Audi A5 2.0 TFSI vs Lexus IS 250C

Encantador techo de lona o práctico techo metálico ¿con cuál se quedaría? Audi y Lexus proponen sus cabrios con la misma filosofía de lujo y elegancia pero con tecnologías diferentes; cada uno tiene sus virtudes y defectos pero, al final, los dos son perfectamente válidos.
-
Audi A5 2.0 TFSI vs Lexus IS 250C
Audi A5 2.0 TFSI vs Lexus IS 250C

El Lexus ofrece 485 litros de capacidad de maletero cuando lleva el techo cerrado y 160 litros cuando está descapotado. Esto implica que para viajar haymucho espacio para maletas y entraría de sobra el equipaje de fin de semana de cuatro personas (sin volverse loco, claro). En cambio, con el techo abierto, apenas hay espacio, aunque, como referencia, cabe una bolsa estándar con los palos de golf, y nada más. Para abrir el techo es necesario mover una cubierta enrollable que hay en el interior y que deja el espacio para que el techo no se golpee con nada. Esta cubierta resta muy poco espacio y es, en parte, la responsable de la buena capacidad del maletero cuando el techo está cerrado.

En el caso del Audi se dispone de 380 litros con el techo cerrado y de 300 con él abierto. Hay menos espacio, situación que en Audi resuelven con los respaldos traseros abatibles o la bolsa porta esquíes opcional -caben objetos de hasta 2 metros de largo-. El techo abierto queda replegado dentro de un cajón en el maletero que baja de la parte superior del mismo para, una vez capotado, volver manualmente a replegarse sobre la parte superior del maletero. En los dos coches estas operaciones son muy sencillas de realizar. Como era de esperar, en el Audi, a pesar de la excelente calidad de su techo -opcionalmente dispone de una capota reforzada- hay más ruidos mecánicos y aerodinámicos que en el Lexus, pero en ningún caso resultan molestos o insoportables. La visibilidad es algo mejor en el alemán, que dispone de un cristal trasero de mayores dimensiones. Esto en el IS se soluciona con unos reposacabezas abatibles desde el puesto de conducción, que permiten mayor visibilidad, pero que sólo podremos usar cuando no va nadie sentado detrás.

De serie disponen de la mayoría de elementos de seguridad a la altura de su imagen, precio y calidad. El Lexus se desmarca a la hora de ofrecer el airbag de rodillas para conductor y acompañante de serie. Los dos modelos disponen de rueda de repuesto de emergencia, detalle que el Audi puede sustituir por un kit repara pinchazos que, además, deja un útil hueco para albergar el deflector de viento trasero cuando no se utiliza, sin restar espacio al maletero.

Si nos fijamos en el precio de partida de los dos modelos, el Audi resulta 8.000 euros más barato. La diferencia es abismal, pero lógica. En esos 8.000 euros de más, el japonés ofrece un equipamiento mucho más completo, hasta el punto que si añadimos al A5 todo lo que el Lexus trae de serie, la diferencia de precio pasaría a ser sólo de 500 euros. La fórmula de Audi parece más acertada, puesto que en el Lexus estamos obligados a contar con extras que a lo mejor no siempre se precisan, como puede ser el cambio automático o los asientos eléctricos. Además, el japonés carece de la extensa lista de extras del alemán, aunque para muchos esto pueda suponer incluso una ventaja.

Al final los dos coches resultan más o menos igual de caros. A su favor diremos que de coches descapotables capricho, nada. Los dos son perfectamente utilizables todo el año; el A5 presenta un carácter más dinámico mientras que el Lexus apuesta por el confort. Da igual el que usted elija, que estará encantado de tener un coche así de bonito.

El Lexus ofrece 485 litros de capacidad de maletero cuando lleva el techo cerrado y 160 litros cuando está descapotado. Esto implica que para viajar haymucho espacio para maletas y entraría de sobra el equipaje de fin de semana de cuatro personas (sin volverse loco, claro). En cambio, con el techo abierto, apenas hay espacio, aunque, como referencia, cabe una bolsa estándar con los palos de golf, y nada más. Para abrir el techo es necesario mover una cubierta enrollable que hay en el interior y que deja el espacio para que el techo no se golpee con nada. Esta cubierta resta muy poco espacio y es, en parte, la responsable de la buena capacidad del maletero cuando el techo está cerrado.

En el caso del Audi se dispone de 380 litros con el techo cerrado y de 300 con él abierto. Hay menos espacio, situación que en Audi resuelven con los respaldos traseros abatibles o la bolsa porta esquíes opcional -caben objetos de hasta 2 metros de largo-. El techo abierto queda replegado dentro de un cajón en el maletero que baja de la parte superior del mismo para, una vez capotado, volver manualmente a replegarse sobre la parte superior del maletero. En los dos coches estas operaciones son muy sencillas de realizar. Como era de esperar, en el Audi, a pesar de la excelente calidad de su techo -opcionalmente dispone de una capota reforzada- hay más ruidos mecánicos y aerodinámicos que en el Lexus, pero en ningún caso resultan molestos o insoportables. La visibilidad es algo mejor en el alemán, que dispone de un cristal trasero de mayores dimensiones. Esto en el IS se soluciona con unos reposacabezas abatibles desde el puesto de conducción, que permiten mayor visibilidad, pero que sólo podremos usar cuando no va nadie sentado detrás.

De serie disponen de la mayoría de elementos de seguridad a la altura de su imagen, precio y calidad. El Lexus se desmarca a la hora de ofrecer el airbag de rodillas para conductor y acompañante de serie. Los dos modelos disponen de rueda de repuesto de emergencia, detalle que el Audi puede sustituir por un kit repara pinchazos que, además, deja un útil hueco para albergar el deflector de viento trasero cuando no se utiliza, sin restar espacio al maletero.

Si nos fijamos en el precio de partida de los dos modelos, el Audi resulta 8.000 euros más barato. La diferencia es abismal, pero lógica. En esos 8.000 euros de más, el japonés ofrece un equipamiento mucho más completo, hasta el punto que si añadimos al A5 todo lo que el Lexus trae de serie, la diferencia de precio pasaría a ser sólo de 500 euros. La fórmula de Audi parece más acertada, puesto que en el Lexus estamos obligados a contar con extras que a lo mejor no siempre se precisan, como puede ser el cambio automático o los asientos eléctricos. Además, el japonés carece de la extensa lista de extras del alemán, aunque para muchos esto pueda suponer incluso una ventaja.

Al final los dos coches resultan más o menos igual de caros. A su favor diremos que de coches descapotables capricho, nada. Los dos son perfectamente utilizables todo el año; el A5 presenta un carácter más dinámico mientras que el Lexus apuesta por el confort. Da igual el que usted elija, que estará encantado de tener un coche así de bonito.

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...