Volvo registra los nombres C40 y C60

volvocoupeconcept201302.jpg
volvocoupeconcept201302.jpg

Por José Virgilio Ordaz.

 

Durante la pasada crisis automotriz, Volvo pasó de manos de Ford a Geely Group, además tomaron la dolorosa decisión de finiquitar sus modelos de corte lúdico: el C30 y el C70, para desgracia de los entusiastas de la marca, que cuenta con una gran tradición en modelos deportivos, como el mítico P1800 de los sesenta (última imagen).

 

 

Sin embargo, Volvo vuelve a despertar esperanzas en varios corazones, pues acaba de presentar dos propuestas de nombres en la oficina de patentes y marcas de los Estados Unidos: C40 y C60, si bien existió una patente C90 registrada a mediados de los noventa, pero Volvo la dejó morir sin usarse.

 

Aunque en muchas ocasiones las marcas registran nombres que podrían asociarse con su nomenclatura y no desean que caigan en manos de otras firmas, puede que al final nunca las vayan a usar, como pasó con el conocido caso de los Peugeot estilo /número/0/número/ que obligó a Porsche a renombrar al 911. Aún queda la esperanza que Volvo esté considerando ampliar su gama a nichos abandonados, aunque no sería en el corto plazo.

 

Recordemos que el envejecido S80 será reemplazado en breve por el S90, el cual tendrá una versión vagoneta V90 que sustituirá a la V70, mientras que el aproximado de un año debemos ver los adelantos de los reemplazos de los S60, V60 y XC60; una variante cabrio o coupé C60 tardaría un poco más.

 

Sin embargo, lo que nos hace albergar esperanzas son las claras intenciones de la directiva de Volvo de ampliar su gama de compactos a través de la nueva plataforma CMA, que nos adelanta probables variantes hatchback (V40), vagoneta (¿?), crossover (XC40), sedán (S40) y cabrio (el recién registrado C40); aunque muy seguramente este sería el orden de presentación, relegando al descapotable hasta el final; además que la renovación del hatchback no se dará antes de 2018.

 

 

Más de uno esperaba que el celebrado Concept Coupé de 2013 (en la galeria) marcaría el regreso de Volvo a los modelos pasionales; y aunque el modelo nos adelanta los trazos del S90 y un C90 parece más lejano aún que los C40 y C60, podríamos ver algo del diseño y el perfil del concepto en alguno de estos modelos, si Volvo los hace realidad; puestos a soñar, recuerden que la firma sueca acaba de hacerse con la preparadora Polestar.

 

Los mejores vídeos