Cómo los parásitos intestinales del caribú ayudan a tener una tundra más verde

Los parásitos del tracto digestivo en el caribú pueden reducir la cantidad que comen sus anfitriones, lo que permite un mayor crecimiento de las plantas en la tundra donde viven estos animales, según una reciente investigación.

Juan Domínguez

Los investigadores estudiaron cómo los parásitos alteraban los cambios en la población del caribú y la masa de las plantas.
Los investigadores estudiaron cómo los parásitos alteraban los cambios en la población del caribú y la masa de las plantas.

Las infecciones parasitarias no letales son generalizadas en los rumiantes, comedores de plantas que desempeñan un papel clave en la formación de la vegetación en la Tierra. Amanda Koltz, ecóloga de la Universidad de Washington en Saint Louis, y su equipo se preguntaron si los cambios en la salud general o el comportamiento de un rumiante, debido a una infección parasitaria crónica, también podrían inducir a cambios en la comunidad vegetal circundante.

Los investigadores observaron al caribú (Rangifer tarandus). Usando datos de estudios publicados, los científicos desarrollaron una serie de simulaciones matemáticas para probar cómo las infecciones por gusanos estomacales (Ostertagia spp.) podrían influir en la supervivencia, la reproducción y la tasa de alimentación del animal.

Las simulaciones predicen que las infecciones letales no solo podrían desencadenar una cascada que conducen a una mayor masa de plantas, sino que también las infecciones no letales tuvieron un efecto igual de grande

Luego, calcularon cómo estos efectos podrían alterar los cambios en la población del caribú y las plantas. Las simulaciones predicen que las infecciones letales no solo podrían desencadenar una cascada que conducen a una mayor masa de plantas, sino que también las infecciones no letales tuvieron un efecto igual de grande.

El caribú enfermo que comía menos o experimentaba una caída en la tasa de reproducción condujo a un aumento en la masa de las plantas en comparación con un escenario sin parásitos.

Para este estudio, los científicos observaron al caribú.
Para este estudio, los científicos observaron al caribú. Foto: IStock.

El equipo también analizó datos de 59 estudios sobre 18 especies de rumiantes y sus parásitos, recopilando información sobre cómo éstos afectan las tasas de alimentación y la masa corporal del huésped. El análisis encontró que las infecciones parasitarias crónicas, generalmente, hacen que muchos tipos de herbívoros coman menos, lo que también reduce su masa corporal y sus reservas de grasa.

Las ramificaciones ecológicas indirectas de las infecciones parasitarias podrían ser comunes en los rumiantes de todo el mundo, concluyen los investigadores.

"Hay interacciones generalizadas que aún no estamos considerando en los contextos de los ecosistemas, pero deberíamos hacerlo”

El estudio destaca que "hay interacciones generalizadas que aún no estamos considerando en los contextos de los ecosistemas, pero deberíamos hacerlo”, señala Koltz.

El papel de los parásitos en los ecosistemas

A nivel mundial, los parásitos se enfrentan un futuro incierto con cambios ambientales rápidos, como el cambio climático y la pérdida de hábitat por la transformación de los usos de la tierra, que alteran las relaciones con sus anfitriones, lo que puede conducir a muchas extinciones. "Cómo tales cambios en las interacciones huésped-parásito pueden alterar la estructura y el funcionamiento de los ecosistemas es un tema en el que deberíamos pensar", advierte la ecóloga.

Las infecciones parasitarias crónicas, generalmente, hacen que muchos de estos herbívoros coman menos.
Las infecciones parasitarias crónicas, generalmente, hacen que muchos de estos herbívoros coman menos. Foto: IStock.

Los hallazgos también "van a cambiar la forma en que pensamos acerca de qué es lo que controla los ecosistemas", afirma Oswald Schmitz, ecologista de poblaciones de la Universidad de Yale, que no participó en la investigación. “Tal vez no son los depredadores los que necesariamente controlan el ecosistema, tal vez los parásitos son más importantes”, agrega. “Entonces, lo que realmente necesitamos hacer es más investigación que desenrede esto.”

"Ahora tenemos el desafío de comprender las funciones de éstos dentro de las comunidades y los ecosistemas ecológicos"

Los científicos están obteniendo rápidamente una mejor comprensión de la ubicuidad y abundancia de los parásitos, declara Joshua Grinath, ecólogo de la Universidad Estatal de Idaho en Pocatello. "Ahora tenemos el desafío de comprender las funciones de éstos dentro de las comunidades y los ecosistemas ecológicos".

Fuente: ScienceNews.

Las nuevas condiciones han incrementado la presencia de parásitos en el herrerillo común.

Relacionado

La temperatura, el factor ambiental que más influye en la presencia de parásitos en aves

Relacionado

¡Salvemos a los parásitos! Los ecosistemas también dependen de ellos