Volkswagen Golf VIII: larga vida al rey

Todavía toca ver el actual Golf con el 'restyling' correspondiente, hecho que veremos en la primera parte de 2015. Pero ya se trabaja en la octava generación, que llegaría a finales de 2017. Para entonces, no toca revolucionar, si no evolucionar el producto actual.
Texto: Lorenzo Alcocer / Ilustración: Shulte -
Volkswagen Golf VIII: larga vida al rey
Volkswagen Golf VIII: larga vida al rey

Con apenas 3 años en el mercado, la actual generación del Golf experimentará su correspondiente puesta al día, ese restyling programado por la misma marca para relanzar al modelo aproximadamente superada la mitad de su vigencia comercial. Y ha sido el mismo Golf, su inédita versión híbrida GTE recién presentada, la que propone con su diseño concreto y su equipamiento los cambios a trasladar al resto de la gama. En su frontal se centran los cambios más significativos, tanto por diseño, como por equipamiento. El paragolpes estrenará renovadas tomas de refrigeración, asumiendo mucho protagonismo en el diseño, como los faros, que como los otros compactos MQB de la casa, el Seat León y Audi A3, podrán ya ser full led.

La propia Volkswagen anunció en su momento que la plataforma modular MQB supuso un salto exponencial en el Golf por la accesibilidad a tecnologías reservadas para modelos superiores y, por ello, lo que llegue de más, serán simplemente actualizaciones muy puntuales. Aunque esto en los sistemas de infoentretenimiento es mucho. El Polo ya ha puesto en la calle el sistema MirrorLink, que permite replicar en la pantalla táctil del salpicadero ciertas aplicaciones de nuestro smartphone, para acceder a ellas desde la misma pantalla. Y esta solución la veremos en la actualización de un Golf, que no pide mucho más.

La actual base servirá para desarrollar una 8º generación poco revolucionaria; más bien será una optimización del Golf VII en todos los sentidos. No creo que nadie se sorprenda si su imagen se tacha de continuista: todo sea por respetar un diseño icónico, que no obstante técnicamente avanzará. Volkswagen afinará esa imagen replanteando las medidas de esa 8ª generación, que será más larga, pero especialmente más baja.

Se buscan unos niveles de eficiencia sobresalientes y el coeficiente aerodinámico será un punto clave. También su peso. Tras la sustancial rebaja de peso (80 kilos) que supuso la implantación de la plataforma modular MQB en la 7ª generación, se dice que se rebajarán otros 50 kilos más en el futuro Golf. En este sentido, su eficiencia se convertirá en referencia en las inéditas versiones de 3 cilindros de gasolina y Diésel, un paso cuestionable no hace mucho tiempo a este tipo de mecánicas, pero que ya se generalizarán en este segmento y superiores y en gran medida, como solución de vanguardia.

Todo lo que sea utilizar más cilindros en gasolina, será con el sistema de ACT (desactivación de cilindros) y en Diesel, no se descarta que haya una futura versión R igualmente muy eficiente... pasando a utilizar el futuro motor 2.0 TDI biturbo de 240 CV y 50 mkg, que antes debe estrenar la inminente nueva generación (también la octava) del Passat. Desarrollados sobre la misma plataforma, el Golf se aprovechará de su equipamiento más novedoso: cuadro de relojes virtual sobre una pantalla TFT (también visto en el nuevo TT), head-up display, Area View (visión perimetral de 360º), pre-safe con detección de peatones, etc. Larga vida al mito.

 

Te recomendamos

Hay un público fiel que sigue apostando por las berlinas tradicionales, y ahí el Lexu...

Espacio de carga, confort en viaje y capacidad para dormir en su interior hacen de lo...

El Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlina surcoreana, se ve las caras...

Del 7 al 13 de septiembre tienes ocasión de vivir una experiencia exclusiva a los man...

El Ford Focus siempre ha sido un compacto de retos y récords, y su cuarta generación ...

Nuevo rival en circuito para el Kia Stinger GT, la versión más deportiva de la berlin...