Volkswagen CrossGolf: lanzamiento en México

7.jpg
7.jpg

Por: Esaú Ponce (@EsauPonceA)

 

Aunque con anterioridad ya les presentamos una prueba de manejo exclusiva del nuevo CrossGolf durante el número 256 de Automóvil Panamericano, solo hasta ahora Volkswagen oficializa su llegada y nos presenta todos los detalles de esta station wagon, que al menos en nuestro país atiende a un pequeño nicho prácticamente olvidado del panorama automotor.

 

Estéticamente las diferencias con un Golf normal son más que obvias. Para empezar echa mano de elementos propios de la gama “Cross”, como las protecciones plásticas, que más que resultar funcionales, le dotan de una imagen distinta, tratando de que sus potenciales compradores la consideren como una alternativa a las tan de moda SUVs y Crossovers.

 

 

Además, su carrocería es 32 cm más larga, aspecto que le otorga una mayor habitabilidad, siendo el volumen de cajuela de 605 litros (contra 380 del hatchback), una de sus principales virtudes. Esto lo comprobamos de inmediato, al iniciar nuestra ruta desde la Ciudad de México hacia Valle de Bravo, ya que el equipaje de los tres pasajeros (cada uno con alrededor de dos maletas), cupo sin problemas e incluso había espacio para más. Por cierto, con los asientos abatidos el volumen se extiende hasta los 1,620 litros.

 

Tal y como los demás autos de la gama Cross (Crossfox, Cross Up! y Beetle Dune), sus cualidades todoterreno se limitan a caminos de terracería y poco más, ya que en este aspecto la única modificación importante de la suspensión es una ganancia de 10 mm en su altura libre al piso. Hay que admitir que pese a que la diferencia es mínima, resulta muy útil para no pegar en topes, desniveles, piedras y demás obstáculos en nuestro andar.

 

En el apartado mecánico, se encuentra el conocido motor 1.4 litros con 150 HP y 250 Nm (184 lb-pie) de torque, que se acopla a una transmisión DSG de siete velocidades y sistema Start/Stop. Si bien esta combinación le permite un correcto desplazamiento en tramos urbanos, es al entrar en vías rápidas donde al seleccionar el modo Sport que olvidamos que se trata de una simple “guayín”. Incluso, desde parado y al pisar el pedal del acelerador a fondo se pueden rechinar los neumáticos. El consumo mixto anunciado es de 18.6 kilómetros por litro.

 

Respecto al tema de equipamiento, se incluye control de velocidad crucero, una pantalla táctil de 6.5 pulgadas con Volkswagen App Connect y un sistema de audio con ocho bocinas. En seguridad, cuenta con frenos con ABS, asistencia para el arranque en pendiente (HHC), control de tracción (ASR), control de inercia del motor (MSR) y sistema de control electrónico de estabilidad (ESC), además de siete bolsas de aire y anclajes ISOFIX. Considerando sus pretensiones sólo echamos de menos sensores o cámara de reversa.

 

El CrossGolf llega en una única versión Comfortline con un precio base de 344,900 pesos y de 359,900 con techo panorámico.

 

 

Los mejores vídeos