 210 CV y el siguiente escalón, el 4.4 V8 de 315 CV. La diferencia de precios entre ambos supera los 7.000 euros.

Baste decir que nuestro protagonista, por el precio y el grado de exclusividad que tiene, podría medirse a cualquiera: tendría "a tiro" hasta a un Hummer. Sin embargo, el rival que mejor le planta cara es su “hermano” Q7. Este lujoso todo terreno también posee sistema de suspensión adaptativa opcional y, además, un control de estabilidad con funciones especiales para un uso más off road, como una modalidad para bajar pendientes.

El Q7 está mejor preparado para abandonar el asfalto: sin olvidarnos, eso sí, de las limitaciones que tiene una carrocería nada manejable de cinco metros de longitud. Es el XXL del segmento. También puede llevar hasta siete pasajeros. Sin embargo, se comporta peor en carretera que nuestro protagonista.

El X5 3.0i monta un propulsor de 231 CV y 3,61 mkg. A pesar de la diferencia de potencia, se mantiene al mismo nivel que nuestro protagonista en carretera.

Para un uso más off road también está mejor preparado. Además, ofrece más espacio interior para los pasajeros que el A6 Allroad, pero –por el contrario- el maletero tiene menos capacidad.

Juega las mismas bazas que Audi. Carrocería break, lujoso interior y una dotación electrónica que le permite abandonar el asfalto, aunque, en este caso, no podemos perder de vista su escasa distancia al suelo: 19,5 centímetros. A su favor, la posibilidad de llevar siete pasajeros.
El SRX posee control magnético de suspensión, un innovador dispositivo que permite variar la dureza de la amortiguación cambiando la viscosidad del fluido interno de los amortiguadores.

Mercedes tiene dos modelos muy interesantes: en todo terreno, el ya clásico ML, pero, además, no te pierdas el nuevo Clase R (un gran monovolumen, un todo terreno light y lujoso o una confortable berlina; todo en uno y con la posibilidad de elegir entre dos carrocerías distintas: corta y larga).
El Clase R se comercializa con tracción integral permanente. Cuenta con seis plazas, todos los asientos son individuales y poseen su propia ventanilla. El equipamiento es de primera y, además, se ofrece como opción la suspensión neumática.

La marca no habla de él como un todo terreno, sino que han creado un nuevo término para definirlo: “todovolumen”. Cuenta con tracción total permanente y en su interior puede albergar hasta siete pasajeros.

Su look aporta cierto aire distinto, más americano. Por algo le han bautizado como al mítico barrio de Nueva York. De momento, es el todo terreno más grande fabricado por Subaru: tiene una longitud de 4,8 metros y puede albergar tres filas de asientos que se mueven con raíles (sólo en las versiones más exclusivas).

Más capaz en carretera, gracias a un propulsor mucho más potente: el 3.6 FSi de 280 CV. Según datos oficiales, con esta mecánica, consigue una aceleración 0-100 km/h de 8,7 segundos y presenta un consumo medio de 13,8 litros cada 100 kilómetros.

También gana la batalla en el campo gracias a una carrocería mejor preparada –más reforzada-, mejores cotas TT (destaca la altura al suelo de 31 centímetros) y puede montar suspensión neumática independiente y reductora.

Se vuelven a repetir los mismos argumentos: vehículo lujoso, que ofrece un rodar de berlina y “cintura” para abandonar el asfalto. No es un todo terrenos puro, pero hace valer la tracción integral y otros dispositivos mecánicos.

La gama XC90 no está bien escalonada. Echamos en falta un motor intermedio entre este 2.5 T de 210 CV y el siguiente escalón, el 4.4 V8 de 315 CV. La diferencia de precios entre ambos supera los 7.000 euros.

Baste decir que nuestro protagonista, por el precio y el grado de exclusividad que tiene, podría medirse a cualquiera: tendría "a tiro" hasta a un Hummer. Sin embargo, el rival que mejor le planta cara es su “hermano” Q7. Este lujoso todo terreno también posee sistema de suspensión adaptativa opcional y, además, un control de estabilidad con funciones especiales para un uso más off road, como una modalidad para bajar pendientes.

El Q7 está mejor preparado para abandonar el asfalto: sin olvidarnos, eso sí, de las limitaciones que tiene una carrocería nada manejable de cinco metros de longitud. Es el XXL del segmento. También puede llevar hasta siete pasajeros. Sin embargo, se comporta peor en carretera que nuestro protagonista.

El X5 3.0i monta un propulsor de 231 CV y 3,61 mkg. A pesar de la diferencia de potencia, se mantiene al mismo nivel que nuestro protagonista en carretera.

Para un uso más off road también está mejor preparado. Además, ofrece más espacio interior para los pasajeros que el A6 Allroad, pero –por el contrario- el maletero tiene menos capacidad.

Juega las mismas bazas que Audi. Carrocería break, lujoso interior y una dotación electrónica que le permite abandonar el asfalto, aunque, en este caso, no podemos perder de vista su escasa distancia al suelo: 19,5 centímetros. A su favor, la posibilidad de llevar siete pasajeros.
El SRX posee control magnético de suspensión, un innovador dispositivo que permite variar la dureza de la amortiguación cambiando la viscosidad del fluido interno de los amortiguadores.

Mercedes tiene dos modelos muy interesantes: en todo terreno, el ya clásico ML, pero, además, no te pierdas el nuevo Clase R (un gran monovolumen, un todo terreno light y lujoso o una confortable berlina; todo en uno y con la posibilidad de elegir entre dos carrocerías distintas: corta y larga).
El Clase R se comercializa con tracción integral permanente. Cuenta con seis plazas, todos los asientos son individuales y poseen su propia ventanilla. El equipamiento es de primera y, además, se ofrece como opción la suspensión neumática.

La marca no habla de él como un todo terreno, sino que han creado un nuevo término para definirlo: “todovolumen”. Cuenta con tracción total permanente y en su interior puede albergar hasta siete pasajeros.

Su look aporta cierto aire distinto, más americano. Por algo le han bautizado como al mítico barrio de Nueva York. De momento, es el todo terreno más grande fabricado por Subaru: tiene una longitud de 4,8 metros y puede albergar tres filas de asientos que se mueven con raíles (sólo en las versiones más exclusivas).

Más capaz en carretera, gracias a un propulsor mucho más potente: el 3.6 FSi de 280 CV. Según datos oficiales, con esta mecánica, consigue una aceleración 0-100 km/h de 8,7 segundos y presenta un consumo medio de 13,8 litros cada 100 kilómetros.

También gana la batalla en el campo gracias a una carrocería mejor preparada –más reforzada-, mejores cotas TT (destaca la altura al suelo de 31 centímetros) y puede montar suspensión neumática independiente y reductora.

Se vuelven a repetir los mismos argumentos: vehículo lujoso, que ofrece un rodar de berlina y “cintura” para abandonar el asfalto. No es un todo terrenos puro, pero hace valer la tracción integral y otros dispositivos mecánicos.

La gama XC90 no está bien escalonada. Echamos en falta un motor intermedio entre este 2.5 T de 210 CV y el siguiente escalón, el 4.4 V8 de 315 CV. La diferencia de precios entre ambos supera los 7.000 euros.

Baste decir que nuestro protagonista, por el precio y el grado de exclusividad que tiene, podría medirse a cualquiera: tendría "a tiro" hasta a un Hummer. Sin embargo, el rival que mejor le planta cara es su “hermano” Q7. Este lujoso todo terreno también posee sistema de suspensión adaptativa opcional y, además, un control de estabilidad con funciones especiales para un uso más off road, como una modalidad para bajar pendientes.

El Q7 está mejor preparado para abandonar el asfalto: sin olvidarnos, eso sí, de las limitaciones que tiene una carrocería nada manejable de cinco metros de longitud. Es el XXL del segmento. También puede llevar hasta siete pasajeros. Sin embargo, se comporta peor en carretera que nuestro protagonista.

El X5 3.0i monta un propulsor de 231 CV y 3,61 mkg. A pesar de la diferencia de potencia, se mantiene al mismo nivel que nuestro protagonista en carretera.

Para un uso más off road también está mejor preparado. Además, ofrece más espacio interior para los pasajeros que el A6 Allroad, pero –por el contrario- el maletero tiene menos capacidad.

Juega las mismas bazas que Audi. Carrocería break, lujoso interior y una dotación electrónica que le permite abandonar el asfalto, aunque, en este caso, no podemos perder de vista su escasa distancia al suelo: 19,5 centímetros. A su favor, la posibilidad de llevar siete pasajeros.
El SRX posee control magnético de suspensión, un innovador dispositivo que permite variar la dureza de la amortiguación cambiando la viscosidad del fluido interno de los amortiguadores.

Mercedes tiene dos modelos muy interesantes: en todo terreno, el ya clásico ML, pero, además, no te pierdas el nuevo Clase R (un gran monovolumen, un todo terreno light y lujoso o una confortable berlina; todo en uno y con la posibilidad de elegir entre dos carrocerías distintas: corta y larga).
El Clase R se comercializa con tracción integral permanente. Cuenta con seis plazas, todos los asientos son individuales y poseen su propia ventanilla. El equipamiento es de primera y, además, se ofrece como opción la suspensión neumática.

La marca no habla de él como un todo terreno, sino que han creado un nuevo término para definirlo: “todovolumen”. Cuenta con tracción total permanente y en su interior puede albergar hasta siete pasajeros.

Su look aporta cierto aire distinto, más americano. Por algo le han bautizado como al mítico barrio de Nueva York. De momento, es el todo terreno más grande fabricado por Subaru: tiene una longitud de 4,8 metros y puede albergar tres filas de asientos que se mueven con raíles (sólo en las versiones más exclusivas).

Más capaz en carretera, gracias a un propulsor mucho más potente: el 3.6 FSi de 280 CV. Según datos oficiales, con esta mecánica, consigue una aceleración 0-100 km/h de 8,7 segundos y presenta un consumo medio de 13,8 litros cada 100 kilómetros.

También gana la batalla en el campo gracias a una carrocería mejor preparada –más reforzada-, mejores cotas TT (destaca la altura al suelo de 31 centímetros) y puede montar suspensión neumática independiente y reductora.

Se vuelven a repetir los mismos argumentos: vehículo lujoso, que ofrece un rodar de berlina y “cintura” para abandonar el asfalto. No es un todo terrenos puro, pero hace valer la tracción integral y otros dispositivos mecánicos.

La gama XC90 no está bien escalonada. Echamos en falta un motor intermedio entre este 2.5 T de 210 CV y el siguiente escalón, el 4.4 V8 de 315 CV. La diferencia de precios entre ambos supera los 7.000 euros.

Baste decir que nuestro protagonista, por el precio y el grado de exclusividad que tiene, podría medirse a cualquiera: tendría "a tiro" hasta a un Hummer. Sin embargo, el rival que mejor le planta cara es su “hermano” Q7. Este lujoso todo terreno también posee sistema de suspensión adaptativa opcional y, además, un control de estabilidad con funciones especiales para un uso más off road, como una modalidad para bajar pendientes.

El Q7 está mejor preparado para abandonar el asfalto: sin olvidarnos, eso sí, de las limitaciones que tiene una carrocería nada manejable de cinco metros de longitud. Es el XXL del segmento. También puede llevar hasta siete pasajeros. Sin embargo, se comporta peor en carretera que nuestro protagonista.

El X5 3.0i monta un propulsor de 231 CV y 3,61 mkg. A pesar de la diferencia de potencia, se mantiene al mismo nivel que nuestro protagonista en carretera.

Para un uso más off road también está mejor preparado. Además, ofrece más espacio interior para los pasajeros que el A6 Allroad, pero –por el contrario- el maletero tiene menos capacidad.

Juega las mismas bazas que Audi. Carrocería break, lujoso interior y una dotación electrónica que le permite abandonar el asfalto, aunque, en este caso, no podemos perder de vista su escasa distancia al suelo: 19,5 centímetros. A su favor, la posibilidad de llevar siete pasajeros.
El SRX posee control magnético de suspensión, un innovador dispositivo que permite variar la dureza de la amortiguación cambiando la viscosidad del fluido interno de los amortiguadores.

Mercedes tiene dos modelos muy interesantes: en todo terreno, el ya clásico ML, pero, además, no te pierdas el nuevo Clase R (un gran monovolumen, un todo terreno light y lujoso o una confortable berlina; todo en uno y con la posibilidad de elegir entre dos carrocerías distintas: corta y larga).
El Clase R se comercializa con tracción integral permanente. Cuenta con seis plazas, todos los asientos son individuales y poseen su propia ventanilla. El equipamiento es de primera y, además, se ofrece como opción la suspensión neumática.

La marca no habla de él como un todo terreno, sino que han creado un nuevo término para definirlo: “todovolumen”. Cuenta con tracción total permanente y en su interior puede albergar hasta siete pasajeros.

Su look aporta cierto aire distinto, más americano. Por algo le han bautizado como al mítico barrio de Nueva York. De momento, es el todo terreno más grande fabricado por Subaru: tiene una longitud de 4,8 metros y puede albergar tres filas de asientos que se mueven con raíles (sólo en las versiones más exclusivas).

Más capaz en carretera, gracias a un propulsor mucho más potente: el 3.6 FSi de 280 CV. Según datos oficiales, con esta mecánica, consigue una aceleración 0-100 km/h de 8,7 segundos y presenta un consumo medio de 13,8 litros cada 100 kilómetros.

También gana la batalla en el campo gracias a una carrocería mejor preparada –más reforzada-, mejores cotas TT (destaca la altura al suelo de 31 centímetros) y puede montar suspensión neumática independiente y reductora.

Se vuelven a repetir los mismos argumentos: vehículo lujoso, que ofrece un rodar de berlina y “cintura” para abandonar el asfalto. No es un todo terrenos puro, pero hace valer la tracción integral y otros dispositivos mecánicos.

La gama XC90 no está bien escalonada. Echamos en falta un motor intermedio entre este 2.5 T de 210 CV y el siguiente escalón, el 4.4 V8 de 315 CV. La diferencia de precios entre ambos supera los 7.000 euros.

Baste decir que nuestro protagonista, por el precio y el grado de exclusividad que tiene, podría medirse a cualquiera: tendría "a tiro" hasta a un Hummer. Sin embargo, el rival que mejor le planta cara es su “hermano” Q7. Este lujoso todo terreno también posee sistema de suspensión adaptativa opcional y, además, un control de estabilidad con funciones especiales para un uso más off road, como una modalidad para bajar pendientes.

El Q7 está mejor preparado para abandonar el asfalto: sin olvidarnos, eso sí, de las limitaciones que tiene una carrocería nada manejable de cinco metros de longitud. Es el XXL del segmento. También puede llevar hasta siete pasajeros. Sin embargo, se comporta peor en carretera que nuestro protagonista.

El X5 3.0i monta un propulsor de 231 CV y 3,61 mkg. A pesar de la diferencia de potencia, se mantiene al mismo nivel que nuestro protagonista en carretera.

Para un uso más off road también está mejor preparado. Además, ofrece más espacio interior para los pasajeros que el A6 Allroad, pero –por el contrario- el maletero tiene menos capacidad.

Juega las mismas bazas que Audi. Carrocería break, lujoso interior y una dotación electrónica que le permite abandonar el asfalto, aunque, en este caso, no podemos perder de vista su escasa distancia al suelo: 19,5 centímetros. A su favor, la posibilidad de llevar siete pasajeros.
El SRX posee control magnético de suspensión, un innovador dispositivo que permite variar la dureza de la amortiguación cambiando la viscosidad del fluido interno de los amortiguadores.

Mercedes tiene dos modelos muy interesantes: en todo terreno, el ya clásico ML, pero, además, no te pierdas el nuevo Clase R (un gran monovolumen, un todo terreno light y lujoso o una confortable berlina; todo en uno y con la posibilidad de elegir entre dos carrocerías distintas: corta y larga).
El Clase R se comercializa con tracción integral permanente. Cuenta con seis plazas, todos los asientos son individuales y poseen su propia ventanilla. El equipamiento es de primera y, además, se ofrece como opción la suspensión neumática.

La marca no habla de él como un todo terreno, sino que han creado un nuevo término para definirlo: “todovolumen”. Cuenta con tracción total permanente y en su interior puede albergar hasta siete pasajeros.

Su look aporta cierto aire distinto, más americano. Por algo le han bautizado como al mítico barrio de Nueva York. De momento, es el todo terreno más grande fabricado por Subaru: tiene una longitud de 4,8 metros y puede albergar tres filas de asientos que se mueven con raíles (sólo en las versiones más exclusivas).

Más capaz en carretera, gracias a un propulsor mucho más potente: el 3.6 FSi de 280 CV. Según datos oficiales, con esta mecánica, consigue una aceleración 0-100 km/h de 8,7 segundos y presenta un consumo medio de 13,8 litros cada 100 kilómetros.

También gana la batalla en el campo gracias a una carrocería mejor preparada –más reforzada-, mejores cotas TT (destaca la altura al suelo de 31 centímetros) y puede montar suspensión neumática independiente y reductora.

Se vuelven a repetir los mismos argumentos: vehículo lujoso, que ofrece un rodar de berlina y “cintura” para abandonar el asfalto. No es un todo terrenos puro, pero hace valer la tracción integral y otros dispositivos mecánicos.

La gama XC90 no está bien escalonada. Echamos en falta un motor intermedio entre este 2.5 T de 210 CV y el siguiente escalón, el 4.4 V8 de 315 CV. La diferencia de precios entre ambos supera los 7.000 euros.

Baste decir que nuestro protagonista, por el precio y el grado de exclusividad que tiene, podría medirse a cualquiera: tendría "a tiro" hasta a un Hummer. Sin embargo, el rival que mejor le planta cara es su “hermano” Q7. Este lujoso todo terreno también posee sistema de suspensión adaptativa opcional y, además, un control de estabilidad con funciones especiales para un uso más off road, como una modalidad para bajar pendientes.

El Q7 está mejor preparado para abandonar el asfalto: sin olvidarnos, eso sí, de las limitaciones que tiene una carrocería nada manejable de cinco metros de longitud. Es el XXL del segmento. También puede llevar hasta siete pasajeros. Sin embargo, se comporta peor en carretera que nuestro protagonista.

El X5 3.0i monta un propulsor de 231 CV y 3,61 mkg. A pesar de la diferencia de potencia, se mantiene al mismo nivel que nuestro protagonista en carretera.

Para un uso más off road también está mejor preparado. Además, ofrece más espacio interior para los pasajeros que el A6 Allroad, pero –por el contrario- el maletero tiene menos capacidad.

Juega las mismas bazas que Audi. Carrocería break, lujoso interior y una dotación electrónica que le permite abandonar el asfalto, aunque, en este caso, no podemos perder de vista su escasa distancia al suelo: 19,5 centímetros. A su favor, la posibilidad de llevar siete pasajeros.
El SRX posee control magnético de suspensión, un innovador dispositivo que permite variar la dureza de la amortiguación cambiando la viscosidad del fluido interno de los amortiguadores.

Mercedes tiene dos modelos muy interesantes: en todo terreno, el ya clásico ML, pero, además, no te pierdas el nuevo Clase R (un gran monovolumen, un todo terreno light y lujoso o una confortable berlina; todo en uno y con la posibilidad de elegir entre dos carrocerías distintas: corta y larga).
El Clase R se comercializa con tracción integral permanente. Cuenta con seis plazas, todos los asientos son individuales y poseen su propia ventanilla. El equipamiento es de primera y, además, se ofrece como opción la suspensión neumática.

La marca no habla de él como un todo terreno, sino que han creado un nuevo término para definirlo: “todovolumen”. Cuenta con tracción total permanente y en su interior puede albergar hasta siete pasajeros.

Su look aporta cierto aire distinto, más americano. Por algo le han bautizado como al mítico barrio de Nueva York. De momento, es el todo terreno más grande fabricado por Subaru: tiene una longitud de 4,8 metros y puede albergar tres filas de asientos que se mueven con raíles (sólo en las versiones más exclusivas).

Más capaz en carretera, gracias a un propulsor mucho más potente: el 3.6 FSi de 280 CV. Según datos oficiales, con esta mecánica, consigue una aceleración 0-100 km/h de 8,7 segundos y presenta un consumo medio de 13,8 litros cada 100 kilómetros.

También gana la batalla en el campo gracias a una carrocería mejor preparada –más reforzada-, mejores cotas TT (destaca la altura al suelo de 31 centímetros) y puede montar suspensión neumática independiente y reductora.

Se vuelven a repetir los mismos argumentos: vehículo lujoso, que ofrece un rodar de berlina y “cintura” para abandonar el asfalto. No es un todo terrenos puro, pero hace valer la tracción integral y otros dispositivos mecánicos.

La gama XC90 no está bien escalonada. Echamos en falta un motor intermedio entre este 2.5 T de 210 CV y el siguiente escalón, el 4.4 V8 de 315 CV. La diferencia de precios entre ambos supera los 7.000 euros.

Te recomendamos

Range Rover sorprendió a todos con la llegada de su último SUV. El Range Rover Velar ...

Hablar del MINI Countryman Híbrido Enchufable es hablar de un SUV camaleónico, que aú...

Uno de los motivos principales a la hora de comprar un coche de segunda mano es el pr...

Bridgestone nos presenta su nuevo neumático Weather Control A005, que mantiene un ren...

Casi todo cuanto imaginas se puede comprar con dinero, menos tu tiempo, pero MINI te ...

El Jaguar E-PACE tiene el honor de ser el primer SUV compacto de la historia de la ma...