Audi A3 Cabrio 1.8 TFSi

En lugar de apuntarse a la moda coupé cabrio con techo duro, el A3 opta por una capota de lona en su variante cabrio. Gana así en velocidad de apertura, espacio longitudinal en las plazas traseras y apenas pierde en maletero. Con el motor 1.8 TFSI suma suavidad de marcha y un buen rendimiento.
-
Audi A3 Cabrio 1.8 TFSi
Audi A3 Cabrio 1.8 TFSi

La protección en caso de vuelco se garantiza con dos arcos de seguridad que integran los reposacabezas traseros. Transmiten sensación de solidez pero restan visibilidad desde el retrovisor central cuando el techo está cerrado, dejando un pequeño hueco entre los dos reposacabezas, que obliga a confiar más en los retrovisores exteriores. La segunda ventaja de los cabrios con techo de lona a la que hacíamos referencia al principio es la habitabilidad; es lógico, hay menos mecanismos y el propio techo se dobla en forma de Z sobre el hueco del maletero, lo que permite unas plazas traseras mejores. En el caso del A3 esto se cumple con unas cotas longitudinales –espacio para las piernas de los ocupantes- muy buenas. En lo que respecta a anchura interior detrás, se pasa de los 132 cm de la versión 3 puertas a los 107 cm medidos en el cabrio, que convierten a este coche en un cuatro plazas. Como referencia en esta medición, es 5 cm más ancho que un Eos pero entre 3 y 13 cm menos que los coupé cabrio de Focus, Mégane, 307 y C70.

Con relación al BMW Serie 1 Cabrio, que es con quien, teóricamente, guardará mayor rivalidad, vence con 5 cm más de anchura en las plazas traseras y superior espacio para las piernas atrás. Medidas aparte, dos adultos irán sentados detrás sin más problemas de espacio que en el 3 puertas. Para un viaje largo, el inconveniente puede venir por parte del maletero y su capacidad. Esta, con 310 litros, se ha visto reducida en 50 litros con respecto al 3 puertas –330 litros ofrece el Serie 1 Cabrio, pero no permite abatir los respaldos y aumentar su capacidad como en el Audi-. No es mucho, dado que ahora tiene que albergar al techo, pero queda muy lejos de lo que ofrecen sus otros rivales que rondan en todos casos los 500 litros, cuando el techo está cerrado.

Donde no le gana ninguno es en capacidad cuando el techo está abierto, puesto que mientras los coupé cabrio reducen su maletero a una tercera parte de su capacidad, en el Audi se mantiene tal cual. Eso sí, si pretende llenar todo el maletero, le recomendamos que utilice bolsas blandas, puesto que la boca de carga es pequeña y la parte superior no guarda la misma altura en todo el hueco. Otra ventaja que no es común en un descapotable es que los respaldos traseros se pueden abatir -incluso cuando está descapotado-, y por medio de unos tiradores ubicados en las paredes del maletero, que facilitan mucho la labor, con lo que se solucionan los problemas de la reducción de maletero. El hueco de acceso al habitáculo no es muy grande pero cumple de sobra con su cometido.

Techo de lona
Comportamiento

La protección en caso de vuelco se garantiza con dos arcos de seguridad que integran los reposacabezas traseros. Transmiten sensación de solidez pero restan visibilidad desde el retrovisor central cuando el techo está cerrado, dejando un pequeño hueco entre los dos reposacabezas, que obliga a confiar más en los retrovisores exteriores. La segunda ventaja de los cabrios con techo de lona a la que hacíamos referencia al principio es la habitabilidad; es lógico, hay menos mecanismos y el propio techo se dobla en forma de Z sobre el hueco del maletero, lo que permite unas plazas traseras mejores. En el caso del A3 esto se cumple con unas cotas longitudinales –espacio para las piernas de los ocupantes- muy buenas. En lo que respecta a anchura interior detrás, se pasa de los 132 cm de la versión 3 puertas a los 107 cm medidos en el cabrio, que convierten a este coche en un cuatro plazas. Como referencia en esta medición, es 5 cm más ancho que un Eos pero entre 3 y 13 cm menos que los coupé cabrio de Focus, Mégane, 307 y C70.

Con relación al BMW Serie 1 Cabrio, que es con quien, teóricamente, guardará mayor rivalidad, vence con 5 cm más de anchura en las plazas traseras y superior espacio para las piernas atrás. Medidas aparte, dos adultos irán sentados detrás sin más problemas de espacio que en el 3 puertas. Para un viaje largo, el inconveniente puede venir por parte del maletero y su capacidad. Esta, con 310 litros, se ha visto reducida en 50 litros con respecto al 3 puertas –330 litros ofrece el Serie 1 Cabrio, pero no permite abatir los respaldos y aumentar su capacidad como en el Audi-. No es mucho, dado que ahora tiene que albergar al techo, pero queda muy lejos de lo que ofrecen sus otros rivales que rondan en todos casos los 500 litros, cuando el techo está cerrado.

Donde no le gana ninguno es en capacidad cuando el techo está abierto, puesto que mientras los coupé cabrio reducen su maletero a una tercera parte de su capacidad, en el Audi se mantiene tal cual. Eso sí, si pretende llenar todo el maletero, le recomendamos que utilice bolsas blandas, puesto que la boca de carga es pequeña y la parte superior no guarda la misma altura en todo el hueco. Otra ventaja que no es común en un descapotable es que los respaldos traseros se pueden abatir -incluso cuando está descapotado-, y por medio de unos tiradores ubicados en las paredes del maletero, que facilitan mucho la labor, con lo que se solucionan los problemas de la reducción de maletero. El hueco de acceso al habitáculo no es muy grande pero cumple de sobra con su cometido.

Techo de lona
Comportamiento
Te recomendamos

Con un diseño deportivo, el mayor espacio de su clase, los motores con menor consumo ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

El fabricante japonés sigue buscando los límites de su compacto y parece no hallarle ...