Audi A6 Allroad quattro

A partir del próximo mes de junio estará disponible en los concesionarios de Audi la segunda generación del A6 Allroad, un modelo que nace con la misma vocación aventurera del anterior, pero ahora mucho más exclusivo y refinado. Se ofrece con sistema de suspensión neumática de serie en dos mecánicas de gasolina y otras tantas Diesel con potencias de hasta 350 CV. La gama de precios va desde 54.570 hasta 77.100 euros.
Autopista -
Audi A6 Allroad quattro
Audi A6 Allroad quattro

Las dimensiones del nuevo A6 Allroad son idénticas a las de la versión convencional en lo que a longitud y anchura se refiere, ya que la altura puede variar en función de la posición de los conjuntos neumáticos, y oscila entre 1.459 mm y 1.519 milímetros. Sorprendentemente, las vías sí varían respecto a un A6, siendo las del nuevo Allroad un poco más estrechas, pero se mantiene el mismo tipo de suspensión, con paralelogramo deformable con triángulos superpuestos en el eje delantero y paralelogramo deformable con brazo y triángulo para el tren posterior.

Las diferencias estéticas respecto a un A6 Avant son palpables, pero se centran principalmente en la incorporación de elementos protectores de la carrocería, más llamativos. Así, lo primero que destaca es la enorme parrilla delantera cromada, que recorre toda la altura frontal y un protector delantero de acero inoxidable. Las tomas de aire inferiores han sido modificadas respecto a las del A6 y se encuentran enmarcadas por una moldura protectora que recorre todo el lateral (pasos de rueda y taloneras) hasta el paragolpes posterior, que también dispone de un protector metálico específico. Opcionalmente, Audi ofrece la posibilidad de incorporar estos elementos plásticos pintados del mismo color de la carrocería. También se encuentran disponibles los marcos de las ventanillas, barras de techo y molduras en acabado aluminio.

En el interior no hay muchas diferencias respecto a las versiones conocidas, salvo las terminaciones interiores de moquetas resistentes y la posibilidad de combinar diferentes tapicerías con remates de molduras en diferentes maderas o revestimientos mecánicos.

Lo que sí es algo diferente es el maletero, no por su capacidad, que no varía (565 litros), sino por la posibilidad de contar con un revestimiento doble plegable (125 euros) que permite superponer el paragolpes con un faldón plástico para evitar manchas, arañazos o rayaduras al introducir la carga en su interior. Además, dispone de rieles con argollas móviles y una cinta que permite ajustar los bultos para que queden completamente inmovilizados en su interior.

Como es habitual en la marca, el listado de equipamientos abarca multitud de aspectos relacionados con la funcionalidad, seguridad y comodidad. Entre los más destacados llaman la atención los faros adaptativos, las diferentes combinaciones de tapicerías en cuero y tejido, asientos eléctricos, equipos de sonido y navegación, diferentes tipos de llantas, sistema de arranque por botón, conexión inalámbrica de teléfono móvil, sistema electrónico de apertura y cierre del maletero o cámara de televisión para facilitar las maniobras de aparcamiento marcha atrás (si quieres ver más detalles acerca de las opciones, puedes pinchar en la pestaña superior “Equipamiento”).

En materia de seguridad tampoco se ha escatimado. El Allroad dispone de sistema de control de estabilidad ESP, no desconectable, pero con un ajuste específico denominado ESP Offroad que permite desconectar el sistema de control de tracción y retrasa la intervención del control de estabilidad.

Cuenta con ABS de última generación, airbags frontales, laterales y de cortina, freno de estacionamiento eléctrico con función “hill holder”, que ayuda a arrancar en pendientes evitando que el coche se vaya hacia atrás, climatizador automático con sensor de radiación solar, sistema de control de presión de neumáticos, etc.

Han pasado ya más de cinco años desde que la marca de los cuatro aros inició esta apasionante aventura con la anterior generación del Allroad. Pionero en esta particular categoría del mercado y fabricado exclusivamente en carrocería Avant o familiar, el éxito del modelo quedó avalado por las más de 90.000 unidades que se vendieron en todo el mundo. Inicialmente se puso a la venta con el motor Diesel de seis cilindros y con el gasolina 2.7 biturbo de 250 CV, para incorporarse, a mediados de 2002, la variante V8 4.2 de 300 CV de potencia.

Ya en aquel momento quedaron demostradas sus buenas aptitudes para moverse por campo sin perder la agilidad requerida en una berlina para circular por carretera. Precisamente este aspecto fue muy bien valorado por los clientes que buscaban un modelo capaz de permitir largos desplazamientos a ritmos vivos y a su vez fuera capaz de moverse con soltura por caminos o pistas forestales.

Ahora el planteamiento del modelo es similar, pero se ha ido un paso más adelante en cuanto a refinamiento, exclusividad y prestaciones, pues la nueva generación se ofrece –de momento- con motores de hasta 350 CV de potencia, todo un derroche.

La nueva generación, que se denomina A6 Allroad quattro (anteriormente sólo se llamaba Allroad), está basada en la carrocería Avant del actual A6, con tracción permanente quattro y sistema de suspensión neumática regulable en cinco posiciones -de serie- para todas las versiones, pero ya no dispone de reductora, como algunas de las variantes de la anterior generación.

Las dimensiones del nuevo A6 Allroad son idénticas a las de la versión convencional en lo que a longitud y anchura se refiere, ya que la altura puede variar en función de la posición de los conjuntos neumáticos, y oscila entre 1.459 mm y 1.519 milímetros. Sorprendentemente, las vías sí varían respecto a un A6, siendo las del nuevo Allroad un poco más estrechas, pero se mantiene el mismo tipo de suspensión, con paralelogramo deformable con triángulos superpuestos en el eje delantero y paralelogramo deformable con brazo y triángulo para el tren posterior.

Las diferencias estéticas respecto a un A6 Avant son palpables, pero se centran principalmente en la incorporación de elementos protectores de la carrocería, más llamativos. Así, lo primero que destaca es la enorme parrilla delantera cromada, que recorre toda la altura frontal y un protector delantero de acero inoxidable. Las tomas de aire inferiores han sido modificadas respecto a las del A6 y se encuentran enmarcadas por una moldura protectora que recorre todo el lateral (pasos de rueda y taloneras) hasta el paragolpes posterior, que también dispone de un protector metálico específico. Opcionalmente, Audi ofrece la posibilidad de incorporar estos elementos plásticos pintados del mismo color de la carrocería. También se encuentran disponibles los marcos de las ventanillas, barras de techo y molduras en acabado aluminio.

En el interior no hay muchas diferencias respecto a las versiones conocidas, salvo las terminaciones interiores de moquetas resistentes y la posibilidad de combinar diferentes tapicerías con remates de molduras en diferentes maderas o revestimientos mecánicos.

Lo que sí es algo diferente es el maletero, no por su capacidad, que no varía (565 litros), sino por la posibilidad de contar con un revestimiento doble plegable (125 euros) que permite superponer el paragolpes con un faldón plástico para evitar manchas, arañazos o rayaduras al introducir la carga en su interior. Además, dispone de rieles con argollas móviles y una cinta que permite ajustar los bultos para que queden completamente inmovilizados en su interior.

Como es habitual en la marca, el listado de equipamientos abarca multitud de aspectos relacionados con la funcionalidad, seguridad y comodidad. Entre los más destacados llaman la atención los faros adaptativos, las diferentes combinaciones de tapicerías en cuero y tejido, asientos eléctricos, equipos de sonido y navegación, diferentes tipos de llantas, sistema de arranque por botón, conexión inalámbrica de teléfono móvil, sistema electrónico de apertura y cierre del maletero o cámara de televisión para facilitar las maniobras de aparcamiento marcha atrás (si quieres ver más detalles acerca de las opciones, puedes pinchar en la pestaña superior “Equipamiento”).

En materia de seguridad tampoco se ha escatimado. El Allroad dispone de sistema de control de estabilidad ESP, no desconectable, pero con un ajuste específico denominado ESP Offroad que permite desconectar el sistema de control de tracción y retrasa la intervención del control de estabilidad.

Cuenta con ABS de última generación, airbags frontales, laterales y de cortina, freno de estacionamiento eléctrico con función “hill holder”, que ayuda a arrancar en pendientes evitando que el coche se vaya hacia atrás, climatizador automático con sensor de radiación solar, sistema de control de presión de neumáticos, etc.

Han pasado ya más de cinco años desde que la marca de los cuatro aros inició esta apasionante aventura con la anterior generación del Allroad. Pionero en esta particular categoría del mercado y fabricado exclusivamente en carrocería Avant o familiar, el éxito del modelo quedó avalado por las más de 90.000 unidades que se vendieron en todo el mundo. Inicialmente se puso a la venta con el motor Diesel de seis cilindros y con el gasolina 2.7 biturbo de 250 CV, para incorporarse, a mediados de 2002, la variante V8 4.2 de 300 CV de potencia.

Ya en aquel momento quedaron demostradas sus buenas aptitudes para moverse por campo sin perder la agilidad requerida en una berlina para circular por carretera. Precisamente este aspecto fue muy bien valorado por los clientes que buscaban un modelo capaz de permitir largos desplazamientos a ritmos vivos y a su vez fuera capaz de moverse con soltura por caminos o pistas forestales.

Ahora el planteamiento del modelo es similar, pero se ha ido un paso más adelante en cuanto a refinamiento, exclusividad y prestaciones, pues la nueva generación se ofrece –de momento- con motores de hasta 350 CV de potencia, todo un derroche.

La nueva generación, que se denomina A6 Allroad quattro (anteriormente sólo se llamaba Allroad), está basada en la carrocería Avant del actual A6, con tracción permanente quattro y sistema de suspensión neumática regulable en cinco posiciones -de serie- para todas las versiones, pero ya no dispone de reductora, como algunas de las variantes de la anterior generación.

Las dimensiones del nuevo A6 Allroad son idénticas a las de la versión convencional en lo que a longitud y anchura se refiere, ya que la altura puede variar en función de la posición de los conjuntos neumáticos, y oscila entre 1.459 mm y 1.519 milímetros. Sorprendentemente, las vías sí varían respecto a un A6, siendo las del nuevo Allroad un poco más estrechas, pero se mantiene el mismo tipo de suspensión, con paralelogramo deformable con triángulos superpuestos en el eje delantero y paralelogramo deformable con brazo y triángulo para el tren posterior.

Las diferencias estéticas respecto a un A6 Avant son palpables, pero se centran principalmente en la incorporación de elementos protectores de la carrocería, más llamativos. Así, lo primero que destaca es la enorme parrilla delantera cromada, que recorre toda la altura frontal y un protector delantero de acero inoxidable. Las tomas de aire inferiores han sido modificadas respecto a las del A6 y se encuentran enmarcadas por una moldura protectora que recorre todo el lateral (pasos de rueda y taloneras) hasta el paragolpes posterior, que también dispone de un protector metálico específico. Opcionalmente, Audi ofrece la posibilidad de incorporar estos elementos plásticos pintados del mismo color de la carrocería. También se encuentran disponibles los marcos de las ventanillas, barras de techo y molduras en acabado aluminio.

En el interior no hay muchas diferencias respecto a las versiones conocidas, salvo las terminaciones interiores de moquetas resistentes y la posibilidad de combinar diferentes tapicerías con remates de molduras en diferentes maderas o revestimientos mecánicos.

Lo que sí es algo diferente es el maletero, no por su capacidad, que no varía (565 litros), sino por la posibilidad de contar con un revestimiento doble plegable (125 euros) que permite superponer el paragolpes con un faldón plástico para evitar manchas, arañazos o rayaduras al introducir la carga en su interior. Además, dispone de rieles con argollas móviles y una cinta que permite ajustar los bultos para que queden completamente inmovilizados en su interior.

Como es habitual en la marca, el listado de equipamientos abarca multitud de aspectos relacionados con la funcionalidad, seguridad y comodidad. Entre los más destacados llaman la atención los faros adaptativos, las diferentes combinaciones de tapicerías en cuero y tejido, asientos eléctricos, equipos de sonido y navegación, diferentes tipos de llantas, sistema de arranque por botón, conexión inalámbrica de teléfono móvil, sistema electrónico de apertura y cierre del maletero o cámara de televisión para facilitar las maniobras de aparcamiento marcha atrás (si quieres ver más detalles acerca de las opciones, puedes pinchar en la pestaña superior “Equipamiento”).

En materia de seguridad tampoco se ha escatimado. El Allroad dispone de sistema de control de estabilidad ESP, no desconectable, pero con un ajuste específico denominado ESP Offroad que permite desconectar el sistema de control de tracción y retrasa la intervención del control de estabilidad.

Cuenta con ABS de última generación, airbags frontales, laterales y de cortina, freno de estacionamiento eléctrico con función “hill holder”, que ayuda a arrancar en pendientes evitando que el coche se vaya hacia atrás, climatizador automático con sensor de radiación solar, sistema de control de presión de neumáticos, etc.

Han pasado ya más de cinco años desde que la marca de los cuatro aros inició esta apasionante aventura con la anterior generación del Allroad. Pionero en esta particular categoría del mercado y fabricado exclusivamente en carrocería Avant o familiar, el éxito del modelo quedó avalado por las más de 90.000 unidades que se vendieron en todo el mundo. Inicialmente se puso a la venta con el motor Diesel de seis cilindros y con el gasolina 2.7 biturbo de 250 CV, para incorporarse, a mediados de 2002, la variante V8 4.2 de 300 CV de potencia.

Ya en aquel momento quedaron demostradas sus buenas aptitudes para moverse por campo sin perder la agilidad requerida en una berlina para circular por carretera. Precisamente este aspecto fue muy bien valorado por los clientes que buscaban un modelo capaz de permitir largos desplazamientos a ritmos vivos y a su vez fuera capaz de moverse con soltura por caminos o pistas forestales.

Ahora el planteamiento del modelo es similar, pero se ha ido un paso más adelante en cuanto a refinamiento, exclusividad y prestaciones, pues la nueva generación se ofrece –de momento- con motores de hasta 350 CV de potencia, todo un derroche.

La nueva generación, que se denomina A6 Allroad quattro (anteriormente sólo se llamaba Allroad), está basada en la carrocería Avant del actual A6, con tracción permanente quattro y sistema de suspensión neumática regulable en cinco posiciones -de serie- para todas las versiones, pero ya no dispone de reductora, como algunas de las variantes de la anterior generación.

Las dimensiones del nuevo A6 Allroad son idénticas a las de la versión convencional en lo que a longitud y anchura se refiere, ya que la altura puede variar en función de la posición de los conjuntos neumáticos, y oscila entre 1.459 mm y 1.519 milímetros. Sorprendentemente, las vías sí varían respecto a un A6, siendo las del nuevo Allroad un poco más estrechas, pero se mantiene el mismo tipo de suspensión, con paralelogramo deformable con triángulos superpuestos en el eje delantero y paralelogramo deformable con brazo y triángulo para el tren posterior.

Las diferencias estéticas respecto a un A6 Avant son palpables, pero se centran principalmente en la incorporación de elementos protectores de la carrocería, más llamativos. Así, lo primero que destaca es la enorme parrilla delantera cromada, que recorre toda la altura frontal y un protector delantero de acero inoxidable. Las tomas de aire inferiores han sido modificadas respecto a las del A6 y se encuentran enmarcadas por una moldura protectora que recorre todo el lateral (pasos de rueda y taloneras) hasta el paragolpes posterior, que también dispone de un protector metálico específico. Opcionalmente, Audi ofrece la posibilidad de incorporar estos elementos plásticos pintados del mismo color de la carrocería. También se encuentran disponibles los marcos de las ventanillas, barras de techo y molduras en acabado aluminio.

En el interior no hay muchas diferencias respecto a las versiones conocidas, salvo las terminaciones interiores de moquetas resistentes y la posibilidad de combinar diferentes tapicerías con remates de molduras en diferentes maderas o revestimientos mecánicos.

Lo que sí es algo diferente es el maletero, no por su capacidad, que no varía (565 litros), sino por la posibilidad de contar con un revestimiento doble plegable (125 euros) que permite superponer el paragolpes con un faldón plástico para evitar manchas, arañazos o rayaduras al introducir la carga en su interior. Además, dispone de rieles con argollas móviles y una cinta que permite ajustar los bultos para que queden completamente inmovilizados en su interior.

Como es habitual en la marca, el listado de equipamientos abarca multitud de aspectos relacionados con la funcionalidad, seguridad y comodidad. Entre los más destacados llaman la atención los faros adaptativos, las diferentes combinaciones de tapicerías en cuero y tejido, asientos eléctricos, equipos de sonido y navegación, diferentes tipos de llantas, sistema de arranque por botón, conexión inalámbrica de teléfono móvil, sistema electrónico de apertura y cierre del maletero o cámara de televisión para facilitar las maniobras de aparcamiento marcha atrás (si quieres ver más detalles acerca de las opciones, puedes pinchar en la pestaña superior “Equipamiento”).

En materia de seguridad tampoco se ha escatimado. El Allroad dispone de sistema de control de estabilidad ESP, no desconectable, pero con un ajuste específico denominado ESP Offroad que permite desconectar el sistema de control de tracción y retrasa la intervención del control de estabilidad.

Cuenta con ABS de última generación, airbags frontales, laterales y de cortina, freno de estacionamiento eléctrico con función “hill holder”, que ayuda a arrancar en pendientes evitando que el coche se vaya hacia atrás, climatizador automático con sensor de radiación solar, sistema de control de presión de neumáticos, etc.

Han pasado ya más de cinco años desde que la marca de los cuatro aros inició esta apasionante aventura con la anterior generación del Allroad. Pionero en esta particular categoría del mercado y fabricado exclusivamente en carrocería Avant o familiar, el éxito del modelo quedó avalado por las más de 90.000 unidades que se vendieron en todo el mundo. Inicialmente se puso a la venta con el motor Diesel de seis cilindros y con el gasolina 2.7 biturbo de 250 CV, para incorporarse, a mediados de 2002, la variante V8 4.2 de 300 CV de potencia.

Ya en aquel momento quedaron demostradas sus buenas aptitudes para moverse por campo sin perder la agilidad requerida en una berlina para circular por carretera. Precisamente este aspecto fue muy bien valorado por los clientes que buscaban un modelo capaz de permitir largos desplazamientos a ritmos vivos y a su vez fuera capaz de moverse con soltura por caminos o pistas forestales.

Ahora el planteamiento del modelo es similar, pero se ha ido un paso más adelante en cuanto a refinamiento, exclusividad y prestaciones, pues la nueva generación se ofrece –de momento- con motores de hasta 350 CV de potencia, todo un derroche.

La nueva generación, que se denomina A6 Allroad quattro (anteriormente sólo se llamaba Allroad), está basada en la carrocería Avant del actual A6, con tracción permanente quattro y sistema de suspensión neumática regulable en cinco posiciones -de serie- para todas las versiones, pero ya no dispone de reductora, como algunas de las variantes de la anterior generación.

Las dimensiones del nuevo A6 Allroad son idénticas a las de la versión convencional en lo que a longitud y anchura se refiere, ya que la altura puede variar en función de la posición de los conjuntos neumáticos, y oscila entre 1.459 mm y 1.519 milímetros. Sorprendentemente, las vías sí varían respecto a un A6, siendo las del nuevo Allroad un poco más estrechas, pero se mantiene el mismo tipo de suspensión, con paralelogramo deformable con triángulos superpuestos en el eje delantero y paralelogramo deformable con brazo y triángulo para el tren posterior.

Las diferencias estéticas respecto a un A6 Avant son palpables, pero se centran principalmente en la incorporación de elementos protectores de la carrocería, más llamativos. Así, lo primero que destaca es la enorme parrilla delantera cromada, que recorre toda la altura frontal y un protector delantero de acero inoxidable. Las tomas de aire inferiores han sido modificadas respecto a las del A6 y se encuentran enmarcadas por una moldura protectora que recorre todo el lateral (pasos de rueda y taloneras) hasta el paragolpes posterior, que también dispone de un protector metálico específico. Opcionalmente, Audi ofrece la posibilidad de incorporar estos elementos plásticos pintados del mismo color de la carrocería. También se encuentran disponibles los marcos de las ventanillas, barras de techo y molduras en acabado aluminio.

En el interior no hay muchas diferencias respecto a las versiones conocidas, salvo las terminaciones interiores de moquetas resistentes y la posibilidad de combinar diferentes tapicerías con remates de molduras en diferentes maderas o revestimientos mecánicos.

Lo que sí es algo diferente es el maletero, no por su capacidad, que no varía (565 litros), sino por la posibilidad de contar con un revestimiento doble plegable (125 euros) que permite superponer el paragolpes con un faldón plástico para evitar manchas, arañazos o rayaduras al introducir la carga en su interior. Además, dispone de rieles con argollas móviles y una cinta que permite ajustar los bultos para que queden completamente inmovilizados en su interior.

Como es habitual en la marca, el listado de equipamientos abarca multitud de aspectos relacionados con la funcionalidad, seguridad y comodidad. Entre los más destacados llaman la atención los faros adaptativos, las diferentes combinaciones de tapicerías en cuero y tejido, asientos eléctricos, equipos de sonido y navegación, diferentes tipos de llantas, sistema de arranque por botón, conexión inalámbrica de teléfono móvil, sistema electrónico de apertura y cierre del maletero o cámara de televisión para facilitar las maniobras de aparcamiento marcha atrás (si quieres ver más detalles acerca de las opciones, puedes pinchar en la pestaña superior “Equipamiento”).

En materia de seguridad tampoco se ha escatimado. El Allroad dispone de sistema de control de estabilidad ESP, no desconectable, pero con un ajuste específico denominado ESP Offroad que permite desconectar el sistema de control de tracción y retrasa la intervención del control de estabilidad.

Cuenta con ABS de última generación, airbags frontales, laterales y de cortina, freno de estacionamiento eléctrico con función “hill holder”, que ayuda a arrancar en pendientes evitando que el coche se vaya hacia atrás, climatizador automático con sensor de radiación solar, sistema de control de presión de neumáticos, etc.

Han pasado ya más de cinco años desde que la marca de los cuatro aros inició esta apasionante aventura con la anterior generación del Allroad. Pionero en esta particular categoría del mercado y fabricado exclusivamente en carrocería Avant o familiar, el éxito del modelo quedó avalado por las más de 90.000 unidades que se vendieron en todo el mundo. Inicialmente se puso a la venta con el motor Diesel de seis cilindros y con el gasolina 2.7 biturbo de 250 CV, para incorporarse, a mediados de 2002, la variante V8 4.2 de 300 CV de potencia.

Ya en aquel momento quedaron demostradas sus buenas aptitudes para moverse por campo sin perder la agilidad requerida en una berlina para circular por carretera. Precisamente este aspecto fue muy bien valorado por los clientes que buscaban un modelo capaz de permitir largos desplazamientos a ritmos vivos y a su vez fuera capaz de moverse con soltura por caminos o pistas forestales.

Ahora el planteamiento del modelo es similar, pero se ha ido un paso más adelante en cuanto a refinamiento, exclusividad y prestaciones, pues la nueva generación se ofrece –de momento- con motores de hasta 350 CV de potencia, todo un derroche.

La nueva generación, que se denomina A6 Allroad quattro (anteriormente sólo se llamaba Allroad), está basada en la carrocería Avant del actual A6, con tracción permanente quattro y sistema de suspensión neumática regulable en cinco posiciones -de serie- para todas las versiones, pero ya no dispone de reductora, como algunas de las variantes de la anterior generación.

Las dimensiones del nuevo A6 Allroad son idénticas a las de la versión convencional en lo que a longitud y anchura se refiere, ya que la altura puede variar en función de la posición de los conjuntos neumáticos, y oscila entre 1.459 mm y 1.519 milímetros. Sorprendentemente, las vías sí varían respecto a un A6, siendo las del nuevo Allroad un poco más estrechas, pero se mantiene el mismo tipo de suspensión, con paralelogramo deformable con triángulos superpuestos en el eje delantero y paralelogramo deformable con brazo y triángulo para el tren posterior.

Las diferencias estéticas respecto a un A6 Avant son palpables, pero se centran principalmente en la incorporación de elementos protectores de la carrocería, más llamativos. Así, lo primero que destaca es la enorme parrilla delantera cromada, que recorre toda la altura frontal y un protector delantero de acero inoxidable. Las tomas de aire inferiores han sido modificadas respecto a las del A6 y se encuentran enmarcadas por una moldura protectora que recorre todo el lateral (pasos de rueda y taloneras) hasta el paragolpes posterior, que también dispone de un protector metálico específico. Opcionalmente, Audi ofrece la posibilidad de incorporar estos elementos plásticos pintados del mismo color de la carrocería. También se encuentran disponibles los marcos de las ventanillas, barras de techo y molduras en acabado aluminio.

En el interior no hay muchas diferencias respecto a las versiones conocidas, salvo las terminaciones interiores de moquetas resistentes y la posibilidad de combinar diferentes tapicerías con remates de molduras en diferentes maderas o revestimientos mecánicos.

Lo que sí es algo diferente es el maletero, no por su capacidad, que no varía (565 litros), sino por la posibilidad de contar con un revestimiento doble plegable (125 euros) que permite superponer el paragolpes con un faldón plástico para evitar manchas, arañazos o rayaduras al introducir la carga en su interior. Además, dispone de rieles con argollas móviles y una cinta que permite ajustar los bultos para que queden completamente inmovilizados en su interior.

Como es habitual en la marca, el listado de equipamientos abarca multitud de aspectos relacionados con la funcionalidad, seguridad y comodidad. Entre los más destacados llaman la atención los faros adaptativos, las diferentes combinaciones de tapicerías en cuero y tejido, asientos eléctricos, equipos de sonido y navegación, diferentes tipos de llantas, sistema de arranque por botón, conexión inalámbrica de teléfono móvil, sistema electrónico de apertura y cierre del maletero o cámara de televisión para facilitar las maniobras de aparcamiento marcha atrás (si quieres ver más detalles acerca de las opciones, puedes pinchar en la pestaña superior “Equipamiento”).

En materia de seguridad tampoco se ha escatimado. El Allroad dispone de sistema de control de estabilidad ESP, no desconectable, pero con un ajuste específico denominado ESP Offroad que permite desconectar el sistema de control de tracción y retrasa la intervención del control de estabilidad.

Cuenta con ABS de última generación, airbags frontales, laterales y de cortina, freno de estacionamiento eléctrico con función “hill holder”, que ayuda a arrancar en pendientes evitando que el coche se vaya hacia atrás, climatizador automático con sensor de radiación solar, sistema de control de presión de neumáticos, etc.

Han pasado ya más de cinco años desde que la marca de los cuatro aros inició esta apasionante aventura con la anterior generación del Allroad. Pionero en esta particular categoría del mercado y fabricado exclusivamente en carrocería Avant o familiar, el éxito del modelo quedó avalado por las más de 90.000 unidades que se vendieron en todo el mundo. Inicialmente se puso a la venta con el motor Diesel de seis cilindros y con el gasolina 2.7 biturbo de 250 CV, para incorporarse, a mediados de 2002, la variante V8 4.2 de 300 CV de potencia.

Ya en aquel momento quedaron demostradas sus buenas aptitudes para moverse por campo sin perder la agilidad requerida en una berlina para circular por carretera. Precisamente este aspecto fue muy bien valorado por los clientes que buscaban un modelo capaz de permitir largos desplazamientos a ritmos vivos y a su vez fuera capaz de moverse con soltura por caminos o pistas forestales.

Ahora el planteamiento del modelo es similar, pero se ha ido un paso más adelante en cuanto a refinamiento, exclusividad y prestaciones, pues la nueva generación se ofrece –de momento- con motores de hasta 350 CV de potencia, todo un derroche.

La nueva generación, que se denomina A6 Allroad quattro (anteriormente sólo se llamaba Allroad), está basada en la carrocería Avant del actual A6, con tracción permanente quattro y sistema de suspensión neumática regulable en cinco posiciones -de serie- para todas las versiones, pero ya no dispone de reductora, como algunas de las variantes de la anterior generación.

Las dimensiones del nuevo A6 Allroad son idénticas a las de la versión convencional en lo que a longitud y anchura se refiere, ya que la altura puede variar en función de la posición de los conjuntos neumáticos, y oscila entre 1.459 mm y 1.519 milímetros. Sorprendentemente, las vías sí varían respecto a un A6, siendo las del nuevo Allroad un poco más estrechas, pero se mantiene el mismo tipo de suspensión, con paralelogramo deformable con triángulos superpuestos en el eje delantero y paralelogramo deformable con brazo y triángulo para el tren posterior.

Las diferencias estéticas respecto a un A6 Avant son palpables, pero se centran principalmente en la incorporación de elementos protectores de la carrocería, más llamativos. Así, lo primero que destaca es la enorme parrilla delantera cromada, que recorre toda la altura frontal y un protector delantero de acero inoxidable. Las tomas de aire inferiores han sido modificadas respecto a las del A6 y se encuentran enmarcadas por una moldura protectora que recorre todo el lateral (pasos de rueda y taloneras) hasta el paragolpes posterior, que también dispone de un protector metálico específico. Opcionalmente, Audi ofrece la posibilidad de incorporar estos elementos plásticos pintados del mismo color de la carrocería. También se encuentran disponibles los marcos de las ventanillas, barras de techo y molduras en acabado aluminio.

En el interior no hay muchas diferencias respecto a las versiones conocidas, salvo las terminaciones interiores de moquetas resistentes y la posibilidad de combinar diferentes tapicerías con remates de molduras en diferentes maderas o revestimientos mecánicos.

Lo que sí es algo diferente es el maletero, no por su capacidad, que no varía (565 litros), sino por la posibilidad de contar con un revestimiento doble plegable (125 euros) que permite superponer el paragolpes con un faldón plástico para evitar manchas, arañazos o rayaduras al introducir la carga en su interior. Además, dispone de rieles con argollas móviles y una cinta que permite ajustar los bultos para que queden completamente inmovilizados en su interior.

Como es habitual en la marca, el listado de equipamientos abarca multitud de aspectos relacionados con la funcionalidad, seguridad y comodidad. Entre los más destacados llaman la atención los faros adaptativos, las diferentes combinaciones de tapicerías en cuero y tejido, asientos eléctricos, equipos de sonido y navegación, diferentes tipos de llantas, sistema de arranque por botón, conexión inalámbrica de teléfono móvil, sistema electrónico de apertura y cierre del maletero o cámara de televisión para facilitar las maniobras de aparcamiento marcha atrás (si quieres ver más detalles acerca de las opciones, puedes pinchar en la pestaña superior “Equipamiento”).

En materia de seguridad tampoco se ha escatimado. El Allroad dispone de sistema de control de estabilidad ESP, no desconectable, pero con un ajuste específico denominado ESP Offroad que permite desconectar el sistema de control de tracción y retrasa la intervención del control de estabilidad.

Cuenta con ABS de última generación, airbags frontales, laterales y de cortina, freno de estacionamiento eléctrico con función “hill holder”, que ayuda a arrancar en pendientes evitando que el coche se vaya hacia atrás, climatizador automático con sensor de radiación solar, sistema de control de presión de neumáticos, etc.

Han pasado ya más de cinco años desde que la marca de los cuatro aros inició esta apasionante aventura con la anterior generación del Allroad. Pionero en esta particular categoría del mercado y fabricado exclusivamente en carrocería Avant o familiar, el éxito del modelo quedó avalado por las más de 90.000 unidades que se vendieron en todo el mundo. Inicialmente se puso a la venta con el motor Diesel de seis cilindros y con el gasolina 2.7 biturbo de 250 CV, para incorporarse, a mediados de 2002, la variante V8 4.2 de 300 CV de potencia.

Ya en aquel momento quedaron demostradas sus buenas aptitudes para moverse por campo sin perder la agilidad requerida en una berlina para circular por carretera. Precisamente este aspecto fue muy bien valorado por los clientes que buscaban un modelo capaz de permitir largos desplazamientos a ritmos vivos y a su vez fuera capaz de moverse con soltura por caminos o pistas forestales.

Ahora el planteamiento del modelo es similar, pero se ha ido un paso más adelante en cuanto a refinamiento, exclusividad y prestaciones, pues la nueva generación se ofrece –de momento- con motores de hasta 350 CV de potencia, todo un derroche.

La nueva generación, que se denomina A6 Allroad quattro (anteriormente sólo se llamaba Allroad), está basada en la carrocería Avant del actual A6, con tracción permanente quattro y sistema de suspensión neumática regulable en cinco posiciones -de serie- para todas las versiones, pero ya no dispone de reductora, como algunas de las variantes de la anterior generación.

Las dimensiones del nuevo A6 Allroad son idénticas a las de la versión convencional en lo que a longitud y anchura se refiere, ya que la altura puede variar en función de la posición de los conjuntos neumáticos, y oscila entre 1.459 mm y 1.519 milímetros. Sorprendentemente, las vías sí varían respecto a un A6, siendo las del nuevo Allroad un poco más estrechas, pero se mantiene el mismo tipo de suspensión, con paralelogramo deformable con triángulos superpuestos en el eje delantero y paralelogramo deformable con brazo y triángulo para el tren posterior.

Las diferencias estéticas respecto a un A6 Avant son palpables, pero se centran principalmente en la incorporación de elementos protectores de la carrocería, más llamativos. Así, lo primero que destaca es la enorme parrilla delantera cromada, que recorre toda la altura frontal y un protector delantero de acero inoxidable. Las tomas de aire inferiores han sido modificadas respecto a las del A6 y se encuentran enmarcadas por una moldura protectora que recorre todo el lateral (pasos de rueda y taloneras) hasta el paragolpes posterior, que también dispone de un protector metálico específico. Opcionalmente, Audi ofrece la posibilidad de incorporar estos elementos plásticos pintados del mismo color de la carrocería. También se encuentran disponibles los marcos de las ventanillas, barras de techo y molduras en acabado aluminio.

En el interior no hay muchas diferencias respecto a las versiones conocidas, salvo las terminaciones interiores de moquetas resistentes y la posibilidad de combinar diferentes tapicerías con remates de molduras en diferentes maderas o revestimientos mecánicos.

Lo que sí es algo diferente es el maletero, no por su capacidad, que no varía (565 litros), sino por la posibilidad de contar con un revestimiento doble plegable (125 euros) que permite superponer el paragolpes con un faldón plástico para evitar manchas, arañazos o rayaduras al introducir la carga en su interior. Además, dispone de rieles con argollas móviles y una cinta que permite ajustar los bultos para que queden completamente inmovilizados en su interior.

Como es habitual en la marca, el listado de equipamientos abarca multitud de aspectos relacionados con la funcionalidad, seguridad y comodidad. Entre los más destacados llaman la atención los faros adaptativos, las diferentes combinaciones de tapicerías en cuero y tejido, asientos eléctricos, equipos de sonido y navegación, diferentes tipos de llantas, sistema de arranque por botón, conexión inalámbrica de teléfono móvil, sistema electrónico de apertura y cierre del maletero o cámara de televisión para facilitar las maniobras de aparcamiento marcha atrás (si quieres ver más detalles acerca de las opciones, puedes pinchar en la pestaña superior “Equipamiento”).

En materia de seguridad tampoco se ha escatimado. El Allroad dispone de sistema de control de estabilidad ESP, no desconectable, pero con un ajuste específico denominado ESP Offroad que permite desconectar el sistema de control de tracción y retrasa la intervención del control de estabilidad.

Cuenta con ABS de última generación, airbags frontales, laterales y de cortina, freno de estacionamiento eléctrico con función “hill holder”, que ayuda a arrancar en pendientes evitando que el coche se vaya hacia atrás, climatizador automático con sensor de radiación solar, sistema de control de presión de neumáticos, etc.

Han pasado ya más de cinco años desde que la marca de los cuatro aros inició esta apasionante aventura con la anterior generación del Allroad. Pionero en esta particular categoría del mercado y fabricado exclusivamente en carrocería Avant o familiar, el éxito del modelo quedó avalado por las más de 90.000 unidades que se vendieron en todo el mundo. Inicialmente se puso a la venta con el motor Diesel de seis cilindros y con el gasolina 2.7 biturbo de 250 CV, para incorporarse, a mediados de 2002, la variante V8 4.2 de 300 CV de potencia.

Ya en aquel momento quedaron demostradas sus buenas aptitudes para moverse por campo sin perder la agilidad requerida en una berlina para circular por carretera. Precisamente este aspecto fue muy bien valorado por los clientes que buscaban un modelo capaz de permitir largos desplazamientos a ritmos vivos y a su vez fuera capaz de moverse con soltura por caminos o pistas forestales.

Ahora el planteamiento del modelo es similar, pero se ha ido un paso más adelante en cuanto a refinamiento, exclusividad y prestaciones, pues la nueva generación se ofrece –de momento- con motores de hasta 350 CV de potencia, todo un derroche.

La nueva generación, que se denomina A6 Allroad quattro (anteriormente sólo se llamaba Allroad), está basada en la carrocería Avant del actual A6, con tracción permanente quattro y sistema de suspensión neumática regulable en cinco posiciones -de serie- para todas las versiones, pero ya no dispone de reductora, como algunas de las variantes de la anterior generación.

Galería relacionada

Audi A6 Allroad 2006

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Hamilton pilotó la Yamaha de Rossi y Valentino condujo el Mercedes de Lewis...

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...