Alfa Brera

Clase, mucha clase. Alfa Romeo quiere volver por sus fueros de marca deportiva y pone a la venta uno de esos coches capaces de enamorar al primer vistazo. Llega el Alfa Brera, todo un gentleman dispuesto a seducir.
Autopista -
Alfa Brera
Alfa Brera

Pronto lo verás en carretera (de hecho, ya lo tienes en los concesionarios) y te aseguramos una cosa: te volverás para mirarlo. El Brera es un Alfa Romeo de pura cepa. Vestido de gala por la mano de Giorgetto Giugiaro, quiere recordar la línea de los deportivos de los años 50.

Líneas rotundas, aristas vivas, parece cortado a golpe de catana. El frontal, como ya es un clásico en la marca, coronado por la parrilla triangular. Los laterales, muy de coupé, están surcados por una nervadura viva, a flor de piel. No te pierdas sus pasos de rueda tan ensanchados... y, de repente, para nosotros una de sus principales armas de seducción: un toque incluso vanguardista en su parte trasera, con esa luna en forma de pentágono y ese pequeño alerón, y cuatro salidas de escape. Si quieres, puedes equiparlo con un espectacular techo solar que le recorrerá prácticamente de alante a atrás (lo tienes en la versión Selective).

Tiene unos neumáticos de tamaño 225/50 sobre llantas de 16 pulgadas (en su versión básica, ya que puedes optar por 17 ó 18 pulgadas). Incluso te permiten elegir entre 8 tipos distintos de las llantas de aleación.

Si todavía no te has enamorado, te advertimos que, en este auténtico “latin lover”, la belleza también está en el interior. Lo encontrarás con dos acabados. Ya en el básico, presenta siete airbags, volante en piel, climatizador bizona, sensores de aparcamiento y radio con lector de CD, entre otros elementos. Si quieres el techo solar, el Sky View, tendrás que optar por el segundo nivel de acabado. La diferencia entre ambos es de 2.000 euros y, además, añade llantas de aleación de 17 ó 18 pulgadas (según motorización), faros Bi-Xenon, control de crucero y sensores de lluvia y de iluminación. Podrás elegir entre diez colores distintos de carrocería y cuatro revestimientos interiores diferentes, entre los que se incluyen los de piel.

Como opciones, figuran las llantas de 18 pulgadas, los asientos deportivos en piel y la radio con lector CD y MP3.

El Brera sólo se puede adquirir, de momento, con motores de gasolina de inyección directa JTS y cambio manual. El propulsor básico es un 2.2 de 185 CV y el tope de gama, el 3.2 V6 de 260 CV, que además incorpora la tracción permanente Q4. Más adelante, te hablaremos en detalle de ellos, ya que hemos podido conducir las dos versiones. Si quieres un Diesel, tendrás que esperar hasta abril, fecha en la que la marca comenzará a vender el 2.4 JTD de 200 CV. Estas mecánicas van unidas a cajas manuales de seis relaciones, pero la marca ha anunciado la llegada en breve de transmisiones automáticas.

Antes de nada, hablemos de precios. El Brera se sitúa a partir de los 33.900 euros. Su rival más directo, el Audi TT, tiene un precio de salida de 30.680 euros. Otros modelos como el Mazda RX-8 y el Nissan 350 Z (éste, biplaza) son más caros (a partir de 38.379 y 43.350 euros, respectivamente).

Alfa Brera 2.2 JTS 185CV COUPE CM Distinctive: 33.900 €
Alfa Brera 2.2 JTS 185CV COUPE CM Selective Sky View: 35.900 €
Alfa Brera 3.2 260CV COUPE CM Distinctive Q4: 41.400 €
Alfa Brera 3.2 260CV COUPE CM Selective Q4 Sky View: 43.400 €

No lo parece, pero el Brera sería el XXL de la categoría: el más ancho, el más largo, el más alto y el que tiene mayor maletero. Sin embargo, descarta utilizar sus plazas traseras. Es curioso, pero 2+2 a veces no son 4. Atrás, apenas hay sitio para las piernas de los pasajeros. Tan sólo valdría para llevar la sillita de los niños, ya que el techo también resulta muy bajo: si mides más de 1,80 metros, más te vale ser contorsionista para ocupar estas plazas.

¿La razón? Los imperativos del diseño. Curiosamente, modelos más cortos que él (como el Mazda RX-8 o el Nissan 350 Z) tienen una batalla más generosa. A su favor, un sistema eléctrico para mover los asientos y facilitar el acceso al interior del vehículo. Además, el Brera puede presumir de maletero en un segmento que parece olvidarse de este apartado: según datos oficiales, tiene 300 litros de capacidad, que se pueden ampliar hasta los 610 si abatimos los asientos (incluso presenta un hueco porta esquís).

En Alfa Romeo han indagado a quién le puede interesar un Brera. Están seguros de que será un coche de club de fans, de lo que ellos ya llaman fieles “alfistas”. Su cliente tipo: hombres de entre 35 y 55 años, pasionales del estilo y con un poder adquisitivo medio-alto.
¿Hay el suficiente mercado? Para este 2006, esperan vender 680 unidades del Brera y del Spider (su versión descapotable que se presentará en el próximo Salón de Ginebra) y, en 2007, ya tiran la casa por la ventana y pretenden alcanzar las 1.000 unidades. Estaríamos hablando de más de un 4 por ciento de un segmento que apenas comercializa en España 25.000 coches al año. Distinción, asegurada.

Pronto lo verás en carretera (de hecho, ya lo tienes en los concesionarios) y te aseguramos una cosa: te volverás para mirarlo. El Brera es un Alfa Romeo de pura cepa. Vestido de gala por la mano de Giorgetto Giugiaro, quiere recordar la línea de los deportivos de los años 50.

Líneas rotundas, aristas vivas, parece cortado a golpe de catana. El frontal, como ya es un clásico en la marca, coronado por la parrilla triangular. Los laterales, muy de coupé, están surcados por una nervadura viva, a flor de piel. No te pierdas sus pasos de rueda tan ensanchados... y, de repente, para nosotros una de sus principales armas de seducción: un toque incluso vanguardista en su parte trasera, con esa luna en forma de pentágono y ese pequeño alerón, y cuatro salidas de escape. Si quieres, puedes equiparlo con un espectacular techo solar que le recorrerá prácticamente de alante a atrás (lo tienes en la versión Selective).

Tiene unos neumáticos de tamaño 225/50 sobre llantas de 16 pulgadas (en su versión básica, ya que puedes optar por 17 ó 18 pulgadas). Incluso te permiten elegir entre 8 tipos distintos de las llantas de aleación.

Si todavía no te has enamorado, te advertimos que, en este auténtico “latin lover”, la belleza también está en el interior. Lo encontrarás con dos acabados. Ya en el básico, presenta siete airbags, volante en piel, climatizador bizona, sensores de aparcamiento y radio con lector de CD, entre otros elementos. Si quieres el techo solar, el Sky View, tendrás que optar por el segundo nivel de acabado. La diferencia entre ambos es de 2.000 euros y, además, añade llantas de aleación de 17 ó 18 pulgadas (según motorización), faros Bi-Xenon, control de crucero y sensores de lluvia y de iluminación. Podrás elegir entre diez colores distintos de carrocería y cuatro revestimientos interiores diferentes, entre los que se incluyen los de piel.

Como opciones, figuran las llantas de 18 pulgadas, los asientos deportivos en piel y la radio con lector CD y MP3.

El Brera sólo se puede adquirir, de momento, con motores de gasolina de inyección directa JTS y cambio manual. El propulsor básico es un 2.2 de 185 CV y el tope de gama, el 3.2 V6 de 260 CV, que además incorpora la tracción permanente Q4. Más adelante, te hablaremos en detalle de ellos, ya que hemos podido conducir las dos versiones. Si quieres un Diesel, tendrás que esperar hasta abril, fecha en la que la marca comenzará a vender el 2.4 JTD de 200 CV. Estas mecánicas van unidas a cajas manuales de seis relaciones, pero la marca ha anunciado la llegada en breve de transmisiones automáticas.

Antes de nada, hablemos de precios. El Brera se sitúa a partir de los 33.900 euros. Su rival más directo, el Audi TT, tiene un precio de salida de 30.680 euros. Otros modelos como el Mazda RX-8 y el Nissan 350 Z (éste, biplaza) son más caros (a partir de 38.379 y 43.350 euros, respectivamente).

Alfa Brera 2.2 JTS 185CV COUPE CM Distinctive: 33.900 €
Alfa Brera 2.2 JTS 185CV COUPE CM Selective Sky View: 35.900 €
Alfa Brera 3.2 260CV COUPE CM Distinctive Q4: 41.400 €
Alfa Brera 3.2 260CV COUPE CM Selective Q4 Sky View: 43.400 €

No lo parece, pero el Brera sería el XXL de la categoría: el más ancho, el más largo, el más alto y el que tiene mayor maletero. Sin embargo, descarta utilizar sus plazas traseras. Es curioso, pero 2+2 a veces no son 4. Atrás, apenas hay sitio para las piernas de los pasajeros. Tan sólo valdría para llevar la sillita de los niños, ya que el techo también resulta muy bajo: si mides más de 1,80 metros, más te vale ser contorsionista para ocupar estas plazas.

¿La razón? Los imperativos del diseño. Curiosamente, modelos más cortos que él (como el Mazda RX-8 o el Nissan 350 Z) tienen una batalla más generosa. A su favor, un sistema eléctrico para mover los asientos y facilitar el acceso al interior del vehículo. Además, el Brera puede presumir de maletero en un segmento que parece olvidarse de este apartado: según datos oficiales, tiene 300 litros de capacidad, que se pueden ampliar hasta los 610 si abatimos los asientos (incluso presenta un hueco porta esquís).

En Alfa Romeo han indagado a quién le puede interesar un Brera. Están seguros de que será un coche de club de fans, de lo que ellos ya llaman fieles “alfistas”. Su cliente tipo: hombres de entre 35 y 55 años, pasionales del estilo y con un poder adquisitivo medio-alto.
¿Hay el suficiente mercado? Para este 2006, esperan vender 680 unidades del Brera y del Spider (su versión descapotable que se presentará en el próximo Salón de Ginebra) y, en 2007, ya tiran la casa por la ventana y pretenden alcanzar las 1.000 unidades. Estaríamos hablando de más de un 4 por ciento de un segmento que apenas comercializa en España 25.000 coches al año. Distinción, asegurada.

Pronto lo verás en carretera (de hecho, ya lo tienes en los concesionarios) y te aseguramos una cosa: te volverás para mirarlo. El Brera es un Alfa Romeo de pura cepa. Vestido de gala por la mano de Giorgetto Giugiaro, quiere recordar la línea de los deportivos de los años 50.

Líneas rotundas, aristas vivas, parece cortado a golpe de catana. El frontal, como ya es un clásico en la marca, coronado por la parrilla triangular. Los laterales, muy de coupé, están surcados por una nervadura viva, a flor de piel. No te pierdas sus pasos de rueda tan ensanchados... y, de repente, para nosotros una de sus principales armas de seducción: un toque incluso vanguardista en su parte trasera, con esa luna en forma de pentágono y ese pequeño alerón, y cuatro salidas de escape. Si quieres, puedes equiparlo con un espectacular techo solar que le recorrerá prácticamente de alante a atrás (lo tienes en la versión Selective).

Tiene unos neumáticos de tamaño 225/50 sobre llantas de 16 pulgadas (en su versión básica, ya que puedes optar por 17 ó 18 pulgadas). Incluso te permiten elegir entre 8 tipos distintos de las llantas de aleación.

Si todavía no te has enamorado, te advertimos que, en este auténtico “latin lover”, la belleza también está en el interior. Lo encontrarás con dos acabados. Ya en el básico, presenta siete airbags, volante en piel, climatizador bizona, sensores de aparcamiento y radio con lector de CD, entre otros elementos. Si quieres el techo solar, el Sky View, tendrás que optar por el segundo nivel de acabado. La diferencia entre ambos es de 2.000 euros y, además, añade llantas de aleación de 17 ó 18 pulgadas (según motorización), faros Bi-Xenon, control de crucero y sensores de lluvia y de iluminación. Podrás elegir entre diez colores distintos de carrocería y cuatro revestimientos interiores diferentes, entre los que se incluyen los de piel.

Como opciones, figuran las llantas de 18 pulgadas, los asientos deportivos en piel y la radio con lector CD y MP3.

El Brera sólo se puede adquirir, de momento, con motores de gasolina de inyección directa JTS y cambio manual. El propulsor básico es un 2.2 de 185 CV y el tope de gama, el 3.2 V6 de 260 CV, que además incorpora la tracción permanente Q4. Más adelante, te hablaremos en detalle de ellos, ya que hemos podido conducir las dos versiones. Si quieres un Diesel, tendrás que esperar hasta abril, fecha en la que la marca comenzará a vender el 2.4 JTD de 200 CV. Estas mecánicas van unidas a cajas manuales de seis relaciones, pero la marca ha anunciado la llegada en breve de transmisiones automáticas.

Antes de nada, hablemos de precios. El Brera se sitúa a partir de los 33.900 euros. Su rival más directo, el Audi TT, tiene un precio de salida de 30.680 euros. Otros modelos como el Mazda RX-8 y el Nissan 350 Z (éste, biplaza) son más caros (a partir de 38.379 y 43.350 euros, respectivamente).

Alfa Brera 2.2 JTS 185CV COUPE CM Distinctive: 33.900 €
Alfa Brera 2.2 JTS 185CV COUPE CM Selective Sky View: 35.900 €
Alfa Brera 3.2 260CV COUPE CM Distinctive Q4: 41.400 €
Alfa Brera 3.2 260CV COUPE CM Selective Q4 Sky View: 43.400 €

No lo parece, pero el Brera sería el XXL de la categoría: el más ancho, el más largo, el más alto y el que tiene mayor maletero. Sin embargo, descarta utilizar sus plazas traseras. Es curioso, pero 2+2 a veces no son 4. Atrás, apenas hay sitio para las piernas de los pasajeros. Tan sólo valdría para llevar la sillita de los niños, ya que el techo también resulta muy bajo: si mides más de 1,80 metros, más te vale ser contorsionista para ocupar estas plazas.

¿La razón? Los imperativos del diseño. Curiosamente, modelos más cortos que él (como el Mazda RX-8 o el Nissan 350 Z) tienen una batalla más generosa. A su favor, un sistema eléctrico para mover los asientos y facilitar el acceso al interior del vehículo. Además, el Brera puede presumir de maletero en un segmento que parece olvidarse de este apartado: según datos oficiales, tiene 300 litros de capacidad, que se pueden ampliar hasta los 610 si abatimos los asientos (incluso presenta un hueco porta esquís).

En Alfa Romeo han indagado a quién le puede interesar un Brera. Están seguros de que será un coche de club de fans, de lo que ellos ya llaman fieles “alfistas”. Su cliente tipo: hombres de entre 35 y 55 años, pasionales del estilo y con un poder adquisitivo medio-alto.
¿Hay el suficiente mercado? Para este 2006, esperan vender 680 unidades del Brera y del Spider (su versión descapotable que se presentará en el próximo Salón de Ginebra) y, en 2007, ya tiran la casa por la ventana y pretenden alcanzar las 1.000 unidades. Estaríamos hablando de más de un 4 por ciento de un segmento que apenas comercializa en España 25.000 coches al año. Distinción, asegurada.

Pronto lo verás en carretera (de hecho, ya lo tienes en los concesionarios) y te aseguramos una cosa: te volverás para mirarlo. El Brera es un Alfa Romeo de pura cepa. Vestido de gala por la mano de Giorgetto Giugiaro, quiere recordar la línea de los deportivos de los años 50.

Líneas rotundas, aristas vivas, parece cortado a golpe de catana. El frontal, como ya es un clásico en la marca, coronado por la parrilla triangular. Los laterales, muy de coupé, están surcados por una nervadura viva, a flor de piel. No te pierdas sus pasos de rueda tan ensanchados... y, de repente, para nosotros una de sus principales armas de seducción: un toque incluso vanguardista en su parte trasera, con esa luna en forma de pentágono y ese pequeño alerón, y cuatro salidas de escape. Si quieres, puedes equiparlo con un espectacular techo solar que le recorrerá prácticamente de alante a atrás (lo tienes en la versión Selective).

Tiene unos neumáticos de tamaño 225/50 sobre llantas de 16 pulgadas (en su versión básica, ya que puedes optar por 17 ó 18 pulgadas). Incluso te permiten elegir entre 8 tipos distintos de las llantas de aleación.

Si todavía no te has enamorado, te advertimos que, en este auténtico “latin lover”, la belleza también está en el interior. Lo encontrarás con dos acabados. Ya en el básico, presenta siete airbags, volante en piel, climatizador bizona, sensores de aparcamiento y radio con lector de CD, entre otros elementos. Si quieres el techo solar, el Sky View, tendrás que optar por el segundo nivel de acabado. La diferencia entre ambos es de 2.000 euros y, además, añade llantas de aleación de 17 ó 18 pulgadas (según motorización), faros Bi-Xenon, control de crucero y sensores de lluvia y de iluminación. Podrás elegir entre diez colores distintos de carrocería y cuatro revestimientos interiores diferentes, entre los que se incluyen los de piel.

Como opciones, figuran las llantas de 18 pulgadas, los asientos deportivos en piel y la radio con lector CD y MP3.

El Brera sólo se puede adquirir, de momento, con motores de gasolina de inyección directa JTS y cambio manual. El propulsor básico es un 2.2 de 185 CV y el tope de gama, el 3.2 V6 de 260 CV, que además incorpora la tracción permanente Q4. Más adelante, te hablaremos en detalle de ellos, ya que hemos podido conducir las dos versiones. Si quieres un Diesel, tendrás que esperar hasta abril, fecha en la que la marca comenzará a vender el 2.4 JTD de 200 CV. Estas mecánicas van unidas a cajas manuales de seis relaciones, pero la marca ha anunciado la llegada en breve de transmisiones automáticas.

Antes de nada, hablemos de precios. El Brera se sitúa a partir de los 33.900 euros. Su rival más directo, el Audi TT, tiene un precio de salida de 30.680 euros. Otros modelos como el Mazda RX-8 y el Nissan 350 Z (éste, biplaza) son más caros (a partir de 38.379 y 43.350 euros, respectivamente).

Alfa Brera 2.2 JTS 185CV COUPE CM Distinctive: 33.900 €
Alfa Brera 2.2 JTS 185CV COUPE CM Selective Sky View: 35.900 €
Alfa Brera 3.2 260CV COUPE CM Distinctive Q4: 41.400 €
Alfa Brera 3.2 260CV COUPE CM Selective Q4 Sky View: 43.400 €

No lo parece, pero el Brera sería el XXL de la categoría: el más ancho, el más largo, el más alto y el que tiene mayor maletero. Sin embargo, descarta utilizar sus plazas traseras. Es curioso, pero 2+2 a veces no son 4. Atrás, apenas hay sitio para las piernas de los pasajeros. Tan sólo valdría para llevar la sillita de los niños, ya que el techo también resulta muy bajo: si mides más de 1,80 metros, más te vale ser contorsionista para ocupar estas plazas.

¿La razón? Los imperativos del diseño. Curiosamente, modelos más cortos que él (como el Mazda RX-8 o el Nissan 350 Z) tienen una batalla más generosa. A su favor, un sistema eléctrico para mover los asientos y facilitar el acceso al interior del vehículo. Además, el Brera puede presumir de maletero en un segmento que parece olvidarse de este apartado: según datos oficiales, tiene 300 litros de capacidad, que se pueden ampliar hasta los 610 si abatimos los asientos (incluso presenta un hueco porta esquís).

En Alfa Romeo han indagado a quién le puede interesar un Brera. Están seguros de que será un coche de club de fans, de lo que ellos ya llaman fieles “alfistas”. Su cliente tipo: hombres de entre 35 y 55 años, pasionales del estilo y con un poder adquisitivo medio-alto.
¿Hay el suficiente mercado? Para este 2006, esperan vender 680 unidades del Brera y del Spider (su versión descapotable que se presentará en el próximo Salón de Ginebra) y, en 2007, ya tiran la casa por la ventana y pretenden alcanzar las 1.000 unidades. Estaríamos hablando de más de un 4 por ciento de un segmento que apenas comercializa en España 25.000 coches al año. Distinción, asegurada.

Galería relacionada

Alfa Brera 2006

Historias
LOS MEJORES VÍDEOS
Te recomendamos

Una historia de amor de ida y vuelta a bordo de un MINI....

Por espacio y tecnología, el MINI Countryman se establece como una de las opciones má...

No es una afirmación gratuita, sino el resultado de un estudio del INSIA, uno de los ...

Por la ciudad, a la montaña, de viaje, solo, en pareja o en familia... pero siempre d...

Con las proporciones más deportivas y el dinamismo de conducción de un turismo, pero ...

Los ganadores de un juego de neumáticos todo tiempo Bridgestone Weather Control A005 ...