Publicidad

Dudas: ¿cuáles son las ventajas y las desventajas de los cuadriciclos o microcoches?

"Vivimos en una zona residencial alejada del centro, y cansado de andar llevando y trayendo a mi hijo, estoy valorando comprarle uno de esos cuadriciclos que poco a poco se van viendo en ciudades como la nuestra."
Luis Miguel Vitoria.

Twitter: @luismivitoria -

Dudas: ¿cuáles son las ventajas y las desventajas de los cuadriciclos o microcoches?
Dudas: ¿cuáles son las ventajas y las desventajas de los cuadriciclos o microcoches?

"Me surgen varias dudas al respecto. ¿Son seguros estos microcoches o cuadriciclos? ¿Merece la pena la compra de uno de estos vehículos o la larga se quedará muy corto a la primera de cambio? En definitiva, ¿cuáles son las ventajas y las desventajas de un microcoche o cuadriciclo."

Respuesta de nuestro experto técnico Luis Miguel Vitoria

Sobre si merece o no la pena no podemos aconsejarte: depende, claro, del uso que hagase él. Como casi todo, un microcoche o cuadriciclo ligero tiene ventajas… e inconvenientes. Algunas asociaciones automovilistas critican su fragilidad, falta de estabilidad y escasos medios de protección, mientras que otras recuerdan que facilitan la movilidad, sobre todo urbana, y que gastan relativamente poco. Su velocidad máxima no puede superar los 45 km/h, de modo que vienen a ser ciclomotores carrozados de cuatro ruedas, como mucho de 50 cm3, con una masa en vacío inferior a 350 kg.

Más o menos populares entre gente mayor en entornos rurales y usuarios sin carné B, sus fabricantes —muchos de origen francés— los venden como «coches sin carné». Pero hay que tener claro que llevarlos exige poseer una licencia AM, que se puede obtener desde los 15 años —para ir con acompañante hay que esperar hasta los 18 años—. No hay que engañarse: son lo que son y ofrecen la limitada protección que ofrecen —salvo alguna excepción, nada de airbag, ABS o ESP, amén de un fino bastidor alejado de la robustez de un turismo convencional—, como avalan organismos tipo EuroNCAP o RACC —hay test, como un golpe frontal contra un Renault Twingo, que evidencia su vulnerabilidad en siniestros así—. De hecho, salvo los cerrados o con estructura de autoprotección —básicamente techo y laterales— y cinturones de seguridad, obligan a que los ocupantes —son biplaza— lleven puesto casco, según el Real Decreto 965/2006; por ejemplo, los de tipo buggy.

Más cosas: al ser ciclomotores, los cuadriciclos ligeros o los microcoches no pueden circular por autovías o autopistas, y en el resto de carreteras han de hacerlo por el arcén. Y es que, ojo, no son ningún juguete, lo que obliga a practicar una conducción suave, progresiva y anticipada que evite llevar al límite su estabilidad. En realidad están hechos para la ciudad, no para sustituir a los turismos, por lo que, en gran medida, su inseguridad proviene del mal uso que se haga de ellos.

En este sentido, fabricantes y firmas comercializadoras recuerdan que son mucho más seguros que un ciclomotor o un scooter, que superan pruebas de choque en fase de homologación y que incluso pasan la ITV desde el año 2006. Por cierto, baratos no son. Y es que el precio medio de un cuadriciclo ligero nuevo oscila entre 8.000 y 14.000 euros, aunque los hay incluso 4x4 y totalmente eléctricos, en cuyo caso la tarifa se dispara hasta cerca de 23.000 euros.

También te puede interesar

- ¿Quieres un coche nuevo? Antes, valora tu coche gratis

- Preguntas y dudas sobre coches

- Compara hasta tres coches a la vez