Audi A3

La drástica reducción de peso es un factor decisivo de cara a consumos, comportamiento e incluso confort, pero para ser el rey de los compactos hace falta algo más. ¿Lo tiene el nuevo A3?
-
Audi A3
Audi A3

El último Audi A3 pesa hasta 80 kg menos que su antecesor, es decir lo mismo que el modelo que se lanzó en 1996. Todo un logro si tenemos en cuenta que el equipamiento ha aumentado muchísimo, y que los niveles de seguridad están a la altura de lo más avanzado del momento. La "culpa" de esta pérdida de peso a nivel estructural la tienen los aceros endurecidos en molde, llamados aceros de ultra alta resistencia, así como los aceros de alta y altísima resistencia, que en conjunto reducen 18 kg el peso del coche, ya que gracias a sus propiedades se necesita menor cantidad de material. El aluminio se emplea en el capó (-7 kg frente a uno de chapa de acero), las aletas delanteras (-2,2 kg) y una zona deformable tras el paragolpes que ahorra 1,5 kg, siempre en la zona delantera para mejorar el reparto de pesos. De igual modo, gracias al aluminio el eje delantero pesa 6 kg menos.

También dentro del habitáculo se ha mirado con lupa cada gramo en comparación con el anterior Audi A3. La reducción de peso abarca asientos (-4 kg), cableado y centralitas (-1,5 kg), climatizador y motor del ventilador con menos bobinado (-4 kg), base del reposabrazos en magnesio (-1,2 kg), remaches de plástico en lugar de acero (-4 gramos por unión)... todo aporta su granito de arena. En cuanto a los motores, el bloque de aluminio del 1.4 TFSI (-15 kg) es lo más notable, y convierte a esta versión en la más ligera de la gama, con unos óptimos 1.175 kg (sin contar conductor).

Llega la hora de conducirlo y, tras encontrar la posición al volante perfecta en pocos segundos, pulsamos el botón de arranque de la versión 1.8 TFSI. No vibra y apenas suena, y el buen aislamiento se confirma en los primeros metros recorridos. Tacto de pedales, cambio y dirección ya eran muy buenos, pero han ganado todavía más refinamiento y precisión, hasta el punto de ser incluso mejores que en categorías muy superiores. El freno comienza a actuar justo al principio de su recorrido, lo que permite buena dosificación y, sobre todo, una gran inmediatez en caso de frenada imprevista o conducción deportiva. El elevado agrado de uso aumenta a medida que comprobamos el confort de suspensión, el buen rendimiento y respuesta de la mecánica, y, sobre todo, su agilidad en curvas. Nuestra unidad llevaba suspensión de serie —en opción habrá opciones más firmes, así como amortiguadores pilotados Magnetic Ride—, y con ella es posible mantener un altísimo ritmo en tramos revirados sin apenas esfuerzo aparente, ni por nuestra parte, ni por parte del coche. El contenido peso del conjunto permite no recurrir a tarados incómodos para lograr eficacia y muy poco balanceo, y el tren trasero redondea los giros con mucha naturalidad en caso de entrar demasiado rápido en una curva, haciendo que el eje delantero no llegue a saturarse. Se siente ligero y ágil, pero al mismo tiempo con un gran aplomo y una pisada digna de elogio, por lo que no queremos ni pensar cómo serán las futuras versiones deportivas... De momento, a final de año llegará la tracción quattro para las motorizaciones más potentes.

El contenido peso del conjunto permite no recurrir a tarados incómodos para lograr eficacia y una gran agilidad en curva. También los consumos se benefician de ello.

En el apartado de seguridad basta decir que puede llevar control de crucero adaptativo mediante radar —con función de arranque y parada si va en combinación con el cambio automático S tronic—, frenado automático de emergencia —total por debajo de 30 km/h—, asistente activo de mantenimiento de carril, reconocimiento de señales de tráfico y control de ángulo muerto, este último con cuatro LED's en cada retrovisor exterior que resultan mucho más luminosos y visibles que en otros modelos de la marca.

En lo que a elementos de confort se refiere, no falta asistente de aparcamiento automático, que necesita 80 cm adicionales a la longitud del coche para realizar la maniobra, así como un completísimo sistema de información y entretenimiento, esta vez llevado a su última evolución y con características de modelos de gama más alta, ya que, además de reproducir imágenes tridimensionales o vídeos en formato mpeg4 gracias a un potente procesador gráfico, cuenta con posibilidad de visualizar mapas de Google Earth, fotos de Google Street View, conexión a Internet o punto de acceso Wi-Fi. Todo ello gestionado desde una pantalla ultra fina, de 800 x 480 píxeles de resolución y generosas dimensiones, que emerge del salpicadero de manera silenciosa y elegante. El corazón del sistema va ubicado en la guantera, que se queda algo justa de tamaño, pero a cambio permite una consola central muy limpia de botones y con un diseño bastante personal. La reducción del número de pulsadores también es producto de la agrupación de varias funciones en un mismo botón, siempre de manera intuitiva. Por ejemplo, desplazando la rueda de volumen lateralmente a derecha o izquierda se avanza o retrocede a la siguiente canción, y el mando giratorio del MMI es más grande porque su superficie es táctil, con lo que se puede mover el mapa del navegador, o escribir una dirección de destino de manera muy sencilla. Un auténtico capricho que, al igual que su equipo de sonido Bang & Olufsen, gustará a los más sibaritas. Como cabría esperar, la mayoría de dispositivos serán opcionales, y en la larga lista de extras también habrá remates interiores para todos los gustos, pues se han cuidado los acabados y las inserciones con mucho esmero. Aún no se conocen los precios de la gama, únicamente de la versión de acceso 1.2 TFSI, de 105 CV, que partirá de 22.500 euros. Eso sí, todo hay que decirlo, tanto el 1.2 TFSI como el 1.6 TDI, que son los motores básicos, contarán con un eje torsional en el tren trasero en lugar del más costoso multibrazo del resto de la gama, algo similar a lo que ocurre con el VW Beetle.

De momento sólo se ha comunicado el precio del Audi A3 1.2 TFSI 105 CV, que costará 22.500 € con acabado Attraction (como ocurre ahora, habrá también Ambition y Ambiente). Primero llegarán los 2.0 TDI (150 CV), 1.8 TFSI S tronic (180 CV) y 1.4 TFSI (122 CV), que son las versiones de lanzamiento y se pueden pedir a finales de mayo, con entrega a finales de agosto. El resto de motorizaciones se irán incorporando desde agosto hasta final de año

Galería relacionada

Audi A3 la prueba

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...